Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2009

La lgica mortal del capitalismo

Tariq Al
The Nation


El socialismo est de moda. Ahora todos somos socialistas, declara el Newsweek. Tal y como lo dice la derecha, vivimos actualmente en los Estados Unidos Socialistas de Europa. Pero qu tienen que decir de la crisis econmica global quienes se definen como socialistas (y sus amigos progresistas)?

La crisis que est enfrentando el capitalismo es una vvida demostracin de la insulsez que subyace en el atractivo de la globalizacin (alias el consenso de Washington) como un mantra para todo, todas las pocas, todos los pases y todos los continentes. El desempleo masivo una vez ms castiga al capitalismo mundial avanzado, del mismo modo que lo ha hecho a lo largo de los treinta y cuatro ciclos econmicos desde 1854. El plano que ofrecen Eherenreich y Fletcher de las condiciones actuales, subrayan las flaquezas de la izquierda en todos los aspectos, con lo que se plantean la vieja pregunta: qu hacer?

Antes de abordar la pregunta, unos puntos de desacuerdo. A pesar de la burla a aquellos de la izquierda quienes, en el pasado, vieron cada bajn como una oportunidad para proclamar que el fin del capitalismo estaba prximo, los autores caen en la misma trampa. Esta vez, nos dicen, el paciente no se levantar de la camilla. No estoy de acuerdo. El capitalismo siempre hizo frente a las crisis, que son parte de la lgica mortal de una economa basada en el sistema de mercado con apoyo del estado. Ya ha fallado muchas veces, pero se ha rehecho, inclusive durante los perodos en que tuvo que enfrentarse a desafos polticos de envergadura. No se debe subestimar su capacidad de adaptarse y sobrevivir aunque lo haga como siempre a costa de la mayora explotada.

Hasta que no emerja una alternativa econmica y sociopoltica viable, avizorada por una mayora como tal, no habr crisis final del capitalismo. Para salvarse a ellos mismos, las lites actuales considerarn aquellas propuestas a la crisis que preservan el status quo. La eleccin a la que se enfrentan domsticamente es entre establecer un servicio de crdito pblico y funcionamiento bancario orientado a reactivar el sector productivo, o sostener un desacreditado, desregulado Wall Street/City de Londres cuyas operaciones estn basadas en capital ficticio. Los rescates en Nueva York y Londres estn diseados para hacer lo segundo. Globalmente, es ms difcil aceptar una prdida del control atlanticista, pero si la presin contina creciendo, el bloque del Lejano Oriente puede sugerir un nuevo repertorio de instituciones basadas en el control multilateral y no en el control imperial, liderando el desmantelamiento pero tambin la renovacin.

Qu alternativas? Con la entrada despus de 1990 del capitalismo en Rusia, China, Vietnam, etc., las redes de comunicacin mundiales cacarearon que el capitalista Cenicienta haba derrotado a las hermanas feas, comunismo y socialismo. La mutacin fue experimentada por una mayora de los ciudadanos menos privilegiados del mundo como un desplome de todas las perspectivas anticapitalistas.

Un nuevo clima de cambio se desarroll lentamente: el Caracazo en 1989, Seattle una dcada despus, seguidos por el nacimiento del Foro Social Mundial para contrarrestar la ideologa de Davos, seguido por una panoplia de movimientos sociales de masas en Amrica del Sur. El dramtico desmoronamiento de la economa argentina condujo a los experimentos de autogestin obrera, ocupacin de fbricas y soviets (consejos) de distrito en Buenos Aires para discutir un futuro diferente. En Venezuela, Bolivia, Ecuador y Paraguay, el desafo de los movimientos sociales al orden neoliberal produjo gobiernos que representaban una nueva forma de democracia social radical que busca combinar las empresas del estado, socializadas, las cooperativas y las individuales y privadas de pequeo tamao. Estos gobiernos elegidos popularmente rompieron el aislamiento de Cuba y obtuvieron su ayuda en la construccin de infraestructuras sanitarias y educativas que benefician a la mayora. Si Cuba, por su parte, aprendi la importancia del pluralismo poltico de sus nuevos aliados, los resultados podran ser beneficiosos.

Lo que sucede en Amrica Latina es importante para los Estados Unidos. El patio trasero se ha removido. El gran nmero de poblacin hispnica del interior de Estados Unidos mantiene lazos con su pasado. El efecto ha sido a menudo negativo (por ejemplo, entre los cubanos en Florida, pero ah tambin el ambiente est cambiando). Los movimientos sociales en Amrica del Sur desafiaron la desregulacin y la privatizacin ms efectivamente que el trabajo organizado lo ha hecho en Amrica del Norte o en Europa Occidental. Si fuera adoptado en los Estados Unidos, este modelo podra formar una presin popular para un servicio sanitario nacionalizado, inversin masiva en educacin y reduccin del gasto militar, y en contra de los rescates para la industria de la automocin y las aerolneas arruinadas. Dejmoslas caer, de manera que la infraestructura del transporte pblico pueda ser construida sobre una base ecolgica sensata y un servicio ferroviario ms eficiente que sirva a las necesidades de todos. Sin accin de abajo, no habr cambio de arriba.

Tomado de Sin Permiso. Traduccin parawww.sinpermiso.info: Daniel Ravents



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter