Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2009

Barak, la hoja de parra de Netanyahu

Khalid Amayreh
al-Ahram Weekly

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


El recin nombrado primer ministro israel Benyamin Netanyahu y el lder del Partido Laborista Ehud Barak han llegado a un acuerdo que allanar el camino para que el este ltimo se una al gobierno dirigido por el Likud, que se espera que se d a conocer la semana que viene.

Segn este acuerdo, Barak seguir siendo ministro de Defensa y su partido recibir varias carteras de menor importancia entre las que se incluyen Agricultura, Infraestructuras, Industria, Comercio y Trabajo, y un ministerio sin cartera.

Polticamente el acuerdo estipula que Israel formular un plan global para la paz y la cooperacin en Oriente Medio, continuar con las conversaciones de paz con los palestinos y comprometerse con los acuerdos de paz ya firmados.

El acuerdo tambin habla de actuar en contra de las construcciones ilegales rabes y judas en Cisjordania, lo que sugiere que el prximo gobierno redoblar la virulenta prctica de demoler las casas palestinas. Desde que ocup Cisjordania, Jerusaln este y Gaza en 1967 Israel ha demolido al menos 20.000 casas rabes bajo diversos pretextos. El gobierno tambin est planeando destruir cientos de casas en el ocupado Jerusaln este en lo que un dirigente palestino ha descrito como decapitar la presencia demogrfica rabe en la ciudad. La Autoridad Palestina sigue esperando hacer de Jerusaln la capital de un futuro Estado palestino.

Los comentaristas israeles argumentan que el acuerdo entre el Likud y el Partido Laborista es demasiado general para ofrecer una clara imagen de la exacta asociacin entre ambos partido. Sin embargo, la ambigedad constructiva podra dar a ambos la sensacin de haber conseguido lo que queran.

Barak ha dicho muchas veces que l no se unira a una coalicin de derecha. Sin embargo, en los ltimos das parece haber cambiado de opinin a pesar de la fuerte oposicin que hay dentro de su partido a unirse a la coalicin del Likud, que los observadores ya han calificado como el gobierno ms de derecha de la historia de Israel.

El acuerdo entre Barak y Netanyahu no es definitivo ya que tiene que ser aprobado por la asamblea general del Partido Laborista que se reunir para votar sobre ello.

Una slida pluralidad, quiz una mayora, dentro del Partido Laborista se opone firmemente a unirse a un gobierno dirigido por el Likud, por razones ideolgicas y tambin porque muchos laboristas tradicionales consideran que el hecho de que Barak acepte desempear un papel secundario respecto a Netanyahu es una muestra de oportunismo barato. Esto, segn calculan los dirigentes laboristas, perjudicaran gravemente la imagen del Partido Laborista como un partido progresista y futura alternativa a la demagogia de la derecha. El propio Barak sola condenar al Likud por representar al capitalismo canallesco.

Ophir Pines-Paz es uno de los ms fervientes oponentes de Barak y de cualquier acuerdo con el Likud. Afirma que lo nico que har Netanyahu ser usar a Barak y a cualquiera que se una a l desde el Partido Laborista como una mera hoja de parra para desdibujar y ocultar la verdadera naturaleza del prximo gobierno.

Es completamente natural que Barak quiera unirse al gobierno de Bibi-Lieberman, afirma Pines-Paz, el nico ministro que abandon el gobierno de Olmert cuando el dirigente de Yisrael Beiteinu, Avigdor Lieberman, se uni a l. l no tiene problema alguno con la ideologa. Quiz puedan ustedes recordarme cuntos puestos de avanzada ha evacuado Barak hasta ahora y exactamente cmo acat el [informe] Talia Sasson sobre la expansin de los asentamientos, afirm refirindose a un informe oficial del gobierno publicado el 8 de marzo 2005. Este informe, encargado por el ex-primer ministro Ariel Sharon, fue dirigido por el ex-director del Departamento de Acusacin Criminal del Estado, Talia Sasson.

El 23 de marzo los oponentes a Barak dentro del Partido Laborista lo acusaron de tratar de entregar el Partido Laborista a Yisrael Beiteinu y de actuar como si tuviera 50 escaos en el Knesset en vez de haber sufrido una derrota electoral.

Segn el diario Haaretz, siete legisladores laboristas, incluyendo a Pines-Paz, enviaron una carta sin precedentes a Netanyahu y a su ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, en la que declaraban que ellos no estaran vincualdos por el acuerdo alcanzado entre Barak y el dirigente del Likud. Esta es la primera vez en la historia del Partido Laborista en la que el presidente ha establecido un equipo negociador sin que haya habido una discusin exhaustiva dentro del partido y sin obtener la aprobacin de ninguno de sus rganos. Es una grave violacin de la constitucin del partido.

Los rebeldes tambin advirtieron a Netanyahu de las consecuencias de las acciones de Barak: Debe usted saber que el equipo negociador establecido por la faccin de Barak dentro del Partido Laborista no tiene nuestro respaldado ni el de ninguna de las partes oficiales autorizadas. Es muy desafortunado que el presidente del partido decida dirigir cuestiones del partido de esta manera. Dadas las circunstancias, debemos informarle de que no puede contar usted con nuestro apoyo en relacin a ningn acuerdo al que pueda usted llegar con Ehud Barak.

Tratando de justificar su decisin de unirse al partido de Netanyahu, Barak dijo a sus compaeros legisladores del Partido Laborista que su participacin en el gobierno garantizara que ste no se escoraba demasiado hacia la derecha. Sin embargo, este argumento es considerado muy falso y carente de rectitud.

Barak ya ha demostrado que est de acuerdo con el Likud acerca de expandir los asentamientos. Bajo su autoridad como ministro de Defensa en el anterior gobierno, la expansin de los asentamientos en Cisjordania continu imparable a pesar de los compromisos asumidos con los estadounidenses de congelar su expansin. Segn el destacado periodista israel Akiva Eldar, varios nuevos asentamiento recientemente creados se presentaron como simplemente nuevos barrios de los asentamiento ya existentes. En algunos casos, los nuevos barrios est a ms de 5 kilmetros del asentamiento del que se supone son barrios. Quin quiere enviar a sus hijos a una guardera al otro lado del muro, por no mencionar los costes en infraestructuras y servicios?, pregunt Eldar.

Adems, existen indicios de que Barak ya est tratando de atraerse el cario de los partido de extrema derecha, como el partido de los colonos Habayt Hayahudi (Hogar Judo) as como del Shas y Judasmo de la Torah Unida, antes conocido como Agudat Yisrael.

Su papel es claramente actuar como facilitador de los partidos fascistas y pro-colonos para blanquear sus manifiestamente ilegales asentamientos (ilegales incluso para los criterios israeles) construidos sobre tierra palestina robada.

La semana pasada, Barak, en tanto que ministro de Defensa, decidi legalizar el nuevo asentamiento de Sansana al sur de las colinas de Hebrn que hasta los tribunales israeles haba declarado ilegal. De manera parecida se neg a ratificar una orden de desmantelamiento de casas construidas sobre tierra palestina robada en el asentamiento de Ofra al norte de Cisjordania.

A la luz de todo esto, no es difcil predecir cmo va a funcionar el gobierno Netanyahu-Lieberman-Barak respaldado por paridos de colonos y religiosos extremos.

Usando las palabras de un periodista israel, el prximo gobierno tendr un modus operandi basado en el engao, el subterfugio y la prevaricacin. Ser un gobierno que afirmar estar comprometido con la paz mientras que en realidad hace todo lo posible para hacer que la paz sea tan difcil de alcanzar y distante como siempre.

Enlace con el original: http://weekly.ahram.org.eg/2009/940/re101.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter