Portada :: Otro mundo es posible :: IX Foro Social Mundial (Belm do Par, enero 2009)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2009

Declaracion de la Asamblea de Mujeres del Foro Social Mundial 2009
"Vivimos varias crisis que expresan la inviabilidad de este sistema, por eso necesitamos avanzar en la construccin de alternativas"

Kaosenlared

En las calles y en nuestras casas, en las florestas y los campos, en nuestras luchas y los espacios cotidianos de nuestras vidas, mantendremos nuestra rebelda y movilizacin.


En el ao en que el FSM se encuentra con la poblacin Pan- Amaznica, nosotras mujeres de diferentes partes del mundo, reunidas en Belem, reafirmamos la contribucin de las mujeres indgenas y de todos los pueblos de la floresta, como sujetos polticos que enriquecen el feminismo a partir de la diversidad cultural de nuestras sociedades y fortalecen la lucha feminista contra el sistema patriarcal capitalista globalizado.

Hoy en el mundo, vivimos varias crisis que expresan la inviabilidad de este sistema. Las crisis financieras, alimentarias, climticas y energticas no son fenmenos aislados y representan una crisis del modelo, caracterizado por una sobreexplotacin del trabajo y de la naturaleza, y por la especulacin financiera.

Frente a estas crisis no nos interesan las respuestas paliativas basadas en la lgica del mercado que slo pueden llevar a la sobrevivencia del sistema. Necesitamos avanzar en la construccin de alternativas. Para la crisis climtica y energtica, nos oponemos a soluciones por medio de agrocombustibles y de los mercados de crditos de carbn.

Nosotras mujeres feministas proponemos el cambio del modelo de produccin y consumo.

Frente a la crisis alimentaria afirmamos que los transgnicos no representan una solucin. Nuestra propuesta es la soberana alimentaria y el desarrollo de la produccin agroecolgica.

Frente a la crisis financiera y econmica, nos pronunciamos en contra de los millones retirados de los fondos pblicos, para rescatar bancos y empresas. Nosotras feministas reivindicamos la proteccin del trabajo y el derecho a una renta digna.

No podemos aceptar que los intentos de mantener el sistema se hagan a costa de la vida de las mujeres. Los despidos en masa, los recortes del gasto pblico en las reas sociales y la reafirmacin del modelo productivo, impactan directamente en nuestras vidas en la medida que aumenta el trabajo de reproduccin y sustentabilidad de la vida.

Para imponer su dominio en el mundo, el sistema recurre a la militarizacin y al armamentismo; inventa confrontaciones genocidas que hacen de las mujeres un botn de guerra y utilizan la violencia sexual como arma de guerra en los conflictos armados. Se expulsa a las poblaciones obligndolas a vivir como refugiados, consagra la impunidad de la violencia contra las mujeres, el feminicidio y otros crmenes contra la humanidad que suceden cotidianamente en los conflictos armados.

Nosotras feministas proponemos transformaciones profundas y radicales de las relaciones entre los seres humanos y con la naturaleza, el fin de la lesbofobia, y del patriarcado heteronormativo y racista.

Exigimos el fin del control sobre nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. Reivindicamos el derecho a decidir con libertad sobre nuestras vidas y los territorios que habitamos. Queremos que la reproduccin de la sociedad no se haga a partir de la sobreexplotacin de las mujeres.

Nos solidarizamos con las mujeres de las regiones donde se dan conflictos armados. Sumamos nuestras voces a las mujeres de Hait y rechazamos la violencia de las fuerzas de ocupacin. Nos solidarizamos con las colombianas, congolesas y tantas otras que resisten cotidianamente a la violencia de los grupos militares y de las milicias armadas involucradas en los conflictos. Expresamos nuestra solidaridad con las mujeres de Irak que enfrentan la violencia de la ocupacin militar norteamericana.

En el momento actual, nos solidarizamos especialmente con las mujeres palestinas de la franja de Gaza bajo ataque de Israel y nos sumamos a las luchas por el fin de la guerra en Medio Oriente.

En la Paz y en las guerras nos solidarizamos con las mujeres vctimas de violencia patriarcal y racista contra las mujeres negras y jvenes.

De igual manera, manifestamos nuestro apoyo y solidaridad a cada una de las compaeras que estn en las luchas de resistencia contra las hidroelctricas, las madereras, mineras y los megaproyectos en la Amazona y otras partes del mundo y que son perseguidas por su oposicin legtima a la explotacin.

Nos solidarizamos con todas las mujeres criminalizadas por la prctica del aborto o por defender ese derecho. Reforzamos nuestro compromiso para hacer converger acciones para resistir la ofensiva fundamentalista y conservadora para garantizar que todas las mujeres que lo necesiten tengan derecho al aborto legal y seguro.

Nos sumamos a las luchas por accesibilidad para las personas con deficiencia y por el derecho de "ir y venir" de las mujeres migrantes.

Por todas y por nosotras mismas, seguiremos comprometidas con la construccin del movimiento feminista como una fuerza poltica contra- hegemnica y un instrumento de las mujeres para alcanzar la transformacin de sus vidas y de nuestras sociedades, apoyando y fortaleciendo la auto-organizacin de las mujeres, el dilogo y la articulacin de las luchas de los movimientos sociales.

Estaremos todas, en todo el mundo, el prximo 8 de marzo y en la semana de Accin Global 2010, confrontando el sistema patriarcal y capitalista que nos oprime y explota. En las calles y en nuestras casas, en las florestas y los campos, en nuestras luchas y los espacios cotidianos de nuestras vidas, mantendremos nuestra rebelda y movilizacin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter