Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2009

Kirguistn cierra la base de EE.UU. esencial para su guerra en Afganistn
Aumentan las tensiones entre EE.UU. y Rusia

Bill Van Auken
WSWS

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


La amenaza del cierre de una base crucial de aprovisionamiento del Pentgono en la antigua repblica sovitica de Kirguistn, con serias implicaciones para la escalada planificada por el gobierno de Obama de la guerra dirigida por EE.UU. en Afganistn, profundiza las tensiones entre Washington y Mosc.

La base area Manas, ubicada cerca de la capital kirguisa de Bishkek, es el principal vnculo areo entre las fuerzas armadas de EE.UU. y las fuerzas de ocupacin estadounidenses en Afganistn. El ao pasado, por lo menos 170.000 l militares estadounidenses pasaron por la base en camino hacia o desde Afganistn, junto con 5.000 toneladas de equipamiento militar. Aproximadamente 1.000 soldados de EE.UU. estn estacionados en la base, junto con contingentes ms pequeos de Francia y Espaa.

Despus de descartar inicialmente el anuncio del presidente kirguiso Kurmanbek Bakiyev de que su gobierno se propone cerrar la base como una simple finta de negociacin (Kirguistn hizo una amenaza similar en 2006, pero cedi despus que EE.UU. aument su alquiler para la instalacin), el jueves pareci que Washington oficial est tratando el asunto con extrema seriedad.

Francamente, pensamos que era una tctica de negociacin, y estbamos listos a aceptar su reto, dijo el jueves un responsable militar annimo al Wall Street Journal. Pero est quedando claro que, va en serio, quieren que nos vayamos.

La importancia estratgica de la base ha aumentado an ms con el plan anunciado por el gobierno de Obama de enviar 30.000 soldados estadounidenses ms a Afganistn dentro de los prximos 18 meses en un intento por reprimir la creciente resistencia popular a la ocupacin estadounidense. La escalada casi duplicara el tamao de la fuerza militar de EE.UU. en el pas, que ahora es de 36.000. Otros 32.000 soldados de otros pases de la OTAN tambin participan en la ocupacin.

El papel crtico que juega la base es tambin subrayado por la creciente crisis que Washington enfrenta en relacin con su principal ruta de suministro por tierra a Afganistn desde Pakistn el Paso Khyber que representa unos tres cuartos de los suministros para las fuerzas de EE.UU. El lunes, combatientes de la resistencia hicieron volar un puente de 27 metros de largo en el Paso Khyber, cortando la ruta y deteniendo, por lo menos temporalmente, todos los suministros para los soldados de EE.UU. y la OTAN. El ataque viene despus de una serie de emboscadas cada vez ms atrevidas que han incendiado camiones de suministro y dejado vehculos militares en manos de los guerrilleros que combaten la ocupacin.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, describi el jueves la base en Kirguistn como vital para la guerra de EE.UU. en Afganistn y declar que la Casa Blanca busca maneras de remediar la situacin.

Es algo que el gobierno de EE.UU. sigue discutiendo con responsables de Kirguistn, dijo el jueves a los periodistas el portavoz del Pentgono, Bryan Whitman. Eso no significa que no tengamos otros medios y otras opciones que podamos utilizar.

Al preguntarle sobre la amenaza de cierre de la base de Manas, la Secretaria de Estado Hillary Clinton dijo el jueves que era lamentable que eso est bajo consideracin por el gobierno de Kirguistn, pero insisti en que la accin no bloqueara la escalada de Washington en su guerra al estilo colonial en Afganistn.

Esperamos tener ms discusiones con ellos, dijo a los periodistas en una conferencia de prensa en el Departamento de Esto. Pero procederemos de una manera muy efectiva no importa cul pueda ser el resultado de las deliberaciones del gobierno de Kirguistn.

Clinton agreg que el Pentgono estaba realizando un examen sobre cmo proceder de otra manera ante la prdida de la base kirguisa.

Segn funcionarios no identificados del Pentgono citados el jueves por Associated Press, Washington considera una revisin de sus tensas relaciones con Uzbekistn en el apuro por encontrar instalaciones de reemplazo. En ese pas EE.UU. cont con el uso de una antigua base area sovitica para abastecer sus operaciones en Afganistn. Las fuerzas de EE.UU. fueron expulsadas, sin embargo, despus que Washington cort la ayuda militar a Uzbekistn despus de un bao de sangre en 2005 en la localidad oriental de Andijan, donde tropas del gobierno mataron a varios cientos de civiles. La recuperacin del uso de la base implicara un acercamiento con el dictador de Uzbekistn Islam Karimov.

El anuncio del presidente kirguiso Bakiyev de su intencin de cerrar la base de EE.UU. vino despus de una reunin en Mosc el martes con el presidente ruso Dmitry Medvedev en la que Mosc prometi un paquete de ayuda a Kirguistn por un valor de ms de 2.000 millones de dlares.

El paquete incluye 150 millones de dlares como subvencin directa un monto igual al financiamiento total de EE.UU. para el pas, incluyendo el dinero por la base de Manas otros 300 millones de dlares en la forma de un prstamo otorgado con un inters nominal y 1.700 millones de dlares prometidos para la construccin de una central hidroelctrica. Adems, el Kremlin prometi cancelar 180 millones de dlares de deuda kirguisa con Rusia.

El paquete de ayuda propuesto por Rusia es el equivalente de aproximadamente el doble del presupuesto anual y la mitad de todo el producto interno bruto de Kirguistn, cuya empobrecida poblacin ha enfrentado crecientes problemas por la catstrofe financiera mundial.

En tiempos de crisis econmica, este serio e importante apoyo de Rusia ayudar a sustentar el crecimiento econmico en Kirguistn, declar Bakiyev.

El primer ministro kirguiso Igor Chudinov insisti en una conferencia de prensa el jueves en que la oportunidad del llamado del presidente a cerrar la base, despus de la oferta de ayuda rusa, fue una simple coincidencia.

La decisin rusa de otorgar un importante prstamo no tiene nada que ver con la salida de la base area de EE.U. de territorio kirguiso, declar Chudinov.

Por su parte, el presidente Bakiyev vincul la decisin a la oposicin popular en Kirguistn a la presencia de EE.UU., que fue avivada en 2006 cuando un aviador estadounidense mat a tiros a un camionero kirguiso. Tambin insisti en que cuando la base fue abierta en 2001, cuando EE.UU. lanz su invasin de Afganistn, fue vista como una medida temporal.

Kirguistn satisfizo los deseos de EE.UU. y ofreci su territorio para la lucha antiterrorista, lo que fue una contribucin seria a la lucha, dijo. Hablamos de un ao o dos, pero ahora han sido ocho aos. Hemos discutido repetidamente los aspectos de la compensacin econmica a Kirguistn con nuestros socios estadounidenses, pero no hemos podido llegar a un acuerdo al respecto.

Funcionarios kirguisos dijeron que EE.UU. tendr 180 das para cerrar la base y retirar a todo el personal una vez que se hayan intercambiado notas diplomticas comunicando la decisin del gobierno. Aunque el parlamento deba haber votado la medida el viernes, responsables del gobierno anunciaron el jueves que no la considerara antes de por lo menos otra semana.

A pesar de los desmentidos del gobierno kirguiso, es obvio que la decisin de cerrar la base Manas es impulsada por la oposicin de Mosc a la presencia militar de EE.UU. en una regin que durante siglos ha sido considerara como su esfera de influencia.

Esas tensiones salieron a la luz el agosto pasado, cuando el rgimen respaldado por EE.UU. en la antigua repblica sovitica de Georgia envi tropas a la regin separatista de Osetia del Sur, provocando una reaccin militar rusa que expuls las fuerzas georgianas de Osetia del Sur y de la regin separatista de Abjasia en el Mar Negro. Mosc subsiguientemente reconoci la independencia de ambos territorios.

El conflicto es exacerbado por la poltica de EE.UU. de incorporar a Georgia y Ucrania a la OTAN, el impulso por establecer un sistema de defensa de misiles en las fronteras de Rusia, y el intento de cercar el territorio ruso con bases militares en Asia Central y los Estados del Bltico.

Est en juego la creciente rivalidad entre Mosc y Washington por el control de las reservas estratgicas de energa de la regin, un objetivo clave que subyace a la guerra de EE.UU. en Afganistn, igual como su intervencin en Iraq.

Por su parte, la elite gobernante rusa, a pesar de las recientes prdidas financieras resultantes de la cada de los precios de la energa, considera claramente que el restablecimiento de la influencia de Mosc en las antiguas repblicas soviticas es decisivo para sus intereses y justifica considerables inversiones.

Los regmenes en Asia Central han tratado de explotar esa rivalidad para su propia ventaja, inclinndose una vez hacia Rusia y la otra hacia EE.UU. en un intento por conseguir los acuerdos ms favorables.

El acuerdo entre Mosc y Kirguistn forma parte de un desafo cada vez ms agresivo del Kremlin frente a los intereses de EE.UU.

El da despus del anuncio del paquete de ayuda y de la intencin de cerrar la base, el presidente ruso

Medvedev anunci durante una reunin en la cumbre de la Organizacin del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) dirigido por Rusia, un plan para establecer una fuerza de reaccin rpida de 10.000 hombres compuesta primordialmente por paracaidistas rusos para rechazar la agresin militar en la regin y combatir el terrorismo.

Van a ser unidades bastante formidables, subray Medvedev. Segn su potencial de combate, no deben ser ms dbiles que fuerzas similares de la alianza del Atlntico Norte. Se informa que la fuerza incluira unidades simblicas de otras antiguas repblicas soviticas, incluyendo a Belars, Armenia, Kazajstn, Kirguistn y Tayikistn. Hay seales de que Mosc ve la base Manas como un cuartel potencial de la fuerza, una vez que sea evacuada por EE.UU.

El gobierno ruso tambin ha indicado que se propone establecer bases areas y navales en Abjasia, lo que provoc protestas del Departamento de Estado de EE.UU. y de la OTAN.

Aparte de la ayuda a Kirguistn, Mosc tambin seal esta semana que actuara favorablemente ante un prstamo de 2.770 millones de dlares a la vecina Belars, mientras Medvedev firm un acuerdo con el presidente de Belars, Alexander Lukashenko, para establecer un sistema conjunto de defensa area, una reaccin aparente al proyecto de escudo de misiles de EE.UU. en Europa Oriental.

Finalmente, el lder cubano Ral Castro obtuvo un paquete de ayuda de 354 millones de dlares durante una visita de ocho das a Mosc, el primer contacto a alto nivel entre Rusia y Cuba desde el colapso en 1991 de la Unin Sovitica, que termin con dcadas de subsidios soviticos a la Habana. Es evidente que Mosc ve los renovados vnculos con Cuba a 90 millas de la costa de EE.UU. como una respuesta a las propias intervenciones de Washington en las antiguas repblicas soviticas.

Mientras tanto, el mircoles, el Ministro Adjunto de Exteriores ruso, Grigory Karasin, dijo que Mosc haba dado das antes una respuesta positiva a pedidos de EE.UU. de transporte de suministros no-militares a travs de territorio ruso hacia Afganistn.

Esperamos que nosotros y EE.UU. tendremos conversaciones especiales y profesionales sobre este tema en el futuro cercano, dijo Karasin. Veremos con cunta efectividad podremos cooperar.

Pero este tipo de cooperacin es precisamente lo que Washington ha tratado de evitar. Ha tratado de eludir cualquier influencia rusa sobre la suerte de Afganistn y de debilitar el poder de Mosc en toda la regin.

La bsqueda de rutas no-rusas de suministro para la ocupacin de Afganistn est ligada inexorablemente al objetivo de encontrar rutas no-rusas para el transporte de la riqueza de petrleo y gas de la Cuenca del Caspio, colocndola as bajo la dominacin de EE.UU.

Involucrada en esa disputa cada vez ms amarga y en el impulso del gobierno de Obama por escalar la intervencin de EE.UU. en Afganistn est la amenaza de un conflicto ms amplio y potencialmente catastrfico entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

-------

Bill Van Auken, poltico y militante del Partido Socialista por la Igualdad (Socialist Equality Party), fue candidato presidencial en las elecciones estadounidenses de 2004. Actualmente reside en Nueva York y trabaja a tiempo completo como periodista para World Socialist Web Site

http://wsws.org/articles/2009/feb2009/kyrg-f06.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter