Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2009

Ratzinger contra Roma

Pedro Miguel
La Jornada


Si los de la conspiracin judeo-masnica existieran, estaran felices de ver a un pontfice que se la pasa dndole de patadas a la Iglesia. En cosa de una semana, Joseph Ratzinger involucr al Vaticano con los neonazis que niegan la realidad histrica del exterminio de judos durante el Tercer Reich e hizo ronda con el impresentable Silvio Berlusconi en el afn por mantener de manera indefinida la tortura contra Eluana Englaro, la mujer italiana que permaneci 17 aos en estado de muerte cerebral y que desde ayer, por fortuna, ha logrado descansar en paz.

En el primer caso, Ratzinger levant la excomunin que pesaba contra el obispo fundamentalista Richard Williamson y contra otros integrantes de la Fraternidad Sacerdotal San Po X, establecida por el fallecido Marcel Lefbre para dar cauce a la rebelda tradicionalista ante el Concilio Vaticano II. Das antes del perdn papal, Williamson haba porfiado en sostener que las cmaras de gas no existieron y que el nmero de hebreos asesinados en los campos de concentracin de Hitler fue de entre 200 y 300 mil, y no de entre cinco y medio y seis millones, como lo indican los hechos. El Holocausto s existi, se asust El Vaticano, pero ya era tarde. Muchos catlicos se sintieron violentados por la reincorporacin a su Iglesia de un hombre que participa en los intentos de minimizar uno de los peores crmenes de la historia. Para diversas organizaciones judas, el perdn concedido a Williamson fue una bofetada: el Consejo Central de los Judos en Alemania anunci la suspensin de sus relaciones con El Vaticano. Y otros, ni judos ni catlicos, se preguntan de qu puede servirle a Roma la reinsercin de individuos como los obispos lefebvrianos, enfermos de odio hacia la modernidad, la verdad, la ciencia y la diversidad. Por lo dems, y aunque no tuviese nada que ver, en el momento presente no pasa inadvertido para nadie que la excomunin de Williamson fue decidida por Karol Wojtyla, un hombre que fue vctima de los nazis, y que ahora es revertida por Joseph Ratzinger, quien nunca ha pedido perdn por haber sido nazi.

En paralelo con este traspi que huele a retorno histrico, el cardenal Javier Lozano Barragn, del consejo pontificio de asuntos de salud, involucr al Vaticano en la causa horrenda del encarnizamiento contra pacientes sin esperanza. Berlusconi haba visto, en la perpetuacin del martirio de Eluana, la posibilidad de ganarle atribuciones a la jefatura de Estado y se lanz a fondo en el atropello: Esa mujer podra tener un hijo, exclam el mafioso, cuando el padre de la mujer pareca haber ganado la interminable batalla judicial para procurarle a su hija una muerte digna. Berlusconi recibi el respaldo inopinado del Vaticano, que por boca de Lozano Barragn calific de abominable asesinato la interrupcin de la vida artificial de lo que quedaba de Eluana. Ratzinger, con su aprobacin tcita a los dichos del religioso mexicano, confirm que su papado est en favor de lo que Giuseppe Englaro describi como tortura inaudita y violencia inhumana.

Si en cosa de una semana el Vaticano de Ratzinger ofendi a los judos y a los enfermos terminales, en episodios anteriores, este Papa ha agraviado a las mujeres, a los protestantes, a los musulmanes, a los homosexuales, a los indgenas americanos y a los habitantes de Gaza, es de suponer, toda vez que, en las horas en que stos eran masacrados sin asomo de piedad por un ejrcito asesino, les dese que Dios los bendiga con su consuelo, la paciencia y la paz que proceden de l.

Carente del sex appeal de su antecesor e incapaz de concitar el entusiasmo de las masas, de espaldas al mundo moderno y concentrado en la preservacin del misterio de Mara, Ratzinger ha llevado a la Iglesia catlica a un estado de languidez sin precedentes. Sus subordinados del Vaticano haran bien en considerar la sugerencia del telogo Hans Kng y convencerlo para que renuncie al cargo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter