Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-04-2009

Algunas consideraciones sobre las problemticas de la migracin desde la lucha vasca por el socialismo y la independencia

Walter Wendelin
PT (Mxico)

Ponencia para el 14avo Seminario del PT / Mxico DF 19-22 de marzo 2009


A - Introduccin:

1) Para la lite capitalista la migracin no es un problema sino una solucin. No quiere decir esto que el sistema capitalista no se encuentre con algunos problemas cuando trata de exprimir hasta su ltima gota la rentabilidad de la migracin. De hecho y por el bien de todos, se encuentra con muchos ms problemas y resistencias de lo que deseara y que no logra resolver. Sin embargo, la migracin es un fenmeno que el capital provoca, promueve, impulsa porque significa una solucin para sus problemas (que no son los nuestros). Con la migracin soluciona, aunque sea parcialmente, la disminucin relativa de la rentabilidad en la explotacin de la plusvala y el robo de riquezas ajenas.

2) Los migrantes emigran de su pas pero la causa de fondo no es la miseria econmica sino la necesidad de crecimiento econmico de los capitalistas. Los migrantes no huyen sino que son migrados hacia el mundo desarrollado. Lo que llaman aspticamente causas econmicas como si fueran naturales e inevitables son los efectos causadas por la explotacin y expoliacin. En muchos casos los poderes estatales y empresariales llevan a cabo polticas e inversiones algunas enmascaradas como ayuda al desarrollo, ayuda humanitaria o 0,7% - cuyos objetivos son controlar el nivel de la migracin, evitar la muerte de una sociedad - porque a un pueblo muerto no se le puede sangrar -, mantener cubiertas las futuras e hipotticas necesidades de mano de obra, hacer imposible el desarrollo autctono.

3) La migracin no es, por tanto, un fenmeno, sino una poltica para conseguir concentrar an ms riquezas en sus manos y, por lo tanto, siempre empobrece. No existe ninguna poltica de un pas capitalista desarrollado que tenga otro objetivo distinto al de enriquecer ms y mejor (con seguridad y garantas a corto, medio y cada vez menos a largo plazo) a su lite. Sus polticas de migracin tienen estos mismos objetivos. Lo que s es un fenmeno es que la izquierda no ha conseguido analizar con suficiente acierto cules son las causas de alienacin que evitan la revuelta de las masas que viven en la ms absoluta miseria y la alienacin tica de aquellos que viven bien y aceptan ser cmplices de este crimen masivo.

4) Como pueblo vasco tenemos una amplia experiencia en migracin. Recuperar la memoria histrica de la dispora vasca nos ayudar a entender mejor la problemtica de la migracin por los errores cometidos y por las acciones obviadas, tanto por parte de las instituciones y sociedades que recibieron a la dispora vasca como por ella misma. En general, la dispora que ha sobrevivido como tal dispora (aunque muy folclrica) se ha trabajado un lugar respetable en la media-alta burguesa y se ha transformado mayoritariamente en sub-colonialistas. Las vascas y vascos que se han integrado en la lucha local por la liberacin del pueblo que los acogi no han tenido tiempo ni recursos para mantener su lengua y su cultura originaria, ni su identidad. Desde ya debemos trabajar en EH para que esto no ocurra con los migrantes en nuestro pas.

B - Coyunturas actuales de las polticas de migracin

1) Las polticas reales oficiales de migracin de los Estados europeos son, en general, bastante acertadas considerando que el objetivo prioritario es la obtencin de rentabilidades o plusvalas del trabajo ajeno y con un coste de inversin mnimos. La aportacin que realiza la comunidad migrante al desarrollo o crecimiento econmico es positiva comparado con los problemas que ocasionan con la deslegitimacin del ideal aparente por la violacin de sus derechos individuales y colectivos, la miseria que no se puede esconder, la delincuencia y exigencias que traen, las dificultades que ocasionan al no poder esconder el racismo inherente y necesario, etc. ...

2) Sin embargo, sus polticas no son perfectas y requieren un continuo engrase, la solucin de las pequeas trabas y la prevencin de las cada da mayores resistencias para lograr el objetivo de ms y mejor explotacin de forma ms eficiente y rentable. En algunos casos, como el del Reino espaol, la propia administracin asume que existen bastantes deficiencias y como consecuencia la migracin que recibe es de mala calidad, desproporcionada, no adecuada, mal utilizada y su ilegalidad (=descontrol) causa cada da ms problemas cuya solucin se hace cada vez ms costosa. En la Repblica francesa la diferencia entre problemas no resueltos y rentabilidad sigue siendo bastante positiva. En ambos Estados se promociona la autocomplaciente idea de la apertura, el antiracismo, la mezcla inter-pluri-multicultural como valor de sus democracias.

3) Desde la progresa y la izquierda socialdemcrata se mira generalmente hacia los pases escandinavos como ejemplo. Sin embargo, nada indica ninguna solucin de fondo y, muy al contrario, en tiempos de crisis aflora un racismo que se crea superado en Europa.

4) Las expectativas que tienen los empresarios, polticos y tcnicos en migracin en Espaa, en la Comunidad Vasca y la Comunidad Navarra con respecto a la rentabilidad media que hay que sacar por migrante son irrazonablemente altas y poco pragmticas y realistas por no considerar las realidades mencionadas. Esto nos puede dar una ventaja en el momento de plantear las tcticas con las que enfrentar sus propuestas.

C - La poltica de la mejora de la calidad del migrante y sus efectos reales

1) Desde la derecha franquista y neofranquista, incluida la de talante socialista, se pretende mejorar la calidad de la migracin y para ello proponen controlar el nmero de migrantes. Mediante muros, aduanas, visas, tarjetas azules, contratacin en origen, inversin de ayuda al desarrollo de los ejrcitos y policas de los pases puente y algunos de origen, pretenden ajustar la migracin exactamente a su demanda, a las necesidades de la industria y servicios, y a la coyuntura de crecimiento o crisis (evidentemente, consideran la actual crisis como coyuntural y no estructural).

2) Las opciones y oposiciones ms progresistas, socialdemcratas e izquierdistas le aaden una especie de keynesianismo para migrantes y una fachada humanitarista dirigida, ms que otra cosa, a convencer o engaar a su propio potencial electorado, que tiene buenos sentimientos humanitarios con respecto a los y las migrantes. Es decir, utiliza la reivindicacin de papeles para todos y todas y los derechos humanos (en algunos casos incluso polticos) del migrante como marketing electoral contrario a lo que hace la derecha, que utiliza el sentimiento racista como baza electoral.

3) Ambos coinciden, sin embargo, en la necesidad de regular y controlar la migracin ilegal y mejorar su calidad. Para ello plantean la contratacin en origen, carta azul y, por lo tanto, la transformacin de los consulados espaoles en ETTs (empresas de trabajo temporal) en el extranjero. Este control de calidad y la temporalidad aumentara considerablemente la rentabilidad al poder mantener los gastos de educacin, bienestar, salud, seguridad laboral, pensiones, etc., en cuotas mnimas de forma legal. Esto se hace ahora de forma alegal o ilegal, lo cual supone una imposibilidad de control general a nivel de Estado.

4) Mientras que las campaas para azuzar el racismo individual suelen dar buenos resultados a la extrema derecha, las campaas de sensibilizacin antirracistas con los vecinos de pases pobres suelen ser muy caras y contraproducentes, y crean en la sociedad contradictoriamente ms racismo que sensibilizacin antirracista. Por cada 10 personas que suele sensibilizar una campaa antirracista 100 personas que no se haban percatado de la existencia del problema adoptan posiciones ms racistas y se acercan a los planteamientos y a la propaganda de la extrema derecha. La razn bsica de este fenmeno es, por un lado, que las campaas de sensibilizacin antirracista idealizan al migrante. Por otro lado, nos encontramos con la negacin de un amplio espectro de problemas. Todo ello choca contra la realidad perfectamente perceptible y percibida por la sociedad. As se polariza a la ciudadana con el resultado mencionado de aumento de racismo generalizado de todos los niveles y en todos los sectores.

5) La idealizacin del buen migrante por miedo a ser tachados de racistas y coincidir con la derecha en el discurso, y la negacin de otros dos espacios de problemticas (que se definirn ms adelante) tiene el objetivo de impedir que la sociedad capitalista se d cuenta de que la nica solucin del problema de la migracin es su eliminacin y que su eliminacin slo es posible mediante la eliminacin del capitalismo, lo cual puede llegar a ser considerado una opinin terrorista. Sin embargo, si no expresamos seriamente y sin ambigedades esta relacin entre capitalismo y migracin la idealizacin del buen migrante nos imposibilita plantear una estrategia poltica que al menos no empeore la problemtica.

6) El vaivn equilibrado entre antirracismo y racismo individual es una forma ideal para controlar y adecuar el racismo de la sociedad a las necesidades de racismo estructural, intrnseco al sistema capitalista.

2 7) Tanto la derecha como la izquierda asocia exclusivamente al trmino migrante las personas provenientes del llamado tercer mundo, del Sur, de la periferia, de pases en vas de desarrollo, y dems denominaciones manipuladoras. Aunque tiene un discurso opuesto, la finalidad poltica es idntica: los unos criminalizan al migrante pobre y azuzan el racismo en la sociedad para aumentar as su potencial electoral y los otros idealizan al buen migrante para conseguir electores entre la gente de buen corazn y sensibilidad humanitaria. En ambos casos se excluye a las personas migrantes de pases de origen considerados como desarrollados, no pobres, porque no sirven para sus intereses polticos.

8) En el caso del Estado espaol esta diferenciacin llega al extremo de considerar como co-nacionales y no migrantes a todos los migrantes originarios de otras naciones del Estado espaol. Con ello se refuerza la negacin de la existencia del pueblo vasco como nacin y se refuerza la concepcin de un solo pueblo espaol multinacional, nico, grande e indivisible como sujeto de decisin democrtica. Anlogamente sucede con el chauvinismo de la sociedad en la Repblica francesa. El resultado es que las comunidades de migrantes franceses y espaoles en territorio vasco son mucho ms racistas con respecto a terceros (especialmente los llamados del Sur) que la poblacin que se considera vasca. Por otro lado, esta ltima ha asimilado esta ideologa y no considera a los espaoles y franceses como migrantes sin como co-nacionales.

9) Las ONGs son idneas para mantener este statu quo al dedicarse exclusivamente a la problemtica de los derechos individuales de los migrantes del Sur y negar crnicamente tanto la existencia del espacio de problemticas que importa la migracin a la sociedad receptora como la problemtica que deja la migracin en sus pases de origen. Al negar la existencia del problema de la migracin espaola, gallega, catalana, francesa, bretona, occitana, etc., en el pas vasco, que es una condicin para que puedan seguir recibiendo subvenciones para su trabajo con las personas migrantes de pases empobrecidos, son utilizados y estos utilizan a los migrantes como herramientas en el choque a favor del estado unionista y centralista espaol y francs en contra de la poblacin vasca y, por ende, contra la lucha por el derecho de autodeterminacin de sta.

D Estrategia de la Izquierda Independentista Vasca

1. Es imprescindible considerar como sujeto migratorio a toda persona originaria de cualquier lugar fuera del territorio de Euskal Herria. Sin embargo, todas ellas conforman la sociedad y siempre y cuando estas personas se consideren parte de la nacin vasca, sern sujetos de pleno derecho, de todos los derechos individuales y colectivos, independientemente de su origen, etnia, credo religioso, etc. Y esto incluye el derecho de autodeterminacin como pueblo y como tal el derecho democrtico de definir la relacin poltica con las dems naciones, lo cual puede significar desde la plena integracin en otra nacin (la espaola o la francesa, por ejemplo) hasta la total independencia como Estado propio. La independencia no es sinnimo de autodeterminacin.

2. Es cierto que existen diferencias considerables entre unos y otros desde el punto de vista cultural, econmico o poltico. Sin embargo, si queremos evitar los engaos y la utilizacin del migrante para fines polticos de ndole imperialista, si queremos superar el eurocentrismo, trabajar la igualdad en derechos y oportunidades entre todos, no podemos hacer diferencias artificiales segn intereses polticos sino que hay que trabajar la garanta del derecho a las diferencias identitarias de cada comunidad. Si no vamos a aceptar diferencias en derechos y oportunidades entre el pueblo vasco y los migrantes no podemos hacer diferencias entre distintos pueblos de migrantes.

3. Si cuando se pretende solucionar los problemas de la migracin slo se acta sobre y se parchean los problemas del primero de tres espacios de problemticas (el particular de los migrantes en la sociedad receptora) y se niegan o ignoran los otros dos espacios (el de la sociedad receptora al recibir la migracin y el de la sociedad que han dejado atrs los migrantes) el resultado es forzosamente negativo. La ausencia de soluciones en cualquiera de los espacios no slo imposibilita sino que empeora la problemtica en todos.

4. El primer espacio (a), el de los derechos humanos (todos nacemos iguales independientemente de nuestro lugar de origen), administrativos (papeles para todos, ninguna persona es ilegal), laborales (todos y todas tenemos derecho al trabajo, los inmigrantes hacen el trabajo que nosotros ya no

queremos hacer, la migracin hace un aporte esencial a nuestro crecimiento econmico, los necesitamos), y la ayuda y garanta a bienestar y salud y educacin (pobrecitos) es el ms conocido, analizado por todas las instancias de forma casi exclusiva. El bombardeo de anlisis y propuestas recurrentes sobre este tema conlleva el enmascaramiento de los otros dos espacios, tan importantes o ms que ste, pero ms difciles de utilizar para manipular a la sociedad. Casi todo lo que se hace en este espacio para solucionar problemas tiene el efecto contraproducente de polarizar a la sociedad entre antirracistas y racistas con predominio de estos ltimos. Y esto es as porque ignoran o niegan los otros dos espacios.

5. Ignorar la problemtica (b) que la migracin carga sobre la sociedad receptora por idealizacin del migrante para poder utilizarlo como proselitismo poltico aumenta el racismo y repercutir negativamente sobre cualquier intento de garantizar de forma efectiva los derechos individuales de los migrantes. Con respecto al fenmeno de la prostitucin, narcotrfico, delincuencia, criminalidad, etc., entre las personas migrantes debemos constatar varias cuestiones :

i. S es algo mayor porcentualmente que en la comunidad autctona aunque mucho menor de lo que aparentan los medios de comunicacin; es sensiblemente menor si lo comparamos dentro del mismo nivel de adquisitivo y de educacin.

ii. Considerando que muchas de las personas migrantes han dejado atrs el marco social, familiar y, por tanto, moral y tico atrados por una idea de paraso terrenal del cual, sin embargo, son excluidos, y considernado que no obtienen un marco tico nuevo donde integrarse, es notable la poca tasa de delincuencia que muestran. Esto demuestra, en todo caso, una superioridad en salud tica comparado con la sociedad vasca que padece los males de una sociedad europea, capitalista, desarrollada y envenenada (aunque, a su vez, en comparacin con otras sociedades europeas todava mantiene una salud mental y tica considerable).

iii. Esto no justifica ningn acto delincuente de ninguna persona migrante. Sin embargo, conocer y socializar esta realidad puede ayudarnos a no caer ni en la generalizacin ni en la idealizacin. Ambas incrementan el racismo, del cual se aprovecha poltica y policialmente el sistema de los Estados espaol y francs atacando a lo vasco como racista a la vez que aumenta el control policial sobre la disidencia vasca justificndose con la incidencia generalizada de la delincuencia migrante.

6. Ambos espacios (a) y (b) empeorarn irremediablemente por mucho que invirtamos en ellos si no conseguimos solucionar el problema que dejan los migrantes en su pas de origen con su emigracin (c). La migracin supone un crculo vicioso. Los migrantes alimentan a la bestia capitalistaque, cuanto ms poderosa sea, ms los explotar a ellos y a los recursos de sus pases de origen. Esto significa que la bestia necesitar ms migrantes (excepto en tiempos de crisis coyuntural y/o cambio de frmula para el aumento de acumulacin de riquezas). Los migrantes, por tanto, significan un aumento del robo de recursos siendo ellos mismos el recurso ms valioso, el que crea riqueza adicional al botn. Ni la inversin extranjera ni los crditos condicionados pueden suplir la disminucin de acumulacin de capital en los pases proveedores de migrantes por parte de la lite. Con ello se transformarn en pases superfluos e imposibilitados para un desarrollo propio.

No slo existe un robo llamado eufemsticamente fuga de cerebros, sino tambin un robo de mano de obra llamado migracin de calidad.

El sacrificio que realizan al enviar una parte de su msero sueldo como remesas a sus familiares es justo pero desgraciadamente, la mayor parte de la remesa vuelve al pas de origen ya que las familias utilizan estas remesas para comprar productos que son principalmente de importacin puesto que la produccin local carece de productores ya que estn produciendo en el extranjero como mano de obra migrante.

La devolucin de la mano de obra migratoria a travs de la directiva de retorno en poca de crisis capitalista slo ahorra gastos a las economas desarrolladas y supone un problema adicional a las de origen de la migracin al recibir a las personas migrantes sin haber tenido ni tiempo ni recursos para preparar su recepcin. Esto aumenta ms todava la diferencia entre ricos y pobres.

Si un gobierno utiliza sus recursos para invertirlos en la preparacin de condiciones dignas y justas para recibir a los migrantes que las economas desarrolladas escupen de vuelta es automticamente chantajeado poltica y econmicamente para que lo invierta en dar facilidades al libre comercio, las inversiones extranjeras y el pago de los intereses de la deuda eterna. Si no lo hacen estos gobiernos formarn parte del eje del mal.

7. Actualmente la Izquierda Independentista Vasca no tiene recursos ni polticos ni econmicos para afrontar la solucin equilibrada en los tres espacios. De hecho, ni siquiera podra cometer el error de buscar una solucin en el primer espacio. No podemos ofrecer a los migrantes nada ms que contaminacin abertzale y terrorista y problemas legales con las instituciones y los poderes fcticos espaoles y franceses.

8. Por ello y de forma pragmtica se est promoviendo una organizacin entre algunos migrantes que ofrece una luz distinta, un anlisis propio, sin idealizaciones. La socializacin de este anlisis y sus propuestas tienen como objetivo, por un lado, sensibilizar, concienciar y formar a las bases sociales de la Izquierda Independentista Vasca y por otro lado conseguir que los migrantes utilizados por las ONGs e instituciones gubernamentales conozcan esta alternativa en el discurso. Con ello prevenimos tanto caer en la trampa del paternalismo como en el racismo. A la comunidad de migrantes esto le apoyar y motivar para enfrentarse a los engaos institucionales y ONG-sticos y buscar su propio camino. Ser a travs de esta organizacin de migrantes de la Izquierda Independentista Vasca a travs de la cual se establecer la estrategia ms correcta en cada uno de los frentes y sectores del movimiento para que la migracin no sea un problema para sus objetivos de Independencia y Socialismo sino un aporte y la independencia y el Socialismo sean la solucin para los problemas de la migracin y un verdadero problema para el capital.

9. Para todo ello se ha dado el primer paso con el planteamiento de Migrantes por la Resolucin Negociada del Conflicto y por la Autodeterminacin hace ya dos aos. El siguiente paso es integrarse en la estrategia de la Construccin Nacional y Social de la Independencia y el Socialismo como migrantes que formamos parte de este pueblo vasco sin ser asimilados y sin perder nuestra propia idiosincrasia e identidad.

E - Consideraciones Finales :

1) La migracin puede ser un factor positivo para el desarrollo de la cultura propia (en su ms amplio sentido: musical, artstica, social, econmica, cientfica, ) por la fusin y renovacin que permite una multi o pluri- culturalidad. Sin embargo, las causas de fondo que la empujan, las polticas migratorias que se llevan a cabo, los intereses que las promueven y tambin las respuestas erradas y las reacciones a las resistencias nos conducen a unos resultados diametralmente opuestos: todo ello - que no los y las migrantes - supone un factor que promueve la desaparicin de la cultura tanto del migrante como la cultura local originaria. Tampoco posibilita la creacin de una cultura nueva diferente porque para que esto suceda han de darse ciertas condiciones y facilidades que no se dan. La tendencia de la poltica oficial y de las propuestas supuestamente alternativas de la progresa, las ONGs y la mayora de izquierdas es tan insuficiente y posibilista que tiene el efecto contrario. Con ello se deja espacio y va libre para la des-cultura homogenizada que requiere la economa capitalista del imperialismo (y se promueve a travs de los sub- imperialismos correspondientes). No es responsable promover la multi-pluri-culturalidad si lo que est en peligro es la CULTURA en mayscula y la cultura de cada pueblo, que son arrasadas por el McDonalds- Coca Cola way of life.

2) Si no conseguimos controlar la migracin, con todos los problemas que supone, el RACISMO ser una condicin sine qua non, ser la nica forma para sobrevivir como pueblo. Pero el pueblo vasco, su idiosincrasia identitaria, no puede ser racista y por tanto sucumbira como tal pueblo vasco. Por eso es mejor luchar ahora, de pie, conjuntamente y con dignidad antes que arrodillarse como sub-racista ante el fascismo, tenga el talante que tenga. La lucha por controlar y solucionar los problemas de la migracin no puede esperar, ni puede hacerse desde un solo sector. Hay que hacerlo desde ya y entre todos y todas y cada uno y una de nosotras. 5



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter