Portada :: Europa :: Revuelta en Grecia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2009

Las revueltas de la juventud en Grecia confirman el desarrollo de la lucha de clases

Corriente Comunista Internacional
Kaos en la Red

Al final del ao 2008, hubo simultneamente en varios pases de Europa movimientos masivos de la juventud estudiantil (universitarios y estudiantes de secundaria).


Al final del ao 2008, hubo simultneamente en varios pases de Europa movimientos masivos de la juventud estudiantil (universitarios y estudiantes de secundaria). En Grecia, en las asambleas generales masivas de estudiantes se evoc incluso un nuevo "Mayo del 68". En efecto, no slo se movilizaron los jvenes contra los ataques del gobierno y la represin policaca del Estado, sino tambin varios sectores de la clase obrera en solidaridad con las jvenes generaciones. La agravacin de la crisis econmica mundial pone cada vez ms de relieve la quiebra de un sistema que no tiene ningn porvenir que ofrecer a los hijos de la clase obrera. Pero esos movimientos sociales no slo son de la juventud. Se integran en las luchas obreras que se estn desarrollando a escala mundial. La dinmica actual de la lucha de clases internacional, marcada por el ingreso de las jvenes generaciones en el escenario social, confirma que el porvenir est en manos de la clase obrera. Frente al desempleo, a la precariedad, a la miseria y la explotacin, la vieja consigna del movimiento obrero "Proletarios de todos los pases, unos" es ms actual que nunca.

La explosin de clera y la revuelta de las jvenes generaciones proletarizadas en Grecia no son, ni mucho menos, un fenmeno aislado o particular. Hunden sus races en la crisis mundial del capitalismo y su enfrentamiento a la represin ha puesto al desnudo la verdadera naturaleza de la burguesa y de su terror de Estado. Siguen el mismo camino que las movilizaciones, en un terreno de clase, de las generaciones jvenes en Francia contra el CPE (Contrato de primer Empleo) de 2006 y la LRU (Ley de Reforma de la Universidad) de 2007 en las que los estudiantes de instituto y universidad se consideraban ante todo como proletarios luchando contra sus futuras condiciones de explotacin. La burguesa de los principales pases europeos lo ha comprendido muy bien, reconociendo su temor a un contagio que provocara explosiones sociales similares ante la agravacin de la crisis. Por ejemplo y significativamente, la burguesa en Francia acab retrocediendo precipitadamente y dejando "para ms tarde" su reforma de la secundaria. El carcter internacional de la contestacin y de la combatividad estudiantil, sobre todo en la secundaria, se est expresando con fuerza.

En Italia, dos meses de movilizacin estudiantil estuvieron marcados por manifestaciones masivas entre el 25 de octubre y el 14 de noviembre. Se hicieron tras el lema "No queremos pagar por la crisis", contra el decreto Gelmini y sus recortes presupuestarios en Educacin Nacional y sus consecuencias: entre otras, la no renovacin de los contratos de 87 000 docentes precarios y de 45 000 trabajadores ABA (personal tcnico empleado por Educacin Nacional) y, tambin, contra la reduccin de fondos pblicos para la Universidad[1].

Alemania, 12 de noviembre, 120 000 estudiantes de secundaria bajan a las calles de las ciudades principales del pas con consignas como: "Capitalismo es crisis". As fue en Berln o en el asedio del parlamento regional en Hanover.

Espaa, 13 de noviembre, miles de estudiantes se manifiestan en ms de 70 ciudades contra las nuevas directivas europeas (llamadas "de Bolonia") de la reforma de la enseanza superior que tienden a la privatizacin de las facultades y multiplican las prcticas en empresas.

La revuelta de las jvenes generaciones de proletarios frente a la crisis y la deterioracin de su nivel de vida se ha extendido a otros pases: slo ya en enero de 2009, Vilna (Lituania), Riga (Letonia) y Sofa (Bulgaria) han vivido amotinamientos severamente reprimidos por la polica. Senegal, diciembre de 2008: enfrentamientos violentos contra la miseria creciente de unos manifestantes que reclamaban la parte correspondiente de las minas explotadas por Arcelor Mittal; dos muertos en Kgoudou, a 700 km al sureste de Dakar. En Marruecos, 4000 estudiantes de Marraquech se haban alzado a principios de mayo de 2008 contra una intoxicacin alimentaria que afect a 22 de ellos en un comedor universitario. Represin violenta del movimiento, detenciones, penas de crcel y torturas se han multiplicado desde entonces.

Muchos de ellos se han reconocido en el combate de los estudiantes griegos.

La amplitud de esas movilizaciones ante las mismas medidas del Estado no es de extraar. La reforma del sistema educativo emprendida a escala europea debe servir para preparar a las jvenes generaciones obreras a un "porvenir" obstruido y a la generalizacin de la precariedad y del desempleo.

La negativa y la revuelta de las nuevas generaciones de proletarios escolarizados ante ese muro del desempleo y ese ocano de la precariedad que les reserva el sistema capitalista en crisis, se granjean tambin, por todas partes, la simpata de los proletarios de todas las generaciones.

Violencia minoritaria o lucha masiva contra la explotacin y el terror del Estado?

Los medios, que se cuadran a las rdenes de la propaganda del capital, no han cesado de intentar deformar la realidad de lo ocurrido en Grecia desde el asesinato por la polica del joven de 15 aos, Alexandros Grigoropulos el 6 de diciembre ltimo. Han presentado los enfrentamientos con la polica como cosa de un puado de autnomos anarquistas y estudiantes de "ultraizquierda" de medios sociales acomodados, o de vndalos marginales. Y no han parado de transmitir por la tele imgenes de choques violentos con la polica, poniendo sobre todo en escena amotinamientos de muchachos enmascarados quemando coches, haciendo reventar escaparates de tiendas y bancos, cuando no escenas de saqueo de almacenes.

Es exactamente el mismo mtodo de falsificacin de la realidad que la que pudimos comprobar cuando la movilizacin anti-CPE de 2006 en Francia, asimilada a las revueltas de las barriadas suburbanas del ao anterior. Es el mismo mtodo al que asistimos cuando los estudiantes en lucha contra la LRU en 2007 en Francia fueron asimilados a "terroristas" y hasta "jemeres rojos"!.

Aunque el foco de los disturbios era el barrio ateniense de Exarchia, es hoy difcil de hacer tragar semejante patraa: cmo es posible que esos movimientos de revuelta se deban nicamente a unos vndalos o a activistas anarquistas cuando se extendieron cual reguero de plvora a las principales ciudades del continente y hasta las islas y ciudades ms tursticas como Chios, Samos, Corf y Heraclion en Creta?

De hecho, las revueltas se extendieron hasta 42 prefecturas de Grecia, incluso a ciudades en las que nunca antes hubo manifestaciones. Se ocuparon ms de 700 establecimientos de secundaria (gimnasios) y unas cien universidades.

Las razones de la clera

Todas las condiciones estaban reunidas para que el hasto de una gran parte de las jvenes generaciones obreras atenazadas por la angustia y sin porvenir alguno, estallara en Grecia, pas que concentra todos los problemas del callejn sin salida que el capitalismo "abre" a las generaciones obreras jvenes: cuando a quienes se nombra "generacin 600 euros" entran en la vida activa, tienen la impresin de que se les est estafando. La mayora de los estudiantes deben acumular dos empleos por da para sobrevivir y proseguir sus estudios: suelen ser empleos no declarados y remunerados a patadas; no se les declara una parte del salario, lo cual les recorta sus derechos sociales; se encuentran, sobre todo, privados de seguridad social; no se les pagan las horas extras y les es muy difcil dejar la casa paterna a veces hasta los 35 aos por faltarles renta suficiente para pagarse un alquiler. 23 % de los desempleados en Grecia son jvenes (la tasa de sin empleo entre los 15-24 aos es oficialmente de 25,2 %). Como lo dice un artculo de prensa en Francia[2]: "Esos estudiantes no se sienten protegidos en nada ni por nadie: la polica les dispara, la educacin los entrampa, el empleo los abandona, el gobierno les miente". El desempleo de los jvenes y sus dificultades para entrar en el mundo laboral ha ido as creando un clima de inquietud, de clera y de inseguridad general. La crisis mundial est acarreando nuevos montones de despidos. En 2009, se prev una nueva prdida de 100 000 empleos en Grecia, o sea 5% de paro suplementario. Y, al mismo tiempo, 40% de trabajadores ganan menos de 1100 bruto y Grecia posee la tasa ms alta de trabajadores pobres de los 27 Estados de la Unin Europea (UE): 14%.

Y, por cierto, no slo se echaron a la calle los jvenes, sino tambin profesores mal pagados y muchos otros asalariados atenazados por los mismos problemas, la misma miseria y animados por el mismo sentimiento de rebelin. La represin brutal del movimiento, cuyo episodio ms dramtico fue el asesinato del adolescente de 15 aos, no hizo sino incrementar una solidaridad alimentada por un descontento social general. Como deca un estudiante, muchos padres de alumnos estaban tambin profundamente indignados y airados: "Nuestros padres han descubierto que sus hijos pueden morir as en la calle, a tiros, matados por un polica"[3] y han tomado conciencia de la putrefaccin de una sociedad en la que sus hijos no tendrn, ni mucho menos, el mismo nivel de vida que ellos. Han sido testigos, en muchas manifestaciones, de las palizas brutales, de las detenciones sin miramientos, de los disparos con fuego real y brazo tendido de los policas antidisturbios (los MAT) con sus armas de servicio.

Los ocupantes de la Escuela Politcnica, centro de la protesta estudiantil, denunciaron el terror del Estado, pero se oy esa misma clera contra la brutalidad de la represin en todas las manifestaciones con consignas como: "Balas para los jvenes, dinero para los bancos." Y ms claro todava, un participante en el movimiento declar: "No tenemos trabajo, ni dinero, un Estado en bancarrota por la crisis, y todo lo que se le ocurre como respuesta es dar ms armas a la polica."[4]

Esa clera no es nueva: los estudiantes griegos ya se haban movilizado ampliamente en junio de 2006 contra la reforma de las universidades cuya privatizacin acarreara la exclusin de los estudiantes venidos de los medios ms modestos. La poblacin tambin haba expresado ya su clera contra la desidia gubernamental durante los incendios del verano de 2007 que provocaron 67 muertos, un gobierno que no ha indemnizado todava a las numerosas vctimas que perdieron sus bienes y viviendas. Pero fueron sobre todo los asalariados los que se movilizaron en masa contra la reforma del rgimen de pensiones, a principios de 2008 con dos jornadas de huelga general en dos meses que fueron muy seguidas, con manifestaciones que reunan, cada vez, a ms de un milln de personas contra la supresin de la jubilacin anticipada para las profesiones ms duras y la propuesta de anulacin del derecho de las obreras a jubilarse a los 50 aos.

Ante la clera obrera, la huelga general del 10 de diciembre encuadrada por los sindicatos sirvi de cortafuegos con el que intentar desviar el movimiento, con el PS y el PC en cabeza, exigiendo la dimisin del gobierno actual y elecciones legislativas anticipadas. Eso no bast para canalizar la indignacin y hacer que cesara el movimiento, a pesar de todas las maniobras de izquierda y sindicatos para atajar la dinmica de extensin de la lucha y los esfuerzos de toda la burguesa y sus medios para aislar a los jvenes de las dems generaciones y de la clase obrera en general, azuzndolos hacia enfrentamientos estriles con la polica. A lo largo de todos aquellos das y noches, los enfrentamientos fueron incesantes: las violentas cargas policiales a porrazos y lacrimgenos acabaron en detenciones y palizas a mansalva.

Las jvenes generaciones obreras son las que ms claramente expresan el sentimiento de desilusin y de repulsin hacia un aparato poltico corrupto hasta los tutanos. Desde la posguerra (1945), tres familias se reparten el poder. Desde hace dcadas, las dinastas Karamanlis (derecha) y Papandreu (izquierda) reinan alternativa y exclusivamente en el pas a base de componendas y sus correspondientes escndalos. Los conservadores llegaron al poder en 2004 tras un perodo de chanchullos de todo tipo en los primeros aos 2000. Mucha gente aborrece el encuadramiento de un aparato poltico y sindical totalmente desprestigiado: "El fetichismo del dinero se ha apoderado de la sociedad. Lo que quieren los jvenes es un ruptura con esta sociedad sin alma ni visin"[5]. Hoy, con el desarrollo de la crisis, esta generacin de proletarios no slo ha desarrollado su conciencia de una explotacin capitalista que est viviendo en carne propia, sino que expresa adems su conciencia de un combate colectivo proponiendo espontneamente unos mtodos y una solidaridad de clase. En lugar de hundirse en la desesperacin, esta generacin hace surgir su confianza en s misma porque est segura de llevar en s otro porvenir, desplegando toda su energa en alzarse contra la putrefaccin de la sociedad que les rodea. Y as, con orgullo, los manifestantes se reivindican de su movimiento: "Somos una imagen del futuro frente a la imagen tan sombra del pasado."

La situacin recuerda, s, Mayo del 68, pero la conciencia de lo que est en juego va mucho ms lejos.

La radicalizacin del movimiento

El 16 de diciembre, los estudiantes ocupan durante unos minutos la emisora de la televisin gubernamental NET y despliegan una banderola que dice: "Dejad de mirar la tl. Todos a la calle!" y lanzan este llamamiento: "El Estado mata. Vuestro silencio le da armas. Ocupacin de todos los edificios pblicos!". Es atacada la sede de la polica antidisturbios de Atenas y se incendia un furgn de la polica. Esas acciones fueron inmediatamente denunciadas por el gobierno como "una intentona de echar abajo la democracia", y tambin condenadas por el PC griego (KKE). En Salnica, las secciones locales de los sindicatos GSEE (Confederacin sindical mayoritaria) y ADEDY (Federacin de funcionarios), intentaron confinar a los huelguistas en una concentracin frente a la Bolsa del Trabajo. Los estudiantes de secundaria y los universitarios se mostraron entonces decididos a llevarse con ellos a los huelguistas en manifestacin y lo lograron. 4000 estudiantes y trabajadores marcharon por las calles de la ciudad. Ya el 11 de diciembre, militantes de la organizacin estudiantil del Partido comunista (PKS) intentaron bloquear las asambleas para impedir las ocupaciones (Universidad del Panten, Facultad de Filosofa de la Universidad de Atenas). Esos intentos fracasaron y las ocupaciones se fueron desplegando por Atenas y el resto del pas. En el barrio de Agios Dimitrios, el ayuntamiento es ocupado, organizndose una asamblea general en la que participan ms de 300 personas de todas las generaciones. El 17, los trabajadores ocupan el edificio sede del sindicato ms importante del pas, la Confederacin General de Trabajadores de Grecia (GSEE) en Atenas. Se proclaman insurgentes e invitan a los proletarios a que acudan para transformar esa sede en lugar de asambleas generales, abierto a todos los asalariados, los estudiantes y los desempleados.

Y lo mismo ocurre, ocupacin y asamblea general abierta a todos, en la Facultad de Economa de Atenas y en la Escuela Politcnica

Publicamos aqu la declaracin de esos trabajadores en lucha, contribuyendo as en romper el "cordn sanitario" meditico que rodea las luchas con sus mentiras, presentndolas como meras revueltas animadas por unos cuantos jvenes vndalos ms o menos anarquistas que aterrorizaran a la poblacin. Este texto muestra claramente lo contrario: la fuerza del sentimiento de solidaridad obrera que anima a ese movimiento, estableciendo vnculos entre las diferentes generaciones de proletarios.

"O decidimos nuestra historia nosotros mismos o, si no, dejaremos que se decida sin nosotros. Nosotros, trabajadores manuales, empleados, desempleados, interinos y precarios, nacidos aqu o emigrantes, no somos unos televidentes pasivos. Desde el asesinato de Alexandros Grigoropulos el sbado 6 por la noche, hemos participado en manifestaciones, choques con la polica, ocupaciones del centro ciudad y de los arrabales. En mltiples ocasiones hemos tenido que dejar el trabajo y nuestras obligaciones cotidianas para echarnos a la calle junto con alumnos, estudiantes y dems proletarios en lucha.

HEMOS DECIDIDO OCUPAR EL EDIFICIO DE LA CONFEDERACIN GENERAL DE TRABAJADORES DE GRECIA (GSEE):

-Para transformarla en un espacio de expresin libre y lugar de encuentro para los trabajadores.

-Para desmentir esas patraas alentadas por los medios sobre la ausencia de obreros en los choques, sobre la clera de estos ltimos das que slo se debera a unos 500 "encapuchados", "hooligans", y dems historias ridculas, sobre la presentacin de los trabajadores por los telediarios como vctimas de esos choques, ahora que la crisis capitalista en Grecia y el mundo entero est acarreando despidos innumerables, una crisis que los medios y sus dirigentes consideran algo as como "un fenmeno natural".

-Para arrancarle la careta a la burocracia sindical en su vergonzosa labor de zapa contra la insurreccin, y, en general, por su funcin, pues la Confederacin general de Trabajadores de Grecia (GSEE), y todo su maquinaria sindical en la que se apoya desde hace tantos aos, socava las luchas, negocia nuestra fuerza de trabajo por migajas, perpeta el sistema de explotacin y de esclavitud asalariada. La actitud de la GSEE el mircoles ltimo habla por s sola: la GSEE anul la manifestacin de los huelguistas que, sin embargo, estaba programada, reducindola precipitadamente a una breve concentracin en la plaza Sintagma, asegurndose, eso s, de que los participantes se dispersaran cuanto antes, por miedo a que fueran infectados por el virus de la insurreccin.

-Para abrir este espacio por primera vez, como continuidad de la apertura social creada por la insurreccin misma, espacio que ha sido construido gracias a nuestras cuotas, pero hasta hoy estbamos excluidos de l. Durante aos hemos puesto nuestro destino en manos de salvadores de todo tipo y hemos acabado perdiendo nuestra dignidad. Como trabajadores, debemos comenzar a asumir nuestras responsabilidades y no dejar nuestras esperanzas en manos de lderes "prudentes" o representantes "competentes". Debemos empezar a hablar con nuestras propias voces, encontrarnos, discutir, decidir y actuar por nosotros mismos contra los ataques que nos asedian por todas partes. La creacin de colectivos de resistencia "de base" es la nica solucin.

-Para proteger la idea de autoorganizacin y de solidaridad en los lugares de trabajo, proteger el mtodo de los comits de lucha y de los colectivos de base, abolir las burocracias sindicales.

Durante todos estos aos hemos tolerado miseria, resignacin, violencia en el trabajo. Nos hemos ido acostumbrando a contar nuestros heridos, nuestros muertos en esos pretendidos "accidentes" de trabajo. Nos hemos acostumbrado a mirar para otro lado cuando emigrantes, hermanos nuestros de clase, eran asesinados. Estamos hastiados de vivir con la ansiedad de tener que asegurar nuestro salario, poder pagar nuestros impuestos y garantizarnos una jubilacin que ahora nos aparece como algo inalcanzable.

Estamos luchando para no dejar nuestras vidas en manos de patronos y representantes sindicales, tampoco dejaremos a los insurgentes detenidos en manos del Estado y de su aparato jurdico!

LIBERACIN INMEDIATA DE LOS DETENIDOS!

SOBRESEIMIENTOS DE CARGOS CONTRA LOS INTERPELADOS!

AUTOORGANIZACION DE LOS TRABAJADORES!

HUELGA GENERAL!

LA ASAMBLEA GENERAL DE LOS TRABAJADORES EN LOS EDIFICIOS LIBERADOS DE LA GSEE"[6]

En la noche del 17 de diciembre, unos cincuenta peces gordos sindicales acompaados de sus fornidos escoltas intentan reocupar los locales, pero acaban huyendo ante los refuerzos estudiantiles, anarquistas en su mayora, de la Facultad de Economa, ocupada tambin y transformada en lugar de reunin y discusin abiertas a todos los obreros, que acudieron en ayuda de los ocupantes pregonando a voz en grito: "Solidaridad!".

La asociacin de inmigrantes albaneses difunde, entre otras cosas, un texto con el que proclama su solidaridad con el movimiento, titulado "Estos das tambin son los nuestros!"

Es significativo el mensaje siguiente difundido por una pequea minora de ocupantes: "Panagpulos, secretario general de la GSEE, ha declarado que nosotros no somos trabajadores, puesto que los trabajadores estn en el trabajo. Esto, entre otras cosas, pone bien en evidencia cul es, en realidad, la labor de Panagpulos. Su "labor" consiste en asegurarse de que los obreros estn en su lugar de trabajo, y hacer todo lo posible para asegurarse de que los trabajadores acudan al tajo.
Lo que ocurre es que desde hace unos diez das, los trabajadores no slo estn en su trabajo, sino tambin fuera, en las calles. Y eso es una realidad que ningn Panagpulos del mundo podr ocultar (...) Somos gente trabajadora, pero tambin somos desempleados, a quienes se nos ha pagado con despidos la participacin en huelgas convocadas por la GSEE, mientras que ellos, los sindicalistas, han sido recompensados con ascensos, nosotros trabajamos con esos contratos basura entre trabajillo y chapuza, trabajamos sin seguridad, de manera formal o informal, en programas de cursillos o en empleos subvencionados con los que rebajar las estadsticas del desempleo. Nosotros somos una parte del mundo y aqu estamos.
Somos trabajadores insurgentes y punto.
Cada una de nuestras hojas de paga est regada con nuestra sangre, nuestro sudor, es una hoja llena de violencia en el trabajo, de cabezas, rodillas, puos, manos y pies rotos a causa de los accidentes de trabajo.
El mundo entero es fabricado por nosotros, los trabajadores. (...)

Proletarios del edificio liberado de la GSEE"

Se multiplican los llamamientos a una huelga general de tiempo indefinido a partir del 18. Los sindicatos se ven obligados a convocar una huelga de tres horas en los servicios pblicos para ese da.

En la maana del 18, otro alumno de secundaria de 16 aos que participaba en una sentada cerca de su instituto en las afueras de Atenas es herido por bala. El mismo da varias emisoras de radio y televisin son ocupadas por manifestantes, en Tripoli, Kani (Creta) y Salnica. El edificio de la cmara de comercio fue ocupado en Patras donde hubo nuevos choques con la polica. En Atenas la manifestacin enorme all convocada fue violentamente reprimida: por primera vez, las fuerzas antidisturbios usaron armas de nuevo tipo: gases paralizantes y granadas ensordecedoras. Una hoja dirigida contra el "terror del Estado", firmada por "muchachas en rebelda" circula a partir de la Facultad de Economa.

El movimiento percibe confusamente sus propios lmites geogrficos. Por eso acoge con gran entusiasmo las expresiones de solidaridad internacional, por ejemplo en Berln, Roma, Mosc, Montreal o Nueva York y se hace eco de esa solidaridad: "ese apoyo es importantsimo para nosotros". Los ocupantes de la Politcnica llaman a una "jornada internacional de movilizacin contra los asesinatos de Estado" para el 20 de diciembre. Para vencer el aislamiento del movimiento proletario en Grecia, el nico camino, la nica perspectiva, es el desarrollo de la solidaridad y de la lucha de clases a escala internacional que se est expresando con cada vez ms claridad ante la crisis mundial.

Una maduracin portadora de porvenir

A partir del 20 de diciembre, se producen combates de clase violentos. La tenaza se empieza a apretar especialmente en torno a la Politcnica, asediada por las fuerzas policiales que amenazan con asaltarla. El edificio ocupado del sindicato GSEE le ha sido devuelto a ste el 21/12, tras una decisin del comit de ocupacin y votado en Asamblea General. El comit de ocupacin de la Escuela Politcnica de Atenas publicaba el 22 de diciembre un comunicado que declaraba: "Estamos a favor de la emancipacin, la dignidad humana y la libertad. De nada sirve que nos lancis gases lacrimgenos, bastante lloramos ya nosotros solos."

Con mucha madurez, siguiendo la decisin tomada en las asamblea general en la facultad de Ciencias Econmicas, los ocupantes de esa facultad utilizan el llamamiento a la manifestacin del 24 contra la represin policial y en solidaridad con los presos, como un momento apropiado para evacuar el edificio en masa y en seguridad: "por haber surgido un consenso sobre la necesidad de dejar las universidades y sembrar el espritu de revuelta en la sociedad entera." Este ejemplo ser seguido en las horas siguientes por las AG de las dems universidades ocupadas, no cayendo as en la trampa del aislamiento y del enfrentamiento directo con la polica. Se evita as el bao de sangre y una represin ms violenta todava. Las A.G. denunciaron claramente como acto de provocacin policial, los disparos contra un furgn de polica, reivindicados por una denominada "Accin Popular".

El comit de ocupacin de la Politcnica evacu el ltimo baluarte de Atenas simblicamente el 24 de diciembre a medianoche. "Slo la asamblea general decidir si (y cundo) abandonaremos la universidad (...) La decisin de la ocupacin de la Asamblea se decide polticamente aqu. El momento de abandonar el edificio lo deciden las personas que lo ocupan y no la polica."

Anteriormente, el comit de ocupacin haba publicado una declaracin: "Al trmino de la ocupacin de la Escuela Politcnica despus de 18 das, mandamos nuestra solidaridad ms calurosa a todas las personas que han participado en esta revuelta de diferentes maneras, no slo en Grecia sino tambin en muchos pases de Europa, de las Amricas, en Asia y Oceana. Por todos aquellos con los que nos hemos encontrado y con quienes seguiremos combatiendo por la liberacin de los presos por esta revuelta y tambin para que se prolongue hasta la liberacin social mundial."

En algunos barrios, los habitantes se apoderaron del sistema de sonorizacin instalado por el ayuntamiento para los villancicos de Navidad, y leyeron comunicados exigiendo entre otras cosas la liberacin inmediata de los detenidos, el desarme de la polica, la disolucin de las brigadas antidisturbios. En Volos, la emisora municipal de radio y las oficinas del diario local fueron ocupadas para que se hablara de los acontecimientos y de las reivindicaciones. En Lesbos, unos manifestantes instalaron una sonorizacin para transmitir mensajes. En Ptolemaida o en Ioannina, un rbol de Navidad fue decorado con fotos del alumno asesinado y de las manifestaciones junto con reivindicaciones del movimiento.

El sentimiento de solidaridad volvi a expresarse espontneamente y con fuerza el 23 diciembre, tras la agresin a una empleada de la empresa de limpieza Oikomet, en subcontrata con la compaa del metro de Atenas (Athens Piraeus Electric Railway -ISAP-): le haban echado cido sulfrico en la cara cuando volva del trabajo. Hubo manifestaciones de solidaridad y la sede del metro de Atenas fue ocupada el 27 de diciembre de 2008, mientras que, en Salnica, era a su vez ocupada la sede de la GSEE. Las dos ocupaciones desembocaron en una serie de manifestaciones, conciertos de solidaridad y acciones de "contra-desinformacin" (usando, por ejemplo, el sistema de altavoces de la estacin del metro para leer los comunicados).

La asamblea de Atenas declaraba en su texto:
"Cuando atacan a uno de nosotros, nos atacan a todos nosotros!
Ocupamos hoy las oficinas centrales de ISAP (metro de Atenas) como primera respuesta al ataque asesino con vitriolo lanzado al rostro de Konstantina Kuneva el 23 de diciembre, al volver ella del trabajo. Konstantina est en cuidados intensivos. La semana pasada se pele contra la compaa al reivindicar la prima de Navidad para ella y sus colegas, denunciando los actos ilegales de los patronos. Antes de eso, su madre haba sido despedida por la compaa. A Konstantina ya la haban trasladado lejos de su primer puesto de trabajo. Son prcticas muy corrientes en el sector de las compaas de limpieza que contratan a trabajadores precarios. (...) El dueo de Oikomet (...) es un miembro del PASOK (partido socialista griego). Emplea oficialmente a 800 trabajadores (los trabajadores afirman que es el doble, y en los tres ltimos aos ms de 3000 han trabajado en dicha empresa). El comportamiento mafioso ilegal de los patronos es algo cotidiano. Por ejemplo, los trabajadores estn obligados a firmar los contratos en blanco y los patrones escriben despus unas clusulas que aqullos no conocern nunca. Trabajan 6 horas y solo se les pagan 4 y media (salario bruto) para no superar las 30 horas (si no tendran que ser inscritos en la categora de trabajadores de alto riesgo). Los patronos los aterrorizan, los desplazan, los despiden y los amenazan con dimisiones forzadas. Constantina es una de nosotros. La lucha por la DIGNIDAD y la SOLIDARIDAD es NUESTRA lucha."

Paralelamente, la asamblea de ocupacin de la GSEE de Salnica publicaba un texto del que reproducimos algunos pasajes: "estamos hoy ocupando la sede de los Sindicatos de Salnica para oponernos a una opresin que se plasma en asesinatos y terrorismo contra los trabajadores; (...) llamamos a todos los trabajadores a que se unan a esta lucha comn. (...) La asamblea abierta de quienes ocupan la central sindical, que vienen de medios polticos diferentes, sindicalistas, estudiantes, inmigrados y camaradas del extranjero han adoptado esta decisin comn:
- Mantener la ocupacin;
- Organizar una concentracin en solidaridad con K. Kuneva; (...)
- Organizar acciones de informacin y de toma de conciencia en los alrededores de la ciudad;
- Organizar un concierto en el Centro para recoger dinero para Konstantina."

Esa asamblea declaraba adems:
"En ningn lugar de la plataforma [de los sindicatos], se mencionan las causas de la desigualdad, de la miseria, de las estructuras jerrquicas en esta sociedad. (...) Las Confederaciones Generales y las Delegaciones sindicales en Grecia son intrnsecamente partcipes del rgimen en el poder; sus miembros de base y los obreros en general deben darles la espalda, y (...) optar por la creacin de un polo autnomo de lucha dirigido por y para ellos (...) Si los trabajadores toman en manos sus luchas y rompen la lgica de su representacin por los cmplices de la patronal, volvern a confiar en s mismos y miles de ellos llenarn las calles en las prximas huelgas. El Estado y sus sicarios asesinan a la gente.
Autoorganizacin! Luchas de autodefensa social! Solidaridad con los trabajadores inmigrados y Konstantina Kuneva!"

A primeros de 2009, ha habido todava manifestaciones por todo el pas en solidaridad con los presos. 246 personas fueron arrestadas y 66 siguen todava en prisin preventiva. En Atenas, se detuvo a 50 inmigrantes en los tres primeros das de la revuelta, con penas que iban hasta 18 meses de crcel en juicios sin traductores. Todos ellos estn amenazados de expulsin.

El 9 de enero, jvenes y policas volvieron a enfrentarse en Atenas, tras una marcha por el centro ciudad de cerca de 3000 docentes, estudiantes y alumnos. En sus banderolas podan leerse lemas como: "El dinero para la educacin y no para los banqueros", "Abajo este gobierno de asesinos y generador de pobreza". Hubo importantes fuerzas antidisturbios que realizaron sucesivas cargas para dispersar a los manifestantes y efectuaron mltiples interpelaciones.

Por todas partes como en Grecia, con la precariedad, los despidos, el desempleo, los salarios de miseria que impone la crisis mundial, lo nico que el Estado capitalista puede aportar es ms polica y ms represin. El desarrollo internacional de la lucha y la solidaridad de clase entre obreros, empleados, estudiantes, desempleados, precarios, jubilados, de todas las generaciones, puede abrir el camino hacia una perspectiva de futuro para abolir este sistema de explotacin.

W. (18 de enero)

[1]. Cf. Sobre las luchas estudiantiles en Italia, ver nuestra pgina Web en italiano "Noi la crisi non la paghiamo!" o "La lotta degli studenti, in Italia come in Europa, una tappa importante della lotta di classe" (http://it.internationalism.org/) o en francs: "Mobilisation massive contre la rforme de l'enseignement en Italie" (http://fr.internationalism.org)

[2]. Marianne, semanario francs, n 608, 13 de diciembre : "Grce : les leons d'une meute" (Grecia: lecciones de una revuelta)

[3]. Libration, diario francs 12/12/2008

[4]. Le Monde, 10/12/2008

[5]. Marianne 13 de diciembre

[6]. La mayora de los textos reproducidos o las informaciones de la prensa local han sido traducidos en pginas WEB anarquistas: indymedia, cnt-ait.info, dndf.org, emeutes.wordpress.com (en francs) o en libcom.org (en ingls)

http://es.internationalism.org


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter