Portada :: Economa :: Especial "El capitalismo cruje"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2009

40 millones de empleos en peligro
Una nueva crisis global de la deuda

Nicholas Dearden
CounterPunch


Incluso a los ms ardientes defensores del libre mercado les resulta difcil sostener hoy en da que la globalizacin est mejorando las vidas de la mayora de gente del planeta. Un sistema con crisis inherentes, que ha alimentado niveles de desigualdad sin precedente, finalmente se ha colapsado, dejando tras su despertar una pesadilla para numerosos pases en vas de desarrollo que se encuentran con que el comercio y la inversin de la que la globalizacin les ha hecho dependientes, ahora de pronto se agotan. En todo el mundo se estima que van a desaparecer 40 millones de empleos en 2009.

Con este teln de fondo, los lderes mundiales que se confiesan preocupados por el destino de los pobres en todo el mundo deberan estar preguntndose introspectivamente cosas del estilo de porqu se han adherido durante tanto tiempo al dogmatismo del fundamentalismo del libre mercado. Pero en cambio, algunas de las ideas para conseguir nueva financiacin que han adelantado Gordon Brown y otros, despus de la primera desesperada y necesaria inyeccin de efectivo, significan ms de las mismas polticas que fueron el origen y la causa del actual jaleo.

La imprudencia y la insensatez en las finanzas no es nada nuevo. A lo largo de los aos setenta los bancos y los gobiernos concedieron enormes prstamos a los pases en vas de desarrollo sin demasiada consideracin por a quin estaban prestando o para qu lo estaban haciendo. Muchos de esos pases han pasado los siguientes 30 aos abrumados por una deuda impagable que ha permitido a los pases ricos forzarles a aceptar todo tipo de polticas de libre mercado para sus economas.

Y de hecho el ministro de economa de Chile Andrs Velasco deca el ao pasado que la actual crisis del crdito era una versin ms moderna y mucho ms grande de lo que hemos estado viendo en los mercados emergentes durante las ltimas dos dcadas. Y a menos que tengan que ser los pobres de todo el mundo los que paguen por esta crisis de la misma forma en la que pagaron por la crisis de la deuda del tercer mundo en los ochenta y los noventa, las soluciones debern ser esta vez radicalmente distintas.

La leccin ms clara que se debe sacar de la actual crisis es que la globalizacin financiera ha sido hostil al desarrollo. Un reciente informe de ActionAid muestra claramente como aquellos pases que han devenido ms dependientes de los flujos de capital hacia sus economas han sido tambin los ms vulnerables a la crisis financiera.

En tiempos de crisis, el capital deja las periferias para refugiarse en el centro, y eso es lo que est pasando ahora mismo. Pases sin una estructura de capital domstico suficientemente robusta que les permita financiar su propio desarrollo, se quedan en la estacada.

En muchos pases ello podra fcilmente llevar a otra autntica crisis de la deuda, especialmente all donde se ha adquirido una gran cantidad de prstamos a corto plazo para pagar las deudas a largo. En 2006, 660 mil millones de dlares en prstamos eran a corto plazo (venciendo a un ao vista o menos), 43 mil de ellos en el frica sub-sahariana.

El Banco Mundial calcula que hay 43 pases especialmente vulnerables a la crisis financiera. De esos, creemos que 38 ya necesitaban que se les cancelase la deuda antes de esta crisis. El FMI pronostica que si la crisis sigue durante un ao ms, la carga media de la duda para los pases de bajos ingresos aumentar del orden del 4% del PIB.

Entre estos pases se encuentra Zambia, un pas que ya consigui una vez la cancelacin de su deuda pero que, debido a la cada de los precios del cobre y a una reduccin en la produccin, podra ver su deuda doblar el nivel que el Banco Mundial y el FMI juzgan sostenible.

Las Filipinas un pas de ingreso medio con mucha dependencia de financiacin privada tienen una gigantesca deuda de 8 mil millones de dlares a cancelar este ao, mientras su balanza comercial se precipita hacia los nmeros rojos.

Bangladesh, que depende de los ingresos procedentes de la exportacin de ropa y vestidos, posiblemente sufrir una gran cada de la demanda que le dificultar el poder pagar el vencimiento de sus 1.700 millones de dlares de deuda a corto plazo.

Pero las soluciones que el G20 va a considerar el jueves se concentran bsicamente en ms prstamos en vez de cancelar deudas y en resucitar el Fondo Monetario Internacional (FMI), la misma institucin que transform el crack de 1997 en el sur-este asitico en una crisis sin precedentes seguida de un montn de polticas de austeridad que resultar ser pro-cclicas.

Las ltimas informaciones sobre los prstamos del FMI sugieren que no han aprendido la leccin a Pakistn se le ha indicado hace poco que suba los tipos de inters as como las tarifas elctricas, a Hungra que devale su moneda y suba tambin los tipos de inters, a Letonia que reduzca los gastos en personal de la administracin local, a Serbia que recorte los gastos del sector pblico en general y a El Salvador que no aumente su dficit fiscal.

En un comunicado hecho la semana pasada, Brown pidi otros 100 mil millones para un fondo de garanta para acuerdos comerciales. Eso significar mucho dinero para las agencias que dan crditos a las exportaciones y que son las responsables del enorme aumento de deudas ilegtimas durante las ltimas tres dcadas prstamos que han hecho poco o nada para ayudar a las poblaciones de los pases que los recibieron, mientras alimentaban a nuestros propios fabricantes de armas.

Por otro lado, otras propuestas ms serias han sido formuladas hace poco por una Comisin de Expertos de las Naciones Unidas puesta en marcha por el Presidente de la Asamblea General a tenor de la crisis financiera. La Comisin, liderada por el premio Nobel Joseph Stiglitz, ha pedido una reforma de gran calado de la economa mundial, incluyendo el lanzamiento de un proceso internacional de negociacin de la deuda que debera permitir una ms justa y amplia cancelacin de la misma, as como que se acabe con la condicionalidad impuesta y se emita una nueva divisa de reserva que reemplace al dlar. El gobernador del Banco Central de China se hizo eco de esta peticin la semana pasada, pidiendo tambin la creacin de una Unin Internacional de Compensacin de Pagos una idea con la que ya soaba el economista John Maynard Keynes para contribuir a que los enormes dficit y supervit comerciales de los ltimos aos no sigan acumulndose en el futuro.

Se trata de seales esperanzadoras, como lo son las propuestas de los gobiernos de Amrica Latina para finalmente lanzar, este mayo, el Banco del Sur, que dar a los pases mayor independencia del FMI y del Banco Mundial.

En esencia, a lo que las soluciones deben dar respuesta no es slo a cuestiones econmicas sino tambin polticas. Por encima de todo, debe tenerse en cuenta que la soberana y la dignidad de los pases en vas de desarrollo ha sido asaltada durante los ltimos 30 aos, y se les debe permitir ser capaces de recobrar su independencia. La dependencia creada y sostenida por la deuda durante dcadas debe ser finalmente rota si debe haber alguna esperanza para el desarrollo global y el fin de la pobreza.

Pero estas ideas es improbable que sean tenidas en cuenta por el G20 este jueves. Slo un movimiento cvico coordinado puede lograr que se lleven a cabo los cambios necesarios. Es ese movimiento el que las protestas de esta semana deberan lanzar, una movilizacin sin precedentes para enfrentar un momento de crisis y de oportunidad tambin sin precedentes.

Notas:

ActionAid, Dnde duele? El impacto de la crisis financiera en los pases en vas de desarrollo, marzo de 2009

Bretton Woods Project, Volvern esta vez a perjudicar a los pobres los prstamos del FMI?, enero/febrero de 2009

Nicholas Dearden es el Director de la Jubilee Debt Campaign. La Jubilee Debt Campaign es parte de la plataforma Put People First.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Xavier Fontcuberta i Estrada


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter