Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2009

Armas de EE.UU. y poder de fuego del narcotrfico
EE.UU. exporta ms de US$1.000 millones en armas a Mxico en 5 aos

Bill Conroy
Narco News

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Los medios dominantes, expertos y polticos en Washington han desencadenado en los ltimos meses una ola de pnico que vincula la escalada de la violencia en Mxico, y su proyeccin hacia EE.UU., al contrabando ilegal de armas.

La cortina de humo que difunden esos portavoces oficiales del consenso prefabricado es que una serie de operadores criminales estn involucrados en compras ficticias (o fraudulentas) de armas, al realizar compras clandestinas en ferias de armas o al reunir pequeos depsitos de armas en EE.UU. a fin de contrabandearlas al sur de la frontera, a los crteles de la droga.

El gobierno de Obama est enviando ahora cientos de agentes federales adicionales a la frontera en un esfuerzo por impedir ese contrabando ilegal de armas para asegurar a la clase media estadounidense agitada de EE.UU. que el To Sam se ocupar de esos viles sujetos. La cascada de titulares de los medios dominantes que imprimen pornografa de la guerra contra la droga nos promete en prrafos insertados en medio de la excitacin que la Operacin Traficante de Armas de la ATF [Oficina de Alcohol Tabaco y Armas de Fuego] y otros programas de accin radical contra vendedores de armas salvar EE.UU. de los banditos de Mxico.

Es indiscutible que algunos personajes criminales en EE.UU. contrabandean armas cortas a travs de la frontera. Pero la guerra de la droga en Mxico no es librada con ofertas especiales del sbado por la noche, rifles de pasatiempo y escopetas de casa. Las organizaciones de narcotrfico ahora poseen armas de gran potencia en vastas cantidades que no pueden ser explicadas por el vaco legal de las ferias de armas.

Por lo menos hay un informe en un medio noticioso dominante que merece crdito por reconocer esa tendencia:

Traficantes [mexicanos] han escalado su carrera armamentista, adquiriendo armas de grado militar, incluidas granadas de mano, lanzagranadas, municin perforante de blindados y cohetes antitanque con un poder de fuego que va mucho ms all de rifles de asalto y pistolas que han dominando sus arsenales, seala un informe reciente en Los Angeles Times.

La proliferacin de armamentos ms pesados apunta a una amenazadora nueva etapa en la guerra de dos aos del gobierno mexicano contra organizaciones de la droga

Narco News, en un informe de diciembre pasado. [Juarez murders shine a light on an emerging Military Cartel] tambin examin la creciente militarizacin de los grupos de narcotrfico en Mxico y seal que municin de origen militar apareci en un depsito de armas confiscado en Reynosa, Mxico, en noviembre de 2008 que fue vinculado a los Zetas, un grupo mercenario que provee servicios de refuerzo a las organizaciones mexicanas de narcotrfico.

De dnde provienen realmente esas armas de grado militar?

En lugar de encarar directamente esa pregunta vlida, los medios dominantes, y ahora incluso el gobierno de Obama, han estado tratando de ponerle lpiz labial al cerdo, pregonando, en las palabras de la Secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton, los valerosos esfuerzos emprendidos por el presidente [mexicano] Caldern.

Y el valeroso presidente mexicano Felipe Caldern, por su parte, reexpide a EE.UU. la culpa del creciente poder de fuego de las organizaciones de narcotrfico mexicanas.

En un artculo publicado por Associated Press a fines de febrero de este ao, cita al presidente mexicano Caldern, afirmando lo siguiente:

Tenemos que detener el flujo de fusiles y armas hacia Mxico. Permtame expresarle que hemos confiscado en estos dos aos ms de 25.000 fusiles y armas, y ms de un 90% provenan de EE.UU., y estamos hablando desde lanza misiles a ametralladoras y granadas.

Pero no importa con cunto esfuerzo Caldern y los funcionarios tratan de disfrazar al cerdo, ste sigue gruendo.

Una investigacin de Narco News sobre el flujo de armas a travs de la frontera de EE.UU. parece conducir directamente a la corrupcin sistmica que aflige a una amplia zona del gobierno mexicano del presidente Felipe Caldern y la asimilacin por su propia nacin de polticas de libre comercio impulsadas por el mercado.

Las ms letales de las armas que ahora estn en manos de grupos criminales en Mxico, en particular a lo largo de la frontera de EE.UU., segn todo estndar razonable de anlisis de los hechos, parecen estar penetrando a esa nacin a travs de exportaciones perfectamente legales del sector privado de armas, medidas en miles de millones de dlares, y aprobadas por el propio Departamento de Estado de EE.UU. La evidencia indica que esas mortferas mercancas comerciales lanzagranadas, explosivos, y armas de asalto son entonces transferidas mediante la corrupcin a organizaciones de narcotrfico a travs de su alcance dentro de las fuerzas armadas y de las agencias de mantenimiento del orden mexicanas, en cantidades que pueden repletar bodegas.

 

Como en otros negocios criminales en Mxico, como el contrabando de drogas o los secuestros, no es poco usual que oficiales de la polica y personal militar estn involucrados en el comercio ilegal de armas, seala un informe de octubre de 2007 del grupo profesional de inteligencia global Stratfor, que la revista Barron una vez apod la CIA fantasma. Durante los ltimos aos, varios funcionarios gubernamentales mexicanos han sido arrestados a ambos lados de la frontera por participar en el trfico de armas.

Recuento del comercio de armas

El Departamento de Estado de EE.UU. supervisa un programa que exige que las compaas privadas en EE.UU. obtengan una licencia de exportacin para vender equipos o servicios de defensa a clientes extranjeros lo que incluye tanto a unidades gubernamentales como a compradores privados en otros pases. Esos negocios de armas son conocidos como Ventas Comerciales Directas (DCS). Cada ao, el Departamento de Estado publica un informa que especifica el volumen y el valor en dlares de los tems de DCS aprobados para la exportacin.

Los informes no suministran detalles de a quienes fueron exportadas especficamente las armas o los servicios de defensa, pero provee una lista de los pases de destino. Aunque es posible que algunos de los tratos autorizados bajo el programa DCS hayan sido alterados o incluso anulados despus de la emisin de licencias de exportacin, los datos compilados por el Departamento de Estado proveen una amplia instantnea del amplio volumen de embarques de armas del sector privado de EE.UU. tanto a Mxico como a Latinoamrica en general.

Segn un anlisis de los informes del DCS, unos 1.000 millones de dlares en equipamientos militares fueron aprobados para la exportacin a Mxico a travs de compaas privadas de EE.UU. entre el ao fiscal 2004 y el ao fiscal 2007 el ao ms reciente para el que hay datos disponibles. En general, durante el mismo perodo, un total de unos 3.700 millones de dlares en armas y otros equipamientos militares fueron aprobados para la exportacin bajo el programa DCS a toda Latinoamrica y el Caribe.

Aparte de las exportaciones de equipos militares aprobados para Mxico, unos 3.800 millones de dlares en servicios relacionados con la defensa [asistencia tcnica y entrenamiento por contratistas privados de EE.UU.] tambin fueron aprobados para su exportacin a Mxico durante el mismo perodo de cuatro aos, segn los informes del DCS.

Eso significa que el valor total de exportaciones a Mxico por compaas privadas de EE.UU. de equipamientos y servicios relacionados con la defensa fue de cerca de 5.000 millones de dlares durante esos cuatro aos. Y esa cifra ni siquiera incluye los 700 millones de dlares en ayuda que ya fue autorizada bajo la Iniciativa Mrida [Plan Mxico] o cualesquiera nuevas exportaciones por el DCS autorizadas para los aos fiscales 2008 y 2009 [que termina el 30 de septiembre].

Lo que sigue es una muestra de los tipos de embarques de armas aprobadas para ser exportadas a Mxico a travs del programa DCS slo durante los aos fiscales 2006 y 2007:


Una revelacin inquietante sobre el programa DCS, que tiene relevancia directa para la guerra de la droga en Mxico, forma parte de un informe fiscal de 2007 publicado por el Departamento de Estado. Ese informe Blue Lantern resume los resultados del programa de monitoreo del uso final de exportaciones del DCS.

El informe Blue Lantern estableci que el Hemisferio Occidental (especialmente Latinoamrica y el Caribe) sigue siendo una regin con una alta incidencia de casos desfavorables que involucran armas de fuego y municin. Los resultados desfavorables indican que puede haber ocurrido fraude y esos casos podran ser objeto de acciones policiales civiles o ser enviadas al mantenimiento del orden para investigacin criminal.

De todo el programa DCS, y es una cifra inquietante, de los 634 casos Blue Lantern cerrados en el ao fiscal 2007, un total de 143, o sea un 23%, fueron considerandos desfavorables.

El informe Blue Lantern no menciona en detalle transacciones especficas, pro suministra ejemplos de estudios detallados. Uno, incluido en el informe, indica que un comerciante latinoamericano en armas de fuego actu como compaa fachada para otra compaa latinoamericana.

El propietario admite que la compaa existe slo sobre papel, indica el informe Blue Lantern para el ao fiscal 2007. Las autoridades del pas anfitrin haban suspendido temporalmente las licencias de importacin para la compaa madre por su vnculo con el contrabando de armas porttiles a bandas en un tercer pas.

En vista de las estrictas leyes para armas de fuego de Mxico respecto a individuos privados, es probable que la mayor parte de los equipamientos de defensa del programa DCS para exportacin a esa nacin hayan sido dirigidos hacia las agencias militares o de mantenimiento del orden. Pero es precisamente ese hecho el que debera provocar una cierta alarma en Washington.

Mxico, segn admite el propio Caldern, enfrenta un serio problema de corrupcin dentro de las filas de los organismos del orden pblico mexicanos.

De un informe de diciembre de 2008 de Los Angeles Times:

El presidente mexicano Felipe Caldern dijo el martes que su gobierno da grandes pasos contra la corrupcin, pero advirti que el soborno sigue siendo una amenaza para los esfuerzos de la nacin contra el crimen.

El rival de Caldern en la eleccin presidencial mexicana de 2006, Andrs Manuel Lpez Obrador, en una reciente carta abierta publicada en el peridico mexicano Por Esto! y dirigida a la Secretaria de Estado de EE.UU. Clinton, es an ms directo en su evaluacin de la dimensin de la corrupcin dentro del rgimen de Caldern:

Usted seguramente sabe que todo esto comenz cuando un grupo de alrededor de 30 traficantes de influencias y polticos corruptos, utilizando como parapeto a la llamada poltica econmica neoliberal, se apoder del Estado mexicano, as como de una buena parte de los bienes de la nacin y del presupuesto pblico. Y esta poltica de pillaje que ha enriquecido a una minora de manera exagerada y obscena, como no ha sucedido en ninguna otra parte del mundo, ha condenado al pueblo de Mxico al destierro y a la sobrevivencia.

Y esa corrupcin no se limita a los organismos de orden pblico mexicanos. Narco News obtuvo una presentacin en PowerPoint preparada para la DEA que indica lo siguiente:

Entre enero de 2000 y diciembre de 2006: Ms de 163.000 miembros de las fuerzas armadas fueron sometidos a procesos criminales durante los 6 aos en el poder del ex presidente Vicente Fox. La mayora de los crmenes fueron: [la lista incluye abuso de poder, homicidio, desfalco, secuestro, robo de bancos, posesin ilegal de armas de fuego y crmenes sanitarios [esencialmente crimen organizado].

Otra diapositiva en la misma presentacin en PowerPoint de la DEA muestra que los militares mexicanos informaron de un promedio de 1.200 deserciones por mes en 2006.

Y no hay que olvidar que los Zetas, ahora mismo uno de los grupos de la organizacin de la droga ms violentos en Mxico, fueron fundados por ex soldados de las operaciones especiales de elite mexicanas muchos de los cuales recibieron algn entrenamiento en EE.UU.

[Los ms recientes informes del DCS se encuentran en los enlaces: FY2006 y FY2007.]

"No hay peor ciego que el que no quiere ver"

Un ex alto Inspector de Aduanas de EE.UU., quien pidi guardar el anonimato, suministr la siguiente reaccin cuando le mostramos los datos del DCS:

Estara enteramente de acuerdo [en que] armas del DCS (y donadas por el Departamento de Defensa, a diferencia de las vendidas por el DCS) constituyen obviamente la explicacin ms simple para el masivo aumento en la cantidad de armas totalmente automticas, granadas, cohetes, etc. obtenidas por las bandas de narcticos Es decir, obtienen sus armas de su propio gobierno, mexicano, por diversos medios ilegales.

El gobierno mexicano tiene una larga y bien documentada historia de corrupcin a todos los niveles, de municipal a federal. La mayor parte de las armas presentadas [en los medios] simplemente no estn a la venta para civiles estadounidenses, en particular las granadas tanto de 40 mm como tipos manuales

La fuente de esas armas puede ser rastreada fcilmente por la ATF Todas las ventas al extranjero tienen que ser informadas a la ATF antes del embarque, en caso de que gobierno desee retener un embarque a un pas en particular, etc. La identificacin de los nmeros de serie sera fcil, con ayuda del gobierno de EE.UU., evidentemente.

Pero eso presupone que el gobierno mexicano, y el de EE.UU., realmente quieran rastrear esas armas. Un informe de 2008 en el San Antonio Express News, que incluye detalles de la mayor confiscacin de armas en Reynosa, Mxico, en ese mismo mes, con la participacin de los Zetas, revela lo siguiente:

Otro ejemplo de problemas de coordinacin ocurri este mes. Autoridades mexicanas en Reynosa al otro lado de la frontera desde McAllen, confiscaron la mayor cantidad de armas de un crtel cerca de 300 rifles de asalto, lanzagranadas disparados desde el hombro y medio milln de balas.

Pero semanas ms tarde, las autoridades mexicanas todava no haban permitido a la ATF el acceso a los nmeros de serie que hubieran ayudado a rastrear a los compradores y traficantes al lado estadounidense.

No cabe duda de que la corrupcin de los crteles y la intimidacin de los rganos de seguridad pblica mexicanos a todo nivel y en toda agencia han causado una cierta disfuncin.

Un ex agente de la DEA, que tambin pidi no ser nombrado, dice que el embarque de armas de grado militar al gobierno mexicano bajo el programa DCS, es esencialmente como enviar armas a un sindicato del crimen en vista del grado de corrupcin dentro de ese gobierno.

Por lo menos un individuo con antiguas conexiones con agencias de inteligencia de EE.UU. est convencido de que la corrupta transferencia de armas entre militares mexicanos y narcocriminales en Mxico es ms que una teora.

Tosh Plumlee, es ex piloto contratado por la CIA que condujo numerosas misiones de entrega de armas a Latinoamrica y transporte de drogas a EE.UU. como parte de las clandestinas operaciones Irn/Contra en los aos ochenta, segn antecedentes pblicos. Despus de inquietarse por esas misiones aprobadas por el gobierno, Plumlee decidi llevar sus preocupaciones al Congreso.

En su momento, Plumlee fue llamado a testificar ante el Congreso en numerosas ocasiones, slo para descubrir que los comits del Congreso que escucharon su testimonio ordenaron que fuera considerado confidencial lo que significaba que si Plumlee hablaba posteriormente en pblico al respecto, estara violando la ley.

Plumlee, sin embargo, todava tiene profundos contactos con el mundo de los servicios de inteligencia, algunos de los cuales, al parecer, quieren que presente alguna informacin sobre la naturaleza de la guerra de la droga en Jurez, Mxico. Como resultado, Plumlee dice que recientemente hizo un viaje con individuos que describi como fuentes confidenciales a un pequeo depsito en Jurez que se encuentra al otro lado de la frontera desde El Paso, Texas. Plumlee dice que acept acompaar a las fuentes porque actualmente est investigando para un libro que escribe sobre la guerra de la droga.

Plumlee dice que a su juicio es evidente que el almacn no formaba parte de una operacin militar mexicana, y sin embargo estaba repleto de armas militares de EE.UU. incluidas granadas, lanzagranadas, armas ligeras antitanque LAW [esencialmente bazucas de alta tecnologa, rifles M16 y equipos de visin nocturna].

Plumlee dice que sus fuentes indicaron que las armas estadounidenses en el almacn as como en otro ubicado en otro sitio en Jurez que no visit estaban ahora bajo el control de una organizacin de narcotrfico, que haba obtenido la municin de elementos corruptos en el ejrcito mexicano.

Plumlee reconoce que no sabe por qu le permitieron que entrara al depsito y saliera vivo. Todo lo que puede decir con seguridad es que lo estaban utilizando para revelar la informacin y sospecha que esas armas han sido cambiadas de sitio desde entonces.

Por increble que suene la historia de Plumlee, en realidad no puede sorprender que haya depsitos de armas en almacenes clandestinos en una ciudad como Jurez que, desde comienzos de 2008, ha producido cerca de 2.000 de los 7.000 asesinatos que se estima han tenido lugar en la sangrienta guerra de la droga de Mxico. Y, quirase o no creer la informacin de Plumlee, es evidente que tiene una larga historia como participante en el mundo infernal de las operaciones ocultas, y que es posible que cuente con la confianza de algunos protagonistas que siguen involucrados en ese arte clandestino.

Mike Levine, ex agente de la DEA que tiene aos de experiencia en la participacin en peligrosas operaciones clandestinas en el extranjero, dice que Plumlee es quien afirma ser. Levine presenta ahora un show radial en la ciudad de Nueva York en una estacin de Pacifica Radio [el Expert Witness Radio Show] y Plumlee ha aparecido varias veces en ese show a lo largo de los aos.

Levine dice sobre la credibilidad de Plumlee:

Antes de invitar a Tosh a salir al aire, porque su historia era tan increble, lo investigu a travs de agentes gubernamentales, todos los cuales dijeron que era genuino. Tengo una copia del mapa areo que entreg a un peridico semanario de San Diego, con anotaciones sobre todos sus vuelos con drogas, que fue lo primero que convenci sobre su persona.

Despus que hizo numerosas revelaciones por radio en Nueva York, y los medios dominantes siguieron ignorndolo, el Congreso aparentemente estaba escuchando. Mis propias fuentes me haban dicho que agencias como la CIA grababan regularmente mi programa. (Sola recordarles, durante la emisin, que se aseguraran de apretar el botn rojo para grabar.)

As que Tosh me llama un da cerca de 1997 y dice que el Congreso le ha pedido que testifique sobre sus experiencias, a puertas cerradas. Le dije: Si haces eso, no van a hacer nada fuera de clasificar tu testimonio y hacer que sea ilegal que cuentes tu propia historia.

Y eso, ciertamente, es lo que pas, segn Tosh.

Podra ser que Plumlee haya sido utilizado como una especie de mensaje en una botella, porque como ha pasado tantas veces en la historia pasada de EE.UU., la cadena normal de comando y los polticos en Washington, simplemente no quieren or la verdad, no quieren arriesgar hacer olas en las relaciones internacionales con Mxico o interrumpir el flujo de mercado libre de un multimillonario negocio legal de armas?

Despus de todo, si el gobierno de EE.UU. tuviera que aceptar que los militares mexicanos estn tan devastados por la corrupcin y fuera del control del presidente Caldern de Mxico que no se puede confiar en que controlen sus propias armas, cmo puede su cooperacin con el gobierno de Caldern tener alguna esperanza de xito en lo que muchos diran es una guerra contra la droga mal concebida para empezar?

En los hechos, si lo que ahora EE.UU. enfrenta en Mxico, es probablemente que su cooperacin con el gobierno de Caldern, cuando toma la forma de embarques de armas de EE.UU., probablemente slo va a nutrir ms derramamiento de sangre y probablemente slo pondr en grave peligro a agentes estadounidenses en el terreno que ayudan a esos esfuerzos.

Narco News trat de conseguir comentarios de funcionarios tanto en el Departamento de Justicia como en el Departamento de Estado sobre los temas presentados en este artculo. Hasta la fecha, esos pedidos tanto por telfono como por correo electrnico han sido recibidos con un silencio total.

Mantnganse al tanto

http://narcosphere.narconews.com/notebook/bill-conroy/2009/03/legal-us-arms-exports-may-be-source-narco-syndicates-rising-firepower



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter