Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-04-2009

Un grupo de mdicos ha hecho un informe cientfico sobre 957 detenidos incomunicados durante el perodo 2000-2008
Los datos sobre tortura son preocupantes, deben considerarse como un problema de verdad

Pello Urzelai
Berria

Traducido para Rebelin por Ramon Bofarull


Segn las conclusiones del informe, los detenidos sufren malos tratos ms que de vez en cuando

Las conclusiones del primer informe cientfico institucional realizado en el Pas Vasco sobre tortura son claras; los resultados del informe son preocupantes y las autoridades competentes deberan considerarlos como un problema de verdad. Junto a sta, la otra principal conclusin es que los detenidos incomunicados sufren malos tratos o torturas ms que de vez en cuando. O, dicho de otro modo, las denuncias de tortura no siguen siempre el mismo molde y, por tanto, no pueden considerarse simples ensoaciones.

El informe titulado Tortura: una aproximacin cientfica (2000-2008) lo ha realizado el mdico Benito Morentn, con la ayuda de otros cuatro forenses (Luis Callado, Hans Draminsky, Javier Meano e Itxaso Idoiaga). El informe sobre tortura es un encargo de la Direccin de Derechos Humanos del Gobierno vasco con motivo del Informe sobre vctimas de la violencia de motivacin poltica presentado en el Parlamento vasco en junio de 2008. Una de las conclusiones de ese informe era que deba crearse un apartado especial sobre las denuncias de tortura, porque hasta entonces las instituciones no haban realizado investigacin alguna en torno a esta cuestin. Este anlisis de cinco mdicos de gran prestigio es el primero de este nivel y ha examinado todos los casos de los ltimos nueve aos, especialmente las detenciones realizadas en rgimen de incomunicacin. El Gobierno vasco lo puso la semana pasada en manos del Parlamento vasco.

Mediante un anlisis estadstico han puesto patas arriba la principal tesis del Gobierno de Espaa sobre la tortura, esto es, que las denuncias son falsas y responden a consignas de ETA. Los datos [dice el informe en el apartado de conclusiones] ponen patas arriba la hiptesis de que todas o casi todas las denuncias son mentira y siguen modelos generales, porque los indicadores estadsticos la contradicen.

634 denuncias

En este estudio, el forense Benito Morentn y su grupo han investigado todos los posibles casos de malos tratos y torturas a detenidos incomunicados entre 2000 y 2008. Han tenido tres niveles de investigacin: comprobar si todos los detenidos incomunicados han denunciado o no malos tratos o torturas, examen especfico del testimonio de los detenidos o de los mtodos de maltrato o tortura descritos en la denuncia judicial y anlisis especial de los mtodos de maltrato o tortura descritos en los informes mdicos.

En el anlisis estadstico han considerado mltiples aspectos demogrficos, criminolgicos y procedimentales.

Segn el Ministerio del Interior espaol, en el perodo 2008-2008, fueron detenidas 1231 personas por vinculacin a ETA. Entre ellas, los autores del informe han identificado a 957 incomunicadas. De esas 957 634 (el 66 %) denunciaron malos tratos o torturas ―un cantidad de personas muy grande, a juicio de los autores del informe― y 446 interpusieron denuncia judicial.

Del examen de todos esos casos, en el informe se subrayan algunos datos significativos: la mayor frecuencia de denuncias de malos tratos se da entre los detenidos por la Guardia Civil (85 %) y entre los incomunicados encarcelados (92 %); la relacin entre frecuencia de denuncia de torturas y duracin del perodo de incomunicacin es directamente proporcional ―segn el informe, el riesgo aumento notablemente―; la frecuencia de denuncias entre quienes fueron absueltos despus de la detencin, no imputados o se les archiv la causa est entre el 55 y el 70 %.

Fiabilidad de las denuncias

En contraste con la principal tendencia de esos tres casos, los autores del informe han encontrado las dos siguientes situaciones significativas: por un lado, entre 2004 y 2008 nadie ha presentado denuncia contra la Ertzaintza, y, por el otro, ha habido un porcentaje escaso de denuncias entre los detenidos por razones que la Polica Nacional y el Juzgado de Instruccin Central nmero 5 denominan actividades sin violencia.

En este informe los autores han analizado la fiabilidad de las denuncias. Para ello han comparado los datos que podran esperarse segn el argumento alegado por el Gobierno de Espaa ―el argumento de las denuncias falsas― con los datos tratados en el informe.

Por ejemplo, los detenidos incomunicados puestos en libertad sin cargos, absueltos o no procesados no deberan denunciar torturas o, como mucho, muy de vez en cuando. Pero no sucede as. El 64 % de los que quedan en libertad despus de pasar a disposicin judicial denuncia torturas, lo mismo que el 69 % de los absueltos, el 55 % de los no procesados y el 70 % de los detenidos cuya causa fue archivada. Asimismo, siguiendo el argumento del Gobierno de Espaa, el tiempo de incomunicacin no tendra que influir en la cantidad de denuncias de tortura. Ocurre lo contrario: considerando las personas condenadas, el porcentaje de denuncias es del 52 % cuando el perodo de incomunicacin es de entre uno y tres das y del 88 %, cuando es mayor.

Al fin y al cabo, como subrayan los autores del informe, este estudio concuerdo con las observaciones realizadas por el Comit para la Prevencin de la Tortura, el relator de Naciones Unidas contra la Tortura, esto es, que las denuncias de tortura no se pueden considerar como historias inventadas.

http://www.berria.info/paperekoa/harian/2009-04-07/002/003/%ABTorturari_buruzko_datuak_kezkagarriak_dira_benetako_arazotzat_jo_beharrekoak%BB.htm

La mejor prevencin es eliminar el riesgo

Entrevista a Benito Morentn, jefe del grupo que ha realizado el informe

Oihana Elduaien

Benito Morentn es el jefe del grupo de cinco personas que ha realizado la investigacin para elaborar el informe. A pesar de que han utilizado diferentes fuentes, subraya que les han proporcionado los mismos resultados. Quiere dejar claro que habla como forense y que no acta en nombre de nadie ms. No alberga ninguna duda de que eliminar la incomunicacin es la medida ms eficaz contra la tortura.

Con qu objetivo han elaborado el informe?

Forma parte del informe sobre vctimas de vulneraciones de derechos humanos relacionadas con razones polticas publicado por el Gobierno vasco en junio del ao pasado. En aquel informe haba un punto sobre torturas y para completarlo la Direccin de Derechos Humanos nos solicit que realizramos una investigacin.

Cmo han formado el grupo de trabajo?

Ya habamos realizado diversas investigaciones anteriormente con este grupo de trabajo. Hemos publicado cuatro o cinco artculos sobre este problema en revistas internacionales. El grupo ya estaba formado.

Qu metodologa han utilizado?

Hemos realizado la investigacin desde un punto de vista cientfico. Todos somos investigadores y tenemos experiencia. Hemos intentado aplicar las herramientas que nos dan la estadstica y la ciencia para extraer conclusiones. No hemos realizado estudios concretos de casos, sino un anlisis estadstico.

Cules son las conclusiones generales que han extrado?

La conclusin ms general es que el trabajo que hemos realizado nosotros coincide con los informes realizados por muchas otras instituciones internacionales. Nuestro trabajo se une al suyo. Todas ellas dicen que la tortura es un problema serio, sobre todo en el caso de los detenidos incomunicados, y que las medidas de prevencin no son eficaces. Me parece digno de ser subrayado que las conclusiones de la investigacin y las de instituciones internacionales ―la ONU, el Comit Europeo para la Prevencin de la Tortura, etc.― son coherentes.

Han deducido que no todas las denuncias son falsas. Por qu?

Hay elementos para decir que no todas las denuncias responden a un manual genrico. Por un lado, hay muchas denuncias, pero hay dos casos que quedan aparte: los detenidos por la Ertzaintza entre 2003 y 2008, por un lado, y los detenidos por el Juzgado de Instruccin nmero 5 de la Audiencia Nacional, por el otro. Si hubiera un manual, no tendra por qu haber excepciones de ese tipo. Por lo dems, en la investigacin se ve claramente que cuanto ms larga es la incomunicacin mayores posibilidades hay de tortura. Por otro lado, siguiendo con lo del manual, la gente que ha estado incomunicada y ha quedado en libertad no tendra que interponer denuncia alguna de torturas y todos los que han sido encarcelados tendran que denunciar torturas, pues cabe pensar que tienen la consigna de hacerlo. Pero eso no pasa siempre.

En el informe tambin hablan de tipos de tortura.

S. El Gobierno de Espaa dice que en un documento que atribuye a ETA en el momento de denunciar torturas hay que hacer referencia a mtodos concretos; pero esos mtodos no siempre se mencionan. Por ejemplo, el potro no aparece ni una sola vez. Hemos visto que entre policas hay tambin patrones diferentes y, segn el manual, tendra que haber un nico patrn

Dicen que el modo ms adecuado de reducir las denuncias es eliminar la incomunicacin. La incomunicacin permite la tortura?

La incomunicacin facilita la tortura. La ONU ha sido muy clara al decir que debe eliminarse la incomunicacin. Ese perodo de detencin implica riesgo de tortura y, por eso, eliminar la incomunicacin es una de las recomendaciones.

En el informe dicen que el Gobierno vasco ha hecho un esfuerzo en los ltimos aos y tambin que ha habido resultados. Pero este ao han incomunicado a Manex Castro y ste ha denunciado torturas. Cmo lo valora?

La incomunicacin vulnera derechos fundamentales y los derechos del detenido no quedan garantizados. Son detenciones arriesgadas. En medicina, lo mismo que en cualquier otro oficio, la mejor prevencin es eliminar el riesgo. La base para que haya garantas es eliminar la incomunicacin.

En caso de que no se elimine la incomunicacin, proponen otras medidas. Cules?

Nos basamos en las propuestas realizadas por grupos internacionales. Poner cmaras, tener derecho a la visita de un mdico de confianza y medidas para que los familiares sepan dnde est el detenido. No obstante, la ms eficaz sera acabar con la incomunicacin.

Tres jueces de la Audiencia Nacional aplican estas medidas, pero slo lo hacen en algunos casos; no lo hacen todos No debera regularse?

Si estuviera regulado sera ms eficaz. Con todo, tienen eficacia limitada. Tomar esas medidas es poner parches al problema.

http://www.berria.info/paperekoa/harian/2009-04-07/002/008/%ABPrebentziorik_onena_arriskua_bera_kentzea_da%BB.htm

Berria, 7 de abril de 2009



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter