Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2009

Valor de mercado y Valor de trabajo: Reformistas y Revolucionarios

Heinz Dieterich
Rebelin


1. Reformistas y Revolucionarios

Toda revolucin real se caracteriza por dos actividades: sustituye el modo de produccin existente y remplaza la superestructura poltica (tipo de Estado) encontrada. Por lo tanto, toda poltica que lucha por esos objetivos con tica y medidas factibles, es revolucionaria. La que no procura alcanzarlos es sistmica, sea conservadora, populista o reformista.

La civilizacin burguesa se erige sobre el valor de mercado y el parlamentarismo partidista de sufragio general. Ser revolucionario ante esta civilizacin significa, por consiguiente, sustituir la economa del valor de mercado por la economa del valor de trabajo y la democracia representativa-oligrquica por la democracia participativa integral y socialmente (estadsticamente) representativa, es decir, la democracia no-elitesca. (66% de los senadores y 39% de los diputados estadounidenses son millonarios, frente al 1% de millonarios en la poblacin nacional.)

2. Valor de mercado y valor de trabajo

Sin ciencia revolucionaria no hay proyecto revolucionario y sin proyecto revolucionario no hay sujeto revolucionario. Por eso es necesario entender algunos conceptos claves de la Ciencia del Socialismo del Siglo XXI, particularmente de la economa de equivalencia, entre ellos, el valor de trabajo. El valor de trabajo, o simplemente valor, no es ms que una unidad (patrn, prototipo, estndar) de medicin del tiempo de trabajo; semejante al metro original depositado en el Museo de Pesas y Medidas de Pars (BIPM). La diferencia entre ambos es que el metro original mide una distancia fsica entre dos puntos (longitud), mientras el valor mide el tiempo transcurrido en el proceso de produccin. Ambos patrones de medicin fueron definidos a finales del siglo XVIII, inicios del siglo XIX, por la Academia Francesa de Ciencias y David Ricardo, respectivamente.

El valor de mercado no tiene nada que ver con el valor de Ricardo o Marx. Es un concepto de la economa burguesa usado como sinnimo de precio de mercado. Por ejemplo: Si una empresa tena en el ao 2008 el total de sus acciones en la bolsa de Mosc, digamos cien acciones de a $1000 cada una, el valor de mercado de esta empresa era $100.000. Con la cada de 75% del mercado burstil ruso, el valor de mercado (precio) de esta empresa es hoy da, $25.000; pese a que el valor real de sus edificios, mquinas, productos almacenados (stock), etctera ---es decir, el tiempo de trabajo que fue necesario para construirlos--- es el mismo que en 2008. Cmo se explica esa diferencia entre valor y precio de mercado?

Tanto el costo de la mercanca (salarios, insumos, etc.) como su precio final (valor de mercado) son definidos, esencialmente, por el nivel de las fuerzas productivas y el poder relativo de los actores econmicos frente a los mercados y Estados, lo que deja amplios mrgenes para la especulacin, la inflacin y la manipulacin de los mismos por los dueos de los medios de produccin; tal como observamos en el precio del petrleo durante el ltimo ao.

El valor de mercado (precio) no es un patrn de medida objetiva (intersujetiva) como el metro, que se define como la longitud del trayecto recorrido en el vaco por la luz durante un tiempo de 1/299 792 458 de segundo, o el valor, como tiempo productivo transcurrido, sino una expresin de las relaciones de poder de los actores sociales. Por eso, no sirve para determinar objetivamente el valor econmico aportado por cada trabajador e institucin y tampoco, para distribuir equitativamente ese valor econmico creado por todos (PIB). El valor, en cambio, determina con precisin la riqueza generada; se modifica solo gradualmente por cambios en la productividad del trabajo; define las retribuciones justas de trabajo por medio de la equivalencia; transparenta las relaciones de poder y privilegio y permite la planeacin democrtica de la economa a nivel mundial.

3. Valor, valor de uso y valor de cambio

 Marx y Engels diferenciaron del concepto valor (cantidad de segundos, minutos, horas, das requeridos en promedio para producir una mercanca), las categoras de valor de uso y valor de cambio. Por valor de uso entendieron la capacidad prctica del producto para satisfacer una necesidad (p.e., un auto para desplazarse). La necesidad del capitalista de vender la mercanca producida para recuperar su inversin y la ganancia en forma de dinero, realizar el valor deca Marx, genera el valor de cambio. Es decir, el valor de la mercanca del capitalista se cambia (se vende) en el mercado contra otro valor, y la relacin entre ambos valores es el valor de cambio. El valor de cambio de un producto no es necesariamente idntico a su valor, porque en la compraventa en el mercado intervienen una serie de factores ---por ejemplo, la relacin entre oferta y demanda, la intervencin del Estado, etc.--- que inciden sobre el valor de cambio. El conjunto de esos factores puede entenderse como el poder de los actores sociales involucrados.

Debido a que un proceso productivo terminal es el resultado de una larga cadena de procesos productivos vinculados a compraventas de insumos, el poder de los actores sociales involucrados juega un papel decisivo, junto con el nivel de las fuerzas productivas, en cada eslabn del proceso. Dado que las compraventas se hacen en dinero, los valores de cambio aparecen como precios.

La planeacin democrtica en la economa de equivalencia se realizar sobre el valor, previa decisin macroeconmica de los ciudadanos sobre los valores de uso deseados.

4. Trueque, dinero, mercado y justicia econmica

El intercambio de dos productos puede realizarse bsicamente en tres formas: dinero, trabajo o productos. La tercera forma suele llamarse trueque, barter en ingls y francs y Naturaltausch en alemn. Puede definirse como un intercambio libremente acordado, de bienes o servicios, en su forma natural , sin mediacin o intervencin del dinero.

El espacio fsico o virtual en que se encuentran oferta y demanda y donde se lleva acabo el intercambio, se llama mercado. Puede ser un supermercado, una bolsa de valores, un burdel, E-bay, etctera. La forma de pago con que se realiza el intercambio no dice absolutamente nada sobre la justicia del mismo. El intercambio en forma de trueque puede ser tan injusto y explotador como el pago en forma monetaria. El delincuente Cristbal Coln es un buen ejemplo de esto: cambi espejos por oro. Si el trueque fuera igual a la economa de equivalencias, como creen algunos, entonces Coln hubiera sido un socialista del siglo XXI.

Si la identificacin del trueque con el intercambio justo es falsa, entonces: Qu es lo que determina la justicia del intercambio? La respuesta es evidente. Un intercambio es objetivamente justo, cuando ninguno de los participantes es explotado. Esta condicin, ausencia de explotacin, se cumple, cuando en el intercambio se entregan esfuerzos laborales iguales, es decir, cuando todos los participantes se quedan al final de las transacciones con valores (esfuerzos) iguales, o sea, equi--valentes. Esa es la esencia de la economa de equivalencia del Socialismo del Siglo XXI, que nada tiene que ver con los fetiches del trueque o de la ilusin monetaria.

5. Ciencia y Revolucin

La Ciencia del Socialismo del Siglo XXI, materializada en la fundacin del Bloque Regional del Poder Popular (BRPP) en Sucre, Bolivia, en 2006; se volvi teora revolucionaria en el Programa General de Transicin hacia la economa poltica del Socialismo del Siglo XXI en Amrica Latina, en Caracas, en 2008; para convertirse en praxis transformadora en el 2 Encuentro de Pueblos y Estados por la Liberacin de la Patria Grande: "Los Pueblos con la Ciencia construyen el Socialismo del Siglo XXI", en Barquisimeto, Venezuela, en febrero del 2009 (Declaracin de Barquisimeto, ver www.socialismo.org , www.kaosenlared.net y www.aporrea.org) . Depende ahora de la conciencia y voluntad de los movimientos sociales y gobiernos progresistas, aplicarla en estudios pilotos y masificarla democrticamente.

6. Reformistas y Revolucionarios

Los reformistas o socialdemcratas de hoy comparten un elemento constitutivo con los fsiles sobrevivientes de la izquierda fordista: son creyentes. Los primeros creen que un modelo de civilizacin estructuralmente agotado, como el burgus, puede reformarse; los segundos, que una compleja civilizacin global del Siglo XXI puede sustituirse con sus simplismos derivados de 1917. Son los Dalai Lamas y Santos Padres de la izquierda que ante cualquier realidad no saben hacer otra cosa que rezar desde sus Sagradas Escrituras.

El peligro para la revolucin no es el reformismo, como ellos dicen, porque la diferencia entre reformistas y revolucionarios es fcil de entender. Es mucho ms daina la fraseologa vaca y el populismo de estos Dalai Lamas y Santos Padres que con propuestas econmicas basadas en el desconocimiento cientfico, el romanticismo utpico y el oportunismo ponen en peligro las posibilidades reales de transitar hacia la civilizacin del Socialismo del Siglo XXI.

Toda revolucin exitosa y sustentable presupone un proyecto histrico de clase, y seres humanos, cuya praxis descansa sobre cuatro actitudes mentales: racionalidad; tica; esttica y sentido comn. Ciencia, moral, sensibilidad y sentido de lo factible, son las caractersticas del revolucionario, de las cuales nace la triloga transformadora de: ciencia-proyecto-sujeto revolucionario.

Si se quita la ciencia de esa triloga no quedan ms que bienintencionados, habladores y utpicos. Con estos, alguna vez, se ha hecho una revolucin en beneficio de la humanidad?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter