Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2009

Una visin desde el Sur y ms especficamente desde Amrica Latina
Cmo superar la crisis en plural y apostar por un mundo nuevo

Aram Aharonian
Rebelin


Cuando 850 millones de personas en el mundo viven debajo de la lnea de pobreza, cuando millares de nios mueren diariamente de hambre, cuando casi todos los das desaparecen culturas y modos de vida, cuando diariamente atentan contra el futuro del planeta, nadie puede pensar que lo que el mundo requiera hoy sea de nuevas regulaciones, que tienden apenas a salvar al sistema capitalista.

Se requiere de alternativas, es preciso un mundo nuevo -socialmente justo y ecolgicamente sostenible-, hay que transformar el curso de este viejo orden econmico, poltico, social, ambiental, generador de impactos ecolgicos, climticos y sociales que pagan las mayoras populares y amenazan la supervivencia en nuestro planeta. Las crisis sociales de esta debacle capitalista ya se siente en todo el mundo: desempleo, exclusin, vulnerabilidad de las clases medias.

La lgica de acumulacin se impuso sobre las necesidades de los seres humanos. Hay una crisis de la civilizacin; riesgo incluso de la extincin del planeta y la desaparicin de la especie humana.

Es preciso y urgente aclarar objetivos, vislumbrar la visin a largo plazo (la necesaria utopa, que luego deber transformarse en prctica), y luego precisar propuestas a corto, medio y largo plazo. Para ello, har falta afinar estrategias para lograr las correlaciones de fuerzas polticas, sociales y culturales que permitan avanzar en las alternativas, derrotando las lgicas y las propuestas de los causantes de la crisis.

Francois Houtart propone cuatro ejes para articular la visin de largo plazo: a) un uso renovable y racional de los recursos naturales, b) privilegiar el valor de uso sobre el valor de cambio, c) generalizar la democracia, tambin dentro del sistema econmico, d) el principio de la multiculturalidad, que rene a todos los saberes en la construccin de las alternativas necesarias.

Joseph Stiglitz, Nbel economista estadounidense, seala que fall la gobernanza de las instituciones financieras internacionales como el banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Comit de Regulaciones Bancarias de Basilea: son inadecuadas y no representativas de las economas emergentes y menos an de los pases en desarrollo: Hay que considerar una nueva estructura financiera internacional, insiste.

La canciller alemana, Angela Merkel, inst a una nueva arquitectura financiera mundial: Sin duda, tiene que haber una coordinacin de la poltica econmica global ms all del FMI, que ha fracasado, y del Banco Mundial. Ya es inconcebible decir que debemos tener fronteras abiertas sin una regulacin global. Algo similar sostiene el primer ministro britnico, Gordon Brown, para quien el FMI y el BM no sirven para su propsito y necesitan cambiar drsticamente.

Brown, hablando en un seminario para establecer la agenda de la cumbre de abril de lderes del G-20 en Londres, dijo a los acadmicos reunidos que un audaz paso hacia adelante era necesario si habra que prevenir futuras crisis. Estas instituciones fueron creadas para un mundo de flujos de capital local, no flujos de capital global. Las instituciones que hemos heredado no estn equipadas para las funciones que tenemos que abordar en el futuro, agreg.

Para Amartya Sen, Premio Nobel de Economa 1998, economista y filsofo, cada vez est ms claro que la estabilidad financiera es un bien comn y que, por tanto, es necesario hacer un esfuerzo coordinado para conseguirla. Sen seal que se trata de una crisis moral en el sentido de que la gente ha utilizado la codicia de manera imprudente, hacindose dao a s misma y a los dems. Muchas instituciones han cado, mucha gente est en la ruina. Se trata de una crisis de prudencia, adems de una crisis moral. Tambin es una crisis de control social, ya que poda haberse evitado si hubieran existido controles, indic.

La nueva relacin con la naturaleza que propone Houtart- significa la recuperacin por parte de los Estados de la soberana sobre sus recursos naturales, el cese de monocultivos y la revalorizacin de la agricultura campesina.

La multiculturalidad se expresa en la abolicin de las patentes sobre el conocimiento, la liberacin de la ciencia del dominio del poder econmico, la supresin de los monopolios de la informacin, el establecimiento de la absoluta libertad religiosa.

Privilegiar el valor de uso significa la no mercantilizacin de las semillas, el agua, la salud, la educacin, los servicios pblicos, la supresin del secreto bancario, la anulacin de las odiosas e ilegtimas deudas externas, el establecimiento de acuerdos regionales basados en la complementariedad y la solidaridad, as como la creacin de monedas regionales. Sin duda, la crisis capitalista es una oportunidad privilegiada para poner en prctica estas medidas.

Democratizar las sociedades va ms all de la aplicacin de la democracia participativa y la cogestin local en los temas econmicos; va hasta la reforma misma de las Naciones Unidas, significa la reivindicacin de los derechos humanos en todas sus dimensiones, individuales y colectivas.

El nico actor histrico, portador de proyectos alternativos, dice Houtart, es plural: trabajadores, campesinos (con y sin tierra) indgenas, mujeres, pobres, ecologistas, migrantes, incluso los intelectuales que interactan con los movimientos sociales.

Estamos confiados que los Estados latinoamericanos que han creado condiciones para que las alternativas nazcan y florezcan, sigan regando la convergencia y abonando las luchas de los movimientos sociales. Lo cierto es que ya es demasiado tarde para tomar medidas preventivas de la actual crisis, pero an es tiempo de juntarse para contener los daos y fracturas y disear una nueva arquitectura financiera, basada en la consolidacin de bloques regionales capaces de sustentar un nuevo mundo multipolar. Las crisis debe abordarse de forma que refleje las realidades de los desequilibrios actuales globales, haciendo frente a las asimetras de forma equitativa y justa.

A menos que se haga as, se corre el riesgo del aumento de la pobreza, con retrocesos importantes en los esfuerzos por cumplir con las llamadas Metas del Milenio. El incremento del desempleo har que los pases se enfrenten con mayores necesidades sociales, pero la disminucin de los presupuestos pblicos les proporcionar menos recursos para satisfacer las demandas y necesidades. Los recortes en el gasto social amenazan con tener efectos a largo plazo sobre la educacin y la salud, con consecuencias para toda la vida sobre todo en la niez y juventud afectadas.

El Foro Social Mundial de Belm do Par, dej algunas certezas: el mercado quebr, y basta ya de obedecer a los que fracasaron. No salvemos a los bancos, salvemos a la gente. Lo econmico y lo ambiental van de la mano. Soberana latinoamericana sobre los recursos latinoamericanos. Una moneda comn. Un cambio tico. Lo colectivo por sobre lo individual. Tolerancia cero al analfabetismo. Alerta roja ante los nuevos disfraces del capital transnacional, especialmente los vinculados con los monocultivos y las semillas transgnicas. Socialismo del siglo XXI. Polticas de Estado regionales. Cooperacin en reas estratgicas. Formacin de cuadros polticos y sociales como reaseguro de un proyecto democrtico y popular de largo alcance.

El francs Francois Sbado, quien destac que la turbulencia actual posee dimensiones econmicas, sociales, polticas, energticas, climticas y alimentarias. Una crisis de civilizacin, que revela una profunda derrota de las polticas neoliberales, resumi. Para Sbado, si la izquierda y las fuerzas populares no logran encontrar un programa mnimo comn para actuar, se corre el riesgo de que la disputa por la superacin de la crisis quede entre los neoliberales y aquellos que desean reformar el capitalismo.

Los movimientos sociales exigen la nacionalizacin del sistema financiero y el control de los flujos de capital, como iniciativas de corto plazo, tpicos complementarios entre s. Stiglitz mismo habla de nacionalizacin de la banca: Los bancos estn en muy mala situacin. El gobierno de EE.UU. ha vertido cientos de miles de millones de dlares con muy pocos resultados. Los ciudadanos norteamericanos se han convertido en propietarios mayoritarios de un gran nmero de bancos importantes. Pero no tienen el control. Cualquier sistema que tenga una separacin de la propiedad y el control es una receta para el desastre. La nica respuesta es la nacionalizacin. Esos bancos ciertamente estn en bancarrota.

Muchas naciones emergentes tienen un sistema bancario central mucho mejor que el de Estados Unidos, porque comprendieron los riesgos de exceso de influencia, la excesiva dependencia en los prstamos de bienes races, y realizaron acciones mucho ms prudentes. Muchos pases en desarrollo tambin acumularon grandes reservas y estn en mejor situacin para enfrentar esta crisis que hace una dcada. Pero tambin- algunos se enfrentarn a tiempos muy difciles, con suspensin de pagos. Sin duda, muchos de estos pases estn sufriendo por haber prestado demasiada atencin a lo que ha estado sucediendo en Estados Unidos.

El Sur necesita disear, definir, una agenda comn, que enfrente las lgicas dominantes en las respuestas y medidas de los gobiernos del Norte frente a la crisis, atacando los problemas ms urgentes de las mayoras, fijando metas cuantificadas y diseando los instrumentos para alcanzarlas. S, es movilizarse contra los rescates financieros para incompetentes, como los denomina Paul Krugman, y proponer en su lugar que las Naciones Unidas acuerden habilitar Fondos Urgentes para hacer frente a la crisis alimentaria en este 2009, tal y como lo reclama la FAO.

Es necesario definir acciones urgentes frente a los parasos fiscales, por donde pasa hoy casi la mitad del comercio mundial, y a donde las grandes empresas trasnacionales desvan sus beneficios para evadir el pago de impuestos. No cabe duda que todas las transacciones econmicas deben someterse a la regulacin y tasacin de los Estados. Estos centros offshore facilitan la corrupcin, el lavado de dinero y la evasin fiscal, socavando, a su vez, la gobernanza democrtica.

Significa, en definitiva, definir los principios sobre los que debe basarse un Nuevo Orden Econmico y Social, con la paralela articulacin de propuestas urgentes llenas de sentido comn y con amplio respaldo social para que sean adoptadas por la gran mayora de los Estados presentes en la Asamblea General de la ONU. Es hora que el llamado bloque BRIC Brasil, Rusia, India, China- se coloque decididamente del lado de la construccin de este Nuevo Orden y no se ale a las propuestas de los poderosos del G-20.

Es necesario abordar, tambin, el sistema mundial de reservas, ya que el actual, en base al dlar, se est desmoronando, y el sistema euro-dlar-yen que podra reemplazarlo, podra ser an ms inestable. Sin duda se debe crear un nuevo sistema mundial de reservas, o, mejor an, sistemas regionales que coadyuven al desarrollo de sus pases y sirvan para proyectos de integracin y conservacin ambiental y de sus recursos naturales.

Es hora de superar los diagnsticos y sin olvidar la utopa, unirse para ir avanzando hacia ese mundo nuevo, necesario, imprescindible que reclaman las grandes mayoras.

- Aram Aharonian es Director del Observatorio Latinoamericano en Comunicacin y Democracia. Director de Question, fundador de Telesur


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter