Portada :: Economa :: Especial "El capitalismo cruje"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2009

La amenaza de los estallidos sociales
La crisis hace tambalear a Europa

Leonardo Montero
APM

Los levantamientos populares en Europa del Este encendieron el alerta. El descontento social crece y varios gobiernos estn en la cuerda floja. Hasta dnde llegar la crisis?



El derrumbe comenz en Islandia, considerado el mejor pas del mundo para vivir. Paradoja de los tiempos capitalistas. Lo que era un paraso, en pocos das volvi a la realidad para convertirse en un pas ms. Los gures del libre mercado ya no podrn ponerlo como ejemplo para los subdesarrollados.

Ese fue el golpe que sacudi a la Unin Europea (UE). Pese a que Islandia no es parte de la comunidad, el desplome de la isla encendi la alarma por la magnitud de la crisis y por el posible efecto contagio. Efectivamente, el efecto contagio se produjo y la UE no lo pudo detener.

Cada libre
Europa del Este fue el escenario de los primeros temblores al interior de la comunidad. Los socios ms nuevos de la UE comenzaron a sufrir los mayores embates de la crisis y sus gobiernos empezaron a flaquear.

El primero en caer fue el primer ministro de Letonia, Ivars Godmanis, a mediados de febrero. Acechado por las protestas sociales y sin el apoyo de la coalicin de derecha que lo acompaaba, debi dejar el gobierno. Pese a la salida de Godmanis, la economa letona se sigue derrumbando.

Luego de la desintegracin de la Unin de Repblicas Socialistas Soviticas (URSS), este pequeo pas se sumergi en un profundo proceso de privatizacin de sus empresas. Pese a no haber hallado estabilidad poltica, sus ndices econmicos siempre fueron ampliamente positivos. Por esto, los expertos capitalistas gustaban considerarlo uno de los Tigres Blticos (junto a Estonia y Lituania).

Este crecimiento se ciment en las inversiones del resto de Europa y en el constante aumento de su deuda externa. Como suele suceder en tiempos de crisis, los inversores desaparecen y aparecen los acreedores.

La dependencia fue una condena para los letones. Su moneda se precipit y es una incgnita si el Estado podr pagar los crditos internacionales. Como si esto fuera poco, el pas debi recurrir a los prstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI) que a cambio estableci fuertes medidas de ajustes en los salarios y en los programas sociales.

Estas medidas de ajuste y el crecimiento de la desocupacin (12 por ciento en enero, pero se estima que se seguirn perdiendo empleos), configuran un panorama en el cual la posibilidad de nuevos estallidos sociales, no es descabellada.

El siguiente gobierno en caer fue el de Hungra. El 21 de marzo present su dimisin el primer ministro Ferenc Gyurcsny. La causa similar a la anterior: su gestin se empantan en medio de la crisis y su popularidad cay estrepitosamente.

Tal cual sucedi en Letonia, la brusca devaluacin asest un duro golpe a los deudores, la moneda local (el florn) cay un 30 por ciento respecto al euro. Esta situacin oblig a Gyurcsny a pedir 20.000 millones de euros al FMI que, fiel a su estilo, pidi una serie de ajustes.

Sin embargo, no fue suficiente ya que a principios de marzo el premier hngaro solicit a la UE un aporte de 190.000 millones de euros. La ostentosa cifra fue denegada y el fin de Gyurcsny se precipit.

El tercer gobierno cado en Europa del Este fue el de Repblica Checa. Tres das despus que su colega hngaro, cay el primer ministro checo, Mirek Topolanek. Para vergenza de la UE, Topolanek sucumbi en momentos que su pas preside la Unin. De hecho, el checo particip de la Cumbre del G-20 de Londres, sin contar con poder de decisiones en Praga.

Topolanek dej su cargo por una mocin de censura del Parlamento, acusado de incapacidad para desempearse frente a la crisis econmica. Pese a que Topolanek asegur que su salida se debe a motivos polticos y no a la crisis financiera, en el pas se registraron importantes movilizaciones de trabajadores afectados por desaceleracin de la actividad.

Desde mediados de 2008 la moneda local, corona checa, se devalu un 21 por ciento respecto al euro. Por consiguiente, tambin aqu el pago de las deudas externas se hizo casi imposible.

En los tres casos se observan detalles idnticos. La devaluacin de las monedas dej al descubierto lo peligroso de la dependencia externa y del endeudamiento sistemtico. Tambin se puede apreciar como las recetas neoliberales no hacen ms que perjudicar a estos pequeos Estados cuyas economas, tarde o temprano, terminan demostrando una peligrosa fragilidad.

El contagio hacia el Oeste
Adems de los tres gobiernos de Europa Oriental que cayeron en medio de la crisis (Letonia, Hungra y Repblica Checa), varios pases vecinos enfrentan desafos similares. El descontento social crece al mismo ritmo que desaparece el financiamiento. A esto debe agregarse que, en general, se trata de escenarios de gran inestabilidad poltica.

Rumania, Polonia, Estonia, Lituania y Bulgaria son los ms afectados al interior de la Unin. A estos deben sumarse los extras comunitarios como Ucrania y Croacia, cuya situacin genera gran preocupacin en el seno del bloque continental.

Los sntomas son los mismos en todos los casos: abruptas cadas de la paridad cambiaria, dficits fiscales, endeudamiento en moneda extranjera y economas en recesin. (Ver El mundo en recesin. APM 13/12/2008)

Esta situacin oblig a la UE a duplicar los fondos para refinanciar las deudas de estos pases. En el ltimo encuentro presidencial del bloque se acord un presupuesto de 50.000 millones de euros que duplica a la anterior cifra.

Adems, el FMI comenz a negociar prstamos para cada uno de los pases. A los mencionados anteriormente se le suma un paquete 27.000 millones de dlares que Rumania recibir del organismo, en conjunto con la UE y el Banco Mundial (BM). Los analistas coinciden en que el gobierno de Bucarest est en la cuerda floja y, si la situacin no se revierte, podra ser la prxima vctima del derrumbe.

Al norte de Rumania, en Ucrania las cosas estn igual de complicadas. La produccin de acero, uno de los motores de la economa, disminuy un 43 por ciento en diciembre de 2008 respecto al mismo mes de 2007. La cada de la demanda internacional, paraliz la industria.

Por otro lado, en 2008 la inflacin fue la ms alta del continente (super el 22 por ciento). Una de las causas fue la cada del valor de la moneda nacional, el hryvnia, que descendi un 60 por ciento respecto al dlar.

Kiev tambin debi recurrir al FMI para evitar el colapso econmico. En octubre de 2008 recibi un prstamo de 16.500 millones de dlares. Sin embargo, el alivio fue slo pasajero y las protestas sociales se multiplican. Como si fuera poco, el FMI congel la segunda etapa del paquete. La Revolucin Naranja tiene las horas contadas.

El azote de la crisis financiera internacional dej al descubierto las abismales diferencias existentes entre las antiguas economas comunistas y los socios mayores de la UE. La mayora de estos pases opt por un crecimiento econmico sujeto al financiamiento de los bancos de Europa occidental y Estados Unidos.

Segn Morsen Hansen, acadmico de la Escuela Econmica de Estocolmo, Europa del Este se construy con enormes desequilibrios. Si hay que acusar a alguien es a (Alan) Greenspan por permitir bajar los intereses en 2001. Eso signific una inmensa liquidez y un inmenso boom de crdito en los pases del Este. Para Hansen estas medidas crearon un boom inmobiliario y de consumo, lo que provoc un gran crecimiento econmico. Sin embargo, la produccin no creci al mismo ritmo y la inflacin se dispar.

Ahora, la plata dulce se acab, los bancos soltaron la mano a los pases del Este y slo quieren que les devuelvan su capital.

El futuro de la UE en medio de la crisis
La apertura econmica de los pases del Este luego de la cada de la URSS, les dio la oportunidad de recibir grandes sumas de dinero provenientes de las potencias europeas. Los bancos ms importantes del continente tienen cientos de millones de euros colocados en el Este.

Segn la publicacin britnica The Economist, la banca de Europa Occidental tiene hasta 1,5 billn de euros invertidos en la Europa Central y Oriental. A esto deben sumarse las industrias que se instalaron en la zona y que, poco a poco, comienzan a retirarse.

El problema para la UE es que la cada de los bancos del Este arrasara tambin a los del Oeste, muy expuestos en los mercados polaco, hngaro, checo, rumano o de los pases blticos. Slo Austria, el ms expuesto, tiene invertidos unos 220.000 millones de euros, el equivalente a tres cuartas partes de su PBI, explica la citada revista.

Adems de las de Austria, entidades suecas, alemanas, francesas, italianas y griegas han desembolsado millonarias cifras en los pases del Este. Es que hasta la crisis, el negocio era redondo. Segn datos del Banco Nacional de Austria, en 2007 el 43 por ciento del total de las ganancias registradas por la banca austriaca provenan de los negocios en el Este.

Es por esto que el gobierno austriaco es uno de los ms preocupados en conseguir paquetes de ayuda para los pases orientales. Una cesacin de pagos podra pegar duro en la economa de ese pas.

En este mismo sentido, la situacin para las empresas trasnacionales que se instalaron en el Este, tambin es crtica. Muchas de ellas ya han paralizado su produccin debido a la falta de financiamiento. Las casas matrices de las empresas prefieren poner su atencin en las plantas que tienen en sus propios pases y disminuir los gastos en las que tienen en el exterior.

No hace falta decir que esta situacin aumenta el nmero de desempleados en todo el continente. A esto se suma la paralizacin de las producciones locales de cada pas debido a la cada de la demanda internacional. El caso de la industria del metal en Ucrania es un ejemplo que se repite en los restantes pases. (Ver Adis prosperidad nos volveremos a ver?. APM 22/02/2009)

El desempleo es el mayor peligro que acecha a la Unin Europea. Las cifras crecen da a da y, en algunos casos, superan los nmeros de zonas del mundo menos desarrolladas. En la Eurozona se estima en 9,3 por ciento la cifra para 2009 y en 10,5 por ciento para el prximo ao. El caso ms preocupante es Espaa donde la cifra ya supera el 15 por ciento.

No hace falta aclarar que esto incentiva el mal humor social. Son muy pocos los pases de la UE que no han tenido sus protestas multitudinarias. Incluso los que parecen mejor parados como Francia, Inglaterra o Alemania han visto sus calles repletas de manifestantes. En todos los casos, las protestas tienen un marcado contenido antiglobalizacin y anticapitalismo.

En medio de la crisis, el surgimiento de un nuevo elemento genera nuevas preocupaciones: la xenofobia. En el Este, los partidos con ideas antieuropestas o pro rusas comienzan a ganar nuevos adeptos. En el Oeste, la habitual xenofobia contra los inmigrantes ya gener hechos de violencia y protestas contra los trabajadores extranjeros. (Ver: Xenofobia a la europea. APM 08/02/2009)

En definitiva, la posibilidad de estallidos sociales en el Viejo Continente esta latente. Las clases trabajadores ya han mostrado su descontento y la situacin econmica no tiende a aportar calma.

Podr Europa mantener sus gobiernos en pie, si la crisis se sigue profundizando?, podr detener la furia social?, cmo har para frenar el efecto domin que viene del Este?, la UE pagar demasiado alto el costo de haberse extendido?

El desplome comenz. En un mes cayeron tres gobiernos y varios estn en la cuerda floja. Y la crisis, parece que recin comienza

[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter