Portada :: Economa :: Especial "El capitalismo cruje"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2009

Tiempos difciles en el bulevar de los millonarios

Sam Pizzigati
Too Much


Los superrricos del mundo, dice la ltima instantnea de la riqueza mundial, han perdido sumas descomunales en el ltimo ao. Han "sufrido" ya lo suyo, como pretenden algunos observadores, hasta ponerse a nuestro nivel?

La revista Forbes, la ms importante del mundo a la hora de llevar la puntuacin de los juegos a los que se entregan los ricos, public la semana pasada su lista anual de fortunas multimillonarias [en billones anglosajones, es decir, en miles de millones] del globo, la primera desde que la economa mundial entr en barrena econmica. El veredicto de Forbes es que somos testigos de tiempos terriblemente malos para los multimillonarios.

Igual que todos los dems, proclama Forbes, la gente ms rica del planeta ha sufrido el desastre financiero".

La noticia rebot rpidamente por todo mundo. La crisis econmica global, hizo notar un editorial del Times of South Africa, ha golpeado a los superricos en la cesta de la compra. Hasta los hombres y mujeres ms ricos", se hizo eco el Times de Londres, estn a su vez sufriendo.

Las pruebas? Desde el ao pasado, segn afirma Forbes, los multimillonarios del mundo han perdido dos billones de dlares del conjunto de 44 billones en que se estima su patrimonio neto. La poblacin global de multimillonarios se ha reducido en un 30%, llegando a alcanzar tan slo a 793 almas de holgados bolsillos.

En un caso al menos, estas cifras se han traducido desde luego en verdadero sufrimiento. En enero pasado, se quit la vida el quinto multimillonario ms rico de Alemania, Adolf Merckle. El industrial se lanz a un tren de cercanas poco despus de perder 500 millones de dlares en el mercado burstil alemn.

Pero Merckle bien puede haber sido la nica baja de verdad causada por el derrumbe. Los superricos del mundo han sobrevivido bastante bien a la primera fase de la crisis econmica global. Hasta los antiguos multimillonarios que ahora cuentan sus fortunas en cientos de millones solamente, como el antiguo presidente ejecutivo de Citigroup, Sandy Weill, siguen estando confortablemente aislados de cualquier estado que se parezca ni remotamente al sufrimiento.

No son demasiados los actuales o pasados multimillonarios, tal como sugera Andrew Chung, del Toronto Star, la semana pasada, que tienen que pasarse sin la suite de 6.000 dlares en el Dorchester de Londres, sin salir a un club como Famous en Mosc a 5.000 dlares la noche o sin su traje Kiton, de 7.000 dlares, comprado en Saks de la Quinta Avenida, en Nueva York.

Unos 44 multimillonarios, advierte Forbes, han incrementado en realidad sus fortunas a lo largo del ao pasado. John Paulson, gestor de fondos de cobertura (hedge funds), por ejemplo, dobl su fortuna personal hasta 6.000 millones de dlares, principalmente al abandonar la partida apostando a que el mercado de hipotecas caera en picado.

A Patrick Soon-Shiong, ejecutivo de Big Pharma, le fue casi igual de bien. Sum dos mil millones de dlares a una fortuna que comenz el ao siendo de 3.500 millones de dlares. Soon-Shiong acert de pleno con la venta de APP Pharmaceuticals, una de sus empresas de medicamentos, despus de que una epidemia de pnico por sangre contaminada convirtiera a APP en el nico proveedor norteamericano de un anticoagulante ampliamente utilizado.

La mayora de los multimillonarios del mundo a buen seguro perdieron dinero el ao pasado. Un 87%, segn afirma Forbes, vieron flaquear su balance general personal".

Pero esta cada del balance general todava conserva mucha garra financiera. En el reino de los multimillonarios, hasta los perdedores sonren. Como el pintoresco Donald Trump, por ejemplo. Ha perdido casi la mitad de su fortuna desde el ltimo listado Forbes, el ao pasado. No importa.

Vamos en ascenso, afirma Trump. Estamos comprando cosas que no habramos ni soado comprar hace dos aos. Y disponemos de ingente efectivo".

Desde luego, una fortuna valorada slo sea en mil millones equivale a unos ahorros casi inconmensurables. Una persona que gana 50.000 dlares al ao tendra que trabajar 20.000 aos para amasar una fortuna equivalente slo a mil millones de dlares. Los 793 multimillonarios disponen de fortunas que se estiman en una media de 3.000 millones.

Viven ms de estos multimillonarios en los Estados Unidos que en cualquier parte del mundo. Gracias a la crisis econmica todava en expansin, hace notar Forbes, los Estados Unidos "estn recuperando su dominio como depsito de riqueza".

Los multimillonarios norteamericanos poseen hoy en da el 44% de las fortunas multimillonarias en conjunto. De los 14 multimillonarios ms ricos, siete nos saludan desde los Estados Unidos. Lo que es asombroso es que hay cuatro que proceden de la misma familia. Los cuatro herederos principales de la fortuna de Sam Walton, fundador de Wal-Mart, lucen un patrimonio neto combinado de 70.600 millones de dlares.

Cifras as de gigantescas acaban por aturdir. Nos hace falta cierta perspectiva en este caso. Intentmoslo con lo siguiente: ms de 19 millones de norteamericanos trabajan para administraciones locales y de los estados, sobre todo en educacin. Los fondos de pensiones de los que dependen para la seguridad de su jubilacin han perdido, segn inform la Reserva Federal la semana pasada, 108.300 millones de dlares, el 35% de su valor, desde que se inici la crisis.

Quin es responsable de este derrumbe? Steve Forbes, director de Forbes, parece pensar que nadie tiene responsabilidad personal alguna en nuestra actual carnicera econmica. Se ve que contempla el derrumbe como una catstrofe natural ms o menos.

La economa global se ha visto golpeada por un huracn financiero", afirma Forbes. No es de sorprender que los multimillonarios se hayan visto golpeados a la vez que todos los dems".

Pero los multimillonarios no se han visto golpeados como "todos los dems". Ellos y sus colegas superricos, en su afn por hacer ms miles de millones, han sido los que han dado el golpe. Su temerario comportamiento, en los despachos de lujo de Wall Street y la Amrica empresarial, ha desahuciado esencialmente a la clase media norteamericana.

Estos superricos, no obstante lo que han perdido el ao pasado, siguen siendo superricos. Pueden seguir permitindose cualquier lujo. Y lo que resulta ms peligroso para el resto de nosotros es que estos superricos todava pueden permitirse influir -y distorsionar- las decisiones polticas que determinan quin pagar y quin sufrir de veras en los atribulados das que no esperan.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Lucas Antn


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter