Portada :: Economa :: Londres: G-20 al rescate del capitalismo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2009

Cumbre del G-20
EEUU ya gan la guerra por el "modelo" de economa global

IAR Noticias

Los medios insignias del sionismo financiero con sede en Wall Street y en Londres, ya anticiparon el fracaso de las potencias centrales y de los pases capitalistas "emergentes" para imponer en la cumbre del G-20 una reforma y desplazar a EEUU de la hegemona de las decisiones sobre el sistema financiero internacional.



Vale una aclaracin previa: Las corporaciones transnacionales que controlan los procesos productivos, el mercado interno y el comercio exterior en los distintos rubros de la economa de EEUU, son las mismas que lo hacen en Europa y en las llamadas economas del G-20 (pases ricos + pases emergentes), de las potencias centrales y de los pases "emergentes" con China la cabeza.

El Grupo de los 20, o G-20, es un grupo lder de pases (del modelo globalizado de economa capitalista) formado en 1999 por los ocho pases ms industrializados (G-8), los once pases con las principales economas emergentes de todas las regiones del mundo, y la Unin Europea como bloque.

Al G-8 (formado por Alemania, Canad, Estados Unidos, Francia, Italia, Japn, Reino Unido y Rusia), se le agregaron estos once pases: Arabia Saud, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, Mxico, Repblica de Corea, Sudfrica y Turqua, as como el representante de la presidencia de turno de la Unin Europea.

Junto, el G-20 representa ms del 75 % del PBI mundial y concentra el nivel de decisin sobre todas las lneas de importacin y exportacin del comercio mundial, lo que lo convierte en la columna vertebral del sistema econmico capitalista globalizado.

Asociados por una red de vasos comunicantes a escala global, una primera lnea de 100 bancos y corporaciones capitalistas transnacionales que lideran las cotizaciones del Dow Jones en Wall Street, del Nike en Japn, y de los ndices que componen las distintas plazas financieras del euro, actan simultneamente como polos hegemnicos del desarrollo econmico dentro de los pases que integran el G-8.

Esta realidad operativa de la economa capitalista "trasnacionalizada" transforma a los pases del G-8 (tanto centrales, como emergentes o subdesarrollados) en gerencias de enclave de los bancos y corporaciones privadas que actan a escala planetaria, y convierte a sus bancos centrales en reguladores de la crisis financiera recesiva que azota y se expande por el planeta.

Pero el G-20 no es un bloque unido por objetivos comunes, sino que acta como una corporacin central del sistema dominante internacional marcada por profundas contradicciones de luchas intercapitalistas por el control hegemnico, hoy en manos de EEUU, que se define como potencia locomotora, y con su divisa (el dlar) que cumple el rol de moneda patrn de las transacciones y reservas internacionales.

En julio de 1944, en la localidad norteamericana de Bretton Woods, New Hampshire, los representantes de 44 pases haban acordado las bases de una nueva "institucionalidad internacional" con el imperio USA y su moneda (el dlar) como potencia regente, y las naciones centrales del viejo imperio europeo acopladas como vagones del "nuevo orden internacional".

Con la cada de la URSS, a principios de los 90, el eje USA-Europa institucionaliz su rol dominante con la creacin del G-8 (los ocho pases ms ricos), al que luego se acoplaron los 11 pases emergentes, principales ganadores del "modelo capitalista globalizado", con el boom agroexportador e importador por un lado, y la "burbuja financiera" por el otro.

El colapso financiero (con ruptura del modelo) que tuvo como epicentro a EEUU y Europa (el bloque capitalista central) sirvi como argumento principal para que, tanto los pases emergentes como las potencias del euro, plantearan en el G-20 sus diferencias con Washington en la resolucin de la crisis y exigieran una "reforma del sistema financiero internacional" hegemonizado por el dlar USA.


Como reaccin al colapso financiero en EEUU, pases y gobiernos "emergentes" y europeos (los propios socios de USA) comenzaron a cuestionar el liderazgo econmico de EEUU y a proponer polticas alternativas al "modelo estadounidense" y a su divisa monetaria.

Segn el Banco Mundial y el FMI, ms de un 70% de las reservas mundiales estn en dlares, frente a un 25% en euros de la Unin Europea, que tambin utiliza el dlar. China, la tercera economa mundial, despus de EEUU y la UE, tiene sus reservas en dlares.

Un 80% de las transacciones internacionales, un 70% de las importaciones mundiales y la casi totalidad del comercio petrolero se realizan en dlares, segn el Banco Mundial y el departamento de Comercio estadounidense, lo que marca claramente la base econmica de la hegemona imperial de EEUU.

La nueva cumbre del G-20 convocada para este mircoles 1 de abril, en Londres, representa otro paso de las potencias centrales del euro y de los pases capitalistas "emergentes" liderados por China para desplazar (o al menos quitarle manejo) a EEUU de la hegemona del control de las reglas del juego del sistema capitalista a escala global.

Pero nada indica que esta vez las potencias "vagones" van a tener suerte en su nuevo intento de desplazar a Washington y al dlar de las decisiones hegemnicas.

La nave insignia periodstica del capitalismo financiero sionista USA, The Wall Street Journal, seal el martes que "Cuando las mayores potencias econmicas del mundo se renan en la cumbre del Grupo de los 20 esta semana en Londres, los resultados probablemente sern muy inferiores a la amplia reestructuracin del sistema financiero global que el primer ministro britnico, Gordon Brown, imagin inicialmente".

El Journal recuerda que hace seis meses, Brown hizo un llamado por "un nuevo Bretton Woods, una nueva arquitectura financiera para los aos venideros", en referencia a los acuerdos alcanzados en New Hampshire en 1944, en los que Estados Unidos, Gran Bretaa y sus aliados trazaron el nuevo orden econmico post-Segunda Guerra Mundial.

"Durante el fin de semana, la Casa Blanca trat de distanciarse de sus otrora ambiciosos objetivos, restando importancia a las metas de estmulo fiscal que le exigan a Alemania y otros pases europeos hace unas semanas y, en cambio, concentrndose en metas ms modestas, como nuevas reglas para los parasos fiscales y una mayor coordinacin internacional para la regulacin financiera", subraya el Journal.

En esa misma lnea, el Financial Times de Londres revel el martes el borrador de la declaracin final de la cumbre donde se anticipa el fracaso de las potencias europeas, con Francia a la cabeza, para imponer una reforma al sistema financiero regente.

En lneas generales -segn el texto del borrador del G-20- se impone la posicin de Washington de "no innovar" en la estructura del sistema financiero internacional y avanzar en cambio en los sistemas de regulacin e incentivos fiscales y monetarios para solucionar la crisis financiera internacional

A fin de sostener los "beneficios de la globalizacin y los mercados abiertos" (sin regulacin como quiere EEUU) , el texto reafirma "el compromiso asumido en Washington de no levantar nuevas barreras a las inversiones o al comercio de bienes y servicios, () de no imponer nuevas restricciones comerciales y de no crear nuevos subsidios a las exportaciones".

El borrador compromete a los lderes a "notificar prontamente a los gobiernos y a otras instituciones relevantes de cualquier medida que tenga el potencial de causar distorsiones comerciales directas o indirectas" y que los gobiernos "no se replegarn en un proteccionismo financiero".

De acuerdo con el Financial Times, el lenguaje del texto, de nuevo, es suficientemente vago en materia de regulacin, lo que prcticamente no significa nada. El proyecto habla de "regulacin" y de "un marco supervisor y regulatorio ms fuerte para el futuro", pero no menciona ninguna reforma al sistema imperante en forma explicita.

La anterior cumbre del G-20 en Washington se declar en noviembre contra el "proteccionismo". Pero desde entonces el Banco Mundial contabiliz 73 instancias de proteccionismo por parte de los miembros del grupo.

Para el diario londinense, nave insignia del capitalismo financiero europeo, a juzgar por el borrador de la declaracin final de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) pases industrializados y emergentes, que se realizar este jueves en Londres, el resultado ms factible ser la convocatoria de otra cumbre para este mismo ao.

O sea, en trminos futbolsticos, Washington ya habra conseguido "patear la pelota afuera" postergando cualquier tratamiento de reforma al statu quo imperante, y, en consecuencia, boicoteando y haciendo fracasar un acuerdo global intercapitalista para enfrentar la crisis financiera y recesiva global.

Mientras tanto, proyecciones de organismos oficiales y de entidades privadas, as como los diagnsticos de reputados especialistas coinciden en que la economa mundial ya ingres en un proceso de recesin mundial que se va a agudizar durante los aos 2009 y 2010, sobre todo en EEUU y en la Unin Europea (principalmente en los pases del Este), expandindose por Asia, frica y Amrica Latina con un pronstico que todava no aparece claro.

De acuerdo con el ltimo vaticinio del Banco Mundial, la economa global se contraer este ao por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Segn el organismo internacional, a mediados de este ao la produccin industrial se reducir un 15% en comparacin con 2008, mientras que el flujo del comercio exhibir su mayor declinacin en 80 aos.

De acuerdo a Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional "La contraccin en la demanda "puede exceder cualquier cosa vista desde la Gran Depresin de los aos 30".

Paralelamente, se contagia la recesin a escala global y sube la demanda del dlar en plena agudizacin de la crisis financiera, mientras el euro (promocionado como su "sepulturero") se desploma, en una clara seal de que los pases y potencias capitalistas (pese su doble discurso en los foros internacionales) lo consideran como la nica moneda segura.

En tanto EEUU ya se ha convertido en el epicentro del "peligro recesivo" a escala global, paradojalmente su moneda, el dlar, ha experimentado una suba vertiginosa desde el estallido de la crisis con quiebras bancarias, convirtindose en un "refugio seguro" para los capitales que huyen de la crisis financiera.

Mientras en la potencia regente se derrumban los bancos y estallan en rojo todos los indicadores de la economa real, la escalada del dlar es la mejor prueba de que la moneda imperial contina siendo el nico activo creble para refugiarse en tiempos de crisis.

Esta situacin y este escenario internacional es lo que explica porque EEUU, con su economa colapsada, con su imagen imperial en crisis, sigue imponiendo sus intereses por sobre las contradicciones intercapitalistas del G-20.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter