Portada :: Economa :: Londres: G-20 al rescate del capitalismo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2009

Los fuegos artificiales del G-20
Obama y Brown, para que nada cambie

Vctor Ego Ducrot
APM

La faccin dominante del sistema gan una batalla estratgica. La llamada crisis esconde una guerra feroz al interior del capitalismo hegemnico.


Das antes de la cumbre de Londres, los caones mediticos tiraron con municin gruesa sobre la conciencia y el imaginario de millones de personas en el mundo. Estbamos ante el alumbramiento de un nuevo orden internacional. Sin embargo, la secular asociacin estratgica entre Estados Unidos y Gran Bretaa se mantiene pie y logr un importante triunfo. En ese sentido, Obama y Brown perfeccionaron el ya de por s aceitado engranaje que haban puesto a funcionar George W. Bush y Tony Blair, tanto en Irak como en otros escenarios polticos, militares y econmicos.

El presidente de Estados Unidos y el primer ministro britnico, con la anuencia ms o menos calurosa, ms o menos recatada de los otros lideres reunidos en le reciente Cumbre del G-20, sostuvieron que el resultado de la reunin marc un giro histrico, que el Consenso de Washington ha llegado a su fin y que un nuevo orden mundial est naciendo.

Veamos lo que acordaron los reunidos en Londres el 2 de abril.

Restablecer la confianza, el crecimiento y el empleo; reparar el sistema financiero para restaurar el crdito; reforzar la regulacin financiera para reconstruir la confianza; financiar y reformar nuestras instituciones financieras internacionales para superar esta crisis y evitar crisis futuras; fomentar el comercio y la inversin globales y rechazar el proteccionismo para apuntalar la prosperidad; construir una recuperacin inclusiva, ecolgica y sostenible. Acaso algn documento internacional de similar pretendida magnitud de los firmados en el marco del programa neoliberal global, consagrado por el Consenso de Washington, se pronunci en un sentido contrario a los enunciados del 2 de abril que acabamos de citar?

Los acuerdos que hemos alcanzado hoy constituyen un programa adicional de 1,1 billones de dlares de apoyo para restaurar el crdito, el crecimiento y el empleo en la economa mundial. Las medidas son las siguientes: triplicar los recursos a disposicin del FMI hasta los 750.000 millones de dlares; apoyar una nueva partida de Derechos Especiales de Giro (DEG) de 250.000 millones de dlares y al menos 100.000 millones de dlares en prstamos adicionales por parte de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD); garantizar 250.000 millones de dlares de apoyo para la financiacin del comercio; y utilizar los recursos adicionales de las ventas de oro acordadas por el FMI para la financiacin concesional de los pases ms pobres. El FMI y las otras instituciones vertebrales del modelo financiero hegemnico resultaron no slo inalteradas sino fortalecidas, con una inyeccin de fondos multimillonaria, aplicable conforme a los mecanismos de siempre, por cierto no corregidos. Es decir ms FMI, por ejemplo.

El resto de los 29 puntos del programa anunciado en Londres contiene clculos conocidos, declaraciones de buena voluntad y promesas, ninguna de ellas contraria al lenguaje polticamente correcto utilizado por los denominados lderes mundiales en cualquiera de los tantos documentos firmados y cnclaves reunidos. Cuando masacraron a Irak, por accin u omisin, muchos de los Estados recin congregados en la cita londinense dijeron que actuaban en nombre de la libertad y la democracia.

El resultado concreto de la pasada Cumbre del G-20 consiste en una nueva inyeccin de fondos multimillonarios para los actores centrales del sistema financiero global y corporativizado, que se suman a las ya aplicadas por la Administracin Obama y por las autoridades bancarias de los denominados pases centrales del sistema capitalista-imperialista.

En su momento, los caones mediticos calificaron de nacionalizaciones a las compras de pasivos financieros por parte de los Estados -se lleg a imponer la farsa de que Estados Unidos nacionalizaba la banca-, falsa calificacin que esconde a una de las operaciones ms profundas de privatizacin del Estado y de sus funciones polticas.

Ahora, esa misma artillera habla de nuevo orden mundial, para encubrir la profundizacin estratgica del modelo neoliberal, al que nosotros denominamos Imperio Global Privatizado (IGP). (ver libros El color del dinero y Bush & Ben Laden S.A.; Ego Ducrot, Vctor; Norma; Buenos Aires; 1998 y 2001 respectivamente, y Amrica Latina Siglo XXI: recolonizacin independencia; Calloni Stella y Ego Ducrot, Vctor; Norma, Buenos Aires; 2004)

Los gobiernos estadounidense y britnico estn sinceramente convencidos de que el mejor camino para la resurreccin de una economa en estado de coma son los paquetes de estmulo, an a costa de dficits astronmicos y peligrosos. Francia y Alemania prefieren prevenir antes que curar. Con los ojos puestos en el PBI y sin dejar posiciones ideolgicas fuertes, la alemana Angela Merkel, en coincidencia con Nicolas Sarkozy, prioriza regular la banca y el control o eliminacin de los parasos fiscales. En anlisis como ese coincidan casi todos los grandes medios de comunicacin durante los das previos a la Cumbre.

Conclusiones: en primer lugar, tal esquema reproduca una constante del mapa de alianzas sobre el tablero de disputas hacia el interior del IGP, y, en segundo trmino, una vez ms la balanza se inclin hacia el entendimiento Atlntico entre Estados Unidos y Gran Bretaa, entendimiento que comenz muy poco despus de la independencia de Estados Unidos, a fines del siglo XVIII, y es llevado a cabo a travs del pasaje de grandes asentamientos bancarios y financieros del Reino Unido hacia las ex colonias.

Habr que ver como continan las escaramuzas por el control de las multimillonarias masas financieras globales a partir del cnclave del 2 de abril. Y habr que prestarle mucha atencin a dos fenmenos que sern determinantes: China y la lucha por el control de los parasos fiscales.

China ya es gran protagonista estratgico del actual siglo y propone remplazar el dlar por el yuan en los intercambios; sin embargo sus colocaciones financieras mayoritarias continan en dlares, lo que le permite dormir tranquilo a Estados Unidos.

De todas formas, iniciativas como el reciente acuerdo comercial con Argentina, por fuera de la denominacin dlar, pueden ser herramientas de trascendencia a considerar. En ese marco es donde Amrica Latina tiene la necesidad urgente de crear condiciones propias de acumulacin para lograr peso especfico y voz propia, lo que aun no ha logrado con claridad, y el resultado de la cumbre de Londres as lo demuestra.

Considerar que el primer ministro britnico y el vicepresidente de Estados Unidos por un lado, y Argentina y otros pases de Amrica Latina, por el otro, comparten un espacio estratgico comn y adems denominarlo progresista es, en el mejor de los casos, una muestra de ingenuidad imperdonable.

Dejamos para el final, la clave secreta del actual modelo de acumulacin financiera y de poder: los parasos fiscales.

En el ya citado libro El color del dinero se demuestra que sin ellos el capitalismo no hubiese podido consolidarse, porque el ennegrecimiento sistmico de una parte sustancial de los activos permiti la creacin de lo que algunos denominamos renta financiera marginal.

La mayor parte de la masa dineraria radicada en parasos fiscales -ms de dos billones de dlares (algunos economistas calculan que esconden el 40 por ciento del ahorro mundial)- se encuentra radicada en instituciones off shore controladas por bancos y entidades no bancarias de origen estadounidense, lo que explica la preocupacin no satisfecha que Francia y Alemania llevaron a Londres.

Ms all de las flamantes promesas del G 20 contra los parasos fiscales, la historia indica que el capitalismo carece al menos de un atributo: el de contar con espritu suicida. Por lo que es lcito deducir que esas actividades en las que incurren todos los bancos del planeta -si no sus rentabilidades seran menores, cuando no nulas- no sern erradicadas.

Al respecto vale la pena leer parte de un artculo publicado en Buenos Aires por el diario Pgina 12, horas despus de concluida la reunin de Londres: Se acab la era del secreto bancario, sentencia el comunicado final del G-20. Para fortalecer el sistema financiero global, los pases miembros acordaron imponer sanciones sobre aquellos territorios que se nieguen a compartir informacin con las autoridades de otros pases. Ms all de la enftica declaracin, las distintas jurisdicciones que funcionan como parasos fiscales debern adherir e implementar las prcticas de transparencia impositiva recomendadas por la ONU. Las multinacionales y bancos que canalizan y blanquean su dinero a travs de los refugios fiscales relegan a un segundo plano la posibilidad de llevar adelante mayores controles sobre las operaciones de estos territorios. Apurado por el G-20.

Respecto del modelo neoliberal pedimos, como lo hiciramos en algn otro artculo de APM, por favor no enterremos a los muertos que gozan de buena salud. No sea que estemos suicidndonos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter