Portada :: Mundo :: Claves para entender Ucrania
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2004

Ucrania: Los restos de la guerra fra

Augusto Zamora R.
El Mundo


La crisis derivada de las elecciones en Ucrania, con Rusia a un lado y la OTAN (EEUU y la UE) por otro, retrotrae a los duros tiempos de la Guerra Fra. Segn dicen, el candidato ganador, Yanukovitch, es prorruso, y el perdedor, Yushchenko, prooccidental. Cada bando defiende a su candidato, no por filias graciosas, sino por razones geopolticas de fondo, con la democracia como juego pirotcnico que oculta los intereses en juego.

Para Occidente, con EEUU a la cabeza, se trata de llevar a la presidencia de Ucrania a un poltico que, segn sus clculos, se distanciar de Rusia y favorecer los intereses occidentales en el pas ms estratgico para Mosc. Yushchenko aparece como la persona idnea para situar a Ucrania en la rbita atlantista, propinando un golpe demoledor a las aspiraciones rusas de salvaguardar su rea histrica de influencia. Un ingreso ucraniano en la OTAN devolvera a Rusia a los lmites que tena en el siglo XVI y dejara a EEUU y sus aliados en una posicin ideal para amenazar y desestabilizar Rusia, que entre otros puntos vitales podra perder la esencial base de Sebastopol, sede de la flota del Mar Negro.

Para entender el juego, debe recordarse que, desde el derrumbe de la URSS, la OTAN no ha cesado de avanzar hacia la frontera rusa. En abril de 1999, a raz del 50 aniversario de la OTAN, la organizacin se arrog incluso el derecho de actuar en toda la zona euroatlntica, entendiendo por sta la que va de Lisboa a Vladivostok, sin requerir permiso del Consejo de Seguridad, lo que le permitira burlar a Rusia. Aquella declaracin de la OTAN fue seguida de la guerra contra Yugoslavia, que Rusia resinti agudamente.

En una maniobra de tenaza dirigida a arrinconar a Mosc, la OTAN avanza desde Europa (lo ltimo fue el ingreso en la OTAN de los tres pases blticos) y EEUU lo hace en el Cucaso y Asia Central, con bases militares en Georgia, Uzbekistn y Kirguizistn. Rusia ha respondido fortaleciendo su presencia militar ah (tres nuevas bases en Asia desde 2002) y ofreciendo ayuda econmica a las ex repblicas soviticas. La pugna continua sin tregua y, presionado por la agresividad de EEUU, Putin, que no es Yeltsin, ha decidido reforzar el poder nuclear ruso, dotndolo de un tipo de misiles que no posee ningn pas.

No debe extraar que Rusia maniobre para preservar el vnculo ruso-ucraniano, como comprensible se vera que EEUU considerara casus belli todo intento de colocar a un gobierno antinorteamericano en Mxico. A nadie sensato en Europa puede interesarle que Rusia se sienta arrinconado y rodeada de pases hostiles. La seguridad y el futuro de la UE necesitan de una Rusia cooperadora, estable y sin temor a enemigos externos. De otra forma, como Rusia no renunciar a su papel de gran potencia, Europa y el mundo se exponen a conflictos de resultados inciertos. Francia, en 1919, quiso una Alemania aislada y derruida. Tarde comprendi Europa las consecuencias de aquella poltica revanchista. EEUU, hoy, quiere ver a Rusia como Francia a Alemania. Pero Rusia posee 30.000 cabezas nucleares y con un poder de esa magnitud no caben los aventurerismos. En sta, como en tantas otras cuestiones, los intereses europeos difieren notablemente de los de EEUU.

Augusto Zamora R. es profesor de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales en la Universidad Autnoma de Madrid




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter