Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2009

Europa Oriental se prepara para una violenta "primavera del descontento"

Jason Burke
The Observer / Sin Permiso


Europa del Este se encamina a una violenta "primavera del descontento", de acuerdo con expertos de la regin que temen que la crisis econmica global est generando en las calles una peligrosa reaccin popular violenta.

Cada vez ms afectados por la crisis, pases como Bulgaria, Rumana y los estados blticos se enfrentan a una honda desestabilizacin poltica y conflicto social, as como a un aumento de las tensiones raciales.

La semana pasada, los manifestantes fueron disueltos con gases lacrimgenos mientras tiraban piedras contra la polica frente al parlamento de Vilnius, capital de Lituania, en protesta contra un programa de austeridad que incluye subidas de impuestos y recortes de prestaciones.

En Sofa, la capital de Bulgaria, 150 personas fueron detenidas y al menos 30 heridas como resultado de la violencia generalizada. Ms de un centenar quedaron detenidas tras refriegas callejeras entre fuerzas de seguridad y manifestantes en la capital de Letonia, Riga.

Segn las ltimas estimaciones, la economa de varios pases de Europa del Este se contraer este ao hasta un 5%, despus de un crecimiento de casi dos dgitos durante casi una dcada, y la inflacin alcanzar un pico del 13%. Muchos temen que Rumana, que ingres en la Unin Europea junto a Bulgaria en 2007, pueda ser la siguiente en sufrir desrdenes pblicos de importancia.

"En unos cuantos meses, habr gente en las calles, eso es seguro", ha afirmado Luca Niculescu, ejecutivo del sector meditico de Bucarest. "Todos los das omos que ha cerrado otra fbrica o se ha deslocalizado. Tenemos un nuevo gobierno que no se ha mostrado muy eficaz. Y nos hemos acostumbrado a tasas muy altas de crecimiento. Es una mezcla explosiva".

Entre las principales empresas que amenazan con recortes de empleo masivos se cuentan el fabricante de automviles Dacia, que podra suprimir 4.000 puestos de trabajo si no se recuperan las ventas. Una portavoz de Renault, propietario de Dacia, ha manifestado que slo se consideraran recortes de esa magnitud en una "perspectiva catastrfica", pero ya lleva interrumpida dos meses la produccin en Rumana despus de que la demanda nacional cayera en picado ms de la mitad. Otras empresas importantes ya han anunciado sus planes de deslocalizacin: una fbrica japonesa de cable se reubicar en Marruecos.

Marius Oprea, consejero de seguridad del ltimo gobierno rumano, ha declarado que la crisis entraara "problemas graves para la clase media". Aadi que "se producir un descenso de los ingresos tributarios, lo que causar problemas considerables a los presupuestos del Estado. Tambin se recortar enseguida el nmero de empleados del Estado y sus sueldos se depreciarn cada vez ms".

Otro problema de Rumana, lo mismo que del resto de la regin, es que muchos propietarios de viviendas de clase media han contratado su hipoteca en euros. Con el desplome de la moneda nacional, afrontar los pagos se hace ms difcil.

"Intentaremos el dilogo, pero si no funciona, defenderemos los intereses de nuestros afiliados como podamos", declar un sindicalista rumano la semana pasada. "Queremos ser parte de la solucin, no del problema, pero la situacin es muy grave".

El Dr Jonathan Eyal, especialista en la zona del Royal United Services Institute de Londres, afirma que los pases de Europa Oriental estn mal equipados para encarar las repercusiones de la crisis global y corren el riesgo de una "implosin social".

"Son economas a menudo frgiles...con estructuras polticas quebradizas, con partidos polticos no muy slidos e instituciones dbiles. Estn mal preparados para lo que se les ha venido encima", comenta Eyal. "El ao pasado eran los pases centrales de Europa Occidental los que se tambaleaban, ahora es la periferia ms dbil la que recibe de lleno el impacto de la crisis".

Las razones del malestar de la semana pasada son variadas. Los estudiantes blgaros protestaban por la muerte de uno de los suyos en un incidente aparentemente casual de delincuencia, y culpaban al gobierno dirigido por los socialistas de no ser capaz de garantizar la seguridad. A ellos se les sumaron los campesinos enojados por los bajos precios de sus productos y los problemas con los subsidios de la UE, frecuentemente desviados por administradores corruptos.

Las tensiones se han exacerbado a causa de la crisis del gas, en la que Bulgaria ha sufrido graves restricciones de calefaccin y electricidad desde que Mosc cerr el grifo tras su disputa con Ucrania.

"Estamos hartos de vivir en el pas ms pobre y ms corrupto", afirmaban en un comunicado los organizadores de la protesta en Sofa. "Esta protesta nica rene al pueblo en su deseo de cambio y en su anhelo de vivir en un pas europeo normal".

En Letonia, aos de fuerte crecimiento econmico han dado paso a la recesin, la inflacin galopante y el desempleo en aumento. La confianza en la autoridad del Estado y sus funcionarios ha decado de modo catastrfico, tal como afirm el presidente Valdis Zatlers la semana pasada, amenazando con convocar elecciones de inmediato.

La mayora de los detenidos en los disturbios de la semana pasada en Riga ya han sido puestos en libertad. Segn el jefe de polica Janis Reiniks, entre los detenidos haba "parados, trabajadores, estudiantes y escolares", adems de una persona ligada al Partido Democrtico de Letonia y un "skinhead".

El ao pasado Letonia se vio obligada a solicitar un paquete de rescate de 6.250 millones de libras al Fondo Monetario Internacional, lo que provoc una reaccin patriotera ante lo que se perciba como "una humillacin nacional".

Con todo, algunos estados de Europa Oriental parecen estar resistiendo mejor. El gobierno de Estonia acumul ingentes reservas monetarias durante los aos de rpido crecimiento. "Todo el mundo sabe que este ao va a ser muy duro. Pero en Riga y Vilnius estn agotados e iracundos y han perdido la fe en sus dirigentes; eso no ha sucedido aqu", ha declarado Raimo Poom, jefe de la seccin poltica del diario Esti Paevaleht, de Tallinn.

Otro temor es que aumenten los ataques contra las minoras tnicas. La Repblica Checa, tambin gravemente afectada por la crisis, fue testigo de la peor violencia callejera en aos cuando 700 miembros del Partido de los Trabajadores, ultraderechista, choc con un millar de agentes antidisturbios en la ciudad de Litvinov que les impedan entrar en una zona predominantemente "roma" (gitana). "El clima poltico nacionalista, populista [de Europa del Este] resulta muy propicio para el sentimiento hostil a las minoras", ha manifestado Larry
Olomoofe, del Centro Europeo de Derechos Roma de Budapest.

La historia reciente de la regin agrava la crisis, dicen los expertos.
"Estamos hablando de gente que se mantuvo a flote durante un periodo bastante nefasto tras el derrumbe de la URSS, cuando sus economas se redujeron a un tercio, en la creencia de que ingresar en la UE les traera prosperidad y estabilidad", ha afirmado Eyal.

"Esta aspiracin es la que ha se ha demostrado decepcionante y eso resulta muy desestabilizador".

Los puntos inflamables de Europa


Bulgaria

Poblacin: 7 millones. Acosada por la corrupcin e inestabilidad poltica. Docenas de personas, incluyendo 14 policas, resultaron heridas durante los disturbios de la semana pasada en Sofa.

Letonia

Poblacin: 2,2 millones. El gobierno de centro derecha puede convocar elecciones tras los disturbios causados por las duras condiciones resultado del rescate del FMI.

Lituania

Poblacin: 3,5 millones. Choques callejeros y 86 detenciones despus de que 7.000 personas asistieran a un acto convocado por los sindicatos para protestar por los recortes salariales del sector pblico, la reduccin de las pensiones de la seguridad social, el aumento del IVA y la eliminacin de las exenciones fiscales para medicinas y calefaccin domstica.

Estonia

Poblacin: 1.4 millones. Hasta ahora en calma, el gobierno posee mayores reservas monetarias y confianza pblica que en los dems pases, pero la contraccin de un 3,5% de la economa en el tercer cuatrimestre del pasado ao es probable que cause problemas. Se desmorona rpidamente el apoyo al primer ministro, Andrus Ansip, y su gobierno.

 



Jason Burke trabaja para The Observer

 

Traduccin para Sinpermiso.info: Lucas Antn



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter