Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2009

Ehud Barak entra en el basurero de la historia

Pierre Barbancey
LHumanit

Traducido para Rebelin por Caty R.


Israel. Los laboristas formarn parte del gobierno de Netanyahu con la extrema derecha. Un partido de colonos podra unirse a ellos.

Ehud Barak ha ganado su apuesta y a va conseguir su ministerio de Defensa. Los laboristas israeles aprobaron el martes su propuesta de que el partido forme parte de una colacin gubernamental profundamente anclada en la derecha. La mocin que defenda Barak se aprob por una clara mayora del 59% de los votantes del congreso laborista tras una reunin extraordinaria en Tel Aviv.

Una ptina ms aceptable

Un resultado que ha colmado de alegra a Bejamin Netanyahu, el jefe del Likud que dirigir el prximo gobierno y obtiene de esta forma, gracias a Barak, una ptina ms aceptable en el escenario internacional. Netanyahu ya obtuvo el apoyo de la extrema derecha laica de Avigdor Lieberman, Israel Beiteinou y el partido ultraortodoxo Shass. Con la adhesin de los laboristas, ahora dispone de una mayora estable, con 66 diputados sobre 120, a pesar de que un diputado opuesto a la mocin de Barak, Ofir Pins, ha amenazado con no participar en la coalicin recriminando al lder laborista: Usted obtuvo un mandato para dirigirnos, no para arrojar el partido al basurero de la historia.

Sin embargo, despus de la votacin, algunos de los cargos electos opuestos al acuerdo de coalicin, entre ellos el ex ministro de Defensa Amir Peretz (que puso en marcha la guerra contra Lbano en 2006), han declarado que respetarn la decisin de la mayora. Por su parte, el jefe de la central sindical Histadrout, Ofer Eini, que haba defendido la entrada en el gobierno, considera que el voto permitir llevar a cabo un programa gubernamental contra el desempleo, con lo que parece que ignora que cuando Netanyahu fue ministro de Economa, su poltica ultraliberal de privatizacin surti el efecto contrario.

Ehud Barak realmente podra decir: No tengo miedo de Benjamin Netanyahu, nosotros no seremos su taparrabos, sino un contrapeso que actuar de tal manera que har que el gabinete no sea (exclusivamente) de derecha. Lo que se vislumbra es muy inquietante. En primer lugar, el acuerdo es muy vago en lo que se refiere al relanzamiento del proceso de paz entre Israel y Palestina deseado, en principio, por los laboristas. Barak tampoco hace ninguna mencin de un reglamento base para la creacin de un Estado palestino junto a Israel, y se limita a declarar que el futuro gobierno respetar los acuerdos firmados por sus predecesores.

Barack Obama no tranquiliza

Sin ninguna duda, no es por casualidad que Netanyahu comenzase ayer las negociaciones con El Hogar Judo, un partido de extrema derecha prximo a los colonos, con el fin de alinearlo con el gobierno. Lo cual no debera molestar a Ehud Barak quien, mientras fue Primer Ministro, bati todas las marcas de construcciones de colonias en los territorios ocupados.

Tambin son inquietantes las declaraciones de Barack Obama, quien se limita a decir que: Es crucial que progresemos hacia una solucin de dos Estados donde israeles y palestinos puedan convivir pacficamente, en su Estados, en paz y seguridad, sin referirse a las fronteras de 1967, a Jerusaln Este como capital palestina, a la suspensin de la colonizacin o al derecho de retorno de los refugiados.

Si para el futuro de la poltica israel, las nicas garantas son ahora Ehud Olmert, Primer Ministro saliente, y Tzipi Livni, todava ministra de Asuntos Exteriores, ambos responsables de la guerra desatada este invierno en Gaza e incapaces de la menor iniciativa poltica valiente, efectivamente, hay motivos para preocuparse.

Texto original en francs:

http://www.humanite.fr/2009-03-26_International_Ehoud-Barak-entre-dans-la-poubelle-de-l-histoire



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter