Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-03-2009

Cambio de mesa y de juego

Pello Urzelai
Berria

Traducido para Rebelin por Ramon Bofarull


El proceso poselectoral ha tomado velocidad. La competicin por la Lehendakaritza empez la misma noche electoral. En el caso del PNV y del PSE-EE, las declaraciones a la sazn realizadas se hicieron con la vista puesta en Ajuria Enea. La guerra dialctica ha seguido desde el da siguiente; primero en los medios de comunicacin y despus en la primera reunin entre ambos partidos. Visto el resultado de la reunin, esto es, que el PSE-EE no quiere renunciar a la oportunidad de hacerse con la Lehendakaritza, el PNV ha tenido que mostrar sus cartas: ha difundido una propuesta hecha a la medida del PSE-EE. As, el PNV ha querido dejar patente la ambicin del partido socialista, que slo le interesa la silla de Ajuria Enea, pero al mismo tiempo se ha dejado en evidencia a s mismo.

El documento que el PNV ha presentado al PSE-EE es una propuesta hecha a la medida del partido socialista, realizada con la intencin de poner difcil el decir que no. Pero eso demuestra que est dispuesto a dejar de lado algunos de los principales ejes del mandato de Ibarretxe. En el primer punto, limita la pluralidad poltica de la sociedad vasca a los que han logrado representacin en el Parlamento vasco, excluyendo a la izquierda abertzale de esa pluralidad. El segundo principio es priorizar el dilogo y colaboracin entre diferentes, esto es, la tranversalidad. Otro punto de la oferta del PNV es la estabilidad de las instituciones, de la Comunidad Autnoma Vasca y de Espaa. En este documento el PNV se ha alejado notoriamente de su programa electoral y de su discurso de campaa. Al cabo de pocas horas ha mostrado un rostro muy diferente. No obstante, eso no ha sido suficiente para colmar los deseos del PSE-EE, porque, segn todas las apariencias, ste no est dispuesto a renunciar a la Lehendakaritza.

Estos movimientos de las negociaciones iniciales son suficientes para ver varias intenciones ocultas. Por ejemplo, que, para poder mantener el dominio de aos, al PNV le interesa neutralizar lo mximo posible a la izquierda abertzale. Si hubiera logrado una mayora absoluta favorable en el Parlamento vasco, habra tenido ms fcil ese objetivo: la izquierda abertzale habra tenido que soportar dos presiones; la de la ilegalizacin y del acoso policial, por un lado, y la de Aralar (convertido, adems, en el principal sustento de un hipottico gobierno del PNV), por el otro. Pero la moneda ha cado del otro lado. La mayora ha quedado a favor del PSE-EE, reforzando la posicin del Estado en el Pas Vasco. Paradjicamente, esta situacin puede ser mejor para la izquierda abertzale. Si el PNV pasara a la oposicin, podra tener mayor oportunidad para formar una alternativa independentista, con menor presin poltica, en caso de acertar el camino. El Estado siempre estrechar el cerco sobre la izquierda abertzale, intentar que se rinda, pero el partido socialista tiene ms espacio para adecuar su estrategia, para compatibilizarla con el objetivo de quitarle poder al PNV.

En una situacin extrema, y considerando el apoyo reunido el domingo, la izquierda abertzale ha demostrado que tiene una base slida y fiel. Acaso esa base no sea de por s suficiente para transformar la situacin poltica, pero puede ser un punto de partida para poder realizar movimientos. Con la ilegalizacin ha cambiado la correlacin de fuerzas en el Parlamento y, como consecuencia, puede cambiar el terreno de juego poltico. Todos los agentes tendrn que adecuarse a la nueva mesa de juego.

Berria, 8 de marzo de 2009

http://www.berria.info/paperekoa/harian/2009-03-08/010/008/Taula_eta_joko_aldaketa.htm

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter