Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2009

Las corporaciones deciden lo que puedes ver en el cine
La poltica encubierta de Hollywood

Matthew Alford y Robbie Graham
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Tom Cruise la celebridad ms poderosa del mundo segn Forbes Magazine fue despedido sin ms ni menos en 2006. Su despido fue particularmente chocante porque no fue realizado por su empleador directo, los Estudios Paramount, sino por el holding de Paramount, Viacom. El director gerente Summer Redstone tristemente clebre por su irascibilidad quien posee una larga lista de compaas mediticas incluyendo a CBS, Nickelodeon, MTV, y VH1 dijo que Cruise haba cometido suicidio creativo despus de una avalancha de manitica actividad pblica. Fue un despido digno de un episodio de The Apprentice [El Aprendiz] [i]

El caso Cruise apunta a la nocin pasada por alto de que los mecanismos internos de Hollywood no son determinados en su totalidad por los deseos del pblico, como se podra esperar, sino que estn orientados a responder exclusivamente a las decisiones de los creadores de los estudios, o incluso a las de los propios jefes de los estudios. En 2000, The Hollywood Reporter public una lista de las 100 personalidades ms poderosas en la industria durante los ltimos 70 aos. Rupert Murdoch, jefe de News Corporation, dueo de

Twentieth Century Fox, era el personaje en vida ms poderoso. Con la excepcin del director Steven Spielberg (N 3), ningn artista aparece entre los mximos diez.

Cada uno de los estudios dominantes de Hollywood (los grandes) es ahora una subsidiaria de una corporacin mucho mayor y por ello no es tanto un negocio separado o independiente, sino ms bien slo una de numerosas fuentes de ingresos en el imperio financiero ms amplio de su casa matriz. Los grandes y sus sociedades controladoras son: Twentieth Century Fox (News Corp), Paramount Pictures (Viacom), Universal (General Electric/Vivendi), Disney (The Walt Disney Company), Columbia TriStar (Sony), y Warner Brothers (Time Warner). Esas empresas matrices se encuentran entre las mayores y ms poderosas del mundo, dirigidas habitualmente por abogados y banqueros de inversin. [ii] Sus intereses econmicos tambin estn a veces estrechamente vinculados a reas politizadas como la industria de los armamentos, y estn frecuentemente inclinadas a hacer que el gobierno del momento se sienta cmodo porque decide sobre la regulacin financiera.

Como lo describe el periodista ganador del premio Pulitzer, profesor Ben Bagdikian, mientras otrora los hombres y mujeres dueos de los medios caban en una modesta sala de fiestas de un hotel, los mismos propietarios (todos varones) podran caber ahora en una amplia cabina telefnica. Podra haber agregado que, aunque puede que una cabina telefnica no sea exactamente el sitio ideal para gente como Rupert Murdoch y Sumner Redstone, esos individuos ciertamente se renen en lugares como Sun Valley en Idaho para identificar y forjar sus intereses colectivos.

Por cierto, el contenido de los filmes de un estudio no es siempre determinado enteramente por los intereses polticos y econmicos del holding. Los directores gerentes de los estudios tienen habitualmente considerable libertad de accin para hacer las cintas que desean hacer sin interferencia directa de los que mandan en ltima instancia. Al menos, sin embargo, el contenido de los estudios de Hollywood refleja ampliamente los grandes intereses corporativos y, a veces, las sociedades matrices tras los estudios toman un inters consciente y deliberado en ciertas pelculas. Hay una batalla entre fuerzas de arriba abajo y de abajo arriba, pero los medios y los crculos acadmicos dominantes se han concentrado tradicionalmente en las segundas, en lugar de las primeras.

Consideremos el xito de ventas Australia, el peliculn de Baz Luhrmann. Dos de los aspectos ms destacados de la cinta fueron que, primero, rest importancia a la historia de los aborgenes nativos y, segundo, que hizo que Australia pareciera un sitio fantstico para ir de vacaciones. No debiera sorprender la compaa matriz de Twentieth Century Fox (News Corp de Rupert Murdoch) trabaj de comn acuerdo con el gobierno australiano durante toda la produccin de la pelcula debido a intereses comunes. El gobierno se benefici de la inmensa campaa turstica de Luhrmann, que incluy no slo la cinta en s sino tambin una serie de extravagantes anuncios relacionados (todos en aparente apoyo a su torpe programa de reconciliacin aborigen). Por su parte, el gobierno dio a su hijo favorito decenas de millones de dlares en rebajas de impuestos. El peridico West Australian lleg a afirmar que Murdoch hizo que su infantera periodstica asegurara que cada aspecto de su imperio meditico diera a Australia reseas entusiastas, una evaluacin ilustrada primorosamente por The Sun, que goz tanto de esa rara pieza de buen entretenimiento a la antigua que su crtico se sinti tentado a ir rpidamente a la agencia de viajes.

Hay precedentes histricos para semejantes interferencias. En 1969, Haskell Wexler director de fotografa de Alguien vol sobre el nido del cuco tuvo considerables problemas para distribuir su clsico Medio ambiente fro, que toc el tema de las protestas contra la guerra en la Convencin Demcrata del ao antes. Wexler afirma que tiene documentos obtenidos segn la Ley de Libertad de la Informacin que revelan que en la vspera de la distribucin de la cinta, el alcalde de Chicago Richard J. Daley y altas fuentes en el Partido Demcrata hicieron saber a Gulf and Western (en aquel entonces la sociedad matriz de Paramount) que si distribua Medio ambiente fro, no obtendra ciertos beneficios tributarios y otras ventajas a su favor, Un gilipollas tieso no tiene conciencia, nos dijo furioso Wexler, al hablar de los dirigentes empresariales de Hollywood, y ellos no tienen conciencia.

Wexler explic cmo fue implementada esa conspiracin corporativa para atraer el mnimo de atencin: Paramount me llam y dijo que yo necesitaba exenciones de todos los [manifestantes] en el parque, lo que era imposible de conseguir. Dijeron que si la gente iba a ver esa pelcula y sala del cine y cometa un acto violento, las oficinas de Paramount podan ser procesadas. Aunque Paramount estaba obligada a distribuir la cinta, presion con xito para lograr un certificado X, la publicit poco, y prohibi a Wexler que la llevara a los festivales de cine. No es exactamente la mejor manera de obtener ganancias con una cinta, pero es un medio efectivo para proteger los principales intereses del holding.

Luego est el famoso caso de Fahrenheit 9/11 (2004), el xito de Michael Moore que Walt Disney Company trat de echar por tierra a pesar de haberlo probado hasta por las nubes en pruebas de pblico. La subsidiaria de Disney Miramax insisti en que su sociedad matriz no tena derecho a impedirle que distribuyera la cinta porque su presupuesto estaba muy por debajo del nivel que requera la aprobacin de Disney. Representantes de Disney replicaron que podan vetar cualquier pelcula de Miramax si pareca que su distribucin sera contraproducente para sus intereses. El agente de Moore Ari Emanuel afirm que el jefe de Disney, Michael Eisner, le haba dicho que quera retirarse del acuerdo por preocupaciones respecto al efecto poltico de parte de polticos conservadores, especialmente respecto a ventajas tributarias dadas a propiedades de Disney en Florida como Walt Disney World (el gobernador era el hermano del presidente de EE.UU. de entonces, Jeb Bush). Disney tambin tena vnculos con la familia real saud, que era mostrada de modo poco favorable en la pelcula: un poderoso miembro de la familia, Al-Walid bin Talal, es dueo de una inversin importante en Eurodisney y haba jugado un papel decisivo en el rescate del parque de entretencin con problemas financieros. Disney desminti la existencia de un juego poltico tan importante, explicando que estaban preocupados de ser arrastrados a una batalla poltica con una carga poltica tan importante, que dijo podra molestar a clientes.

Disney ha difundido consecuentemente mensajes favorables a los crculos dominantes en sus cintas, particularmente bajo enseas subsidiarias como Hollywood Pictures y Touchstone Pictures (aunque la pelcula biogrfica Nixon de Oliver Stone en 1995 es una excepcin notable). Varias recibieron generosa ayuda del gobierno de EE.UU.: In the Army Now [En la mili americana] (1994), Crimson Tide [Marea roja] (1995), y Armagedn (1998), respaldadas por el Pentgono y censuradas por la CIA. En 2006, Disney distribuy la serie para la televisin The Path to 9/11 [Camino al 11 de Septiembre] que fue fuertemente deformada para exonerar al gobierno de Bush y culpar al de Clinton por los ataques terroristas, provocando cartas indignadas de queja de la antigua Secretaria de Estado Madeline Albright y del ex Consejero de Seguridad Nacional de Clinton, Sandy Berger.

La naturaleza de la produccin de Disney tiene sentido si consideramos los intereses de las altas esferas de la corporacin. Histricamente, Disney ha mantenido estrechos lazos con el departamento de defensa de EE.UU., y el propio Walt fue un virulento anticomunista (aunque los informes de que haya sido un informante secreto del FBI o incluso fascista, son bastante ms especulativos). En los aos cincuenta, patrocinadores corporativos y gubernamentales ayudaron a Disney a hacer pelculas promoviendo la poltica de tomos para la Paz del presidente Eisenhower, as como el infame documental Duck and Cover [Agchate y cbrete] que sugera a los escolares que podran sobrevivir a un ataque atmico ocultndose bajo sus pupitres. Incluso ahora, un miembro durante mucho tiempo del Consejo de Directores de Disney sigue siendo John E. Bryson quien es tambin director de The Boeing Company, uno de los mayores contratistas aeroespaciales y de la defensa del mundo. Boeing recibi 16.600 millones de dlares en contratos del Pentgono despus de la invasin de Afganistn por EE.UU. [iii] Debe haber sido un interesante incentivo para que Disney no encargara pelculas crticas contra la poltica exterior de Bush, como Fahrenheit 9/11.

Es poco sorprendente que cuando Disney distribuy Pearl Harbor (2001) una pelcula simplista, de mega-presupuesto hecha con plena cooperacin del Pentgono, y que celebr la resurreccin nacionalista estadounidense despus de ese da de infamia haya sido ampliamente recibida con cinismo. Sin embargo, a pesar de reseas lamentables, Disney decidi inesperadamente en agosto de 2001 ampliar la ventana de distribucin nacional de la cinta del estndar de entre dos y cuatro meses a sorprendentes siete meses, lo que significara que ese xito de verano fuera visto hasta diciembre. Adems, Disney aument la cantidad de cines en los que se mostraba la pelcula, de 116 a 1.035. Para las corporaciones que se beneficiaran con las secuelas del 11-S, Pearl Harbor asegur una msica de fondo convenientemente sombra.

Pero mientras pelculas como Australia y Pearl Harbor recibieron tratamiento preferencial, pelculas que dan a pensar o que son incendiarias son frecuentemente arrojadas al agujero negro de la memoria cinematogrfica. Salvador de Oliver Stone (1986) fue una denuncia grfica de la guerra civil salvadorea, su narrativa era ampliamente favorable a los revolucionarios campesinos izquierdistas y explcitamente crtica de la poltica exterior de EE.UU., condenando el apoyo de EE.UU. a los militares derechistas de El Salvador y a los infames escuadrones de la muerte. La cinta de Stone fue rechazada por todos los principales estudios de Hollywood uno la describi como una obra odiosa aunque recibi excelentes reseas de muchos crticos. La pelcula fue finalmente financiada por inversionistas britnicos y mexicanos y logr una distribucin limitada. Documentales ms controvertidos recientemente como Loose Change (2006/2007), que argument que el 11-S fue hecho en casa, y Zeitgeist (2007), que presenta una visin aterradora de la economa global, han sido vistos por millones a travs de Internet cuando los medios corporativos se negaron a tocarlos. [iv]

La produccin contempornea de los estudios Universal ha mostrado una comprensin menos rgida frente al poder de EE.UU., como indican cintas como Hijos del hombre (2006), Jarhead (2005), y El buen pastor (2006). A pesar de ello, con pelculas como U-571 (2000) y La guerra de Charlie Wilson (2007), tiene sentido que la compaa matriz de Universal sea General Electric, cuyos intereses ms lucrativos tienen que ver con la produccin de armas y de componentes cruciales para aviones de guerra de alta tecnologa, tecnologa avanzada de vigilancia, y equipos esenciales para las industrias globales del petrleo y del gas, notablemente en el Iraq posterior a Sadam. El consejo de directores de GE tiene fuertes vnculos con grandes organizaciones liberales como la Fundacin Rockefeller. Aunque liberal pueda sonar como un trmino positivo despus de la impopularidad de la marca de conservadurismo de Bush, las organizaciones liberales estn firmemente adheridas al fundamento de las elites de EE.UU. y han sido frecuentemente arquitectos de la poltica exterior intervencionista de EE.UU., incluida la de Vietnam. Estn dispuestas a aliarse con conservadores frente a ciertos temas, particularmente la seguridad nacional, de modo que no debe chocar a nadie si descubre que GE estuvo cerca del gobierno de Bush tanto a travs de su antiguo y su actual presidente. Jack Welch (presidente de 1981 a 2001) declar abiertamente su desdn por el protocolo, la diplomacia y los reguladores e incluso fue acusado por el congresista de California, Henry Waxman, de presionar a su red NBC para que declarara prematuramente la victoria de Bush en la eleccin robada de 2000, cuando apareci sin ser anunciado en la sala de redaccin durante el recuento de votos. El sucesor de Welch, el actual presidente de GE, Jeff Immelt, es neoconservador y fue un generoso donante para la campaa por la reeleccin de Bush.

Tal vez el estreno ms asombroso de GE/Universal fue United 93 (2006), presentada como la verdadera historia de cmo heroicos pasajeros frustraron el complot terrorista el 11-S al obligar al avin a caer prematuramente en Pensilvania rural. Aunque la cinta obtuvo un beneficio sobre su inversin relativamente limitada, fue saludada con bastante apata y hostilidad del pblico antes de su estreno a escala nacional. En aquel entonces, la historia oficial del 11-S de Bush estaba siendo seriamente cuestionada por los medios noticiosos independientes de EE.UU.: segn los resultados de un sondeo Zogby de 2004, la mitad de los neoyorkinos crean que los dirigentes de EE.UU. tenan conocimiento previo de inminentes ataques el 11-S y conscientemente no actuaron y, slo un mes antes del estreno de United 93, un 83% de los espectadores de CNN registraron su creencia de que el gobierno de EE.UU. encubri los verdaderos eventos de los ataques del 11-S. Como la narrativa oficial estaba bajo fuego, el gobierno de Bush salud el estreno de United 93 con los brazos abiertos: la pelcula era una fiel conversin audiovisual del Informe de la Comisin del 11-S, con gracias especiales al enlace del Pentgono con Hollywood, Phil Strub, ocultas discretamente en los crditos finales. Poco despus de la fecha de estreno nacional de la cinta, en lo que podra ser interpretado como una accin cnica de relaciones pblicas y gesto de aprobacin oficial, el presidente Bush se sent con algunos miembros de las familias de las vctimas para una proyeccin privada en la Casa Blanca. [v]

Munich (2005) de GE/Universal la exploracin por Steven Spielberg de la venganza israel despus del ataque terrorista en los Juegos Olmpicos de 1972 provoca sospechas parecidas. Aunque la Organizacin Sionista de EE.UU. llam a un boicot de la pelcula porque consider que igualaba a Israel con terroristas, una interpretacin semejante es menos que convincente. Por cierto, para cuando comienzan a aparecer los crditos de Munich sus mensajes decisivos han sido grabados indeleblemente en el cerebro por los personajes de las Fuerzas Especiales israeles: Toda civilizacin descubre la necesidad de negociar compromisos con sus propios valores, Matamos por nuestro futuro, matamos por la paz, y No jodas con los judos. Predeciblemente, Israel es uno de los clientes ms leales de GE, ya que compra misiles lser

Hellfire II as como sistemas de propulsin para el caza F-16 Falcon, el caza F-4 Phantom, el helicptero de ataque Apache AH-64, y el helicptero UH-60 Black Hawk. En los 167 minutos de duracin de Munich, la voz de la causa palestina es limitada a dos minutos y medio de dilogo simplista. En lugar de ser un grito imparcial por la paz, como lo aclam Los Angeles Times, Munich de General Electric es interpretada con ms facilidad como un sutil endoso corporativo de las polticas de un cliente leal.

En el extremo ms liberal del espectro de las pelculas en los ltimos aos ha estado JFK (1991), The Iron Giant [El gigante de hierro] (1999), South Park: Bigger, Longer and Uncut [South Park: ms grande, ms largo y sin cortes] (1999), Good Night and Good Luck [Buenas noches, y buena suerte] (2005), V de Vendetta (2005), A Scanner Darkly (2006), Rendition [Expediente Anwar] (2007), y En el valle de Elah (2007), todas de Warner Bros. Es indicativo que despus de quejas de estereotipia racial en la aventura de accin de Warner Bros., patrocinada por el Pentgono: Executive Decision [Decisin crtica] (1996), el estudio haya tomado el paso poco usual de contratar los servicios de Jack Shaheen, asesor en el plat sobre poltica racial, lo que result en lo que fue recibido por la crtica como uno de los mejores filmes de su gnero en una generacin, Three Kings [Tres reyes] (1999).[vi] Puede que no sea por coincidencia que la compaa matriz de Warner Brothers, Time Warner, est menos ntimamente ligada a la industria de armamentos o a la pandilla neoconservadora.

Pero para tener una idea de lo que sucede con las pelculas cuando se eliminan los intereses multinacionales de la industria, hay que considerar al distribuidor independiente Lions Gate Films, que no deja de ser en mucho parte del sistema capitalista (formado en Canad por un banquero de inversiones) pero que no est comprometido con una corporacin matriz multimillonaria con mltiples intereses. Aunque Lions Gate ha generado una buena cantidad de productos polticamente vagos y sangrientos, tambin ha sido responsable del cine poltico popular ms atrevido y original de los ltimos diez aos, criticando el corporativismo en American Psycho (2000), la poltica exterior de EE.UU. en Hotel Rwanda (2004), el trfico de armas en Lord of War [El seor de la guerra] (2005), el sistema de salud de EE.UU. en Sicko de Michael Moore (2007), y el establishment de EE.UU. en general en The U.S. vs. John Lennon (2006).

Apenas hay que volver a sealar que Hollywood es impulsado por el deseo de ganar dlares que por la integridad artstica. Como tal, el cine est abierto a la publicidad por emplazamiento en una variedad de formas, desde juguetes, a coches, cigarrillos, e incluso armas ultramodernas (de ah las gracias especiales a Boeing en los crditos de Iron Man (2008)). Menos obvio, sin embargo y mucho menos investigado es cmo los intereses de las propias sociedades matrices de los estudios tienen impacto en el cine tanto en los mbitos sistmicos como individuales. Esperamos ver que la atencin crtica pase a los productores en ltima instancia de esas cintas para ayudar a explicar su contenido desradicalizado, y para finalmente ayudar a las audiencias a tomar decisiones informadas sobre lo que consumen. Mientras levantamos la vista de nuestras palomitas de maz, vale la pena recordar que tras la magia de las pelculas estn los magos de las relaciones pblicas corporativas.

.

Matthew Alford es autor del prximo libro: Projecting Power: American Foreign Policy and the Hollywood Propaganda System. Robbie Graham es Catedrtico Asociado en Cine en Stafford College.

NOTAS

[i] De manera inolvidable, Cruise declar su amor por Katie Holmes mientras brincaba de arriba abajo en Oprah (el chat show, no la mujer).

[ii] La lista 2008 Fortune Global 500 coloc a General Electric en el N 12 con ingresos de 176.000 millones de dlares, Sony estaba en el N 75, Time Warner en el 150, The Walt Disney Company en el 207, y News Corp en N 280. Como comparacin, Coca Cola est en el N 403.

[iii] Es interesante, que el presidente de Disney, Michael Eisner, haya estado personalmente involucrado en el retiro del show Politically Incorrect de Bill Maher despus que el presentador cometi el pecado capital de decir que el uso de misiles crucero por EE.UU. era ms cobarde que los ataques del 11-S, y que Eisner convoc a Maher a su oficina para darle una paliza segn Mark Crispin Miller en The Nation.

[iv] Un caso menos convincente pero igualmente fascinante puede presentarse sobre la fuerte influencia poltico/econmica sobre la distribucin de la satrica ciencia ficcin They Live [Estn vivos] (1988), que represent el mundo dirigido por una fuerza invasora de malignos extraterrestres, aliados con el establishment de EE.UU. La cinta fue bien recibida por los crticos (con las notables excepciones del New York Times y del Washington Post) y abri como nmero uno en la taquilla. Recuper fcilmente su inversin de 4 millones de dlares durante el fin de semana, y aunque haba cado al cuarto lugar durante el segundo fin de semana, gan 2,7 millones de dlares. El estudio distribuidor, Universal Pictures, public un anuncio durante su presentacin que mostraba a un extraterrestre esqueltico parado detrs de un podio en traje y corbata, con una grea parecida a la de Dan Quayle, el nuevo vicepresidente electo de EE.UU. de entonces. La eleccin presidencial acababa de tener lugar unos pocos das antes, el 8 de noviembre. El actor secundario Keith David seal: No es que nadie sea paranoide pero repentinamente uno no poda verlo. [Estn vivos] en cualquier sitio era, como, un rapto.

[v] Dijimos en otro sitio que representantes de Universal asistieron a la proyeccin. Fue un error.

[vi] Shaheen tambin asesor posterior Syriana (2005) de Warner Bros.

Copyright Matthew Alford, Global Research, 2009

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12465



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter