Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2009

Entrevista a Mauro Palma, Presidente del Comit para la Prevencin de la Tortura del Consejo de Europa
Sigue la tensin entre derechos y antiterrorismo

David Fernndez
Diagonal


Este jurista italiano, que preside el Comit para la Prevencin de la Tortura del Consejo de Europa, conoce bien la realidad espaola. Ha participado en diferentes visitas e inspecciones.

DIAGONAL.: Se ha avanzado desde su ltima visita?

MAURO PALMA.: La cuestin del diagnstico siempre es un tema dual. Me encuentro siempre con las mismas dificultades de respuesta: hay elementos negativos y positivos. Pero quisiera que la respuesta no fuera negativa del todo. Hay desazn, claro: cuanto ms hablamos de derechos humanos ms violaciones constatamos. El nfasis en la lucha contra el terrorismo ha abierto la puerta a la extensin de estas prcticas. La seguridad como fetiche, los discursos de firmeza han desdibujado el derecho internacional. Se ha producido el traslado de presos [a Guantnamo] en el Estado espaol en vuelos ilegales. Bajo dos ejecutivos diferentes, cabe destacarlo. Eso es lo negativo: que la tensin entre derechos humanos y lucha antiterrorista no cesa y es permanente.

D.: Y lo positivo?

M. P.: El Comit para la Prevencin del Consejo de Europa cumpli 20 aos en 2008. Ya no veo presos con cascos para evitar autolesiones durante las entrevistas: eso ya es arqueologa. En dos dcadas hemos mejorado las condiciones de privacin de libertad en Europa, las autoridades estn ms atentas y hemos generado estndares normativos, homogeneizando la lucha preventiva, constituyendo organismos fuertes y slidos con sistemas de vigilancia que permiten investigaciones reales.

D.: Y qu papel debera jugar el Protocolo Facultativo?

M.P.: Sobre todo, no puede ser otra oportunidad perdida. Deben constituirse mecanismos nacionales efectivos e independientes. Completamente independientes. El Protocolo incorpora una novedad destacada: se debe considerar a la sociedad civil, a aquellos agentes que trabajan en la arena cotidiana de la lucha por la erradicacin de la tortura. La lucha contra la tortura es, sobre todo, una construccin cultural. Y hay muchas dificultades a superar. En nuestras visitas, los gobiernos siempre nos quieren acompaar. Agradecemos la gentileza. Pero necesitamos independencia y confidencialidad: cmo bajar a los calabazos de Intxaurrondo y mantener una entrevista confidencial, por ejemplo? La prevencin requiere eso: informacin completa y clara sobre los centros de detencin y posibilidades de investigacin. Y muchos Estados, amparados de nuevo en la lucha antiterrorista, siguen siendo refractarios y reacios.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter