Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2009

Slo cumpla rdenes!
Cmo tomar, o no tomar, en serio la tortura

William Blum
ICH

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


En Camboya se esfuerzan de nuevo por realizar procesos para llevar ante la justicia a algunos antiguos altos responsables de los jemeres rojos por sus crmenes de guerra y crmenes contra la humanidad entre 1975 y 1979. El acusado actual en un juicio organizado por Naciones Unidas, Kaing Guek Eav, quien fue el jefe de un centro de torturas de los jemeres rojos, confes haber cometido atrocidades, pero insiste en que estaba actuando bajo rdenes, (1) Como todos sabemos, es la defensa rechazada por el Tribunal de Nuremberg en el caso de los acusados nazis. Todos lo saben verdad? Nadie otorga valor alguno a una defensa semejante verdad? Hacemos chistes sobre nazis declarando: Slo estaba cumpliendo rdenes! ("Ich habe nur den Befehlen gehorcht!")

Pero los gobiernos de Bush y de Obama se han pronunciado a favor de esa defensa. Veamos lo que dice el nuevo jefe de la CIA, Leon Panetta: Lo que he expresado como una preocupacin, como lo ha hecho el presidente, es que los que operaron siguiendo reglas suministradas por el Fiscal General en la interpretacin de la ley [respecto a la tortura] y segn esas reglas no deberan ser sancionados. Y yo no apoyara, obviamente, una investigacin o un procesamiento de esos individuos. Pienso que hicieron su trabajo. (2) Operando segn las reglas haciendo su trabajo es, por cierto, lo mismos que cumpliendo rdenes.

La Convencin contra la Tortura de Naciones Unidas (adoptada por primera vez en 1984), que ha sido ratificada por EE.UU., dice bien claro: Una orden de un oficial superior o de una autoridad pblica no puede ser invocada como una justificacin de la tortura. La Convencin contra la Tortura promulga una prohibicin contra la tortura que es una piedra angular del derecho internacional y un principio equivalente a la prohibicin contra la esclavitud y el genocidio.

Por cierto, los que dan las rdenes no son menos culpables. El da mismo de la toma de posesin de Obama, el relator especial sobre la tortura de la ONU invoc la Convencin al llamar a EE.UU. a proceder jurdicamente contra el ex presidente George W. Bush y el ex secretario de defensa Donald Rumsfeld por tortura y maltrato de prisioneros de Guantnamo. (3)

En diversas ocasiones, el presidente Obama ha indicado su renuencia a presentar acusaciones de crmenes de guerra contra funcionarios de Bush, al expresar puntos de vista como: No creo que nadie est por sobre la ley. Por otro lado tambin creo que tenemos que mirar hacia adelante en lugar de mirar hacia atrs. Es la misma excusa que el Primer Ministro camboyano Hun Sen ha dado para no castigar a dirigentes jemeres rojos. En diciembre de 1998 afirm: Deberamos cavar un hoyo y enterrar el pasado y mirar adelante hacia el Siglo XXI para empezar de nuevo. (4) Hun Sen ha estado en el poder todos los aos desde entonces, y ningn dirigente jemer rojo ha sido condenado por su papel en el histrico asesinato masivo.

Y al no investigar a funcionarios de Bush, Obama est ciertamente diciendo que estn por sobre la ley. Como lo han estado los funcionarios jemeres rojos. Michael Ratner, profesor de la Escuela de Derecho de Columbia y presidente del Centro por Derechos Constitucionales, dijo que el procesamiento de funcionarios de Bush es necesario para fijar la futura poltica contra la tortura. La nica manera de impedir que esto vuelva a ocurrir es asegurar que los que fueron responsables por el programa de tortura paguen el precio correspondiente. No veo cmo podamos recuperar nuestra estatura moral si permitimos que los que estuvieron ntimamente involucrados en los programas de tortura simplemente salgan de la escena y conduzcan vidas en las que no tengan que rendir cuentas. (5)

Una razn para el no procesamiento puede ser que juicios serios de los numerosos funcionarios de Bush que contribuyeron a las polticas de tortura podran revelar las diversas formas de no-oposicin y colaboracin del Partido Demcrata.

Tambin habra que sealar que EE.UU. apoy a Pol Pot (quien muri en abril de 1998) y a los jemeres rojos durante varios aos despus que fueron expulsados del poder por los vietnamitas en 1979. Ese apoyo comenz bajo Jimmy Carter y su Consejero Nacional de Seguridad, Zbigniew Brzezinski, y continu bajo

Ronald Reagan. (6) Una persistente amargura de los partidarios de la guerra fra estadounidenses hacia Vietnam, la pequea nacin que el monumental poder de EE.UU. no haba podido derrotar, y su aparente cercana a la Unin Sovitica, parece ser la nica explicacin de esa poltica. La humillacin tiene races profundas cuando se es una superpotencia.

Tampoco hay que olvidar en esa compleja moraleja que es muy probable que los jemeres rojos jams habran llegado al poder, ni siquiera hubieran hecho un intento serio por lograrlo, si no fuera por el masivo bombardeo de saturacin de Camboya en 1969-1970 y el derrocamiento apoyado por EE.UU. del prncipe

Sihanouk en 1970 y su reemplazo por un hombre estrechamente vinculado a EE.UU. (7). Gracias, Richard Nixon y Henry Kissinger. Bien hecho!, muchachos.

A propsito, si todava no os repugnan muchos de los nombramientos de Obama, escuchad cmo James Jones inici su discurso en la Conferencia de Munich sobre Poltica de Seguridad el 8 de febrero: Gracias por ese maravilloso tributo de ayer a Henry Kissinger. Como el ms reciente Consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., recibo mis rdenes diarias del doctor Kissinger. (8)

Para terminar, el Tribunal Supremo espaol anunci recientemente que iniciara una investigacin de crmenes de guerra de un ex ministro de defensa israel y de otros seis altos funcionarios de seguridad por su papel en un ataque de 2002 en el que se asesin a un comandante de Hams y a 14 civiles en Gaza. [9] Espaa ha sido desde hace un cierto tiempo el principal campen de la jurisdiccin universal para las violaciones de derechos humanos como en su acusacin del dictador chileno Augusto Pinochet hace una dcada. El caso israel tuvo que ver con el lanzamiento de una bomba contra la casa del lder de Hams; la mayor parte de los muertos fueron nios. EE.UU. hace lo mismo cada da de por medio en Afganistn o Pakistn. Ante la negativa de presidentes estadounidenses de invocar incluso su jurisdiccin nacional respecto a funcionarios de EE.UU. que son al mismo tiempo criminales de guerra, slo podemos esperar que alguien recuerde a las autoridades espaolas unos pocos nombres, nombres como Bush, Cheney, Rumsfeld, Powell, Rice, Feith, Perle, Yoo, y unos pocos otros; que falta una pieza, una pieza que tiene forma de conciencia. Ni siquiera existe la necesidad de basarse slo en el derecho internacional, porque existe una ley estadounidense contra crmenes de guerra, aprobada por un Congreso dominado por los republicanos en 1996. (10)

El notable columnista israel, Uri Avnery, al escribir sobre el caso israel, trat de capturar el espritu de la sociedad israel que produce semejantes criminales de guerra y crmenes de guerra. Seal: Este sistema adoctrina a sus alumnos en un violento culto tribal, totalmente etnocntrico, que slo ve el conjunto de la historia del mundo una interminable historia de victimizacin de los judos. Es una religin de Pueblo Elegido, indiferente a otros, una religin sin compasin hacia cualquiera que no sea judo, que glorifica el genocidio decretado por Dios descrito en el libro bblico de Josu. (11)

No habra que sustituir mucho para aplicar esa declaracin a EE.UU. como ser estadounidense por judo y excepcionalismo estadounidense por un Pueblo Elegido.

Notas

1. Associated Press, 1 de agosto de 2008 ↩

2. Conferencia de prensa, 25 de febrero de 2009, transcripcin por Federal News Service ↩

3. Agence France Presse (AFP), 20 de enero de 2009 ↩

4. New York Times, 29 de diciembre de 1998 ↩

5. Associated Press, 17 de noviembre de 2008 ↩

6. See William Blum, "Rogue State",Xaprutlo 10 ("Supporting Pol Pot") ↩

7. See William Blum, "Killing Hope", captulo 20 ("Cambodia, 1955-1973") ↩

8. http://www.realclearpolitics.com/articles/2009/02/jones_munich_conference.html

9. Agencia noticiosa Reuters, 30 de enero de 2009 ↩

10. The War Crimes Act (18 U.S.C. 2441) ↩

11. Haaretz, destacado peridico israel, 30 de enero de 2009 ↩

William Blum es autor de:

* Killing Hope: US Military and CIA Interventions Since World War 2

* Rogue State: A Guide to the World's Only Superpower

* West-Bloc Dissident: A Cold War Memoir

* Freeing the World to Death: Essays on the American Empire

Se pueden leer pasajes de los libros, o comprar copias firmadas en www.killinghope.org


http://informationclearinghouse.info/article22160.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter