Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2009

El caso Freeman es un tiro de advertencia a Obama

Robert Dreyfuss
TomDispatch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Introduccin del editor de TomDispatch

El caso Freeman es un tiro de advertencia a Obama

Es una fuerza todopoderosa el lobby de Israel en Washington? O ser que tal vez comienza a sentir miedo?

A juzgar por el desenlace del affaire de Charles W. ("Chas") Freeman de esta semana, podra parecer que el lobby israel est amedrentado. Desde un punto de vista ms amplio, sin embargo, la controversia sobre Freeman podra ser el Waterloo del lobby de Israel.

Recapitulemos. El 19 de febrero, Laura Rozan inform en ForeignPolicy.com que Freeman haba sido seleccionado por el almirante Dennis Blair, director de inteligencia nacional, para servir en un puesto clave como presidente del Consejo Nacional de Inteligencia (NIC). El NIC, el think tank interno de la comunidad de la inteligencia, recibe datos de 16 agencias de inteligencia y produce lo que se llama clculos nacionales de inteligencia sobre tpicos cruciales del da como gua para los responsables polticos en Washington. Freeman ofreca un currculo estelar para esa tarea: fluido en chino mandarn, ampliamente experimentado en Latinoamrica, Asia y frica, ex embajador de EE.UU. en Arabia Saud durante la primera Guerra del Golfo, y ex secretario adjunto de defensa durante el gobierno de Reagan.

Iconoclasta de humor rido y extrovertido, Freeman haba, sin embargo, cruzado una de las lneas rojas en Washington por su fuerte crtica a la relacin entre EE.UU. e Israel. Durante los aos, en los hechos, haba dirigido una crtica elocuente y poderosa a Israel. Horas despus de la publicacin del artculo en Foreign Policy, Steve Rosen, ex funcionario de AIPAC (Comit EE.UU.-Israel de Asuntos Pblicos), lanz en su blog derechista lo que pronto se convertira en un verdadero bombardeo crtico contra Freeman.

El propio Rosen ya ha sido acusado por el Departamento de Justicia de EE.UU. en un escndalo de espionaje por la transferencia de informacin confidencial a contactos externos, involucrando a un colega de AIPAC, a un ex funcionario en el Pentgono de Donald Rumsfeld, y a un funcionario en la embajada de Israel. Su blog, Obama Mideast Monitor, es patrocinado por el sitio en Internet Middle East Forum dirigido por Daniel Pipes, un derechista pro-israel de la lnea dura, cuyo Middle East Quarterly es, por su parte, editado por Michael Rubin del American Enterprise Institute. Durante aproximadamente dos semanas, Rosen public unos 19 artculos sobre la historia de Freeman.

La esencia de la crtica de Rosen se centr en la dura crtica del ex embajador hacia Israel. (No era ningn secreto. Freeman ha condenado repetidamente muchas polticas de Israel y tambin la relacin demasiado estrecha de Washington con Jerusaln. La brutal opresin de los palestinos por la ocupacin israel no da seales de terminar, dijo Freeman en 2007. La identificacin estadounidense con Israel se ha hecho total.) Pero Rosen, y los que siguieron su ejemplo, ampliaron sus ataques para hacer afirmaciones infundadas o exageradas, invocando citas y correos electrnicos fuera de contexto, y acusando a Freeman de ser un lobista pro-rabe, o de estar demasiado estrechamente identificado con Arabia Saud, y de ser displicente respecto al trato dado por China a los disidentes. Trataron de presentar al sobrio y conservador antiguo funcionario estadounidense como radical fantico, antisemita, y ttere del rey saud.

Del blog de Rosen, la virulencia contra Freeman se propag a otros blogs derechistas, sionistas, y neoconservadores, luego a los sitios en Internet de voceros neoconservadores como New Republic, Commentary, National Review, y Weekly Standard, que se refirieron a Freeman como marioneta saud. De ah, se expandi a The Atlantic y luego a las pginas editoriales del Wall Street Journal, en las que Gabriel Schoenfeld calific a Freeman de "despotricador contra Israel que mima a China, y al Washington Post, en el cual Jonathan Chait de New Republic calific a Freeman de fantico.

Partidarios incondicionales de Israel en el Congreso no tardaron en sumarse a la maniobra. Terminaron por incluir al representante Steve Israel y al senador Charles Schumer, ambos demcratas neoyorquinos; un grupo de miembros republicanos de la Cmara, dirigidos por John Boehner de Ohio, jefe de la minora, y

Eric Cantor de Virginia, jefe de los republicanos; siete miembros republicanos del Comit Selecto del Senado sobre Inteligencia; y, finalmente, al senador Joe Lieberman de Connecticut, quien se involucr en un duro intercambio con el almirante Blair en una audiencia del Senado.

Aunque Blair defendi enrgicamente a Freeman, los dos no tuvieron apoyo de una ansiosa Casa Blanca, que tom una actitud (para decirlo cortsmente) de no-intervencin. Ante la evidencia obvia, en realidad Freeman lleg a la conclusin de que, incluso si pudiera resistir la tormenta, su capacidad de realizar su trabajo, haba sido efectivamente torpedeada. Cualquier material que el Consejo Nacional de Inteligencia produjera bajo su autoridad, como me dijo Freeman en una entrevista, sera atacado instantneamente. Todo lo que produjera que fuera polticamente controvertido sera inmediatamente atribuido a mi persona como a una especie de poltico anormal y desacreditado, dijo.

El 10 de marzo, Freeman se resign, pero no sin protesta. En una carta a amigos y colegas, lanz un desafiante contraataque de partida que puede, de hecho, haber ayudado a cambiar la naturaleza misma de la poltica en Washington. Las tcticas del lobby de Israel llegan a lo ms profundo del deshonor y de la indecencia e incluyen el asesinato de caracteres, la distorsin selectiva de citas, la deformacin intencional del historial, la fabricacin de falsedades, y un extremo desdn por la verdad, escribi Freeman. El objetivo de ese lobby es controlar el proceso poltico mediante el ejercicio de un veto sobre el nombramiento de personas que disputen la sabidura de sus puntos de vista.

Freeman lo formul de manera ms metafrica en su conversacin conmigo: Fue una manera hermosa, como dicen los chinos, de matar a un pollo para asustar a los monos. Al destruir su nombramiento, afirm Freeman, el lobby de Israel esperaba intimidar a otros crticos de Israel y de la poltica de EE.UU. hacia Oriente Prximo que pudieran buscar puestos en el gobierno de Obama.

Sobre triunfos, histerias y pandillas

Queda por ver precisamente cuntos monos estn temblando. Ciertamente, el lobby de Israel alarde triunfante. Daniel Pipes, por ejemplo, elogi rpidamente el papel de Rosen en el derribo de Freeman:

La Organizacin Sionista de EE.UU., un grupo de presin de extrema derecha que apoya a Israel, envi Alertas de Accin de seguimiento a sus miembros, haciendo sonar ms campanas de alarma respecto a Freeman como parte de una campaa para movilizar a la opinin pblica y al Congreso. Entre bastidores, AIPAC utiliz silenciosamente su considerable influencia, especialmente con amigos y aliados en los medios. Y Chuck Schumer, quien haba ido trotando a la Casa Blanca para hablar con Rahm Emanuel, jefe de gabinete del presidente Obama, dijo despus sin ambages:

Numerosos periodistas, incluidos Max Blumenthal del sitio en Internet Daily Beast y Spencer Ackerman de Firedoglake, han documentado efectivamente el papel del lobby de Israel, incluido AIPAC, en el sabotaje del nombramiento de Freeman. De sus informes y otros, parece evidente que el lobby dej sus huellas digitales por todas partes sobre el cadver de Freeman en el Consejo Nacional de Inteligencia. (Por cierto, Joe Klein del Time, describi el ataque contra Freeman como asesinato, agregando que el trmino lobby no hace justicia a los mtodos de los diversos grupos de cabildeo, individuos, y publicaciones: Fue vctima de una pandilla, no de un lobby. La pandilla estaba compuesta primordialmente de neoconservadores judos.)

Por otra parte, el Washington Post en un editorial casi histrico, decidi pretender que el lobby de Israel no existe realmente, acusando en su lugar a Freeman de despachar una diatriba de chalado. El Post buf: El seor Freeman public el martes un sermoneo de dos pginas en el que se describi como vctimas de un Lobby tenebroso y siniestro Su declaracin fue una grotesca calumnia.

El caso del Post podra haber sido ms fuerte, si no hubiera publicado, slo un da antes, un editorial en el que inst al Procurador General Eric Holder a exonerar a Steve Rosen y a abandonar el caso de espionaje en su contra. Intitulado Tiempo de dar por terminado, el editorial deca:

En su entrevista conmigo, Freeman seal la tendencia que miembros del lobby de Israel tienen de negar la existencia del mismo, incluso cuando se atribuyen el mrito de haberlo forzado a abandonar, y afirman simultneamente que no tuvieron nada que ver. Estamos ahora en la etapa ridcula en la que los que se jactaron de haberlo hecho y los que describieron cmo lo hicieron, niegan haberlo hecho, dijo.

Comienzan a tener miedo

El lobby de Israel ha negado regularmente su propia existencia incluso a pesar de que hace tiempo que realiza su trabajo, oculto o a plena luz del da. En retrospectiva, sin embargo, el asunto Freeman puede llegar a cambiar las reglas del juego. Ya ha provocado un nuevo enfoque ms intenso en el lobby por parte de los medios dominantes, que va de lejos ms all del aleteo que comenz en marzo de 2006, con la publicacin de un ensayo de John Mearsheimer y Steven Walt en el London Review of Books que fue, en 2007, expandido a un libro: The Israel Lobby. De hecho, uno de los pecados cometidos por Freeman, segn sus crticos, es que una organizacin que diriga, el Consejo de Poltica para Oriente Prximo, public en su revista una versin anticipada de la tesis de Mearsheimer-Walt que argumentaba que una poderosa coalicin favorable a Israel ejerce una influencia indebida sobre los responsables polticos de EE.UU.

En su blog, en Foreign Policy, Walt reaccion ante la decisin de Freeman de retirarse y escribi:

El affaire Freeman provoc una atencin indeseada por el lobby, a menudo en primera plana. Escritores en incontables blogs y sitios en Internet incluido el del autor, en Dreyfuss Report diseccionaron, o informaron sobre, el ataque del lobby contra Freeman, incluidos Daniel Luban y Jim Lobe en Antiwar.com, Glenn Greenwald en su columna en Salon.com, M.J. Rosenberg del Israel Peace Forum, y Phil Weiss en Mondoweiss. Mucho ms impactante, sin embargo, es que por primera vez que se recuerde, tanto el New York Times como el Washington Post publicaron artculos en primera plana sobre la controversia Freeman en los que utilizaron especficamente la frase lobby de Israel, mientras detallaban las acusaciones y contra- acusaciones que vinieron despus de la afirmacin de Freeman de que fue liquidado por el lobby.

La nueva atencin por el trabajo del lobby llega en un momento crtico, y por eso el derribo de Freeman podra significar su Waterloo.

Para comenzar, los partidarios derechistas de Israel estn cada vez ms inquietos respecto a la direccin que el presidente Obama quiere tomar en lo que tiene que ver con la poltica de EE.UU. hacia Israel, los palestinos, Irn, y Oriente Prximo en general. A pesar de la manera como, en medio de la campaa presidencial en junio pasado, Obama recit un catequismo pro-israel en un discurso en la conferencia nacional de AIPAC en Washington, an no estn convencidos de que ser fiable en sus preocupaciones polticas. Entre otras cosas, hace tiempo que sienten sospechas de una presunta apertura suya hacia los puntos de vista palestinos.

No menos importante es que, aunque los nombramientos de Hillary Clinton como su Secretaria de Estado y de Rahm Emanuel como su jefe de gabinete hayan sido reconfortantes para el lobby, otros nombramientos lo son mucho menos. Se sintieron, por ejemplo, preocupados por varios de los asesores de la campaa de Obama y no slo por Robert Malley del International Crisis Group y el ex Consejero de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski, quienes fueron silenciosamente excluidos de Obamalandia a comienzos de 2008. Otra fuente adicional de tribulacin fueron Daniel Shapiro y Daniel Kurtzer, ambos judos, que sirvieron como los mximos asistentes sobre Oriente Prximo de Obama durante la campaa y que eran vistos como insuficientemente leales a las causas propugnadas por los sujetos derechistas de la lnea dura.

Desde la eleccin, muchos miembros del lobby han considerado con mucha intranquilidad una serie de altos nombramientos de Obama, incluyendo a Shapiro, que ha tomado la cartera de Oriente Prximo en el Consejo Nacional de Seguridad, y Kurtzer, que est programado para un alto puesto en el Departamento de Estado. Tmese al general de marines en retiro y actual Consejero Nacional de Seguridad, James L. Jones, quien, como Brzezinski, es visto como demasiado favorable al punto de vista palestino y que supuestamente escribi el ao pasado un informe muy crtico sobre las polticas de ocupacin de Israel; o considrese a

George Mitchell, enviado especial de EE.UU. a Oriente Prximo, quien es considerado por numerosos halcones belicistas favorables a Israel como demasiado objetivo y ecunime para ser un buen mediador; o, para mencionar un nombramiento ms: Samantha Power, autora de A Problem from Hell y ahora funcionaria del Consejo Nacional de Seguridad, quien ha hecho comentarios muy crticos sobre Israel en el pasado.

De todas estas personalidades, Freeman, por sus antecedentes de declaraciones contundentes, era el ms vulnerable. Su nombramiento pareci una fruta madura cuando se trat de lanzar un ataque preventivo concertado contra el gobierno. Lo que pasa es que, no obstante, el resultado podra ser finalmente cualquier cosa excepto un momento de fortaleza para el lobby. Despus de todo, el reciente ataque de tres semanas de Israel contra Gaza ya haba generado una andanada de titulares y de imgenes de televisin que mostraron a Israel como nacin agresora con poco respeto por vidas palestinas, incluidas las de mujeres y nios. Segn sondeos hechos despus de Gaza, cada vez ms estadounidenses, incluidos muchos de la comunidad juda, han comenzado a mostrar dudas sobre las acciones de Israel, un momento excepcional en el que la opinin pblica ha comenzado a inclinarse contra Israel.

Tal vez lo ms importante de todo sea que Israel est a punto de ser dirigido por un gobierno extremista de ultraderecha dirigido por el lder del Partido Likud, Bibi Netanyahu, y que incluye al an ms extremo partido de Avigdor Lieberman, as como a una cantidad de partidos religiosos radicales de derecha. Es una coalicin desagradable que con seguridad entrar en conflicto con las prioridades de la Casa Blanca de Obama.

Como resultado, la llegada del gobierno Netanyahu-Lieberman tambin es una garanta de un momento de crisis para el lobby de Israel. Presentar un inmenso problema de relaciones pblicas, semejante al que enfrent la agencia Hill & Knowlton durante las dcadas en las que defendi a Philip Morris, la odiada compaa tabacalera que repetidamente neg el vnculo entre sus productos y el cncer. El lobby de Israel sabe que ser difcil vender cartones de suaves cigarrillos mentolados Netanyahu-Lieberman a los consumidores estadounidenses.

Por cierto, Freeman me dijo:

De modo que sa es realmente la realidad tras la debacle Freeman: Suficientemente preocupados por el Equipo Obama, sufriendo las secuelas de la debacle en Gaza, y a punto de tener que cargar el peso del problema Netanyahu-Lieberman, el lobby Israel indudablemente comienza a tener miedo. Tuvieron xito con el derribo de Freeman, pero la verdadera prueba de su fuerza an no ha llegado.

Robert Dreyfuss, es periodista investigativo independiente en Alexandria, Virginia, EE.UU., que escribe habitualmente en Rolling Stone, The Nation, American Prospect, Mother Jones, y Washington Monthly. Es autor del libro Devil's Game: How the United States Helped Unleash Fundamentalist Islam. The American Imperial Project (Juego diablico: Cmo EEUU ayud a desatarse al Islam fundamentalista. El proyecto imperial estadounidense), publicado por Henry Holt/Metropolitan en 2006. Escribe el blog Dreyfuss Report para Nation magazine.

Copyright 2009 Robert Dreyfuss

http://www.tomdispatch.com/post/175046/robert_dreyfuss_the_freeman_affair



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter