Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2009

Quin est aterrorizando a quin en Afganistn?

Marc. W. Herold
Rebelin

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Nada ha cambiado para nosotr as en este nuevo Afganistn, deca Sima (16 aos) a principios de 2007. Su padre haba muerto en octubre de 2001 tras ser alcanzado por una de las bombas estadounidenses de liberacin.

En una reciente entrevista que ha gozado de amplios ecos (en la red de la Radio Pblica Nacional), Sarah Chayes proclama: Los talibanes aterrorizan Afganistn 1 . Chayes, que viene desde hace mucho tiempo defendiendo una mejor intervencin y construccin de esa nacin 2 , destaca como prototipo de los imperialistas humanitarios 3 . Al sugerir que un pronto y ms amplio compromiso de la OTAN podra haber evitado problemas en Afganistn, Chayes da a entender que los problemas de Afganistn necesitan de soluciones militares 4 ; de alumbrar los derechos humanos y la democracia electoral mediante bombas de precisin y unidades de Fuerzas Especiales estadounidenses. Un oficial del ejrcito estadounidense, al recomendarla como conferenciante, escribi: Ya no es la periodista que alguna vez conocieron. Es un halcn! No considera que la presencia extranjera en Afganistn tenga que ver con el imperialismo y trata de trabajar junto a las fuerzas armadas y el gobierno estadounidense 5 . Tiene palabras duras hacia los seores de la guerra pero permanece generalmente en silencio cuando se trata de la muerte y extendida destruccin causadas por las acciones de EEUU y la OTAN 6 .

Al mismo tiempo, aquellos, como el Presidente Hamid Karzai, el Tte. Coronel Owen MacNally, del ejrcito britnico y yo mismo, que nos centramos en los civiles afganos asesinados por las acciones de EEUU y la OTAN, somos respectivamente silenciados o arrestados o ignorados 7 . Las fuerzas estadounidenses son culpables de aterrorizar a los afganos inocentes, como voy a exponer a continuacin. Esto no implica en manera alguna que los talibanes y sus aliados no cometan prcticas equiparables. La diferencia es que a esas prcticas se les da una cobertura importante en los medios de comunicacin occidentales mientras que todo lo anterior permanece envuelto en el silencio y en la manipulacin meditica.

La manipulacin de los medios corporativos estadounidenses conlleva la mentira, tanto por accin como por omisin. Por ejemplo, cuntos estadounidenses saben que las fuerzas armadas de su pas quemaron los cuerpos de varios talibanes despus de colocarles mirando a La Meca? Habra recogido el periodista australiano Stephen DuPont, empleado de SBS Dateline , la horrenda accin de la quema de los muertos talibanes si hubiera tenido alguna duda de que la noticia iba a pasar desapercibida (como previsiblemente ha ocurrido con otras muchas acciones de ese tipo perpetradas por el personal militar estadounidense en Afganistn)? El incidente tuvo lugar el 1 de octubre de 2005, ms all del pueblo de Gonbaz, en el distrito de Shah Wali Kot, provincia de Kandahar. El da anterior, la unidad estadounidense haba sufrido una emboscada y el intercambio de disparos haba acabado con la vida de un soldado ocupante estadounidense (el sargento de marines John Doles). Las fuerzas ocupantes estadounidenses del Primer Batalln, 508 Regimiento de Infantera de la 172 Brigada Aerotransportada del Ejrcito, dispusieron en hilera orientados hacia La Meca los cuerpos de dos talibanes que haban muerto tambin el 30 de septiembre, despus quemaron los cadveres y se mofaron de sus enemigos de una forma profundamente ofensiva para los musulmanes y en contravencin de las Convenciones de Ginebra. La cremacin no es una costumbre musulmana y las Convenciones de Ginebra estipulan que el enemigo debe ser enterrado de forma decorosa. Una unidad de operaciones psicolgicas del ejrcito estadounidense se burl despus de los campesinos utilizando el dialecto local:

 

Permitisteis que pusiramos a vuestros combatientes mirando a occidente y que los quemsemos. Tenis demasiado miedo como para atreveros a recuperar sus cuerpos. Esto sirve para probar que sois las nenazas que siempre pensamos que erais Atacis y hus como mujeres. Os llamis a vosotros mismos talibanes pero sois una desgracia para la religin musulmana y no llevis ms que vergenza a vuestras familias. Venid y luchad como hombres en vez de cmo los perros cobardes que sois!

 

El video mostraba a vehculos del ejrcito estadounidense dotados con altavoces por los que se transmitan los insultos. La secuencia filmada por SBS mostraba cmo las llamas laman los dos cuerpos carbonizados y un grupo de cinco soldados estadounidense observaban la escena de pie desde un saliente pedregoso.

Los hechos sobre el terreno son muy claros: las fuerzas de EEUU y de la OTAN matan a 3-4 civiles afganos por cada soldado extranjero ocupante que muere. Si asumimos, sin temor a equivocarnos, que hay soldados ocupantes que mueren a manos de los talibanes y sus aliados, entonces las acciones de las fuerzas ocupantes estadounidenses y de la OTAN contra inocentes civiles afganos son 3-4 veces ms letales que las acciones de los talibanes contra las fuerzas ocupantes 8 . Los hechos (no interpretaciones o proclamaciones ) sobre el terreno se resumen en la Tabla 1 siguiente:

Tabla 1. Letalidad relativa de civiles afganos y soldados de EEUU/OTAN


Muertes Civiles afganos


Muertes fuerzas ocupantes

Ratio muertes civiles/fuerzas ocupantes

2005

408- 478

130

3,1 3,7

2006

653-769

191

3,3 4,0

2007

1.010-1.297

232

4.4 5.6

2008 (enero-sept.)

628-729

236

2,7 3,1

Enero 2009

71-86

24

3,0 - 3,6

Fuentes: Datos sobre las muertes de civiles afganos calculados a partir de la base de datos del Proyecto para el Memorial de las Vctimas Afganas y de las cifras de las muertes de las fuerzas ocupantes extradas de Coalition Military Fatalities by Year and Month, en http://www.icasualties.org/oef/

Nadie niega que los talibanes y sus aliados matan a soldados afganos, a tropas de las fuerzas ocupantes y a civiles afganos. Es ms, la imprecisin relativa de sus armas es proporcional a su bajo coste. Como seal brillantemente Mike Davis, el suicida del coche bomba es la fuerza area del hombre pobre9. Pero las muy caras armas de los ocupantes extranjeros deberan implicar un nivel de precisin que en gran medida evitara la muerte de civiles, como repiten sin cesar los supuestos intelectuales de la defensa y sus aclitos en los medios dominantes. Como llevo ya siete aos demostrando, no es se el caso10. Cualquiera que est familiarizado con la historia del desarrollo de las armas de precisin area sabe que se desarrollaron en principio para salvar las vidas de los pilotos y reducir los costes atacando objetivos desde el aire. Y, en ese aspecto, han conseguido grandes xitos.

Intentar salvaguardar las vidas de los civiles fue algo que despus se utiliz convenientemente como medida de relaciones pblicas para calmar y convencer al gran pblico de la nacin agresora. Era necesario convencer a ese pblico de que nuestro bando slo mata por accidente y que posee el armamento adecuado para ahorrar vidas de civiles inocentes. Cualquiera o cualquier prueba que contradiga a esas vacas sagradas del Pentgono, los medios dominantes y los imperialistas humanitarios (como el Harvards Carr Center o Human Rights Watch) se vern desacreditados por todos los medios posibles, cuando no ignorados, silenciados o, en ltima instancia, arrestados. Como seala contundentemente Joshua Foust: En Afganistn han estallado montones de bombas, pero los medios slo han informado de las que han alcanzado al personal internacional11.

La propaganda blica ir adquiriendo una importancia cada vez mayor cuando la guerra militar llegue, en el mejor de los casos, a un punto muerto (cuando no progresiva derrota de EEUU y de la OTAN, unida al resurgimiento de los talibanes). Durantes los ltimos meses, muchos han comentado desde Hamid Karzai hasta las Naciones Unidas y el New York Times, etc.- la necesidad urgente de que EEUU y la OTAN reduzcan el nmero de civiles que matan. Al parecer, se est haciendo ahora hincapi en que hay que abogar por las acciones menos letales de las fuerzas terrestres en lugar de los mortferos ataques areos de apoyo12. Los datos del ejrcito estadounidense muestran que, a comienzos de junio de 2008, aument el nmero de bombas lanzadas incluso en los ataques por tierra13. Al mismo tiempo, los combates por tierra resultaron cada vez ms letales para los soldados ocupantes estadounidenses: desde junio/octubre de 2008, murieron en combate 96 soldados, comparados con los 51 de todo 2007, segn el Departamento de Defensa de EEUU. El problema para las fuerzas de EEUU y la OTAN es que a mayor dependencia de las fuerzas de tierra se producen mayores bajas en el ejrcito -en enero de 2008, murieron 14 soldados de la ocupacin, mientras que en enero de 2009, la cifra fue de 2414-, lo que a su vez hace que aumenten las crticas pblicas en el frente de casa.

Como he indicado en otra parte, los talibanes y sus aliados han desarrollado una estrategia decisiva15: crear un nivel de inestabilidad suficiente mediante ataques selectivos por todo el pas contra trabajadores de la ayuda humanitaria, colegios y similares para impedir la reconstruccin y, a travs del uso de armas tcticas de muy bajo coste (suicidas-bomba y artefactos explosivos improvisados), golpear a las fuerzas afganas y a los ocupantes extranjeros. Esa inestabilidad y violencia, combinada con los altos niveles de vctimas civiles, vuelven a la poblacin contra los ocupantes extranjeros en lo que se ha convertido en una dinmica anti-colonial en la que las llamas del nacionalismo se avivan cada vez ms. La ausencia de oportunidades y el odio hacia los extranjeros estn engendrando una nueva generacin de combatientes afganos de la resistencia16. Como Mehan Bozorgnia y Alex Thomson sealaron:

esos combatientes afganos locales cuentan con apoyos reales. Es totalmente errneo decir que se trata tan slo de coercin y terror. Igual pas con los muyahaidines. En efecto, a partir de todas esas evidencias, los supuestos talibanes podran estar transformndose en algo muy parecido a los muyahidines que los talibanes pakistanes fabricaban en las medersas. Acaso la OTAN se ha permitido llegar a convertirse en los nuevos rusos? Muchos en Afganistn diran que s.


EEUU y la OTAN no cesan de avivar las llamas que aterrorizan Afganistn. Los vectores de ese terrorismo incluyen: los ataques areos a media noche y asaltos de las fuerzas terrestres; el tirar abajo las puertas irrumpiendo en la santidad de los hogares afganos; el secuestro de personas hasta destinos desconocidos; los registros y cacheos a las mujeres, llevndose encapuchados a los hombres; los numerosos informes sobre palizas y torturas; la campaa de asesinatos desplegada por dos equipos de las Fuerzas Especiales de EEUU (uno situado en Kandahar y otro en Jalalabad); las heridas que provocan minusvalas para todo la vida; el aumento de la viudez; la inmensa destruccin de las propiedades afganas (viviendas, animales, etc.)

En la provincia de Khost ha quedado bien patente el fracaso de la contrainsurgencia estadounidense17. Segn Estados Unidos, la ayuda estadounidense destinada al equipo provincial de reconstruccin ha servido para construir o renovar una docena de kilmetros de carreteras, ocho edificios de la administracin, 27 centros de salud y 48 colegios entre 2001-2009. Pero el nivel de violencia ha seguido en aumento: 18 ataques de la resistencia en 2004, 50 en 2005, 107 en 2006, 165 en 2007 y 196 en 2008, segn el jefe de la contrainsurgencia provincial en Khost. Un lder tribal de la asociacin en Khost, Raza Nawaz Tani, declar: En estos momentos, la gente de esta regin odia a los estadounidenses, sin embargo fueron bien recibidos cuando llegaron en 2001. Otro lder tribal aadi: El noventa por ciento de las vctimas de sus operaciones [EEUU] son civiles. Un afgano que trabaja para una organizacin internacional en Khost subray que los ataques y registros nocturnos a las mujeres ofendan profundamente a los conservadores y orgullosos pastunes, alegando:

Para los pastunes, si un hombre que no ha sido invitado a mi hogar se presenta de noche y toca a una mujer de mi familia, tengo derecho a matarle y ese acto no tendr consecuencias penales, porque lo que ha hecho no supone un delito.

Un portavoz del ejrcito estadounidense en Khost, Patrick Seiber, afirm indiferente que los asaltos nocturnos eran eficaces, es lo que hacemos cuando el enemigo est all.

Soldados canadienses registran una casa afgana en Kandahar el 6 de julio de 2008

(Foto de John D. McHugh)

Los ataques a media noche de las fuerzas de EEUU y la OTAN, ya sea por aire o por tierra, aumentan la probabilidad de causar un mayor nmero de vctimas civiles, especialmente de mujeres y nios. Un informe recientemente publicado por la independiente Comisin para los Derechos Humanos de Afganistn (AIHRC, por sus siglas en ingls) indicaba que la combinacin de conductas abusivas e irrupciones violentas en los hogares de los civiles en medio de la noche aviva casi tanto rabia y resentimiento hacia [las fuerzas pro-gubernamentales] como los ms letales ataques areos ya que la mayor parte de las veces esos ataques nocturnos acaban matando a los civiles en sus casas. La gente tiene miedo de quejarse18. En julio de 2008, un ataque areo estadounidense perpetrado a primeras horas de la maana aniquil una procesin de boda en las montaas de Nangarhar, matando a unos 50 participantes en la fiesta19. El padre del novio recuerda: Cuando llegu [al lugar del ataque areo] vi trozos despedazados de los cuerpos diseminados. Ni siquiera poda saber qu parte era de cada uno. Slo haba carne por todas partes.

Quin est aterrorizando a quin?

Un vestido de beb teido de sangre en el escenario del ataque areo

(Foto de Ezatullah Zawab)

Muy a menudo, los asaltos de las fuerzas extranjeras van acompaados de secuestros y torturas. Incluso Amnista Internacional lo indic en su valoracin de Afganistn de 2005:

Hay pruebas de que las fuerzas estadounidenses haban torturado y maltratado a detenidos en la guerra contra el terror en Afganistn. Ex detenidos informaron de que les haban obligado a permanecer arrodillados, o de pie o en posturas dolorosas durante largos perodos, y haban sido encapuchados y sometidos a privacin del sueo, desnudez y humillacin. Se detiene a los sospechosos sin autorizacin legal y se les mantiene incomunicados, sin que puedan acceder a abogados, a sus familias o a los tribunales20.

Uno de los tpicos ataques nocturnos perpetrado por EEUU tuvo lugar el 9 de mayo de 2008. En las anotaciones del Proyecto para el Memorial de las Vctimas Afganas puede leerse:

Durante la tarde del viernes 9 de mayo de 2008, en una aldea de la zona de Marko, distrito de Ghanikhel, en la provincia de Nangarhar, segn los habitantes de la localidad, un ataque de las fuerzas ocupantes estadounidenses acab con las vidas de tres civiles. EEUU atac el hogar de Abdul Malik. Dispararon contra un anciano que se encontraba en el interior de una mezquita y contra otros dos hombres, que estaban empleados como conductores, dentro de sus hogares. Otros cuatro civiles resultaron heridos en el ataque y siete fueron secuestrados y estn en paradero desconocido. Los estadounidenses mataron a tres civiles, dijo el manifestante Pizwan Khan a la Agencia France Presse. Eran mis vecinos y yo saba que no eran talibanes. La coalicin proclam que haban disparado contra ellos desde el interior de una casa y que el enemigo se esconda all, pero los aldeanos afirmaron que las personas asesinadas eran civiles inocentes, dijo Mohammad Hashem Ghamsharik, portavoz del gobernador de Nangarhar. Malik Sohail, jefe tribal de los Shinwaris manifest que las tropas estadounidenses haban secuestrado a siete personas durante el ataque nocturno. Aadi que haban matado, herido y secuestrado a todos los miembros de una familia. El servicio de noticias independiente Pajhwok Afghan News public una foto de una de las vctimas (algo que Associated Press hace muy raramente aunque publica con frecuencia fotos de las vctimas de los ataques suicidas talibanes: los denominados cuerpos buenos21):

Como era de esperar, la maquinaria de propaganda del ejrcito estadounidense en Kabul dijo que sus tropas slo haban matado a combatientes que haban atacado a los soldados cuando buscaban una red de insurgentes extranjeros. La fuente de la propaganda del ejrcito, el portavoz de las tropas de la ocupacin ISAF, el General de Divisin portugus Carlos Branco, dijo: No lanzamos operaciones si vemos que hay un 0,1% de posibilidades de que haya vctimas civiles. El sbado, unos mil manifestantes tomaron la calle principal para protestar por las muertes mostrando los cadveres de las tres vctimas (Reuters public una foto, pero Associated Press apenas mencion el incidente prefiriendo encabezar su teletipo con esta frase: Coalicin EEUU: Combatientes muertos en Afganistn). Los manifestantes gritaban Muerte a EEUU, Muerte a Bush, Muerte a Karzai. La polica local afgana dispar contra los manifestantes que arrojaban piedras, matando a tres e hiriendo a otros cuatro22.

Durante muchos aos se ha estado torturando a los prisioneros de forma rutinaria en las bases operativas de Bagram y de las Fuerzas Especiales de EEUU, y es muy posible que esas torturas continen23. En septiembre de 2008, se acus a un soldado de 38 aos de las Fuerzas Especiales Green Beret de EEUU de matar a un civil afgano inocente y de cortarle una oreja24. En la base de datos del Memorial de las Vctimas Afganas se describen innumerables casos individuales de secuestros y torturas.

Al menos dos equipos secretos de las Fuerzas Especiales de EEUU uno que opera fuera del Campo Gecko en Kandahar, y el otro, apodado Saheen, que tiene su base en Nangarhar- han estado ejecutando gente con total impunidad. Una vez, en octubre de 2007, en medio de la noche, en el pueblo de Tjube, en la zona de Garmser, provincia de Helmand, un escuadrn de la muerte dirigido por las Fuerzas Especiales de EEUU, junto con tropas afganas, entr en accin tras recibir informacin de que haba dos objetivos talibanes de alto nivel viviendo en Tjube. Los testigos dijeron a IWPR [siglas en ingls de Institute for War and Peace Reporting] que los soldados destrozaron las puertas, mataron a un grupo de gente, incluyendo a nios que se encontraban en sus camas, y le cortaron la garganta a dos hermanos en el interior de una casa, uno de ellos pudo sobrevivir. Los soldados estadounidenses venan de la tristemente clebre base de Campo Gecko (ahora llamada Firebase Maholic), ubicada a unos quince kilmetros de Kandahar, en lo que una vez fue la residencia fortificada del Mullah Omar25. El 15 de mayo de 2008, Philip Alson, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York e investigador especial del Consejo para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, revel que los agentes de la inteligencia estadounidense haban estado llevando a cabo homicidas ataques nocturnos contra sospechosos de pertenecer a la insurgencia. Esos ataques de las fuerzas internacionales haban matado durante 2008, segn se inform, a 200 civiles afganos en bombardeos areos. Alston subray que esas Fuerzas Especiales de EEUU actuaban con total impunidad, negndose en redondo a facilitar informacin alguna. Las fuerzas afganas que trabajaban con las unidades extranjeras no estaban bajo el control del gobierno afgano. Alston escribi:

Es absolutamente inaceptable que tropas extranjeras fuertemente armadas, acompaadas de fuerzas afganas tambin fuertemente armadas, estn perpetrando peligrosos ataques, que acaban a menudo con muertos, sin que nadie se responsabilice de estas acciones.

Los bombardeos de EEUU y la OTAN han contribuido a que una inmensa parte de la poblacin afgana sufra ya minusvalas fsicas permanentes26. Las bombas de racimo estadounidenses causaron grandes daos durante los primeros tres meses de la campaa de bombardeos estadounidense en 200127. La metralla que se desprende de las bombas es otra causa de amputaciones y minusvalas de larga duracin, especialmente en un pas pobre como Afganistn donde para la mayora de los trabajos se necesita utilizar el cuerpo.


Assadullah, de 16 aos, uno de los primeros civiles alcanzados por un misil estadounidense (Foto Reuters)

El ataque areo estadounidense contra Afganistn comenz a las 4,20 horas del 7 de octubre [de 2001]. Al da siguiente, Reuters realiz una entrevista con el vendedor de helados de 16 aos, herido en un ataque con misiles Crucero en el campo de aviacin cercano a su hogar en Jalalabad: Hubo un ruido espantoso, despus abr lo ojos y me v en un hospital, deca el muchacho, llamado Assadullah, en Peshawar, despus de que le trasladaran a travs de la frontera para poder recibir atencin mdica. Perd la pierna y dos dedos. Haba ms personas heridas. La gente corra por todas partes. Assadullah quiere vengarse por la pierna y los dos dedos que le arranc el misil estadounidense: Deseo que mi Dios destruya sus casas, sus pueblos, sus ciudades.

Quin est aterrorizando a quin?

Se estima que hay un milln y medio de viudas afganas de guerra, vctimas de los treinta aos de continuas guerras, que luchan por sobrevivir en una sociedad donde la viudez est socialmente mal vista y donde no existe un sistema de seguridad social28. La edad media de una viuda afgana es de slo 35 aos y el 94% no saben leer ni escribir. Deborah Zalesne, miembro de la junta del Beyond 9/11 y un profesor de derecho de la Universidad de Nueva York, dijeron a IRIN: Alrededor del 90% de las viudas afganas tienen nios, y la media de cada viuda es ms de cuatro nios, aadi Zalesne. Para sobrevivir, muchas viudas afganas tejen carpetas, cosen, mendigan o incluso se meten en la prostitucin. En las zonas urbanas, donde las mujeres tienen ms acceso al empleo y a otros servicios que en las conservadoras zonas rurales, el salario medio de una viuda es de 16 dlares al mes, segn estimaciones de los expertos.

Sharmeen Obaid-Chinoy escribe:

Con frecuencia, las viudas de guerra permanecen en el exterior de los edificios del gobierno sujetando crispadamente las fotos de sus difuntos maridos, confiando en que alguien acabe notando su existencia. Deberan ser una de las primeras prioridades del gobierno, dice la Sra. Akrami. Esas mujeres son analfabetas: carecen de la ms mnima formacin laboral y no pueden valerse por s mismas. Si EEUU nos invadi para liberar a nuestras mujeres, esa es una clara seal de que estn fracasando miserablemente29.

Los bombardeos y los ataques por tierra de EEUU y la OTAN han contribuido especialmente al aumento de la viudez en Afganistn, sobre todo porque, como ocurre habitualmente, los ataques se perpetran en medio de la noche30. Por ejemplo:

Cada maana, Gul, que haba enviudado cuando una bomba estadounidense cay sobre su hogar en 2001, deja a sus dos hijas para ir a pedir limosna por las calles de Kabul. Si tengo suerte, puedo conseguir unos 50 afganis (80 cntimos), suficiente para comprar dos trozos de pan, expone Se dice que Kabul es la capital de las viudas del mundo. Hasta 50.000 mujeres como Gul viven en la ciudad, y muchas de ellas han encontrado refugio en los edificios abandonados que salpican los suburbios, a menudo viviendo en condiciones horrendas En el extremo sur de Kabul, entre montones de basura y edificios bombardeados, Gul y sus dos hijas, Zeba y Sima, viven en un piso con una nica habitacin sin calefaccin ni agua en una ciudad donde las temperaturas invernales pueden caer en picado hasta los 17 grados bajo cero. En su interior, las hijas de Gul preparan t para su agotada madre. Les gustara asistir a la escuela pero no tienen dinero para poder comprar material escolar. Quiero ser profesora, dice Zeba de 14 aos. Deseo poder ir al colegio. Me siento ms feliz cuando estoy aprendiendo, dice. Sima, de 16 aos, se indigna mientras tanto con las vacas promesas del gobierno afgano. No creo que nuestras vidas vayan a mejorar, dice. Mi madre es una mendiga; al gobierno no le importamos nada. No nos ofrecen ninguna ayuda; nada ha cambiado para nosotras en este nuevo Afganistn.

Nada ha cambiado para nosotras en este nuevo Afganistn, deca Sima (16 aos) a principios de 2007. Su padre haba muerto en octubre de 2001 tras ser alcanzado por una de las bombas estadounidenses de liberacin.

Una historia muy parecida configur el destino de Magul, en Kandahar, en diciembre de 2001, que aparece recogida en el Proyecto para el Memorial de las Vctimas Afganas:

 


En memoria del marido y de un hijo de Magul,

asesinados a primeros de diciembre de 2001 por una bomba de precisin estadounidense durante los intensos bombardeos desencadenados contra la ciudad de Kandahar.

Una bomba mat a su marido y a uno de sus nios, aniquilando con ellos la posibilidad de conseguir unos ingresos regulares. Magul lleva una existencia precaria y a duras penas consigue sobrevivir lavando cuando puede la ropa de otra gente. Magul recoge la comida para ganado que encuentra por la calle en una bolsa que esconde bajo el voluminoso burka que la cubre de la cabeza a los pies, y con eso alimenta a sus siete nios. Y dice: Es lo que comen los animales pero es todo lo que tengo para llevarles a casa. No poda recordar (a finales de enero de 2002) cuando fue la ltima vez que pudo disfrutar de una comida con arroz y judas. Cada maana, Magul se une a un ejrcito de varios miles de mujeres en burka que asedian el departamento de planificacin del gobierno interino en Kandahar, en bsqueda de una ayuda que nunca llega a materializarse.


Quin est aterrorizando a quin?

Los intensos bombardeos de EEUU y la OTAN han demolido casas, arrasado campos y huertos y matado a los animales de los campesinos. Las fotos siguientes muestran los resultados de las bombas estadounidenses sobre el pueblo de Jabar, en la provincia de Kapisa. La segunda foto describe la destruccin del ganado de los campesinos causada por un ataque estadounidense con bombas contra un pueblo montaoso de la provincia de Nangarhar.

Aldeanas afganas entre los escombros de una de las casas bombardeadas en un ataque areo de la OTAN contra el pueblo de Jabar, en el distrito de Nijrab, provincia de Kapisa, al norte de Kabul (Afganistn) el lunes 5 de marzo de 2007. Un ataque areo de la OTAN destruy una casa de barro y ladrillo matando a las nueve personas de cuatro generaciones de una familia afgana durante un enfrentamiento entre tropas occidentales y combatientes, segn informan oficiales afganos y familiares de las vctimas.(Foto: Musadeq Sadeq, AP)



Conclusin

Los vectores anteriormente mencionados en relacin con las acciones de las tropas estadounidenses y de la OTAN estn aterrorizando Afganistn y forman parte de un amplio cmulo de costes que son consecuencia de las campaas de bombardeos areos. A continuacin se describen dichos vectores en la Tabla 231.


Tabla 2

Consecuencias principales o costes de las campaas de bombardeo areos



Una relacin total necesitara evaluar estos mltiples efectos que casi nunca aparecen en los relatos que de la guerra afgana hacen los medios de comunicacin dominantes. Por otra parte, los vectores tratados en las acciones de EEUU y la OTAN proporcionan las pruebas necesarias para poder responder a la pregunta Quin est aterrorizando a quin en Afganistn.



Notas

1 Informacin basada en una entrevista en la Radio Pblica Nacional de Estados Unidos, vase Sarah Chayes: Taliban Terrorizing Afganistn, (4 febrero 2009) en http://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=100189461&ft=1&f=1004 .

2 Como, por ejemplo, en una entrevista de 2006 en el programa de radio liberal Democracy Now! donde se lamenta que EEUU perdi su enfoque en Afganistn a la hora de colocar los cimientos de un pas democrtico y respetable que llevara a Afganistn hacia la comunidad de naciones.

3 Jean Bricmont (Trad. Diana Johnstone): Humanitarian imperialism. Using Human Rights to Sell War (Nueva York: Monthly Review Press, 2007 ).

4 Como en NATO didnt Lose Afganistn, New York Times (10 julio 2007).

5 Parafraseando a Mike Thicke: Inside Afghanistan: A Review of the Punishment of Virtue, Seven Oaks Magazine (3 enero 2007), en:

http://www.sevenoaksmag.com/features/afghanistanbookreview.html

6 En su entrevista con Bill Moyers, Chayes no menciona la deuda sangrienta creada cuando las fuerzas canadienses mataron a un aparcero y a su hijo cerca de Kandahar. Ya sabe. Han conseguido ahora que la gente se levante contra las tropas de la OTAN debido a, ya sabe, las vctimas civiles (de Wer Fooling Ourselves Bill Moyers interview with Sarah Chayes on Afghanistan (29 enero 2009), en: http://www.benedictionblogson.com/2008/02/24/were-fooling-ourselves-bill-moyers-interview-with-sarah-chayes-on-afghanistan/

7 Vase Karzai Says Afghanistans Foreign Allies were Pressuring Him to Stop Complaining about Civilian Casualties, Agence France Presse (4 febrero 2009) y Audrey Gillan: British Army Officer accused of leaking Afghan Deaths Data, The Guardian (5 febrero 2009).

8 He explorado muchas veces esa cuestin de la letalidad relativa durante los ltimos seis aos; vase, por ejemplo, mi Relative Lethality, Portada, Indias National Magazine 24, 1 (13-26 enero 2007), en:

http://www.hinduonnet.com/fline/fl2401/stories/20070126001206000.htm

9 MikeDavis: The Poor Mans Air Force. A History of the Car Bomba, en TomDispatch.com /12 abril 2006) en http://www.tomdispatch.com/post/76140/mike_davis_on_the_history_of_the_car_bomb

10 Vase mi U.S. bombing and Afghan Civilian Deaths: The Oficial Neglect of Unworthy Bodies, International Journal of Urban and Regional Research 26, ( 3 septiembre 2002): 626-34.

11 Joshua Frost, The Unbereable Lightness of Kabul. Lots of Bombs go off in Afghanistan, but the Media only seem to Report the Ones that hit Internationals. Columbia Journalism Review (1 diciembre 2008), en http://www.cjr.org/behind_the_news/the_unbearable_lightness_of_ka.php

12 Los lmites a esos ataques de apoyo areo se documentan en mi ensayo: Matriz of Death. A New Dossier on the (Im) Precision of U.S. Bombing and the (Undervaluation) of a Afghan Lives, Global Research (2 octubre 2008), en: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=10506

Puede consultarse la traduccin del mencionado ensayo al espaol en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=74578

13 Bruce Rolfsen, Strikes in Afghanistan Decline as Flights Rise, Air Force News (19 noviembre 2008).

14 De Coalition Military Fatalities by Year and Month, en: http://icasualties.org/oef/

15 Vase mi U.S. Military Strategy to Maintain Afghanistan as an Empty Space, Cursor.org (18 marzo 2006), en http://cursor.org/stories/emptyspace4.html

16 Alex Thomson, New Breed of Taliban Replaces Old Guard, The Telegraph (19 septiembre 2008), en:

http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/asia/afghanistan/2971811/New-breed-of-Taliban-replaces-old-guard.html

17 El relato siguiente se ha tomado de Emmanuel Duparcq: Khost: a U.S. War Snared in Afghan Realities, Agence France Presse (8 febrero 2009), en: http://news.yahoo.com/s/afp/20090209/wl_asia_afp/afghanistanunrestuskhost

18 Graeme Smith Report Slams Tactic of Night Raids on Afghan Homes, The Globe and Mail (23 diciembre 2008).

19 Ezatullah Zawab y Hafizullah Gardesh, Just Flesh Everywhere: Aire Attacks Turn Friendo into Enemies2, The Keene Sentinel (3 agsoto 2008), en: http://www.groundreport.com/World/Nangarhar-Elders-Demand-Retribution-for-US-Air-Str

20 Amnista Internacional USA: 2005 Annual Report for Afghanistan, en: http://www.amnestyusa.org/annualreport.php?id=ar&yr=2005&c=AFG

21 Se ha reconocido ampliamente el sesgo en las informaciones de Associated Press, vase por ejemplo Peter Philips: New Bias in the Associated Press, Commondreams.org (22 de julio de 2006), en http://www.commondreams.org/views06/0722-21.htm y a m mismo en The AP Speaks Newspeak, Cursor.org (12 diciembre 2007) en: http://cursor.org/stories/apnewspeak.html

22 Del Proyecto para el Memorial de las Vctimas Afganas, en: http://pubpages.unh.edu/~mwherold/Threemenkilled_May9_2008.html

23 Tom Lasseter: Day 2: U.S. Abuse of Detainees was Routine at Afghanistan Bases, McClatchey Newspapers (9 de Julio de 2008), en: http://www.mcclatchydc.com/259/v-print/story/38775.html y Kevin Sack y Craig Pyes: Secrets in the Mountains of Afghanistan. The Concealed Deaths of Two Detainees at Gardez Paints a Troubling Picture of Abuse by U.S. Especial Forces Units There , Los Angeles Times (24 septiembre 2006).

24 Soldier Formally Charged in Afghan Civilian Death, Associated Press ( 18 septiembre 2008), en: http://abcnews.go.com/US/wireStory?id=5833526

25 Detalles en el Proyecto del Memorial de las Vctimas Afganas, en: http://pubpages.unh.edu/~mwherold/Childrenshotdeadintheirbeds_Oct2007.html

26 Detalles en Rosie DiManno: Afghanistan, a Land of Disabled and Discarded. The Survey Put the Tally of Severely Disabled Afghans at up to 867.000, Toronto Star (22 de mayo de 2008), en: http://www.rawa.org/temp/runews/2008/05/22/afghanistan-a-land-of-disabled-and-discarded_8304.html

27 Vase mi Above the Law and Below Morality: Data on 11 Weeks of U.S. Cluster-Bombing of Afghanistan, Cursor.org (1 febrero 2002), en: http://cursor.org/stories/abovethelaw.htm

28 Bleak Prospects for Estimated 1,5 Million Widows in Afghanistan IRIN News (30 enero de 2008) en: http://www.rawa.org/temp/runews/2008/01/30/bleak-prospects-for-estimated-1-5-million-widows-in-afghanistan.html . Vase tambin Saba Gul Khattak: The U.S. Bombing of Afghanistan: A Women-Centered Perspective (website de New York: Social Science Research Center, punto vista ensayo #6, 2001).

29 Sharmeen Obaid Chinoy: Forgotten Women Turn Kabul into Widows Capital, The Independent (17 de mayo de 2007), en: http://www.independent.co.uk/news/world/asia/forgotten-women-turn-kabul-into-widows-capital-449137.html y tambin http://www.global-sisterhood-network.org/content/view/1760/76/

30 Para ms detalles vase mi: Rubble Rousers: U.S. Bombing and the Afghan Refugee Crisis, Cursor.org (16 marzo 2002), en: http://cursor.org/stories/rubble.htm

31 De mi captulo Collateral Damage?: Civilians and the U.S. Air War in Afghanistan, en Aftab Ahmad Malik (ed), Shattered Illusions, Analyzing the War on Terrorism (Bristol, England: Amal Press, 2002) pg. 217.




Profesor Marc W. Herold
Departamentos de Economa y Estudios de la Mujer
Universidad de New Hampshire
Durham, N.H. 03824
Correo: [email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter