Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2009

En la muerte de Victor Kiernan, historiador marxista, escritor y lingista que desafi el credo imperialista

Tariq Ali
The Independent


Victor Kiernan, profesor emrito de Historia moderna en la Universidad de Edimburgo, fue un erudito historiador marxista con un amplsimo abanico de intereses que, virtualmente, abarcaba todos los continentes. Su pasin intelectual se distribua a partes iguales entre la historia y la poltica radical, las lenguas clsicas y la literatura universal.

Su inters por las lenguas comenz a desarrollarse en su hogar, en el Manchester meridional. Su padre trabajaba para el Manchester Ship Canal como traductor de castellano y portugus, y el joven Vctor se haba hecho ya con estas lenguas antes de entrar en la Escuela de gramtica de Manchester, en donde aprendi griego y latn. Su temprano amor por Horacio su poeta favorito fructific en un libro posterior. Fue la Trinity College, en Cambridge, en donde estudi historia. Imbuido del ambiente antifascista y como tantos otros, adhiri al Partido Comunista britnico.

A diferencia de otros distinguidos colegas suyos en el grupo de historiadores del Partido Comunista fundado en 1946 (Eric Hobsbawm, Christopher Hill, Rodney Hilton, Edward Thompson), Kiernan escribi mucho sobre pases y culturas muy alejados de Gran Bretaa y Europa. Los prrafos que abren un ensayo sobre la monarqua escrito en 1989 y publicado en la New Left Review ofrecen una buena cata del hombre que los escribi:

En China, un trono inmemorial se desplom en 1911; India tir a la papelera sus rajs y nawabs no bien gan su independencia en 1947; en Etiopa, el Len de Judea ha terminado por dejar de rugir. La monarqua sobrevive en raros rincones de Asia; y en Japn y Gran Bretaa. En Asia, la santidad ha sido a menudo hereditaria, y puede reportar unos confortables ingresos para los remotos descendientes de los hombres santos; en Europa, la monarqua hereditaria tiene algo de ese carcter numinoso. En ambos casos, ha funcionado la oscura percepcin de un flujo invisible de fuerzas vitales que pasan de generacin en generacin, vinculando las series infinitas. Un sentimiento muy primitivo puede asomar inopinadamente debajo del chaleco civilizado.

Nociones derivadas de una magia antigua ayudaron a los monarcas absolutos europeos a convencer a los contribuyentes de que todo el bienestar de un pas, y aun su supervivencia, estaba uncido a quien era su caudillo por la gracia de Dios. Los emperadores mogoles aparecan a diario por el balcn para que sus sbditos, al verlos, quedaran satisfechos y convencidos de que las cosas iban bien. Los prncipes rajput cabalgaban a diario por sus pequeas capitales por idntica razn. Desde entonces, ha desaparecido todo vestigio de importancia prctica de la corona para el bienestar pblico, pero, de uno u otro modo, en Gran Bretaa, la existencia de la Familia Real parece sugerir subliminalmente a las gentes que todo va a ir bien para todos Las cosas de hoy en da pueden ser de arcaica raigambre; por otro lado, las cosas antiguas no son a menudo sino inventos relativamente recientes, y el sentimiento monrquico en la Gran Bretaa de nuestros das es, por mucho, un producto artificial.

El conocimiento que de la India tena Kiernan era de primera mano. Estuvo all entre 1938 y 1946, estableciendo contacto y organizando crculos de estudio con comunistas locales y enseando en Aitchison College (antes, Chiefs College), una institucin creada para educar a la nobleza india conforme al programa sugerido por Lord Macaulay. Lo que los estudiantes la mayora, botarates sin nada en la cabeza sacaron de Kiernan nunca se ha sabido a ciencia cierta, pero uno o dos de los mejores abrazaron luego ideas polticas radicales. Reconforta pensar que, a lo mejor, fue gracias a Kiernan. La experiencia le ense mucho sobre el imperialismo, y en un rimero de libros asombrosamente bien escritos, se explay sobre los orgenes y la evolucin del Imperio Norteamericano, sobre la colonizacin espaola de la Amrica meridional y sobre otros imperios europeos.

Lleg a hablar con fluidez persa y urdu, y tuvo encuentros con Iqbal y el joven Faiz, dos de los mayores poetas que ha producido la India septentrional. Tradujo a ambos al ingls, lo que no jug un papel menor en la ampliacin de su audiencia en una poca en que las lenguas imperiales eran totalmente dominantes. Su interpretacin de Shakespeare ha sido muy subestimada, pero si se incorporara a la bibliografa de los cursos acadmicos, sera un sansimo antdoto contra la momificacin.

Se cas con la bailarina y activista teatral Shanta Gandhi en 1938 en Bombay, pero se separaron antes de que Kiernan abandonara la India en 1946. Casi cuarenta aos despus, cas con Heather Massey. Cuando coincid con l poco despus, me confes que el matrimonio lo haba rejuvenecido intelectualmente. Los escritos posteriores de Kiernan lo confirmaron.

Se mantuvo durante toda su vida tenazmente fiel a las ideas marxistas, mas sin traza de rigidez ni ademn de malhumor. No era hombre de rebajarse al ltimo grito de la moda, y despreci la ola postmodernista que, trocando la historia por trivialidades, se abati sobre la vida acadmica en los 80 y los 90. Indignado con los comentarios triunfalistas dominantes que proclamaban las virtudes del capitalismo, escribi una concluyente refutacin de los mismos, El capitalismo moderno y sus pastores, publicada tambin por la New Left Review en octubre de 1990:

El capital mercantil y el capital usurero han sido ubicuos, pero, por s mismos, no han aportado cambio significativo alguno al mundo. Es el capital industrial el que ha trado consigo un cambio revolucionario, el que se convirti en la va de una tecnologa cientfica capaz de transformar la agricultura, no menos que la industria; la sociedad, no menos que la economa. El capitalismo industrial asom por aqu y por all antes del siglo XIX, pero, al menos como fenmeno de cierta envergadura, parece haber sido rechazado como si de un injerto extrao se tratara, como algo demasiado innatural para lograr difusin. Ha sido una rara aberracin en el discurrir de los asuntos humanos, una mutacin abrupta. Se precisaron fuerzas ajenas a la vida econmica para afianzarlo; slo circunstancias muy complejas, excepcionales, pudieron engendrar, o mantener vivo, el espritu empresarial. Siempre ha habido formas mucho ms fciles de ganar dinero que la inversin industrial a largo plazo y el horrsono rechinar de la maquinaria fabril. [El banquero] J.P. Morgan prefera quedarse sentado en un saloncito trasero de Wall Street fumando habanos y jugando al solitario, esperando a que el dinero viniera a l. Los ingleses, primeros en descubrir la va industrial, no tardaron mucho en desertar de ella, trocndola por parecidos saloncitos en la City [financiera de Londres], o buscando vas laterales, atajos o Eldorados coloniales.

La crisis actual no le habr sorprendido en absoluto. Como si lo estuviera oyendo: el capital ficticio carece de futuro.

Tariq Ali es miembro del consejo editorial de SIN PERMISO . Su ltimo libro publicado es The Duel: Pakistan on the Flight Path of American Power  [hay traduccin castellana en Alianza Editorial, Madrid,2008: Pakistn en el punto de mira de Estados Unidos: el duelo].

Traduccin para www.sinpermiso.info : Mnima Estrella

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2398



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter