Portada :: Economa :: Londres: G-20 al rescate del capitalismo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-04-2009

El gran circo de Londres

Atilio Born
Rebelin


Meses atrs la formidable maquinaria propagandstica del imperio alimentaba la ilusin de que la reunin del G-20 en Londres le dara la estocada final a la crisis. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha comenzaron a orse voces discordantes. Nicolas Sarkozy y Angela Merkel lanzaron baldes de agua fra sobre el inminente cnclave y el anfitrin, el progresista britnico Gordon Brown, aconsej bajar las expectativas al paso que un nmero creciente de economistas crticos e historiadores advertan sobre lo ftil de la tentativa. Pese a ello los ilusionistas y malabaristas del sistema no dejaron de ensalzar la reunin de Londres y tratar de que las tibias medidas que all se adoptasen fuesen interpretadas por el pblico como propuestas sensatas y efectivas para resolver la crisis.

Como era de esperar, poco y nada concreto sali de la reunin. Y esto por varias razones. Primero, porque lo que con arrogancia e ignorancia inauditas algunos caracterizaron como Bretton Woods II ni siquiera se plante la pregunta fundamental: reformar para qu, con qu objeto? Al soslayarse el tema por omisin qued establecido que el objetivo de las reformas no sera otro que el de volver a la situacin anterior a la crisis. Esto supone que lo que la caus no fueron las contradicciones inherentes al sistema capitalista sino aquella exuberante irracionalidad de los mercados de la que se lamentaba Alan Greenspan, sin percatarse que el capitalismo es por naturaleza exuberantemente irracional y que esto no se debe a un defecto psicolgico de los agentes econmicos sino que tiene sus fundamentos en la esencia misma del modo de produccin. Segundo: dado lo anterior no sorprende comprobar que el G-20 haya decidido fortalecer el papel del FMI para liderar los esfuerzos de la recuperacin, siendo el principal autor intelectual de la crisis actual. El FMI ha sido, y contina siendo, el principal vehculo ideolgico y poltico para la imposicin del neoliberalismo a escala planetaria. Es una tecnocracia perversa e inmoral que percibe honorarios exorbitantes (exentos del pago de impuestos!) y cuya pobreza intelectual la resumi muy bien Joseph Stiglitz cuando dijo que el FMI est poblado por economistas de tercera formados en universidades de primera. Y de la mano de estos aprendices de brujos se piensa salir de la crisis ms grave del sistema capitalista en toda su historia? No hay en esto un pice de exageracin: esta crisis es la manifestacin externa de varias otras que irrumpen por primera vez: crisis energtica, medioambiental, hdrica. Nada de esto haba en la depresin de 1873-1896 o en la Gran Depresin de los aos treinta. En su entrelazamiento estas crisis plantean un desafo de inditas proporciones, frente al cual las recetas del FMI no harn sino profundizar los problemas hasta extremos insospechados. Tercero: dada esta situacin el tema es demasiado grave para dejarlo en manos del G-20 y sus expertos. Por eso el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel DEscoto, dijo que lo que se necesitaba no era un G-20 sino un G-192, una cumbre de todos los pases, y la convoc para Junio de este ao. El G-20 trata de cooptar a varios pases del Sur con la esperanza de robustecer el consenso para una estrategia gatopardista de salida capitalista a la crisis del capitalismo: cambiar algo para que nada cambie. Pero no hay posibilidad alguna de capear este temporal apelando a las recetas del FMI, y los pases invitados a Londres, entre ellos la Argentina, lo mejor que podran hacer es denunciar con serenidad pero con firmeza la inanidad de las medidas all adoptadas y que dentro del capitalismo no habr solucin para nuestros pueblos ni para las amenazas que se ciernen sobre todas las formas de vida del planeta Tierra.

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter