Portada :: Otro mundo es posible :: IX Foro Social Mundial (Belm do Par, enero 2009)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2009

Para qu el Foro Social Mundial?

Wilwer Vilca Quispe
Alai-amlatina


Cuando cay el Muro de Berln, smbolo de la cada del socialismo, y la globalizacin se impuso, pareca no haber respuestas y que el capitalismo neoliberal era nico e indestructible. Entonces surgi el Foro Social Mundial con su consigna esperanzadora: otro mundo es posible.

Ahora que existe una crisis generalizada: financiera, ambiental, poltica, tica, se hace ms urgente esa frase, y, sobre todo, el aterrizarla en propuestas concretas. Otro mundo es posible, s. Pero cul es ese mundo que soamos, cmo vamos a construirlo, quines lo haremos y cundo lo haremos, dnde estn las reservas humanas del futuro.

El IX Foro Social Mundial que acaba de terminar en Belem do Par, Brasil, tena entonces, ms que nunca, el desafo y la oportunidad histrica de responder a esas preguntas. Despus de casi una dcada de sucesivas ediciones, era ya el momento de dar el paso adelante y pasar, por fin, de la protesta a la propuesta.

Pero no lo hizo: nuevamente, como en aos anteriores, cada grupo o red se limit a debatir su temtica puntual: feministas, ambientalistas, sindicalistas, etc. Cada quien hizo su taller para poder rendir el informe narrativo y econmico a su entidad cooperante, sin preocuparse por escuchar a los dems, sin articular demandas y mucho menos propuestas, sin cuestionar el modelo global en crisis. Concentrado solo en su propia agenda y siempre sin salirse de los marcos del sistema (no vayan a perder la cooperacin por subversivos).

Solo hubo un sector capaz de definir todas esas crisis en una sola: el movimiento indgena, que habl de una crisis civilizatoria y adems plante alternativas de solucin a ella: frente a la crisis poltica de la democracia representativa y su Estado liberal, el Estado Plurinacional; frente al cambio climtico y la amenaza de hecatombe ambiental, el reconocimiento y respeto de los derechos de la naturaleza; frente a la crisis econmica y financiera, el Buen Vivir: en armona entre los hombres y con la naturaleza, produciendo para satisfacer las necesidades de todos y no para enriquecer a unos pocos.

Estas son propuestas y aportes no solo para los pueblos indgenas sino para la humanidad en su conjunto. Por ello lograron que su convocatoria a una Movilizacin Global en Defensa de la Madre Tierra para el 12 de octubre de este ao fuera incluida en la Declaracin de la Asamblea de los Movimientos Sociales, pese a que hubo algunos que quisieron reducir la propuesta a una declaracin del 12 de octubre como Da de la Madre Tierra.

Mi presencia en el Foro Social Mundial evidenci, es mi obligacin decirlo, que hay exclusin entre los excluidos. Porque se supone que ste es un espacio de los movimientos sociales que sufren las tropelas del modelo y se resisten a l. Pero, en lugar de articularse, defiende cada uno su espacio y su agenda, non plus ultra.

Mientras se resisten a articularse y a construir propuestas colectivas, miran con ojos paternalistas (que es una forma excluyente) a quienes s se atreven a hacerlo. En su afn reduccionista, siguen refirindose a los pueblos indgenas como el nuevo actor poltico que slo en la ltima dcada viene cobrando protagonismo. Mentira, los pueblos indgenas existen desde hace miles de aos, mucho antes de las colonias y de las actuales repblicas, y hace ms de 500 aos que vienen resistiendo y ofreciendo sus propuestas de Estado Plurinacional, armona con la naturaleza y Buen Vivir.

Son estas alternativas excluyentes? No. Y tampoco es que los pueblos indgenas quieran ser incluidos (hace cinco siglos que pelean contra eso) o incluir a los dems en sus propuestas. Lo que quieren es seguir contribuyendo y avanzando en los procesos de articulacin del movimiento social. Por eso, para eso, participan en los Foros Sociales.

Por eso y para eso deben ser los Foros Sociales: para construir alternativas desde los movimientos sociales, sin sectarismos, medias tintas ni hipotecas que solo alimentan al sistema en crisis, al fragmentarnos y evidenciar carencia de propuestas. Si no lo hacemos as, no valdra la pena hacer un X FSM, porque para qu gastar tiempo y recursos en reunirnos si no vamos a los foros sociales para empezar a construir ya esos otros mundos posibles y urgentes?

Wilwer Vilca Quispe, es miembro del Consejo Consultivo de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indgenas - CAOI



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter