Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2009

Algunos pensamientos sobre el socialismo

William Blum
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


La historia est plagada de regulaciones posteriores a las crisis. Si hay restricciones indebidas de las operaciones de los negocios, podran considerar que tienen que arreglrselas para evitarlas, y sembraran las semillas para la prxima crisis. Liz Ann Sonders, analista jefe de inversiones, CharlesSchwab & Co., destacado proveedor estadounidense de servicios de inversiones. [1]

As son las cosas. Las corporaciones, financieras o no, se esfuerzan por obtener el mximo de beneficios tan inevitablemente como el agua busca su propio nivel. Hemos estado tratando de regularlas desde el Siglo XIX. O fue el XVIII? Nada ayuda por mucho tiempo. Se cierra un agujero y el fango sale por otro. Wall Street no slo tiene un ejrcito de abogados y contadores, sino una horda de matemticos con ttulos superiores que buscan las ecuaciones perfectas para separar a la gente de su dinero. Despus de todo el va y viene del dinero del estmulo, despus de todos los discursos de nuestros dirigentes condenando la codicia y prometiendo reformas, despus de la ltima audiencia en el Congreso quejndose en sus caras de los ejecutivos corporativos, los muchachos de Wall Street, haciendo caso omiso de unas pocas magulladuras, reanudarn la abundante produccin de su coleccin de entidades financieras, documentos y paquetes con nombres como hedge funds, derivados, obligaciones de deuda colaterales, fondos tipo ndice, credit default swaps (CDS), vehculos de inversin estructurada, hipotecas subprime (de alto riesgo), y muchos otros pedazos de papel con nombres exticos, para los cuales, hay que recordar, no exista ninguna necesidad pblica o demanda estridente. Volvern a fluir la especulacin, las bonificaciones y el whiskey, y los muchachos se habrn avivado sobre lo que pueden ostentar y lo que ms vale ocultar, tal vez conmocionados un poco por ser tan denostados, pero con mejores ideas.

Es otro recordatorio de que el comunismo o el socialismo casi nunca han tenido ms de una posibilidad de funcionar, si la tienen, mientras que el capitalismo ha recibido numerosas posibilidades de hacerlo despus de sus perennes fiascos. Ralph Nader ha sealado: El capitalismo nunca fracasar porque el socialismo siempre estar presente para rescatarlo.

En Occidente, uno de los resultados ms desafortunados de la Guerra Fra fue que 70 aos de educacin anticomunista y los medios noticiosos grabaron en las mentes de la gente una asociacin duradera entre el socialismo y lo que la Unin Sovitica llam comunismo. El socialismo significaba una dictadura, significaba la represin estalinista, una asfixiante economa de comando, la ausencia de libertad de empresa, de la libertad de cambiar de empleos, pocas posibilidades de expresin personal, y otras verdades y falsedades semejantes. Es un conjunto de creencias a las que se aferran incluso muchos estadounidenses opuestos a la poltica exterior de EE.UU. No importa lo mal que le vaya a la economa, piensan los estadounidenses, la nica alternativa existente es algo llamado comunismo, y saben que es terrible.

Sin embargo, desde la disolucin de la Unin Sovitica en 1991, sondeos hechos en Rusia han mostrado una nostalgia por el antiguo sistema. En el ltimo ejemplo, "Russia Now", publicacin moscovita que aparece como suplemento en el Washington Post, pregunt a los rusos: Qu sistema socio-econmico preferira? Los resultados fueron: Planificacin y distribucin estatales: un 58%... Basado en la propiedad privada y las relaciones de mercado: un 28%... Difcil de decir: un 14%. [2]

En 1994, Mark Brzezinski (hijo de Zbigniew) fue Erudito Fullbright que enseaba en Varsovia. Ha escrito: Ped a mis estudiantes que definieran la democracia. Como esperaba una discusin sobre libertades individuales e instituciones autnticamente elegidas, me sorprendi or la respuesta de mis estudiantes de que, para ellos, la democracia significa una obligacin del gobierno de mantener un cierto estndar de vida y proveer atencin sanitaria, educacin y vivienda para todos. En otras palabras, socialismo. [3]

Muchos estadounidenses no pueden aceptar la nocin de una sociedad planificada, centralizada. En cierta medida lo que les molesta es la terminologa porque crecieron equiparando una sociedad planificada con los peores excesos del estalinismo. Bueno, olvidemos las etiquetas del miedo; describmoslo como gente que se rene para discutir un problema social serio, cules son las opciones disponibles que existen para resolver el problema, y qu instituciones y fuerzas en la sociedad tienen el mejor acceso, experiencia y recursos para suministrar esas opciones. Por lo tanto, la idea es preparar esas instituciones y fuerzas para encarar el problema de manera altamente organizada y racional sin tener que preocuparse por las ganancias de las corporaciones que podran ser negativamente afectadas, sin basarse en la magia del mercado. Sucede que todo esto se llama usualmente planificacin y si la organizacin y la planificacin provienen de un organismo gubernamental pueden ser llamadas centralizadas. No hay motivo para suponer que esto tenga que resultar en algn tipo de rgimen autoritario. Todos los que tenemos ms de una cierta edad individual o colectivamente hemos aprendido mucho sobre cosas semejantes en el pasado. Conocemos las seales de advertencia; por eso el autoritarismo del gobierno de Bush fue condenado tan temprana y fuertemente.

La abrumadora mayora de la gente en EE.UU. trabaja para ganar un salario. No necesita ser motivada por la busca de beneficios. No forma parte de nuestros genes. Virtualmente todos, si tienen la alternativa, preferiran trabajar en empleos en los que las principales motivaciones son producir bienes y servicios que mejoren la calidad de vida de la sociedad, ayudar a otros, y proveerse a s mismos de trabajo que tenga sentido y satisfaga. No es natural que se est motivado primordialmente por el intento de ganar o robar clientes de otros, sin restricciones, la supervivencia del ms apto o el ms implacable.

Una gran guerra puede ser la prueba suprema para una nacin, das en los que es exigida al mximo. En la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de EE.UU. se apropi de los fabricantes de coches para producir tanques y jeeps en lugar de coches particulares. Cuando vio la necesidad urgente de tener una bomba atmica, Washington no pidi licitaciones del sector privado; cre el Proyecto Manhattan para hacerla por s mismo, sin preocuparse por las hojas de balance o por las declaraciones de ganancias y prdidas. Las mujeres y los negros recibieron puestos de trabajo industriales calificados que tradicionalmente les eran rehusados. Hollywood fue alistado para hacer pelculas de propaganda. Por cierto, gran parte de las actividades de la nacin, incluyendo la agricultura, la manufactura, la minera, las comunicaciones, los sindicatos, la educacin, y las tareas culturales fueron puestas de alguna manera bajo un nuevo y significativo control gubernamental: el esfuerzo para la guerra fue puesto por sobre los beneficios privados. En tiempos de paz, podemos pensar en el socialismo como que se ponga a la gente por sobre los beneficios, con la garanta de todo lo bsico la atencin sanitaria, toda la educacin, viviendas decentes, alimentos, empleos. Todos los que entregan su confianza total a la libre empresa arguyen que el socialismo de la Segunda Guerra Mundial fue instituido slo debido a las exigencias de la guerra. Es verdad, pero eso no afecta el punto esencial de que el gobierno reconoci de inmediato que el sistema capitalista, derrochador e ineficiente, siempre necesitado de cuidados y alimentos financieros adecuados, no es la manera de dirigir a un pas que trata de ganar una guerra.

Tampoco es una manera de dirigir una sociedad de seres humanos con necesidades humanas. La mayora de los estadounidenses estn de acuerdo, pero no son conscientes de que tienen esa opinin. En 1987, casi la mitad de los 1.004 estadounidenses encuestados por la prensa de Hearst crean que el aforismo de Karl Marx De cada cual segn su capacidad, a cada cual segn su necesidad formaba parte de la Constitucin de EE.UU. [4]

En este sentido, he escrito un ensayo intitulado: EE.UU. invade, bombardea y mata por ella, pero creen realmente los estadounidenses en la libre empresa? [5]

No puedo describir en detalle cada detalle de cmo sera mi sistema socialista. Podra parecer bastante pretencioso de mi parte; la mayor parte se desarrollara en todo caso mediante prueba y error; lo importante es que el fundamento los factores cruciales al tomar las decisiones importantes se base en el bienestar de la gente y que el bien comn prevalezca por sobre las ganancias. La necesidad desesperada de la humanidad de detener la degradacin medioambiental regularmente choca directamente con el motivo del lucro, as como el sistema de atencin sanitaria de EE.UU. Es ms que un problema de ideologa; es un asunto de calidad de la vida, de la sustentabilidad y de la supervivencia. La omisin es la forma ms poderosa de mentira. George Orwell.

Ocasionalmente me preguntan por qu soy tan crtico de los medios dominantes si los cito repetidamente en mis escritos. La respuesta es simple. El defecto ms grave de los medios de informacin estadounidenses son mucho ms sus errores por omisin que sus errores de ejecucin. Lo que dejan afuera es lo que distorsiona las noticias ms que los errores de contenido o mentiras directas. Por lo tanto puedo hacer buen uso de los hechos de los que informan, que una gran y adinerada organizacin puede suministrar con ms facilidad que los medios alternativos.

A principios de marzo, el Washington Post public un artculo sobre Irn que deca que los dirigentes iranes reiteraron que el Holocausto es una mentira. El artculo luego pas a agregar que el presidente iran Mahmud Ahmadineyad "repiti su afirmacin de que el Holocausto es una gran mentira. Es todo lo que nos dicen. Qu puede concluir el pobre lector sino que algunos dirigentes iranes deben formar parte del grupo tan vilipendiado y ridiculizado llamado negacionistas del Holocausto?

Lo que el artculo no menciona es que esos dirigentes iranes usan la palabra mentira para referirse a slo aspectos particulares del Holocausto. No hay ningn informe de que alguno de ellos afirme simple, clara, inequvocamente y sin ambages que lo que conocemos como Holocausto nunca haya tenido lugar. Ahmadineyad, por ejemplo, ha comentado, en lugar de eso, sobre la peculiaridad e injusticia de que un Holocausto que tuvo lugar en Europa resulte en un Estado para los judos en Oriente Prximo en lugar de estar en Europa. Por qu pagan los palestinos un precio por un crimen alemn?, pregunta. Y se extraa respecto a la exactitud de la cantidad de judos seis millones presuntamente asesinados en el Holocausto, como lo ha hecho mucha gente de todos los colores polticos y nacionalidades, incluyendo al destacado autor italiano Primo Levi, sobreviviente del Holocausto. Incluso Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina el palestino favorito de Israel y de Washington por su oposicin a Hams, sus palestinos menos preferidos escribi en su disertacin doctoral: La verdad del asunto es que nadie puede verificar esa cantidad, o negarla por completo. En otras palabras, la cantidad de vctimas judas podra ser de 6 millones o podra ser mucho ms pequea incluso menos de 1 milln. [7]

Tambin vale la pena sealar que al final del artculo del Post se nos dice que un alto funcionario israel en Washington, quien habl a condicin de guardar el anonimato porque no tiene aprobacin para discutir temas semejantes en pblico ha afirmado que es poco probable que Irn use sus misiles en un ataque [contra Israel] por la seguridad de represalias. Realmente? Es lo que yo y otros hemos estado diciendo durante aos. Debera haber sido el titular del artculo, no la ltima frase, literalmente. Sin embargo, podemos estar seguros de que funcionarios israeles y estadounidenses y sus discpulos seguirn advirtiendo al mundo sobre el peligro de ataques de misiles iranes. Y tambin lo har el Washington Post, involucrndose en futuras omisiones de su propia informacin.

Lo que en realidad ha preocupado desde hace tiempo a funcionarios israeles y estadounidenses sobre las posibles armas nucleares iranes no es que Irn pueda atacar a alguien, sino que la adorada manta de seguridad de Israel ser la nica potencia nuclear en Oriente Prximo estara en peligro, as como la dominacin del rea por Washington.

Ms tarde, en marzo, Los Angeles Times public un obituario de Janet Jagan, ex presidente de Guayana y viuda de Cheddi Jagan, quien tambin haba sido presidente. El obituario no dice una sola palabra sobre el hecho de que durante 11 aos, de 1953 a 1964, dos de las ms antiguas democracias del mundo, Gran Bretaa y EE.UU., hicieron todo lo posible en sus repetidos intentos de que el democrticamente elegido Cheddi Jagan llegara a ocupar su puesto. [8]

He seleccionado estos ejemplos de omisin casi al azar. Si quisiera informar sobre cada omisin en los medios sobre importantes asuntos de poltica exterior de EE.UU., llenara este peridico cada mes sin poder publicar nada ms.

Sucede que a fines de marzo, el Washington Post tambin nos suministr con una menos comn mentira directa. En un editorial sobre la victoria en las elecciones presidenciales en El Salvador de las antiguas guerrillas izquierdistas, el FMLN, con su candidato Mauricio Funes, el Post dijo: Si el seor Funes as como los perdedores de la eleccin respetan ahora el estado de derecho, el resultado podra ser la consolidacin del sistema poltico que EE.UU. buscaba cuando intervino en la guerra civil en El Salvador durante los aos ochenta. En esos das, el objetivo de una exitosa democracia salvadorea era rechazado como una misin imposible, tal como ahora algunos dicen que la democracia es inalcanzable en Iraq y Afganistn. [9]

La idea de que la intervencin de EE.UU. en la guerra civil salvadorea haya resultado de su deseo de llevar la democracia al pas es tan sobrecogedora en su audacia que es concebible que el escritor editorial del Post sufra de Alzheimer prematura; es perfectamente comparable con la aseveracin de que el rgimen del Apartheid en Sudfrica se haya esforzado por aumentar la armona y la igualdad entre negros y blancos. En el proceso de apoyar a un gobierno salvadoreo de notable tirana, brutalidad y violaciones de los derechos humanos, EE.UU. suministr a las fuerzas armadas de ese pas un interminable flujo de fondos, armas y entrenamiento que caus continua destruccin y sufrimiento al pueblo de El Salvador. La revelacin del Post no llevar a los historiadores a apresurarse a reescribir sus libros. Tampoco ayudar a ocultar el hecho de que EE.UU. no lucha ms por la democracia en Iraq y Afganistn de lo que hizo en El Salvador.

La ideologa de Barack Obama

En los ltimos dos meses:

Se podra dar una cantidad interminable de ejemplos sobre la similitud entre las polticas exteriores de los gobiernos de Bush y de Obama, los pocos cambios que ha habido, si hay alguno; ciertamente ninguno de alguna importancia. Sin embargo, el que yo diga algo semejante es precisamente lo que ms a menudo molesta a partidarios de Obama que leen o escuchan mis comentarios. Adoran al hombre de la sonrisa de anuncio de dentfrico, que es despabilado (interprtese como se quiera), que juega baloncesto, y no es George W. Bush, y cuya esposa rodea con su brazo a la reina de Inglaterra.

La popularidad de Obama en todo el mundo es realzada, considerablemente, por el hecho de que se ha esforzado por ocultar o encubrir su verdadera ideologa. Por ejemplo, a comienzos de marzo, en una entrevista con el New York Times, le preguntaron: Puede describir en una sola palabra su filosofa? Si no es socialista, es liberal? Es progresista? Una palabra?

No, no me voy a involucrar en eso, respondi el presidente. [12]

Al da siguiente llam al periodista del Times, y le dijo: Me cost creer que usted fuera totalmente serio con esa pregunta socialista. Obama luego dio al periodista varios ejemplos del motivo por el cual sus polticas muestran que no es socialista. [13]

No tuvo que convencerme a m. La tendencia centrista de Obama es obvia para todo el que se d el trabajo de mirar. Pero despus del incidente del Times que al parecer le molest puede haber sentido la necesidad de ser ms claro en cuanto a sus tendencias ideolgicas para evitar otros estpidos episodios socialistas. Al da siguiente, al reunirse en la Casa Blanca con miembros de la Nueva Coalicin Demcrata, un grupo de miembros demcratas centristas en la Cmara de Representantes, Obama dijo en un cierto momento: Soy un nuevo demcrata. [14]

La mayora de los conservadores probablemente siguen vindolo como un peligroso izquierdista. Deberan estar felices con que Obama sea el presidente y no algn tipo de verdadero progresista o socialista, o incluso un autntico liberal, pero la derecha es insaciable.

Notas

1. Washington Post, 29 de marzo de 2009

2. "Russia Now", en el Washington Post, 25 de marzo de 2009

3. Los Angeles Times, 2 de septiembre de 1994

4. Frank Bernack, Jr., Hearst Corp. presidente, discurso ante American Bar Association, comienzos de 1987, informacin en la revista In These Times (Chicago), 24 de junio 7 de julio de 1987

5. William Blum, "Rogue State: A Guide to the World's Only Superpower", captulo 26

6. Washington Post, 5 de marzo de 2009

7. The Middle East Media Research Institute, "Inquiry and Analysis", No. 95, 30 de mayo de 2002; vea tambin Wikipedia, Mahmoud Abbas, "Doctoral Dissertation" section.

8. Los Angeles Times, 29 de marzo de 2009. Vea William Blum, "Killing Hope: US Military and CIA Interventions Since World War II", captulo 16 para lo que no fue publicado.

9. Washington Post, 21 de marzo de 2009

10. Miami Herald, 28 de marzo de 2009

11. Washington Post, 22 de marzo de 2009

12. New York Times, 7 de marzo de 2009

13. New York Times, 8 de marzo de 2009

14. Revista Politico, en lnea, 10 de marzo de 2009

William Blum es autor de:

* Killing Hope: US Military and CIA Interventions Since World War 2

* Rogue State: A Guide to the World's Only Superpower

* West-Bloc Dissident: A Cold War Memoir

* Freeing the World to Death: Essays on the American Empire

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=13061







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter