Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2009

Seis aos de guerra de Washington contra Iraq

Bill Van Auken
wsws.org

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Hoy hace seis aos que Washington emprendi su campaa "conmocin y pavor" contra Iraq y lanz una lluvia de bombas y misiles sobre Bagdad. A pesar de la oposicin generalizada del pueblo estadounidense a esta guerra y del cambio de la administracin Bush a la de Obama, la guerra estadounidense en Iraq contina sin que se vislumbre un final.

Este aniversario es trgico al tiempo que infame. Marca el inicio de una guerra de agresin basada en mentiras. Emprendida en nombre de "liberar" al pueblo iraqu, ha infligido una catstrofe de dimensiones histricas mundiales a su pas y constituye el mayor crimen contra la humanidad del siglo XXI.

Segn los clculos ms fiables, en seis aos la guerra en Iraq ha causado la muerte de ms de un milln de iraques y ha dejado una cantidad incalculable de heridos o discapacitados. Casi cinco millones de personas han sido expulsadas de sus hogares, bien obligadas al exilio bien desplazadas dentro de Iraq por la represin estadounidense y la violencia sectaria.

El gobierno y los medios de comunicacin estadounidenses han ensalzado la situacin de "mejora de la seguridad" en Iraq y la "vuelta a la normalidad". Semejantes afirmaciones slo pueden hacerse en comparacin con la masacre que se estaba produciendo antes.

Slo en la semana pasada se ha sabido de los siguientes incidentes:

El 16 de marzo una nia iraqu de 12 que iba en un coche con su padre muri cuando soldados estadounidenses dispararon contra el coche mientras se acercaba a ellos cerca de la ciudad nortea de Mosul.

El 15 de marzo el ejercito estadounidense mat a tiros a una mujer en una redada en el distrito de Hamdan al oeste de Mosul.

El 13 de marzo los soldados estadounidense mataron a dos agricultores en el distrito de Jallam de Samarra en la provincia de Saladin. Los testigos indicaron a la prensa iraqu que los soldados haban disparado sin que hubiera habido provocacin alguna.

Decenas de otras personas murieron en atentados con bomba y tiroteos por todo el pas, muchos de ellos en relacin a la guerra sectaria de baja intensidad que contina causando estragos debido a la toma de poder estadounidense y de los intentos de Washington de dominar el pas utilizando la tctica de divide y vencers.

Y el 16 de marzo Gary L. Moore, un especialista del ejrcito nacido en Oklahoma hace 25 aos, muri a causa de las heridas sufridas cuando su vehculo choc contra un artefacto explosivo. Su muerte hace que ascienda a 4.259 la cifra de soldados estadounidenses que han perdido la vida en esta sucia guerra colonial.

Un estudio reciente hecho entre las mujeres iraques por el grupo de ayuda Oxfam ofrece un panorama de cmo la guerra estadounidense ha hecho retroceder de manera brutal a toda una sociedad.

Ms del 55% de las mujeres afirmaron haber sido vctima de la violencia desde 2003 y el 30% afirm que miembros de su familia haban padecido una muerte violenta. Tambin el 55% afirm haber sido obligada a abandonar su casa al menos una vez desde 2003.

Casi el 25% afirm no tener acceso diario a agua corriente y la mitad de las que tenan acceso afirmaron que el agua no era potable.

Un tercio de las mujeres afirm tener electricidad tres horas al da o menos, mientras que dos tercios tena seis o menos horas. Un 80% afirm que el acceso era el mismo o peor que el ao pasado.

Un 40% afirm que sus hijos no estaban yendo a colegio.

Los esfuerzos de reconstruccin estadounidense han tenido pocos resultados, si no ninguno, para los iraques y en cambio han servido como una vasta arena para la corrupcin y ha proporcionado miles de millones de dlares en beneficios a contratistas relacionados polticamente y fortunas a desfalcadores. Como reconoci en una reciente entrevista para la televisin Stuart Bowen, el inspector general de la reconstruccin iraqu, "32.000 millones de dlares despus, no tenemos ni idea de qu ha ocurrido con este dinero".

Mientras tanto, casi 30.000 iraques continan detenidos, la mayora de ellos sin cargos, en prisiones estadounidenses e iraques, donde se sigue torturando.

La mayora del pueblo estadounidense se opone a esta guerra. A pesar de la incesante propaganda del gobierno y de los medios de comunicacin, el pueblo estadounidense ha llegado a la conclusin de que fue un acto depredador basado en mentiras. Sin embargo, sus repetidos intentos de ponerle fin por medio de las urnas han resultado ser intiles, incluyendo la eleccin del Barack Obama como presidente el pasado mes de noviembre.

Durante la campaa Obama adopt la postura de un oponente a la guerra y critic a su rival para la nominacin demcrata, Hillary Clinton, porque haba votado a favor de autorizar la invasin. Una vez que Obama asumi el cargo, mantuvo a todos aquellos que haban dirigido esta guerra al secretario de Defensa Robert Gates, al jefe del mando central general David Petraeus y al comandante de la ocupacin de Iraq general Raymond Odiernomientras que nombraba a Clinton secretaria de Estado.

La llamada retirada de Obama prev que decenas de miles de soldados estadounidenses continen ocupando Iraq en los prximos aos y existen indicios cada vez mayores de que ni siquiera se cumplir el limitado acuerdo de retirada segn el pacto del estatuto de las fuerzas firmado con el gobierno ttere de Maliki en Bagdad. El propio Maliki declar esta semana que a pesar de que junio es la fecha lmite para la retirada de las tropas de combate estadounidenses de las ciudades iraques, ninguna de ellas se sacar de ningunas de las ciudades en las que siguen siendo una posibilidad de conflicto.

A medida que se van retirando tropas de Iraq van siendo enviadas a Afganistn, donde la administracin Obama est emprendiendo una importante escalada.

El objetivo de ambas guerrasque se iniciaron con el falso pretexto de la "guerra contra el terrorismo"es establecer el dominio estadounidense sobre regiones del mundo ricas en petrleo y gas para asegurarse una ventaja sobre sus rivales econmicos. Ambas tiene su origen en el histrico declive del capitalismo estadounidense, que ahora se expresa en la crisis econmica ms profunda desde los aos treinta. Al perder Estados Unidos su preeminencia como centro industrial del mundo, la elite dirigente estadounidense se ha vuelto cada vez ms hacia el parasitismo financiero por una parte y el militarismo por otra en un intento de mantener su posicin hegemnica.

Justo dos meses despus de asumir el cargo, Obama ha revelado ser el testaferro de los militares y de Wall Street, mientras que las aspiraciones de millones de personas que acudieron a las urnas para votar en contra de la guerra han sido rechazadas. Este es el degenerado Estados Unidos del sistema capitalista bipartidista.

La lucha para acabar con la guerra es una cuestin de clase, inseparablemente unida a la lucha contra el sistema capitalista del beneficio que da lugar al militarismo. Esta lucha requiere la movilizacin poltica independiente de la clase trabajadora basada en un programa socialista e internacionalista, que incluya la exigencia de la retirada inmediata de las tropas estadounidenses de Iraq y Afganistn y el que se impute la responsabilidad de sus crmenes a aquellos que conspiraron para iniciar estas guerras de agresin.

Enlace con el original: www.wsws.org/articles/2009/mar2009/pers-m20.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter