Portada :: Otro mundo es posible :: IX Foro Social Mundial (Belm do Par, enero 2009)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2009

FSM en sentido amplio

Boaventura de Sousa Santos
Visăo

Traducido para Rebelin por Antoni Jess Aguil



A juzgar por las estadsticas, el IX Foro Social Mundial realizado en Beln fue un xito: 133 mil participantes de 142 pases; 489 organizaciones de frica, 119 de Amrica Central, 155 de Amrica del Norte, 4.193 de Amrica del Sur, 334 de Asia, 491 de Europa y 27 de Oceana. De entre todas, las participaciones ms destacadas fueron la de los jvenes (15.000) y la de los pueblos indgenas (1.300 venidos de 50 pases). Para los que ven en el FSM un espacio abierto de encuentro, una plataforma mundial de discusin sobre los problemas que afligen al mundo desde la perspectiva de los que ms sufren, este xito fue incondicional. Para los que esperan del FSM la formulacin de polticas mundiales para ser llevadas a cabo por los movimientos y organizaciones que lo integran, el xito del IX FSM no consigui disfrazar el agotamiento de su modelo organizativo.

Entre estas dos posiciones quiero defender otra basada en la idea del FSM en un sentido amplio. En mi opinin, el proceso del FSM es hoy muy complejo y las reuniones bienales son tan slo uno de sus pilares. Fueron, sin duda, las que hasta ahora dieron ms visibilidad al Foro, pero no son las ms importantes. A parte de ellas, el proceso del FSM est constituido por tres pilares ms. El segundo pilar son las articulaciones mundiales entre movimientos temticos que en los ltimos aos vienen definiendo las acciones y agendas polticas a llevar a cabo tanto a escala nacional como regional y global. Pueden encontrarse, en este caso, las articulaciones entre organizaciones indgenas que, sobre todo en el continente americano, estn asumiendo un protagonismo creciente, teniendo ya fijada para el 12 de octubre de este ao una jornada mundial de lucha por la Madre Tierra contra la mercantilizacin de la vida. Adems de stas, otras articulaciones estn ganando un gran dinamismo: el prximo Foro Mundial del Agua; la auditora global de la deuda externa de los pases pobres; la agenda continental de los pueblos amaznicos, la agenda global de los derechos sexuales y reproductivos; la agenda continental de las poblaciones afroamericanas, principalmente en lo que respecta al reconocimiento de sus territorios ancestrales (quilombos) [1], etc.

El tercer pilar del FSM en un sentido amplio es el constituido por la Asamblea de los Movimientos Sociales. Es conocida sobre todo por las jornadas globales de lucha contra la crisis econmica, el cambio climtico, la defensa del pueblo palestino y de las sanciones internacionales contra Israel. Sin embargo, dejando esto a parte, es en la Asamblea que muchas de las reflexiones realizadas en las reuniones del FSM se transforman en decisiones polticas. Es por esta razn que vengo defendiendo una mayor articulacin entre el FSM y la Asamblea de los Movimientos Sociales. El conjunto de estas decisiones constituye hoy la plataforma poltica del FSM y es a travs de ella que la alternativa al Foro Econmico de Davos se revela ms claramente. He aqu algunas de estas decisiones: la regulacin de los mercados y la prioridad dada a la dinamizacin de los mercados internos; el control del capital financiero y de las actividades de las empresas multinacionales; la prioridad total para las energas renovables y la abolicin del agrocombustible; la prohibicin de la especulacin financiera sobre las commodities; la centralidad de la agricultura familiar y de la soberana alimentaria en tanto instrumentos de lucha contra el hambre; el carcter vinculante de los tratados internacionales que garantizan el autogobierno de los pueblos indgenas y afrodescendientes y su derecho de consulta previa con relacin a todos los proyectos de desarrollo o extractivistas que les afecten; la extensin de la democracia participativa a la inversin pblica a travs de referndums o consejos permanentes de ciudadanos y organizaciones; el desmantelamiento del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y su substitucin por agencias de la ONU; auditoras internacionales de la deuda externa; reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, actualmente controlado por los mayores productores de armas; revocacin de las leyes antiterroristas siempre y cuando se utilicen con el fin de criminalizar la protesta social pacfica.

El cuarto pilar del FSM en un sentido amplio son los gobiernos progresistas que se inspiraron en el FSM para transformar de modo ms o menos profundo la poltica de sus pases. Cinco de ellos estuvieron este ao en el Foro: los presidentes de Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay y Venezuela. Es cierto que, por ahora, todos son gobiernos latinoamericanos. Pero es de prever que en breve surjan otros en el resto de continentes, incluso en Europa. Son ellos los que verdaderamente garantizan la eficacia de las decisiones polticas del FSM y, en virtud ello, la autonoma entre ellos y el FSM, lejos de significar un divorcio, es la expresin de una complementariedad virtuosa.


[1] Territorios en los que habitan los quilombolas, grupos descendientes de esclavos africanos que viven mayoritariamente en zonas rurales [N. del traductor].


Artculo original publicado el 12 de febrero de 2009.

Fuente: <http://www.ces.uc.pt/publicacoes/opiniao/bss/214.php>

Boaventura de Sousa Santos es socilogo y profesor catedrtico de la Facultad de Economa de la Universidad de Coimbra (Portugal).

Antoni Jess Aguil es miembro de Rebelin y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente, a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter