Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-03-2009

Patxi Lpez reivindica su legitimidad para dirigir el cambio en el Pas Vasco
El sueo, pesadilla

Pello Urzelai
Berria

Traducido para Rebelin por Ramon Bofarull


Despus de saber los resultados, Patxi Lpez ha reivindicado su legitimidad para dirigir el cambio. Asimismo, ha mostrado su intencin de presentar su candidatura a lehendakari. Pero en poltica dos y dos no siempre suman cuatro. Para empezar, Patxi Lpez tiene un problema grande de legitimidad: ha logrado la mayora absoluta gracias a la ilegalizacin de la izquierda abertzale. Sin ella no habra logrado reunir los 38 escaos. Desde el punto de vista del Partido Socialista, eso no debera ser ningn problema, pero existe un problema de legitimidad porque la otra mitad del Parlamento vasco no aprueba la ilegalizacin. Siempre le podrn recordar el pecado original. Pero los problemas de legitimidad de Patxi Lpez no se acaban ah. La propia base del cambio est en cuestin: cambio con el apoyo del PP y la UPD? Tiene algn crdito un cambio formado con tales mimbres? Al cabo, el espacio entre lo que se quiere y lo que se puede hacer es demasiado grande como para hacer viable el proyecto.

Considerando la composicin del Parlamento vasco, el PSE-EE tiene muy difcil gobernar en minora, entre dos espacios contrapuestos, sin caminos intermedios. Si Ezker Batua hubiera obtenido mejores resultados, habra podido buscar un apoyo intermedio, pero un solo diputado no le sirve. Es imposible que Patxi Lpez diga que quiere formar un gobierno de todos si manda a la oposicin al partido que ha ganado las elecciones. Son intenciones incompatibles.

Segn lo explicado antes y despus de las elecciones por el propio Patxi Lpez y otros dirigentes socialistas ─ayer, por ejemplo, Jos Blanco y Jos Antonio Pastor─, parece que mantienen el sueo de llegar a la Lehendakaritza. Pero saben que puede convertirse en misin imposible. Como el mito de Ssifo, subir la piedra montaa arriba para que caiga de nuevo y empezar otra vez de cero. El sueo, al cabo, puede convertirse en pesadilla. No slo para el partido socialista. Tambin para el PNV puede convertirse en pesadilla la nueva situacin si finalmente, como Artur Mas y CiU, se queda fuera del gobierno. Cmo puede intentar evitar esa situacin? La segunda votacin se jugar en los despachos, pero el PNV lo tiene difcil, porque el sueo del PSE es tambin obsesin.

Berria, 3 de marzo de 2009

http://www.berria.info/m1/testua_ikusi.php?id=4966&mota=analisia



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter