Portada :: Economa :: Especial "El capitalismo cruje"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2009

Cerrarn los parasos fiscales?

Juan Hernndez Vigueras
Pblico


La pasada reunin en Berln de siete pases europeos, incluida Espaa, para preparar la prxima cumbre del G-20 en Londres apunta, lo mismo que los anteriores acuerdos de Washington, hacia la transparencia financiera; pero la cruda realidad es que no plantean explcitamente la supresin de los centros offshore o parasos fiscales, cuya desaparicin antes de 2006 prevea la OCDE en su fracasado proyecto. Porque, ms all de la nula o baja fiscalidad, constituyen un sector de los mercados financieros globales, con la ventaja competitiva de la opacidad, y forman parte de la banca en la sombra que los gobiernos han respetado al concederles ayudas y avales a los bancos en dificultades.

Y es que la supresin de los parasos fiscales requerir tocar la libertad de los movimientos de capitales y otros aspectos del actual orden internacional. Eso se vio claramente en febrero de 2008 en el debate de la Cmara de los Comunes britnica sobre si la nacionalizacin del Northern Rock Bank abarcaba o no tambin a la entidad Granite, domiciliada en la isla de Jersey y ligada al banco, pero propiedad de un fideicomiso benfico registrado en otro paraso fiscal. Esta empresa se haba empleado para la emisin de bonos respaldados por el banco hasta que estall la crisis en el verano de 2007 y quebr el negocio porque ya no poda refinanciar los prstamos.

El neoliberalismo an dominante niega el papel de los mecanismos offshore en la crisis financiera, que ya se revel en verano de 2007 con la quiebra de los dos fondos de alto riesgo o hedge funds del entonces quinto banco de inversiones, Bear Stearns. Dichos fondos estaban registrados en las Islas Caimn como simples letterbox companies (buzones de correos), a los cuales se les concedan prstamos apalancados, es decir, con un endeudamiento superior a su capital, para que especularan con valores respaldados por hipotecas subprimes. Operativas similares fueron utilizadas por los Landenbanken los bancos regionales alemanes rescatados luego con dinero pblico, por el franco belga Dexia, el conglomerado asegurador AIG de EEUU y los hedge funds de Madoff (vase www.laeuropaopacadelasfinanzas.com).

Los llamados parasos fiscales son parte del denominado shadow banking system (sistema bancario en la sombra), como se denomina a un sector subalterno de la gran banca surgido para atraer a los grandes inversores con los fondos de alto riesgo y los instrumentos estructurados (ABS, SIV, etc.). La llamada ingeniera financiera desarroll la titulizacin o conversin de crditos/deudas en activos financieros comercializables en los mercados mundiales, gracias a la libertad de los movimientos internacionales de capitales con escasa supervisin. Como en noviembre de 2007 denunciaba el fundador de la firma financiera estadounidense Pimco, Bill Gross, ese sistema bancario desregulado y oculto era libre para crear mgica y msticamente prstamos hipotecarios subprime y luego empaquetar en una caterva de conductos (conduits) de tres letras que nicamente podan explicar los magos de Wall Street.

En la larga etapa de crecimiento econmico y finanzas globalizadas, esta operativa paralela permita, en primer lugar, desvincular del banco matriz la propiedad de los activos financieros negociados mediante vehculos en los parasos fiscales offshore. As se gestionaba toda clase de operaciones opacas fuera de la contabilidad oficial de la banca con el fin de sortear la supervisin de los bancos centrales, con el catastrfico resultado final.

En segundo lugar, se diseminan los riesgos en las operaciones de compraventa de activos financieros encadenando transacciones que pasan por diversos centros offshore; facilitadas por el espacio financiero europeo sin fronteras para los fondos y sin supervisor comunitario. De modo que los impagos de deudas hipotecarias en Michigan, convertidas en ttulos adquiridos por otros bancos, se convirtieron en prdidas para ahorradores espaoles.

En tercer lugar, para las grandes operaciones se practica, desde entidades en parasos fiscales offshore, el denominado arbitraje regulatorio o legislativo, que designa la posibilidad de optar o de combinar diferencias entre las diversas legislaciones nacionales o jurisdiccionales, tanto en fiscalidad como en la regulacin y el grado de control y supervisin financiera.

La banca en la sombra, responsable de la especulacin y de las burbujas financieras e inmobiliarias en los aos anteriores a la crisis, segn los analistas crticos, habra producido la mitad del nuevo crdito generado en los EEUU; y la financiacin de esos instrumentos innovadores ligados a centros offshore, que obtenan efectivo barato a corto plazo, alcanzaba el pico de los 1,2 billones de dlares en el verano de 2007, mientras que en aos anteriores haba oscilado entre los 600 y los 700.000 millones (Financial Times, 16-12-2007).

Obviamente, la crisis financiera produjo el progresivo desmantelamiento parcial de esa operativa bancaria offshore, reflejado en la contabilidad de los bancos matrices con prdidas millonarias y reduciendo al mismo tiempo su volumen. Pero sin llegar a la desaparicin de sus instrumentos bancarios opacos, porque ni las nacionalizaciones sui gneris ni las ayudas ni avales de los gobiernos de la Unin Europea han exigido a la banca la supresin de filiales y sociedades instrumentales en parasos fiscales como solicit Attac-Espaa al Gobierno en 2005 y que el G-20 tendr que abordar en serio para superar la crisis del sistema.

Juan Hdez. Vigueras es Autor de La Europa opaca de las finanzas y sus parasos fiscales offshore.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter