Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2009

La codicia de las grandes empresas contina dndose la gran vida

Sam Pizzigati
Sin Permiso



Todos conocemos la avaricia y la codicia de los gigantes para desgracia de Wall Street. Pero la codicia en las exitosas compaas americanas sigue abrindose camino. El caso de Hewlett-Packard

El Presidente Barack Obama, en los iniciales momentos de su esperada administracin, record la pasada semana ante el mundo entero que una nacin no puede progresar cuando favorece slo a los ms prsperos. Aos de codicia e irresponsabilidad por parte de algunos, declar, han contribuido poderosamente a nuestra muy debilitada economa.

Obama nunca identific quines eran esos algunos en su discurso inaugural. No pronunci ningn nombre. La mayora de sus oyentes probablemente pens en las principales figuras de Wall Street y de las altas finanzas, como mencion el nuevo Presidente. Pero la codicia y la avaricia que han fundido la economa mundial se extiende mucho ms all de Wall Street.

En efecto, el mismo Da de la Inauguracin, un gigante corporativo al otro extremo del continente estuvo archivando silenciosamente algunos de los papeles necesarios que demuestran la generosidad con la que nuestra atribulada economa contina favoreciendo slo a los prsperos.

Estos archivos revelaron que Mark Hurd, el Presidente Ejecutivo de Hewlett-Packard (HP), la mayor empresa mundial de informtica, cobr compensaciones durante 2008 por 42,5 millones de dlares.

Esta ms que considerable cantidad de dinero, revel el sitio web oficial de Hewlett-Packard, constituy una adecuada recompensa por el desempeo excepcional y sostenido de la empresa desde que Hurd tom sus riendas en 2005. Segn lo entiende Hurd, los ingresos anuales de la filial californiana de Hewlett-Packard ascendieron de 86 mil millones de dlares a 118 mil millones. En 2008, los beneficios de la empresa crecieron un 15%.

Los miembros de la junta directiva de HP tienen, ciertamente, razones para estar agradecidos. Pero otros interesados en el xito de la empresa no parecen estar muy animados.

Tomemos, por ejemplo, a los trabajadores de Hewlett-Packard. Poco despus de haber ingresado en la compaa, con aproximadamente 20 millones de dlares en incentivos, Hurd elimin el plan de pensiones para los empleados ms jvenes de la empresa y anunci planes para reducir en una dcima parte la fuerza de trabajo de HP.

Esta compaa est actualmente finalizando una segunda ronda de despidos masivos. En total, Hurd pronto habr recortado casi 40.000 empleos desde su discurso inaugural de 2005 en la oficina central de Silicon Valley.

Construir una gran empresa no es slo responsabilidad del presidente ejecutivo, dijo Hurd en ese discurso. Es un trabajo de equipo.

Los clientes de HP tampoco tienen demasiadas razones para estar contentos con Hurd. La empresa ha estado exprimiendo a fondo su gallina de los huevos de oro: la tinta para impresoras. El ltimo aumento en el precio de este producto, en octubre, fue de un 9% para los consumidores, casi el doble que la tasa de inflacin anual.

Entretanto, la calidad de los productos y del servicio de Hewlett-Packard est dejando enfurecidos a los consumidores. La revista especializada PCWorld, luego de encuestar a 44.000 lectores durante este mismo mes, calific que esta empresa entre las diez mayores fabricantes de computadoras- cay a la ltima posicin en confianza y servicios en porttiles, a la ltima posicin en impresoras y cerca de la ltima en ordenadores de mesa.

Cmo puede HP, entonces, incrementar sus ingresos y beneficios en medio de semejante angustia de los consumidores? Fcilmente. Para ser exitoso entre las empresas americanas, un Presidente Ejecutivo no tiene que dirigir una compaa que venda productos de calidad a precios razonables. Los presidentes ejecutivos ms exitosos de hoy pueden tomar un camino menos difcil para hacer crecer sus empresas. Pueden simplemente absorber otras empresas.

Los principales ejecutivos del momento adquieren esas otras empresas con frecuencia endeudando considerablemente a la compaa- y luego reivindican como propia la renta generada por ellas. xito inmediato.

Para pagar la deuda contrada y mantener atractivos sus balances, estos altos ejecutivos recortan los puestos de trabajo redundantes en sus nuevas operaciones de fusin empresarial. Este ciclo de fusin y purga, suficientemente predicho, genera el caos en el lugar de trabajo, as como ms frustracin para los consumidores.

Como Presidente ejecutivo de Hewlett-Packard, Hurd gestion y acord 31 fusiones de este tipo en slo 46 meses. Su mayor adquisicin se produjo el pasado agosto, cuando compr los servicios tecnolgicos de la gigantesca Electronic Data Systems por alrededor de 13 mil millones de dlares.

Los altos ejecutivos como Mark Hurd, con todas sus gestiones y acuerdos, han descubierto el secreto de una eterna fuente de riqueza? O puede ponrseles un freno (antes de que las tasas de paro sigan creciendo y los nervios de los consumidores se pongan an ms de punta?

A simple vista, los jefes de las grandes empresas como Hurd parecen tenerlas todas consigo. El congreso y el nuevo gobierno de Obama estn centrando gran parte de su atencin en las empresas que han sido objeto del rescate financiero. Hewlett-Packard no ha recibido ninguna compensacin de este tipo.

Pero esto no significa que los legisladores y la Casa Blanca no tengan posibilidades. Casi todas las principales compaas de Estados Unidos, HP incluida, estn igualmente beneficindose de los dlares de los contribuyentes, tanto indirectamente por medio de las desgravaciones fiscales como directamente, a travs de contratos y subsidios gubernamentales.

Por dar solo un ejemplo, la nueva empresa subsidiaria de Hewlett-Packard, Electronic Data Systems, slo en 2007 recibi ms de 2 mil millones de dlares por sus contratos con el gobierno federal.

Poniendo condiciones sobre estos contratos, subsidios y exenciones impositivas, el gobierno federal podra comenzar a poner freno a las vergonzosas recompensas de los altos ejecutivos que crean tan poderosos incentivos para el intolerable comportamiento de los mismos.

En el ltimo Congreso, un grupo de legisladores comenz a moverse en esa direccin. La propuesta de ley, la de Corporaciones Patriotas, podra haber otorgado de haberse promulgado- preferencia en las licitaciones de contratos federales a aquellas empresas que pagasen a sus principales ejecutivos no ms de 100 veces lo que gane su empleado con menor salario.

Entre los propulsores de esta ley se encontraba un senador llamado Barack Obama

Un dato que no puede pasar desapercibido es que el pasado ao, el Presidente Ejecutivo de Hewlett-Packard, Mark Hurd, se llev a su casa 42 millones y medio de dlares, o el equivalente a 2.000 veces el salario del trabajador con menos salario de la empresa.

Cunto de estos 42 millones y medio de dlares representa la codicia e irresponsabilidad que el Presidente Obama denunci en su discurso inaugural? Difcil de responder. Pero la semana pasada el Mercury News de San Jos calcul cunto desembols HP en 2008 para los mens ejecutivos de Hurd. Y el gasto llegaba a 181.000 dlares.

Si contamos tres comidas diarias, cada da del ao, conclua el Mercury News, cada comida de Hurd cost a la empresa 165 dlares.

Sam Pizzigati es el editor general de Toomuch.org


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter