Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2009

La lucha por el Alquiler Social Universal

Daniel Jimnez Lorente
Diagonal

El autor explica en qu consisten las medidas propuestas por el grupo VdeVivienda para hacer efectiva una poltica de la vivienda no basada en la especulacin.


Las ltimas manifestaciones que convocamos desde VdeVivienda el 14 de marzo en Madrid y Donostia ha servido para que la ciudadana comience a conocer el Alquiler Social Universal (ASU), el programa de medidas que proponemos para hacer efectivo el derecho al alojamiento.

Hablamos de un conjunto de propuestas que parten de un movimiento asambleario compuesto por personas que sufrimos las consecuencias de la especulacin inmobiliaria.

Por tanto, nuestras soluciones tienen que ser a la fuerza radicalmente distintas de las planteadas por los que han causado el problema, es decir, la clase poltica, la banca y los seores del ladrillo: constructores y promotores. Esta fuerte contradiccin nos hace ser conscientes de que jams se podr plantear un acuerdo con las administraciones. Tampoco lo queremos. Nuestro objetivo no es convencer al poder poltico, sino a la ciudadana, que es la verdadera depositaria de la soberana popular.

El primer punto del ASU exige dar un uso social a las viviendas vacas existentes en nuestro pas. Segn datos del Banco de Espaa, a finales de 2007 el parque total superaba los 25,5 millones, sobre un total de 16,69 millones de familias. Estas cifras indican un promedio de 1,56 viviendas por familia, una de las tasas ms altas del mundo. Tantas viviendas sobran que Espaa es el pas de la UE con ms viviendas vacas, superando los cuatro millones. La idea es realizar una expropiacin de uso de esas viviendas sobrantes, en manos de los grandes acaparadores de propiedades inmobiliarias, que poseen un stock de viviendas vacas sin vender que supera ampliamente el milln, y de las grandes fortunas. Estas viviendas se destinaran a un parque pblico en alquiler. Para optar al uso de estas viviendas, el futuro inquilino slo tendra que inscribirse en un censo de demandantes. Cuando la recibiera, pagara nicamente una renta mnima para el mantenimiento del inmueble, y en ningn caso el lucro de sus dueos.

La segunda de las medidas del ASU plantea un cambio de la ley hipotecaria, de forma que cualquiera que no pueda afrontar el pago de la cuota no tenga que responder ms all del precio de subasta de su casa por el banco. Actualmente, la prdida de la vivienda no significa la cancelacin automtica de la deuda, porque puede suceder que la deuda sea mayor que lo obtenido por la entidad financiera en la subasta. Esto no pasa en la mayora de los pases, donde la subasta de la vivienda supone siempre el fin de la deuda.

El tercer punto es acabar con las subvenciones de dinero pblico para las entidades privadas. El Instituto de Crdito Oficial, dependiente del Ministerio de Economa, debe dejar de socorrer a los especuladores con avales (se han previsto 5.000 millones para construir ms innecesarias viviendas protegidas) y crditos (otros 3.000 millones destinados a refinanciar deuda de los seores del ladrillo que conviertan vivienda libre en vivienda en alquiler). Tambin rechazamos las inyecciones de liquidez destinadas a la banca.

La ltima medida incluida en el ASU es la despenalizacin de la okupacin para vivir o crear espacios sociales. En la mayora de pases, la okupacin es falta y no delito penal, constituyendo Espaa una excepcin a esta normal general. La okupacin no genera ningn dao a la sociedad, sino que es la existencia de viviendas vacas la que provoca una enorme injusticia social, y por tanto los que deben ser perseguidos son los que especulan con este bien, tal y como se hace en el resto de Europa. Esto es lo que defendemos desde VdeVivienda. Sin duda, hay otras muchas propuestas interesantes que habr que estudiar. Lo importante, en todo caso, es que las soluciones partan desde la ciudadana, y que al fin nos convirtamos en dueos de nuestros propios proyectos vitales.

Daniel Jimnez Lorente, VdeVivienda Madrid.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter