Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2004

Medicina y negocios
Salud para una minora

Ana Delicado Palacios
Argenpress


Las enfermedades infecciosas son la principal causa de muerte en los pases empobrecidos. Cada ao, mueren 17 millones de personas por nuevas afecciones, como el SIDA, u otras que se crean controladas. La tuberculosis o la difteria, por ejemplo, han vuelto a emerger y con mayor fuerza que antes.

Segn la Organizacin Mundial de la Salud (OMS), ms de un tercio de la poblacin mundial no tiene acceso a los medicamentos indispensables. Mientras en los pases desarrollados un tratamiento con antibiticos equivale el sueldo de dos o tres horas de trabajo, en los pases pobres una neumona puede costar el salario de un mes.

Algunas de las enfermedades tropicales se tratan con facilidad, pero el coste de los medicamentos es demasiado alto para los pases empobrecidos. No slo ocurre con el SIDA. El precio elevado de los medicamentos afecta tambin a otras enfermedades tan comunes como lo son las infecciones respiratorias agudas, la disentera por Shigella, las infecciones de transmisin sexual, o la tuberculosis.

En la mayora de los casos, las bacterias se han hecho resistentes a los tratamientos antiguos. No resultan eficaces, pero es lo nico que los pases pobres pueden ofrecer a los pacientes. Los medicamentos que sirven son econmicamente inalcanzables.

Por eso, han proliferado medicamentos de dudosa reputacin, de menor precio pero producidos de manera ilegal. Mdicos sin Fronteras se encontr, en una vacunacin contra la meningitis en Nigeria, que las vacunas haban sido falsificadas. No contenan ms que agua.

De los ms de 1200 medicamentos comercializados durante 25 aos, slo 13 se han destinado al tratamiento de enfermedades troncales, sufridas por las poblaciones ms desfavorecidas pero por las que no hay ningn inters cientfico.

Entre 1935 y 1970, cuando el mercado de medicamentos dependa de los pases colonizadores, la contribucin de la industria farmacutica en la lucha contra las enfermedades tropicales era indispensable. Tras la descolonizacin, el mercado farmacutico se olvid de estas patologas, interesada desde entonces en producir medicamentos ms rentables, como para la alopecia o la obesidad.

El coste de la investigacin y el desarrollo de nuevos medicamentos tambin se vuelve en contra de los pases pobres. Las reglamentaciones necesarias para comercializar frmacos son muy estrictas y aumentan los gastos del desarrollo clnico. Sin recursos de ningn tipo, son empujados a resignarse.

En realidad, s existen los medicamentos necesarios para algunas enfermedades tropicales, pero slo sobre el papel. Al no ser rentables, la industria del medicamento tiende a olvidar su produccin. As ha ocurrido con el cloranfenicol oleoso, necesario para controlar las epidemias de meningitis que asolan muchas regiones de Africa. Mdicos sin Fronteras ha conseguido acuerdos con laboratorios que se comprometen a fabricar medicamentos si les garantizan la compra de toda la produccin. Pero es una solucin a corto plazo. Arreglar la situacin pasa por un compromiso de los gobiernos y de la industria farmacutica.

Los pases pobres tambin se ven amenazados por los acuerdos internacionales de derechos exclusivos de mercado. Con estos derechos, las industrias que monopolizan la mayor parte de los medicamentos vitales fijan un precio nico. Un coste inaccesible para las poblaciones ms desfavorecidas.

Como respuesta, Mdicos sin Fronteras ha propuesto que se haga una excepcin para que los pases pobres puedan comprar este tipo de medicamentos. Exigen estimular la investigacin y el desarrollo para enfermedades tropicales y estimular la produccin de medicamentos abandonados por su desinters comercial.

Millones de personas seguirn muriendo si no se humanizan los tratados internacionales de comercio. Las investigaciones cientficas se hacen por y para el hombre. Pero se traiciona as misma si su estmulo es enriquecerse y no salvar a la gente que lo necesita. Los medicamentos esenciales no son un bien industrial ms.

Cifras

- De los cerca de 57 millones de personas que fallecieron en 2003, 10.5 millones (esto es, casi un 20%) eran nios menores de cinco aos. El 98% de esas muertes se produjeron en pases pobres. - En los pases sin recursos la esperanza de vida es de solo 49 aos y uno de cada diez nios no alcanza a cumplir un ao. En cambio, en los pases desarrollados, la duracin media de vida es de 77 aos. - Cada hora mueren 500 nios de cinco aos a causa de las crecientes desigualdades mundiales en materia de salud.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter