Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2009

Israel reafirma su supremaca en Oriente Prximo, de Gaza a Tehern

James Petras
Rebelin

Traducido por Sinfo Fernndez y S. Segu. Revisado por Caty R.


Las fuerzas de defensa israeles son el ejrcito ms moral del mundo!

(Primer Ministro israel Ehud Olmert)


Introduccin

La Italia fascista y la Alemania nazi bombardearon, invadieron y se anexionaron pases y territorios como preludio de su bsqueda del Imperio Mundial. La deriva de Israel en su lucha por el dominio regional ha ido siguiendo sus huellas e imitando su estilo: Bombardeos indiscriminados areos de civiles e instalaciones militares, encarnizada guerra relmpago a base de vehculos blindados, desprecio y repudio de todas las crticas de las agencias internacionales, y todo ello acompaado de una abierta concentracin militar a fin de desplegar una nueva guerra ms intensa contra Irn. Igual que el liderazgo nazi, que se sirvi de la amenaza bolchevique, el alto mando israel ha puesto en marcha una inmensa campaa de propaganda a escala mundial, dirigida por su red sionista universal, agitando el espantajo del terror islmico para justificar sus preparativos de un ataque militar contra setenta y cuatro millones de iranes. Igual que la Alemania nazi, Israel ha interpretado la pasividad, simpata e impotencia de Occidente valorando los hechos sobre el terreno como licencia para la agresin; la maquinaria del ejrcito israel est recibiendo un impulso poderoso para emprender nuevas guerras por la inaccin y flcida respuesta de los gobiernos occidentales ante su invasin del Lbano, ante el bombardeo llevado a cabo en Siria y ahora ante su conquista de Gaza con bombardeos areos al estilo nazi. Para el alto mando israel, la impotencia y complicidad de los Estados occidentales marca el camino de guerras mayores y ms sangrientas que establezcan la supremaca y el dominio de Israel en Oriente Prximo, desde el Mar Rojo hasta el Golfo Prsico.

El bombardeo de Gaza: Ensayo general para un ataque contra Irn

La victoria militar de Israel en Gaza es un ensayo general para un ataque militar a escala total contra Irn. En el curso de su campaa de exterminio en Gaza, los estrategas polticos y militares israeles consiguieron gran cantidad de informacin vital sobre: 1) los niveles de complicidad e impotencia de Europa, Estados Unidos y los Estados rabes; 2) el alto nivel y profundidad del apoyo poltico y material que pueden esperar del gobierno de Estados Unidos para poder pulverizar a sus adversarios; 3) el alto grado de apoyo interno del electorado judo, incluso en los aspectos ms brutales de la matanza; 4) el incuestionable y masivo apoyo a una guerra ofensiva hasta en los aspectos ms despiadadamente criminales; 4) el apoyo masivo e incuestionable a una guerra ofensiva desde todas las organizaciones judas sionistas ms influyentes polticamente y ms acaudaladas en EEUU y Europa occidental; 5) la debilidad e ineficacia de las Naciones Unidas y la incapacidad de toda la serie de organizaciones humanitarias para frenar la campaa de exterminio de Israel dirigida a destruir la existencia misma de todo un pueblo; 6) el apoyo incondicional de todos los medios de comunicacin y agencias de noticias en EEUU, en la mayora de los medios de Europa y en el resto del mundo; 7) la buena disposicin de los crticos liberales a culpar de la violencia, por igual, a las vctimas del exterminio y a los exterminadores, neutralizando as cualquier condena consecuente y eficaz al Estado israel; y 8) la asuncin por prcticamente todos los periodistas, escritores, acadmicos y polticos de todo del eufemstico vocabulario de la oficina de propaganda israel.

Por ejemplo, una guerra total sostenida se denomina incursin. Diez mil ataques areos de cientos de helicpteros y cazabombarderos israeles se asimilaron, en cuanto al trmino violencia, con los espordicos e inofensivos ataques de los cohetes caseros de Hams. Los ataques israeles contra miles de hogares civiles, hospitales e infraestructuras bsicas se calificaron como objetivos terroristas. Los combatientes de la resistencia se etiquetaron de terroristas de Hams. El bombardeo de la Cruz Roja, las instalaciones de asistencia humanitaria de las Naciones Unidas, hospitales y mezquitas se llamaron errores o se justificaron porque eran lugares desde donde los terroristas de Hams lanzaban cohetes.

Los dirigentes polticos de Israel han aprendido una leccin de su pequea guerra sucia: que puedan destruir totalmente una nacin, aniquilar a una sociedad y asesinar y herir a 7.000 civiles con total impunidad. Los dirigentes israeles han comprendido que pueden desencadenar una guerra ofensiva genocida sin sufrir grandes destrozos en sus relaciones diplomticas (excepto en los casos de Mauritania, Qatar, Bolivia y Venezuela). Los israeles han comprobado la lealtad y sumisin de los principales regmenes rabes en la regin y se han asegurado la cooperacin y aquiescencia de Egipto, la Autoridad Palestina, Jordania y Arabia Saud. Los dirigentes militares-civiles israeles calculan que con este alto grado de complicidad gubernamental, combinado con el apoyo de todos los dirigentes sionistas importantes y los magnates de los medios de comunicacin, pueden rechazar incluso las protestas callejeras a gran escala, los llamamientos al boicot y las denuncias de las Naciones Unidas. Los dirigentes israeles saben que las crticas de los lderes religiosos importantes y del creciente nmero de disidentes, intelectuales crticos y activistas judos, no tendrn impacto ni consecuencias sobre los gobiernos occidentales ni reducirn el fervor y lealtad de las principales organizaciones judas.

Amenazas invisibles e impunidad descarada

Las dos potenciales amenazas para las guerras ofensivas genocidas de Israel, es decir, los boicots econmicos por parte del comercio e inversin de pases importantes y el recorte de la ayuda militar no han llegado a materializarse. En Estados Unidos, las principales organizaciones sionistas se aseguraron de que la cuestin del boicot ni siquiera apareciera en las ramas del ejecutivo y el legislativo. En EEUU, el AIPAC [Comit de Asuntos Pblicos EEUU-Israel] escribi resoluciones y se asegur la aprobacin casi unnime (100% en el Senado, 90% en el Congreso) de una resolucin dictada por el AIPAC que endosaba la invasin y carnicera israeles. Adems, los sionistas que colonizan el Pentgono consiguieron que se autorizaran nuevos envos masivos de misiles y bombas de casi 500 kilos para reabastecer a Israel en medio de sus masacres de palestinos. Los dirigentes de Israel se regodearon con el hecho de que el control de los grupos de presin sionistas judos sobre la poltica estadounidense segua siendo incontestable por parte de los antibelicistas. Pocos, si es que hubo alguno, de los manifestantes de todo el mundo identificaron y denunciaron el papel de las organizaciones sionistas en sus propios pases a la hora de conformar la poltica europea, canadiense y estadounidense en relacin con Oriente Prximo.

Nada ejemplifica mejor la total y ciega subordinacin de las 51 Organizaciones Judas Estadounidenses Ms Importantes (vase anexo 1 al final) a los objetivos de la poltica exterior israel que dos incidentes ocurridos durante el genocidio de Gaza. Cuando las 51 se dieron cuenta de que la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, estaba trabajando para sacar adelante una resolucin del Consejo de Seguridad que peda un alto el fuego en Gaza que detuviera el genocidio israel, las organizaciones judas importantes movilizaron a todos sus miembros para que se opusieran. Como informa la revista semanal juda Forward: Durante una teleconferencia celebrada el 5 de enero de 2009 con activistas judos, Malcolm Hoenlein, vicepresidente ejecutivo de la Conferencia de Presidentes de las Organizaciones Judas Estadounidenses Ms Importantes, concedi una prioridad especial a que se impidiera que la entidad internacional adoptara una posicin sobre la cuestin de Gaza. Necesitamos trabajar duro para asegurarnos de que el Consejo de Seguridad no apruebe la resolucin, dijo Hoenlein.(Forward, 15 de enero de 2009).

El segundo ejemplo de la creencia sionista en la supremaca israel sobre la poltica estadounidense en Oriente Prximo y el servilismo presidencial se produjo con la respuesta a los alardes del Primer Ministro israel Olmert de que haba conseguido dictar la poltica de la Casa Blanca e imponerla en las Naciones Unidas. Segn Forward: El Primer Ministro israel, Ehud Olmert, no hizo nada equivocado pero debera haber tenido la boca cerrada. Esa fue la reaccin de varios dirigentes judos No tengo ningn problema por lo que hizo Olmert, dijo Abraham Forman, Director Nacional de la Liga Anti-Difamacin. (Forward, 15 de enero de 2009). El ex jefe de los lobbys del AIPAC, Douglas Bloomfield, afirm que l (un ciudadano estadounidense) no tena ningn problema porque Israel dictara las polticas estadounidenses pero es un error hablar de ello. (Forward, 15 de enero de 2009). Al hablar del poder de Israel en Washington, se revela el papel de la Configuracin del Poder Sionista a la hora de decidir las polticas estadounidenses.

Esos ejemplos demuestran, una vez ms, los vnculos indivisibles entre Israel y la Quinta Columna Sionista estadounidense y su poder en la elaboracin de la poltica de EEUU, aunque se trate incluso de apoyar un genocidio. Estos casos ilustran tambin el hecho de que las organizaciones judas estadounidenses ms importantes no tolerarn ni la menor desviacin de la Casa Blanca de ninguna de las polticas de Israel, aunque impliquen asesinatos masivos. No fue suficiente con que durante ocho aos el Presidente Bush siguiera servilmente y financiara la maquinaria blica israel: Para los dirigentes judos estadounidenses tiene que ser una sumisin al cien por cien y hasta su ltimo da en el poder. Como escribe Forward: Esas duras palabras de Israel y de los grupos judos sirven de mensaje para las administraciones entrantes (Obama) (ibid).

Adems de apoderarse de los puestos de poder poltico, una de las prioridades de todas las organizaciones judas sionistas importantes en EEUU es llevar a cabo labores de propaganda, apologa y manipulacin de historias en nombre de Israel. Incluso frente a los ms flagrantes crmenes de Israel contra los palestinos, condenados por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional y todos los grupos humanitarios, las principales instituciones religiosas y lobbys judos estadounidenses han demostrado su lealtad hacia el estado de Israel. El modus operandi, segn aparece documentado en sus memorandos internos, es dominar los medios de comunicacin mediante toda una maquinaria editores, expertos, acadmicos y periodistas pro sionistas- que elabora y transmite justificaciones y apologas para los crmenes de guerra israeles (repitiendo como loros la lnea argumental del Estado israel) en los medios de comunicacin. Los propagandistas sionistas hacen circular despus los artculos producidos por sus colegas dando la impresin de que gozan de un amplio apoyo pblico cuando en realidad no hacen sino reproducir la elaborada propaganda sionista-israel. El estilo y sustancia de la operacin de propaganda sionista es evidente en su defensa del bao de sangre perpetrado en Gaza por Israel. El estilo es el de la Gran Mentira, reminiscencia de los regmenes totalitarios. Merece la pena poner unos cuantos ejemplos de los principales portavoces de los 51 Presidentes de las Organizaciones Judas Estadounidenses Ms Importantes (PMAJO):

  1. Negacin de los crmenes de guerra israeles y fabricacin de relatos minimizando las matanzas del Estado judo. The Daily Alert (22 de enero de 2009) afirmaba que Israel haba matado slo a 600 palestinos y que la mayora eran combatientes. The Daily Alert negaba en su pgina los informes de importantes activistas por los derechos humanos, de funcionarios de la Cruz Roja, de doctores internacionales y palestinos y trabajadores mdicos y periodistas, que arriesgaron sus vidas (y algunos murieron) para documentar las casi 1.400 muertes, de las que alrededor de dos tercios eran nios y mujeres, no combatientes.
  1. Repeticin de la propaganda israel que justificaba el bombardeo de escuelas dirigidas por las Naciones Unidas afirmando que en ellas se haban infiltrado terroristas palestinos entre los miles de refugiados (The Daily Alert, 22 de enero de 2009). No haba ni un solo combatiente de la resistencia armada entre los 40 cadveres que los trabajadores de Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional y los equipos mdicos palestinos recuperaron de entre los escombros en la escuela de enseanza primaria para nias; todos eran nios, profesores y refugiados. Todas las organizaciones y las personas testigos de los hechos rechazan la apologa sionista-estadounidense del bombardeo israel de la escuela, incluida la Unin Europea. La manipulacin ms estrafalaria impresa en el Daily Alert es un titular en el que se lea: Hams dispara desde las barriadas de civiles, sobre un artculo de Rod Nordlan en Newsweek en el que, en realidad, se informa de todo lo contrario: Todos los residentes entrevistados en la zona oriental de Yabalia insistieron en que no haba habido ninguna provocacin desde la zona, ni combatientes de la resistencia ni lanzamiento de cohetes.
  1. La tercera mentira es truculenta: Israel est haciendo todo lo posible para ayudar a los habitantes de Gaza (Daily Alert, 16 de enero de 2009). En realidad, Israel impidi que pudiera entrar en Gaza cualquier medicina y equipamiento sanitario, bombarde hospitales, dispar contra ambulancias, asesin a mdicos y trabajadores de la ayuda mdica y bloque la entrada de todos los envos de agua, alimentos y combustible. Los israeles bombardearon el principal almacn de suministros mdicos y alimentarios de las Naciones Unidas destruyendo todos los depsitos. Los sionistas estadounidenses defendieron este bombardeo citando el sangriento libelo de Olmert que alegaba que la destruccin de miles de toneladas de alimentos fue en respuesta a los disparos que se hacan desde el edificio. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, se escandaliz por esa mentira descarada cuando visit el almacn de las Naciones Unidas, que todava segua ardiendo, para ver la destruccin mientras la Secretaria de Estado de EEUU, Rice, se arrastraba ante los israeles mendigndoles que evitaran repetir esos incidentes. (Daily Alert, 16 de enero de 2009).
  1. Salvar Gaza destruyendo el corazn del terror(Daily Alert, 16 de enero de 2009). La hoja de propaganda juda reproduce un artculo del ultranacionalista Natan Sharansky, que aboga por expulsar a todos los rabes palestinos del Gran Israel. En un artculo publicado en Bloomberg, Sharansky defenda la destruccin de 10.000 casas, los daos a 40.000 hogares, carreteras, hospitales, centrales elctricas, instalaciones de agua, alcantarillas, 121 talleres comerciales y pequeas industrias, 30 mezquitas, 29 instituciones educativas, granjas, aves de corral, vacas, pequeos barcos de pesca y el puerto pesquero (segn el Centro Palestino para los Derechos Humanos y la cita aparecida en el ensayo de Stephen Lendman del 25 de enero de 2009: Israel acab con todo menos con la voluntad de resistir.
  1. La quinta Gran Mentira: Piloto israel trata de evitar alcanzar a civiles, (Daily Alert, 14 de enero de 2009). Las fotos publicadas en todos los medios de comunicacin internacionales refutan esa afirmacin de la propaganda sionista. Las ruinas fantasmales de edificios completos de apartamentos parecen haber sufrido un ataque nuclear o un terremoto, segn los reporteros de la BBC que finalmente pudieron entrar en Gaza. Numerosos representantes parlamentarios europeos y otros visitantes del lugar de todo el mundo se quedaron conmocionados a la vista de la devastacin. No slo los pilotos israeles haban lanzado sus bombas contra objetivos civiles, sino que adems sus tropas de infantera asesinaron a civiles desarmados que mostraban banderas blancas y en algunos casos incluso mataron a nios pequeos que intentaban huir. Nios palestinos que lograron sobrevivir relataron cmo sus padres haban sido ejecutados delante de sus familias.

La Gran Mentira, promovida por las principales organizaciones sionistas, resuena desde los plpitos rabnicos dirigida a sus miembros y ms all: Los sondeos telefnicos informales con miembros normales de los grupos sionistas locales se hacen eco, casi al pie de la letra, de las mismas mentiras y apologas. En una palabra, ni los hechos, ni los informes, ni la condena universal, ni los desafos de rabinos disidentes, de notables, activistas y escritores judos han hecho mella en las organizaciones judas principales y sus agentes en puestos influyentes en la nueva administracin Obama. Sonlos cmplices bien dispuestos de los asesinatos masivos en Gaza. Sonlos promotores activos de los ataques areos preventivos contra Irn. Disculparn incondicionalmente cualquier crimen contra la humanidad que cometa Israel. Sus apologistas acadmicos en Harvard defienden el genocidio israel como parte de una guerra justa. Frente a la condena mundial, siguen citando el Holocausto y proclamando que ellos y su Estado son el nico Pueblo Moral con derecho a decidir y juzgar lo que es justo y lo que es la Verdad Sagrada.

Los dirigentes israeles son perfectamente conscientes de la carta blanca con la que opera su Quinta Columna, incluyendo su importante papel en la defensa del genocidio. Los dirigentes israeles se aseguran de que incluso aunque lancen una guerra mayor, ms audaz y ms destructiva (incluida la posibilidad de un ataque nuclear preventivo) contra Irn o Siria/Lbano, pueden contar con el milln de miembros de los lobbies sionistas estadounidenses para asegurarse el apoyo de la Casa Blanca y del Congreso. Ahora, a los dirigentes israeles les consta que el movimiento antibelicista volver a protestar, sin consecuencias, contra las sombras del poder y no contra quienes detentan realmente el poder, empotrados en la Configuracin del Poder Sionista.

Gaza: Probando el sometimiento de la Casa Blanca y del Congreso estadounidense

Al arrasar Gaza con una brutalidad extrema, Israel est probando el apoyo estadounidense para ms guerras ofensivas. Gaza ha permitido que los dirigentes judos midan la profundidad y alcance de la influencia poltica sionista estadounidense y su disposicin a llegar hasta el final cuando Israel decida bombardear a setenta y cuatro millones de iranes, devolvindoles a la edad de piedra. O, como sugiri el famoso historiador sionista israel, Benny Morris, en el New York Times el 18 de julio de 2008, convertir a Irn en un vertedero nuclear.

La jactancia pblica del Primer Ministro Olmert de que haba sacado al Presidente Bush del estrado de una aparicin pblica oficial y le haba ordenado con total xito que instruyera a la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para que se abstuviera de votar en la resolucin que ella misma haba preparado pidiendo un alto el fuego en Gaza ante el Consejo de Seguridad, tiene muchos y profundos significados. Al nivel ms obvio, la revelacin de Olmert confirma el poder de los dirigentes israeles sobre la Casa Blanca. En segundo lugar, la naturaleza pblica del ejercicio del poder, le dice al mundo que Israel puede alardear abiertamente de su capacidad para humillar y ridiculizar al Presidente de Estados Unidos y jactarse despus ante los oficiales israeles de que no habra consecuencias adversas. Tercero, nos dice que Israel tiene ms voz y voto en la poltica exterior estadounidense que la misma Secretaria de Estado de EEUU (o ministra de Asuntos Exteriores). Cuarto, nos dice que Israel es quien decide cmo debe comportarse, votar, vetar y abstenerse EEUU en el Consejo de Seguridad, siempre sometido a la aprobacin israel.

Israel, la Quinta Columna sionista e Irn

Israel despliega su poder en Oriente Prximo por medio de su armamento militar. Sus amenazas repetidas y sus ataques areos y terrestres contra pases vecinos es una estrategia deliberada para afirmar su supremaca regional. En los ltimos aos, el poder regional de Israel ha aumentado por la accin de la Configuracin del Poder Sionista en EEUU y Canad, que utilizan los ejrcitos de sus propios pases para destruir a cualquier pas que se atreva a contestar la supremaca militar israel. Un caso clsico lo constituyeron los preliminares de la invasin estadounidense de Iraq y la subsiguiente ocupacin, en la cual los partidarios de siempre de Ante Todo Israel en el gobierno estadounidense jugaron un papel mortfero fundamental promoviendo la guerra.

Desde los ltimos aos de la dcada de 1980 hasta la actualidad, la Configuracin del Poder Sionista en EEUU ha estado al frente de una campaa que promueve la confrontacin del ejrcito estadounidense con Irn en colaboracin con Israel. Los objetivos militares sionistas adquirieron una velocidad tremenda durante los ocho aos de la administracin Bush. La Configuracin del Poder Sionista mont una inmisericorde campaa de propaganda en los medios de comunicacin para satanizar a Irn, inventando y diseminando historias falsas de sus programas nucleares, infiltrndose y ocupando puestos clave en el Departamento del Tesoro estadounidense (dirigido por Stuart Levey), machacando agresivamente a otros gobiernos, industrias, bancos e inversores para que boicoteen a Irn. Los funcionarios sionistas del Departamento del Tesoro confan en estrangular y debilitar la economa de Irn, y de esta formar desgastarla, de cara a un ataque militar. Ninguna otra fuerza individual o combinada en Estados Unidos ni en ningn otro lugar del mundo (excepto Israel) ha jugado un papel tan grande a la hora de promover una guerra ofensiva contra Irn como los polticos y funcionarios sionistas en el gobierno estadounidense. A tal fin recibieron la ayuda y el amparo de los lobbies judos, de los centros de propaganda sionistas, de multimillonarios y de cientos de organizaciones de la comunidad juda.

Las organizaciones religiosas judas ms importantes juegan un papel muy influyente como canales de transmisin de la propaganda israel y son una fuerza importante dentro de las principales organizaciones paraguas sionistas (por ejemplo, la Conferencia de Presidentes de las Organizaciones Judas Estadounidenses Ms Importantes o CPMAJO). Una quinta parte de la Conferencia (Vase anexo 1 para tener la lista completa) se compone de organizaciones clericales-sionistas cuya misin principal es promover los objetivos israeles a travs de una intervencin directa, a todos los niveles, en las polticas estadounidenses. Un memorando de un grupo, la Sinagoga Unida del Judasmo Conservador, publicado el 3 de enero de 2009, esboza una estrategia detallada en defensa de la masacre perpetrada por Israel en Gaza: Todas las congregaciones deberan publicar un comunicado en apoyo de Israel. Solicitar comunicados de las autoridades en la ciudad, estado o provincia, o a nivel federal. Solicitar comunicados de importantes personalidades locales religiosas, tnicas o de otro carcter. Controlar y responder a la cobertura de los medios. En la medida de lo posible, reclutar a funcionarios pblicos no judos y a portavoces importantes para demostrar que apoyan a Israel. A continuacin, el memorando propone una serie de puntos de conversacin sobre la situacin en la Franja de Gaza que repite alpie de la letra las mismas mentiras de la propaganda del alto mando poltico militar israel: Afirma las intenciones pacficas de Israel, culpa a Hams de ser el agresor y proclama que Israel, como siempre, est haciendo todo lo que puede para limitar las vctimas civiles en Gaza.Los clrigos judos en las Sinagogas Unidas dirn a sus fervientes feligreses que ignoren las ms de 5.000 vctimas civiles y los 1.300 muertos, de los cuales las tres cuartas partes son mujeres, nios y civiles desarmados, los sesenta colegios y las decenas de miles de casas y las docenas de mezquitas demolidas, las condenas por crmenes de guerra por parte de las Naciones Unidas, la Cruz Roja y todos los grupos israeles y palestinos por los derechos humanos.

El documento estratgico publicado por los judos conservadores religiosos es muy parecido al emitido por toda la red de 51 grupos laicos y religiosos afiliados con los Presidentes. Esto subraya la forma en que una minora bien financiada y altamente disciplinada toma y multiplica su poder ms all de sus propios miembros, apalancando a los gentiles influyentes, a los medios de comunicacin a todos los niveles y a las personalidades pblicas, conformando un monstruo poderoso en defensa ahora del genocidio israel en Gaza, y maana en defensa de una guerra contra Irn.

La amenaza del ejrcito israel a Irn

Israel, al contrario de lo que piensan algunos izquierdistas escpticos, tena planes operativos avanzados para lanzar un ataque areo masivo contra Irn. En diversas ocasiones del pasado reciente, Israel ha planificado varios ataques areos contra Irn, que slo fueron desbaratados por la Casa Blanca de Bush. El estado judo ha anunciado pblicamente que atacar unilateralmente a Irn si ste sigue adelante con su derecho legal, internacionalmente reconocido, a enriquecer uranio. El ms probable ganador en estas elecciones nacionales de febrero, Benjamn Netanyahu, ha declarado en pblico que un ataque militar contra Irn constituye la parte prioritaria de su agenda, un mensaje que ha activado a todas las organizaciones importantes judas-sionistas en EEUU para redoblar sus esfuerzos en aras de asegurar la conformidad, apoyo y activa colaboracin estadounidense. El 7 de enero de 2009, The London Sunday Times, citando varias fuentes de alto nivel del ejrcito israel, informaba de que: Israel ha elaborado planes secretos para destruir las instalaciones de enriquecimiento de uranio de Irn con armas tcticas nucleares. Dos escuadrones del ejrcito del aire israel entrenndose para hacer explotar una instalacin iran utilizando bombas anti-bnker nucleares de bajo rendimiento Robert Gates, el nuevo (sic) Secretario de Defensa estadounidense, ha descrito la accin militar contra Irn como un ltimo recurso, lo que ha llevado a los oficiales israeles a concluir que finalmente les van a dejar que ataquen. El general de divisin Eliezar Shkedi, Comandante del ejrcito del aire israel, es quien ha supervisado los preparativos.(Times on Line, 7 de enero de 2009).

Un artculo posterior en el pro israel New York Times (11 de enero de 2009), de David Sanger, un importante simpatizante sionista, informaba de que el Presidente Bush desvi una peticin secreta de Israel el ao pasado (2008) de bombas anti-bnker especializadas con objeto de atacar el principal complejo nuclear de Irn La administracin Bush se alarm ante una peticin israel de volar sobre Iraq para llegar hasta el principal complejo nuclear de Irn La Casa Blanca rechaz rotundamente esa peticin.Sanger sigui afirmando que los israeles estaban furiosos por un informe detallado elaborado por diecisis agencias de inteligencia estadounidenses (The National Intelligence Estimate) que demostraban que en 2003 Irn interrumpi el desarrollo de una ojiva nuclear al comprender que as socavaba los esfuerzos israeles para asegurarse la colaboracin estadounidense en un ataque militar contra Irn. Sanger pasa varios prrafos tratando de reforzar las afirmaciones, no comprobadas, de Israel acerca del programa nuclear de Irn enmarcando el caso para un ataque unilateral israel que segn l deba haber empezado en los primeros meses de 2008 pero que el ejrcito estadounidense paraliz.

Las prximas elecciones nacionales israeles (10 de febrero de 2009) prometen acelerar los planes israeles de un ataque militar masivo contra Irn, de acuerdo con las previsiones de las encuestas que indican que la mayora de los votantes judos elegirn al ultramilitarista sionista Benjamn Netanyahu, favorito de la mayora de las organizaciones sionistas estadounidenses ms influyentes. En una entrevista muy reciente con el Wall Street Journal (24 de enero de 2009), Netanyahu calificaba a Irn como la base madre del terrorismo y deca que Israel no puede aceptar una base terrorista iran (Gaza) al lado de sus ciudades importantes. Despus continuaba justificando los asesinatos israeles de civiles porque, proclamaba, la resistencia palestina (terroristas) se esconde detrs de los civiles. El periodista del Wall Street, Brett Stephens, completamente intimidado y maravillado, se situaba a los pies del dirigente israel y escriba aprobando las justificaciones de Netanyahu para lanzar un ataque contra Irn: la amenaza de un Irn nuclear representa para el mundo un peligro mucho mayor que la crisis econmica y supone una amenaza existencial directa contra Israel Stephens sigue resumiendo la posicin de Netanyahu hacia Obama: Si la diplomacia fracasa y EEUU no se decide a utilizar la fuerza militar, Israel atacar en solitario

Los dirigentes israeles desistieron temporalmente de atacar a Irn y en su lugar lanzaron el ataque contra Gaza para debilitar cualquier posible resistencia de los palestinos a una guerra israel contra su aliado musulmn en Tehern. Los planes de guerra israeles hacia Irn se van a ver reforzados con el nuevo Presidente Obama. Con la subida al poder del ultrasionista Dennis Ross como asesor principal en temas de Irn del Presidente Obama y con Hillary Clinton (Arrasaremos Irn) como Secretaria de Estado, la cuestin de un ataque preventivo israel contra Irn apoyado por EEUU parece que est cerca de convertirse en una realidad. Tan solo hace dos meses que Ross firm un documento que proporcionaba una hoja de ruta de la guerra contra Irn. El hecho de que todo el aparato de toma de decisiones polticas del rgimen de Obama aparezca infectado de sionistas significa que cualquier oposicin por parte de la inteligencia o del ejrcito a un ataque contra Irn ser desactivada y sus portavoces marginados.

El gobierno de Obama e Israel

El gobierno de Obama est todava ms saturado de sionistas, si cabe, que el anterior. Desde los cargos ms altos a los ms bajos, desde el gabinete ejecutivo al Congreso, los sionistas estn situados en posiciones de influencia sobre cualquier decisin estratgica que tenga alguna relacin con las polticas relativas a Oriente Prximo.

Con fecha 20 de enero pasado, la Jewish Telegraph Agency, principal agencia de prensa al servicio de las publicaciones sionistas estadounidenses, proporcion una lista detallada de los sionistas pro Israel colocados en puestos importantes relacionados con Oriente Prximo en el gobierno de Obama. Las pruebas de su control son abrumadoras y las consecuencias letales para cualquier posibilidad de equilibrio en unas negociaciones de paz, a la vez que sumamente prometedoras para las ambiciones blicas de Israel en la regin:

  1. Dennis Ross: ser un influyente consejero para las polticas relativas a Irn. Es un defensor de la intensificacin de las sanciones para socavar las negociaciones y reforzar la opcin militar;
  1. Richard Holbrooke, sionista destacado, es el enviado especial de Obama para Afganistn. Fue representante de EEUU ante la ONU en la poca de Bill Clinton, y recientemente ha presidido un grupo especial llamado United Against a Nuclear Iran (Unidos contra un Irn nuclear), que aboga por la accin militar contra Irn si no presenta una declaracin dictada por Israel de cese de su programa legal de energa nuclear;
  1. George Mitchell, enviado especial de Obama para la resolucin del conflicto entre Palestina e Israel, es uno de los cuatro copresidentes del destacado grupo sionista Bipartisan Policy Center, que propone un planteamiento gradual, que va desde las sanciones al embargo comercial, al bloqueo naval y a un ataque militar contra Irn;
  1. Dan Shapiro y Puneet Talwar colaborarn en materia de poltica de Oriente Prximo en el Consejo de Seguridad Nacional. Shapiro, en consultas con Israel, fue un elemento clave en el trmite de la Syrian Accountability Act (Ley de responsabilidad siria) en el Senado, que permiti la imposicin de duras sanciones a Siria. Shapiro elabor el sumiso y humillante discurso de Obama ante la conferencia del AIPAC en Washington, en mayo de 2008. Puneet Talwar manejar los asuntos del Golfo Prsico, incluido Irn. Fue miembro del gabinete del ex senador y actual vicepresidente, Joe Biden, y colaborador y conducto del AIPAC;
  1. Eric Lynn est siendo designado para un empleo en la Casa Blanca en materia de polticas para Oriente Prximo. Empez su carrera como becario del AIPAC, en 1998, y continu como miembro del gabinete del congresista Peter Deutsch, una de las figuras ms comprometidas con Israel en el Congreso. Lynn pas un ao en Israel, aprendiendo hebreo y saturndose de su cultura militar-sionista;
  1. James Steinberg y Jacob Jack Law fueron nombrados delegados de Clinton en el Departamento de Estado. Steinberg ha mantenido una fuerte relacin con la comunidad pro Israel, y fue uno de los transmisores de la presin israel sobre Yasser Arafat a fin de que ste capitulase ante las demandas israeles. Jack Law dirigir la poltica de estmulo econmico en el extranjero. Es un sionista ortodoxo que utilizar los recursos econmicos estadounidenses para respaldar el militarismo israel y recompensar o castigar as a sus adversarios. Anteriormente fue jefe de una unidad de inversiones de Citigroup, y posee entre 50.000 y 100.000 dlares en bonos de Estado de Israel;
  1. Samantha Power fue en su momento crtica con los crmenes de guerra israeles de 2002, por lo que la configuracin de poder sionista consigui apartarla de la campaa electoral de Obama en marzo de 2008. Fue rehabilitada y reincorporada como miembro del equipo de transicin de Clinton despus de pedir unas disculpas lamentables a Israel;
  1. Cass Sunstein, sionista liberal de toda la vida, es jefe de la oficina de informacin y asuntos normativos de la Casa Blanca: un rgano clave de propaganda del gobierno de Obama;
  1. Rand Beers fue el principal consejero de seguridad nacional del senador John Kerry durante su campaa presidencial de 2004, y consigui establecer relaciones estrechas con el aparato poltico pro Israel. Como consejero del departamento estatal Homeland Security (equivalente a un ministerio del Interior) ser probablemente un elemento a medida que Israel y EEUU forjan una alianza ms estrecha (Jewish Telegraph Agency, 20.1.2009);
  1. Lee Feinstein y Mara Rudman son veteranos sionistas de los gobiernos de Clinton. Feinstein es consejero principal de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, y Rudman es consejera senior del Presidente Obama en poltica exterior.
  1. Susan Rice, nombrada representante ante la ONU por Obama, puso su firma en un documento elaborado por el Washington Institute for Near East Policy (WINEP) en el que se peda una mayor coordinacin entre Israel y Estados Unidos, con vistas al embargo y eventual ataque a Irn. WINEP es un conocido productor de propaganda de los ms belicistas, fanticos e incondicionales seguidores de Israel. En su testimonio ante el Senado, Rice denunci las crticas de la Asamblea General de las Naciones Unidas hacia el bao de sangre israel en Gaza.

Al frente de la poltica exterior del gobierno de Obama, el vicepresidente Biden (que afirm pblicamente: Soy un sionista), la Secretaria de Estado Clinton (Destruyan Irn) y el Secretario de Defensa Gates (un resto del gobierno de Bush, totalmente dominado por Israel) han establecido el aparato ms sionista posible para las polticas de Oriente Prximo de la historia de EEUU. Por sus antecedentes, lealtades y compromisos, este gobierno no est dispuesto a abrir negociaciones serias con Irn o a gestionar el fin de la ocupacin israel de Palestina. Al contrario, sus estrechos lazos con la configuracin del poder sionista y el compromiso a largo plazo con respecto al militarismo y las polticas expansionistas israeles, garantizan que el gobierno de Obama avanzar en su colaboracin con el Estado judo hacia una confrontacin militar con Irn. Todo el mundo en el equipo de Obama apoy la carnicera israel en Gaza y aprob los esfuerzos de Israel para destruir el gobierno democrticamente elegido de Hams, a la vez que apoy al desacreditado y corrupto rgimen ttere encabezado por Mahmud Abbas.

La presidencia de Obama ha logrado lo que muchos observadores crean imposible: ha colocado ms sionistas en posiciones estratgicas de poder, ms comprometidos en una guerra contra Irn, que incluso durante la administracin de Bush. Teniendo en cuenta los nombramientos de Obama y su propia sumisin personal a los lderes israeles, es difcil imaginarse que los 16 servicios de inteligencia principales elaboren un informe que refute los montajes de Israel sobre el programa nuclear de Irn, como sucedi bajo el gobierno de Bush. Ms tremendo an, dado el dominio sionista de la Casa Blanca, es poco probable que Obama ponga su veto a un ataque areo israel, tal como se admite que hizo Bush.

La estrategia israel de guerra contra Irn sigue paso a paso la de su precursor nazi: los ataques se disean para conseguir el mximo efecto destructor de la infraestructura civil en los pases y lderes opuestos a cualquier agresin israel hacia Irn. Israel bombarde e invadi Lbano; bombarde Siria; destruy Gaza. Su lobby ha ampliado y ha hecho cumplir sanciones econmicas globales a travs de un Departamento del Tesoro infestado de sionistas. El principal consejero econmico de Obama, el ultrasionista Lawrence Summers, promueve las sanciones, boicoteos y embargos ms estrictos contra los enemigos designados de Israel. Se trata de polticas que apuntan en direccin de la guerra.

Unas negociaciones de paz destinadas a la guerra

La probabilidad de que el gobierno de Obama lleve al mundo a una guerra ofensiva contra Irn no est basada en la especulacin ociosa o en citas seleccionadas de su campaa presidencial. Nadie puede tomar en serio la intencin del presidente Obama o de su Secretaria de Estado, Hillary Clinton, de entablar negociaciones con Irn, cuando stas se acompaan de condiciones inaceptables para la soberana o los intereses nacionales de dicho pas. El gobierno de Obama amenaza abiertamente con la guerra si Irn no acepta el desarme unilateral, con una inspeccin intrusiva de sus instalaciones estratgicas de defensa, lo que ofrecera a Israel y EEUU una oportunidad nica para establecer claramente los objetivos claves de su primera oleada de ataques.

Pero lo que demuestra de manera concluyente el impulso de Obama hacia la guerra con Irn es su designacin del ms entusiasta militarista sionista, Dennis Ross, en la posicin estratgica clave en las negociaciones con Irn.

Obama ha nombrado a Ross en el puesto de enviado especial para Irn y mximo responsable en poltica de Oriente Prximo. George Mitchell, por su parte, es su enviado a las negociaciones entre Israel y Palestina. Se trata de una estrategia tpica de polica bueno (Mitchell), polica malo (Ross). Ross, conocido a menudo como el abogado de Israel, es el sionista mximo, un prncipe heredero del lobby judo sionista de EEUU en todas las empresas importantes relativas a Irn. Es lder fundador del AIPAC, el principal y ms potente grupo de presin de Israel en Washington. Es un idelogo siocon de siempre, muy influyente, que llev con xito la campaa a favor de la invasin de Iraq. Est entre los escritores y propagandistas ms prolficos e influyentes del antes citado WINEP, que ha elaborado los documentos programticos ms belicistas de promocin de la intervencin militar de EEUU a favor de las ambiciones expansionistas de Israel. Durante los aos de Clinton, Ross fue nombrado jefe del comit de mediacin de EEUU durante las negociaciones entre palestinos e israeles (1999-2000). Como tal, su actuacin fue la de abogado de Israel, segn otro diplomtico sionista de EEUU participante. Pas por encima de cualquier posibilidad de alcanzar un compromiso aceptable, siguiendo las iniciativas de Israel, y cre las condiciones que hicieron inevitable el rechazo palestino a la vez que culpaba de ello a este sacrificado pueblo. Ross tiene una gran influencia en las polticas de Obama con respecto a Israel.

Ross es un lder en un grupo tapadera sionista relativamente nuevo, conocido como el Bipartisan Policy Center. Este centro public recientemente un informe titulado Meeting the Challenge: US Policy Toward Iranian Nuclear Development (Haciendo frente al desafo: polticas de EEUU ante el desarrollo nuclear iran.) Este plan de trabajo para la guerra con Irn fue elaborado por un grupo de trabajo que inclua a Ross y otros dos extremistas siocons: Michal Makovsky y Michael Rubin, ambos con doble nacionalidad israel y estadounidense. El reconocimiento por parte de Ross del citado informe refleja su rechazo de cualquier posibilidad de un acuerdo negociado con Irn que aceptase el derecho legal de Irn a un programa de enriquecimiento de uranio tal y como est reconocido en los tratados internacionales.

Un pequeo problema conocido recientemente en la designacin de Dennis Ross como miembro del gabinete de Obama es su papel como presidente actual del Jewish People Policy Planning Institute (Instituto de planificacin de polticas para el pueblo judo) con sede en Jerusaln y dependiente de la Jewish Agency, organismo oficial del gobierno israel. Su trabajo actual para un organismo de la administracin pblica israel podra colocar a Ross en conflicto con la Foreign Agents Registration Act (FARA), ley estadounidense que obliga a registrarse como tales a los individuos que trabajen como agentes de un gobierno extranjero, algo que Ross nunca ha hecho.

El informe aboga por un bombardeo areo israel preventivo y un ataque de misiles contra Irn, en caso de que EEUU y Europa no llegasen a golpear primero. Este informe, acreditado por Dennis Ross, propone un bloqueo total de Irn por mar y aire y un embargo de este pas como preludio de un ataque de EEUU contra la infraestructura vital de Irn. El documento invitaba a Obama a introducir tropas y equipo en la regin so pretexto de los conflictos de Iraq y Afganistn, manteniendo por tanto un cierto nivel de sorpresa estratgica y tctica. Es decir, el prximo nombramiento de Ross para dirigir el Middle East Policy Advisory Group (Grupo consultivo de polticas para Oriente Prximo) de su gobierno coloca a un defensor y promotor incondicional de la guerra genocida contra Irn en una posicin estratgica clave de poltica exterior.

La secretaria de estado Hillary Clinton y Dennis Ross harn todo lo que est en su mano para promover y justificar un ataque conjunto estadounidense-israel contra Irn. Ross y Clinton comenzarn con unas falsas negociaciones con ultimtum inaceptables. A continuacin, seguirn acciones de guerra en forma de embargos al estilo del impuesto a Gaza, diseados para matar de hambre y empobrecer a la poblacin de Irn, y, finalmente, un blitzkrieg areo tambin al estilo de Gaza. Dado el nmero extraordinario de sionistas designado por Obama en todos los niveles claves de su Gobierno, la posibilidad de cualquier debate interno o desacuerdo sobre el plan de trabajo de Ross para la guerra en inters de Israel es mnimo. Para la formulacin de sus polticas, Obama ha creado una lite tan estrechamente ligada y leal al establishment militar israel que impide cualquier tipo de negociacin significativa con Irn.

Posibles obstculos exteriores a la guerra sionista-israel y de EEUU contra Irn

La nica disuasin real a un ataque israel al estilo de Gaza en Irn es la capacidad de respuesta militar de Tehern, especialmente sus misiles de precisin y largo alcance capaces de alcanzar los principales objetivos militares en Israel, as como sus infraestructuras y sistemas conexos de apoyo. Dada la ausencia de cualquier escrpulo moral en los lderes israeles y su inmersin en una ideologa militarista, en la que la fuerza bruta y la violencia generalizada se consideran los principales medios de proyeccin del poder y de garanta del apoyo pblico israel, un fuerte contraataque militar masivo es, probablemente, la disuasin ms efectiva para forzar a sus lderes a reconsiderar la poltica exterior militar conducida por Israel.

Mientras los militaristas israeles adoptan una retrica defensiva, su estrategia consiste en debilitar la capacidad defensiva de Irn y hacerlo ms vulnerable a las amenazas militares y a la presin diplomtica en una espiral creciente hasta un asalto areo preventivo. Las inspecciones internacionales realizadas por organismos de las Naciones Unidas solamente se llevan a cabo en sitios iranes, pero no en las instalaciones militares de EEUU en la regin, entre otras sus naves y submarinos dotados de armas nucleares de guerra, ni en las instalaciones nucleares de Israel y sus laboratorios del arma nuclear. Estas inspecciones desiguales proporcionan una gran cantidad de informacin sobre las capacidades militares y de defensa iranes, as como de sus laboratorios de investigacin estratgica avanzada. Las inspecciones de la ONU antes de la invasin de Iraq por EEUU permitieron identificar las instalaciones claves de defensa y los cientficos iraques, sus lugares de trabajo y sus hogares, datos que se utilizaron en las misiones de bombardeo y la subsiguiente campaa de asesinatos de cientficos iraques de alto nivel. Esta clase de informacin fue crucial en la direccin de los ataques israeles con bombas y misiles y en el asesinato de lderes y sus familias durante las invasiones israeles de Lbano y Gaza.

El boicoteo econmico sionista a Irn, impuesto por Israel y Estados Unidos, pretende claramente socavar tanto las condiciones de vida iranes como el rendimiento de su economa, de forma parecida a lo que el estado judo ha impuesto en Gaza. Forma parte de la campaa de ablandamiento, previa a un ataque en toda la regla.

Hoy, sin embargo, a pesar del esfuerzo continuo de todos los altos funcionarios sionistas en el gobierno de EEUU y de las presiones intensas de sus grupos de presin sobre los gestores de fondos de pensiones de EEUU, el embargo no ha conseguido quebrar la economa iran. Especialmente con el inicio de la recesin, la reduccin de los mercados mundiales y la demanda energtica cada vez mayor de China, numerosas multinacionales occidentales y asiticas estn impacientes por negociar con Irn e ignorar las presiones sionistas israeles y estadounidenses.

La guerra genocida de Israel contra Gaza ha producido finalmente algunas grietas importantes en el monopolio sionista sobre la opinin juda fuera de Israel. Las principales organizaciones comunales judas y sus portavoces espirituales siguen apoyando todos los delitos israeles, desde el bombardeo de ambulancias y clnicas de la Cruz Roja hasta de escuelas de las Naciones Unidas, almacenes de alimentos y suministros mdicos y centros de refugiados, pero finalmente, esto ha provocado una oposicin vigorosa entre los principales intelectuales, escritores y otros profesionales judos.

Nuevas organizaciones y personalidades de la comunidad juda han repudiado decididamente el genocidio perpetrado por Israel. Algunos activistas judos han tomado resueltas medidas directas, ocupando oficinas consulares israeles en ciudades importantes y pidiendo un boicoteo total de mercancas e intercambios acadmicos israeles. Otros se han enfrentado a apologistas sionistas en foros y ruedas de prensa pblicas. A pesar de que el nmero y la influencia de judos crticos con los crmenes de guerra sionistas es pequeo, su importancia se halla en la legitimidad que otorgan y el estmulo que facilitan a millones de gentiles, generalmente intimidados y silenciosos, a manifestarse pblicamente. Como consecuencia, un nmero sin precedentes de personas en todo Occidente, ha expresado su horror y oposicin al monstruo militar sionista y ha expresado su apoyo al boicoteo econmico contra Israel. Aunque la oposicin juda y gentil de masas no detuvo ni debilit la masacre de Israel de civiles en Gaza, ha sentado la base poltica y organizativa para poner en marcha una campaa masiva contra los planes sionistas y estadounidenses de guerra contra Irn.

Los xitos militares de Israel han creado una fiebre guerrera triunfalista e irracional entre todos sus lderes y partidarios entusiastas en las organizaciones judeo-sionistas de EEUU, que cuentan con cerca de un milln de miembros. Dichos xitos los ha llevado a subestimar los costes catastrficos de una guerra contra Irn. Un ataque militar por sorpresa a Irn por parte de Israel y EEUU provocar acciones de represalia en todo Oriente Prximo. Esto infligir ciertamente prdidas humanas, militares, polticas y econmicas graves en muchas instalaciones militares de EEUU en la regin del Golfo Prsico. En particular en Iraq y los cercanos Estados satlites del Golfo, donde las fuerzas militares de EEUU son altamente vulnerables. Un ataque israel podra llevar a la desestabilizacin o al derrocamiento de los regmenes satlites rabes. Por otra parte, Irn puede tomar represalias con xito lanzando misiles de precisin de largo alcance, que tendran por objetivo los principales centros militares israeles y los centros de poblacin colindantes.

Teniendo en cuenta la repugnancia y el horror enormes, en todo el mundo, que han producido los crmenes de guerra de Israel en Gaza y el odio que inspira la perspectiva de nuevos ataques areos sobre millones de iranes, no es probable que las represalias de Tehern contra Israel y EEUU susciten una gran condena. Ms probablemente, la mayor parte de la gente percibir, con un sentimiento de justa venganza, que finalmente se pague al tirano arrogante con su misma moneda por sus ataques a los civiles desarmados y encarcelados de Gaza. Al igual que los supervivientes britnicos de los ataques de los nazis, con sus bombas volantes V-2, a las ciudades britnicas aplaudieron el bombardeo de Dresde, partes significativas de la opinin pblica pueden saludar un ataque de represalia contra Israel como una disuasin vlida a la vista de sus atrocidades en serie contra la humanidad.

Una de las amenazas ms efectivas contra el impulso genocida de Israel es la puesta en marcha de investigaciones sobre los crmenes de guerra israeles y el establecimiento de tribunales para juzgar a los lderes militares y polticos de Israel por sus delitos contra la humanidad (Financial Times, 16 de enero de 2009.) Los lderes israeles han informado a sus militares criminales de que se les proporcionar proteccin legal, y han manifestado su preocupacin por el hecho de que ellos mismos puedan estar sujetos a detenciones y juicios en el extranjero. Varios gobiernos estn presentando querellas por crmenes de guerra ante la Corte Penal Internacional de La Haya. El problema a la hora de llevar a juicio a los criminales de guerra israeles consiste en establecer los lmites entre los lderes poltico-militares que dirigieron los crmenes de guerra y los oficiales de campo que aplicaron las polticas que violaban los Convenios de Ginebra. Por ejemplo, identificar a los funcionarios que impidieron, concretamente durante ms de cuatro das, que trabajadores mdicos y de rescate pudieran realizar la evacuacin de heridos y civiles al borde de la inanicin, entre ellos nios pequeos, del lugar de una masacre israel espantosa de civiles gazates. Y qu decir de la gran cantidad de ciudadanos judos israeles que, de pura exaltacin ante el bombardeo de barrios enteros, se instalaron en puestos de observacin con sus cestas de picnic para ver mejor la carnicera en curso? Los mismos israeles encantados por las imgenes, que llenaban las primeras pginas de los peridicos, de soldados israeles sonrientes que regresaban a sus hogares en los tanques, haciendo el signo de la victoria (Financial Times, 26 de enero de 2009).

El entusiasmo masivo israel, la intoxicacin poltica y el abrazo a los autores de la matanza de gente desarmada pueden ser repugnantes para la opinin mundial, pero no constituyen un delito suficiente para merecer un tribunal internacional. Sin embargo, est sujeto al mismo desprecio moral que muchos de nosotros sentimos hacia los alemanes que celebraron los bombardeos salvajes hitlerianos de ciudades soviticas, polacas y balcnicas. Incluso si esta Casa Blanca controlada por los sionistas lograra la utilizacin de su veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para prevenir una investigacin por crmenes de guerra de los lderes israeles, la presentacin de acusaciones y posibles detenciones en varios pases europeos forzar a los lderes israeles a reflexionar sobre su situacin de parias, y podra inhibir su deseo de una guerra asesina contra Irn. Incluimos aqu una lista (vase el anexo no 2) de los lderes militares israeles, su graduacin y su funcin y responsabilidad operativa en los crmenes de guerra en Gaza.

Los israeles rechazan de antemano el oprobio ante la opinin mundial como un asunto irrelevante para su ofensiva militar. Esto origina que el estado judo no preste atencin a la importancia de la opinin pblica mundial, que erosionar el apoyo poltico estratgico en el futuro. Muchos observadores creen que centenares de millones de ciudadanos rabes y multitudes de no rabes y no musulmanes estn llegando a la conclusin de que Israel y su quinta columna sionista de ultramar slo entienden el lenguaje de la fuerza, puesto que practican sistemticamente el terrorismo de Estado para imponer sus intereses sobre personas cautivas y empobrecidas. Como consecuencia, muchos analistas sostienen que es comprensible que las opciones de las vctimas de Israel inevitablemente se basen en la resistencia popular continua, organizada y militarizada. En estas circunstancias, la actual generacin de lderes rabes, anmicos e impotentes, y los regmenes colaboracionistas pueden ser derrocados y dar paso a un nuevo liderazgo combativo y consecuente que consulte y fundamente su apoyo de masas en los ms profundos sentimientos de dignidad nacional y odio profundo a las humillaciones impuestas por los sionistas.

Conclusiones

La guerra de Gaza est llevando a los lderes de Israel y a sus agentes de ultramar, estratgicamente situados en el sistema poltico de EEUU, a nuevos excesos y a una nueva guerra contra Irn, como parte de una estrategia regional para asegurar el poder imperial. El gobierno de Obama y el Primer Ministro israel que salga elegido compartirn ms cosas que unos responsables de las polticas que sirven a ambas partes y unos compromisos a largo plazo con la construccin del imperio manu militari. Han dejado claro tambin que procedern a una serie de movimientos diplomticos y econmicos destinados a preparar el escenario para poner en marcha una guerra genocida contra Irn, que coincidir con la retrica de Obama de reconstruccin de una alianza judeo-afro-estadounidense basada en los intereses israeles y las vidas de estadounidenses. La nica disuasin ante nuevas guerras de exterminio es una accin de masas que aumente los costes polticos, econmicos y militares de la agresin israel. Slo cuando las vctimas israeles aumenten, cuando los explotadores y los banqueros sionistas sufran prdidas, cuando se boicoteen sus sitios acadmicos y tursticos, slo entonces los israeles y sus aclitos de EEUU comenzarn a repensar su adhesin ciega a polticas militaristas. Slo entonces revisarn su irracional visin judeocntrica de un mundo hecho por y para el Pueblo Elegido que vive en el nico Estado Moral del mundo.

Lamentablemente, puede que sean necesarios algunos choques militares para disipar esas fantasas tribales. La Historia nos ensea que no hay nada como una derrota sangrienta para terminar con el complejo de superhombre.

Anexo no 1

Anexo no 2

Lista de funcionarios israeles que han participado en crmenes de guerra durante la invasin de Gaza. Se trata de una lista parcial y evolutiva de presuntos criminales de guerra recogida por un grupo de activistas israeles, a pesar de la censura del gobierno israel y en abierto desafo al fiscal general de Israel, el general Menachem Mazuz, y su contraparte en el ejrcito, el juez-fiscal general de brigada Avihai Mandelblit:

James Petras es especialista en poltica sionista estadounidense y analista de la prensa juda israel y estadounidense. Es autor de Zionism, Militarism and the Decline of US Power, Clarity Press 2008.

Sinfo Fernndez, S. Segu y Caty R. pertenecen al colectivo de Rebelin. Segu tambin es miembro de Tlaxcala y Cubadebate. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a los traductores, la revisora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter