Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2009

El primer gesto de Barack Obama hacia Cuba

Salim Lamrani
Rebelin

Revisado por Caty R.


El 13 de abril de 2009, Barack Obama dio un primer paso constructivo hacia Cuba al anunciar el levantamiento de algunas restricciones que afectan a los cubanos que viven en Estados Unidos. En adelante, stos podrn viajar a su pas de origen sin ningn obstculo y mandar remesas ilimitadas a sus familias. As, el presidente estadounidense cumple su promesa electoral y pone fin definitivamente a las sanciones econmicas que su predecesor, George W. Bush, impuso en mayo de 2004, las cuales limitaban drsticamente las visitas de los emigrados cubanos a su pas a 14 das cada tres aos y reducan la ayuda financiera a 100 dlares mensuales (1).

Se trata de un primer gesto significativo de la poltica estadounidense hacia La Habana en casi treinta aos. En efecto, en septiembre de 1977, el presidente James Carter haba levantado las restricciones relativas a los viajes para los cubano-estadounidenses. Pero en abril de 1982, su sucesor Ronald Reagan las restableci. As, por primera vez desde 1982, los emigrados cubanos, como las dems minoras que residen en Estados Unidos, podrn desplazarse sin restricciones, poniendo fin as a una situacin cruel que divida a las familias y violaba los derechos de la comunidad cubana (2).

Obama ampli tambin la lista de artculos humanitarios que se pueden enviar a Cuba, ropa, productos higinicos, o material de pesca. Por otra parte, se autorizar a las empresas de telecomunicaciones estadounidenses a prestar sus servicios a los habitantes de la isla (3).

El anuncio de la Casa Blanca aparece a pocos das de la Cumbre de las Amricas, que tendr lugar del 17 al 19 de abril de 2009 en Trinidad, y sigue el movimiento unnime de los presidentes latinoamericanos de los cuales ocho visitaron La Habana desde enero de 2009 a favor de una normalizacin de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, actualmente el nico pas del continente que no tiene relaciones con el gobierno de Ral Castro (4).

En efecto, Costa Rica y El Salvador, que eran los nicos pases latinoamericanos que no tenan relaciones diplomticas con Cuba, tambin se acercaron a la isla. scar Arias anunci el 18 de marzo de 2009 el restablecimiento de las relaciones entre San Jos y La Habana despus de casi cincuenta aos de ruptura. Si hemos podido pasar la pgina con regmenes tan totalmente opuestos al nuestro como en su tiempo la Unin Sovitica y ms recientemente con China, cmo no hacerlo con un pas que es geogrfica y culturalmente ms cercano, como Cuba, declar. Tambin lanz un llamado a Washington a favor de una normalizacin de las relaciones con La Habana: Obama, en la pasada campaa, dijo que quera de alguna manera conversar con Tehern sin ninguna condicin, sin ninguna restriccin, pues pienso que con mayor razn debera hacerlo con el rgimen cubano (5).

El Salvador hizo lo mismo. Una de las primeras decisiones del nuevo presidente Mauricio Funes, quien asumir sus funciones el 1 de junio de 2009, fue anunciar el restablecimiento de las relaciones con Cuba, suspendidas desde 1959 (6). San Salvador no puede ser la nica capital de Amrica Latina que no mantiene relaciones diplomticas con Cuba, subray Funes (7).

En marzo de 2009, el Congreso y el Senado estadounidenses ya suspendieron temporalmente, durante un ao, las restricciones que impuso Bush (8). Obama las elimin definitivamente el 12 de marzo de 2009. Sin duda se trata de una medida alentadora pero insuficiente.

En el Congreso, las iniciativas a favor de una flexibilizacin de las sanciones econmicas se han multiplicado. El 26 de marzo de 2009, el representante republicano Jerry Moran de Kansas present un proyecto legislativo, apoyado por ms de veinte congresistas demcratas y republicanos, destinado a eliminar los obstculos para la venta de productos agrcolas y permitir las transacciones financieras directas con Cuba. Con las dificultades que impone a nuestros productores la actual situacin econmica, ste es el momento oportuno para impulsar a Estados Unidos a hacer cambios en su poltica comercial hacia Cuba, subray Moran. Cuba es un importante mercado para la produccin agrcola estadounidense, as como para los productos manufacturados y los distribuidores de alimentos, aadi (9).

El 3 de abril de 2009, siete importantes miembros del Congreso estadounidense fueron a La Habana, para una visita de cinco das, con el fin de establecer un dilogo sobre un eventual acercamiento entre los dos pases. Brbara Lee, jefa del grupo de representantes, enfatiz que era tiempo de hablar de Cuba. Fue recibida a la vez por Ral y Fidel Castro (10). Salimos convencidos de que el presidente Castro ve que la normalizacin de las relaciones y el fin del embargo beneficiara a los dos pases'', aadi. Por su parte, el congresista demcrata de Illinois Bobby Robson expres la buena impresin que le caus Fidel Castro. Era lo opuesto a lo que los medios haban dicho de l. Me sorprendieron su gran sentido del humor, su conocimiento de la historia y su calidad como ser humano (11).

Por su parte, el senador republicano Richard G. Lugar exhort a la administracin Obama a que nombrara un enviado especial para Cuba en una carta del 30 de marzo de 2009, refirindose a una poltica que no slo ha fracasado [] sino que adems perjudica nuestros ms amplios intereses de seguridad y poltica (12).

Un grupo de doce militares de alto rango retirados lanz un llamado a Obama el 13 de abril de 2009 para que apoyara y firmara el proyecto de ley que present el congresista demcrata Bill Delahunt, que permitira a los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba, retomando los argumentos del senador Lugar. El embargo ha provocado un significativo movimiento diplomtico contra la poltica estadounidense. Como militares profesionales, entendemos que los intereses de Estados Unidos estn mejor atendidos cuando el pas es capaz de atraer el apoyo de otras naciones hacia nuestra causa, expresaron. En todo el mundo, los lderes estn reclamando un verdadero cambio poltico basado en las esperanzas que usted inspir con su campaa, sostienen los militares. Cuba se ofrece como el elemento ms a mano para demostrar ese cambio y sera adems una maniobra que quedara profundamente grabada en la mente de nuestros socios y rivales en el mundo, concluyeron (13).

Fidel Castro reiter la disposicin de Cuba al dilogo. No es necesario enfatizar lo que Cuba ha dicho siempre: no tememos dialogar con Estados Unidos. No necesitamos tampoco la confrontacin para existir, como piensan algunos tontos; existimos precisamente porque creemos en nuestras ideas y nunca hemos temido dialogar con el adversario. Es la nica forma de procurar la amistad y la paz entre los pueblos (14). 

El lder revolucionario tambin quiso preservar al presidente estadounidense. Nuestro pas [] no culpa a Obama de las atrocidades cometidas por otros gobiernos de Estados Unidos. No cuestiona tampoco su sinceridad y sus deseos de cambiar la poltica y la imagen de Estados Unidos. Comprende que libr una batalla muy difcil para ser elegido a pesar de prejuicios centenarios (15)

El presidente Ral Castro hizo lo mismo declarando su disposicin a dialogar sobre cualquier asunto, teniendo como nicas premisas la igualdad soberana de los Estados y el absoluto respeto a la independencia nacional y al derecho inalienable de cada pueblo a la autodeterminacin (16).

La secretaria de Estado Hillary Clinton declar que ahora le tocaba a Cuba hacer un gesto recproco. El Pas, importante diario espaol, retom inmediatamente la posicin de Washington en un editorial: Al levantar las restricciones sobre las remesas y los viajes a la isla, Obama ha colocado a Cuba y a los pases hasta ahora ms hostiles a Estados Unidos en la necesidad de responder con un gesto que tambin contribuya a la distensin. Nada ms lejos de la verdad. En efecto, el presidente estadounidense slo repar una nfima parte de las numerosas injusticias que sus predecesores cometieron contra el pueblo cubano. Cuba jams se ha inmiscuido en los asuntos internos de Estados Unidos, jams lo ha agredido, jams ha invadido militarmente el territorio estadounidense, jams ha buscado subvertir el orden establecido o derrocar a su gobierno, jams ha impuesto sanciones econmicas, jams ha aplicado leyes extraterritoriales, jams ha financiado a una oposicin interna, jams ha cometido actos terroristas contra el pueblo estadounidense, jams ha protegido a terroristas en su territorio, jams ha fomentado la emigracin ilegal, jams ha ocupado mediante la fuerza una parte de su territorio contra la voluntad soberana de su pueblo y jams ha difundido programas subversivos hacia Estados Unidos (17).

Lo mximo que puedan hacer los cubanos es levantar acta de la rectificacin que hizo la Casa Blanca. Pero no pueden contentarse con ello. Si Washington quiere demostrar al pueblo cubano y al mundo que desea sinceramente establecer un modus vivendi con La Habana, imperativamente debe tomar las siguientes tres decisiones:

Si Obama adopta estas tres medidas, ganar en parte la confianza de La Habana, elemento indispensable para una eventual normalizacin de las relaciones. Entonces el gobierno revolucionario responder positivamente al pedido de Washington del 18 de marzo de 2009 de liberar a los presos polticos, en referencia a las personas arrestadas y condenadas en 2003 por aceptar los emolumentos de Washington, violando as la ley cubana (21).

Washington no tiene la intencin de levantar inmediatamente el estado de sitio contra Cuba, el cual impide incluso que la isla adquiera aparatos mdicos de primera necesidad. El vicepresidente Joseph Biden lo confirm el 28 de marzo de 2009 durante su visita a Chile (22). No obstante, reconoci la necesidad de un cambio en la poltica exterior de Estados Unidos hacia La Habana (23).

Sin embargo, salvo ocho congresistas, incapaces de aceptar el curso de la historia y que defienden los intereses ms retrgrados, que se pronuncian a favor del statu quo actual a saber, los representantes republicanos Ileana Ros Lehtinen (Florida), Mario Daz Balart (Florida), Lincoln Daz Balart (Florida) y los demcratas Kendrick Meek (Florida), Debbie Wasserman-Schultz (Florida), Albio Sire (New Jersey) as como los senadores Bob Menndez (demcrata / New Jersey) y Mel Martnez (republicano / Florida), la inmensa mayora de los actores de la sociedad estadounidense, empezando por la opinin pblica, est a favor de una normalizacin de las relaciones con Cuba. Segn un sondeo de la cadena estadounidense CNN del 10 de abril de 2009, el 71% de los ciudadanos estadounidenses estn a favor de un restablecimiento de las relaciones diplomticas (24). Otra encuesta que realiz la organizacin World Public Opinion el 15 de abril de 2009 demuestra que el 70% es partidario del levantamiento de las prohibiciones de viajar a la isla para los estadounidenses (25).

Una cosa es segura: Barack Obama, que dispone de una oportunidad histrica para poner fin a medio siglo de conflicto insensato, no puede condicionar la normalizacin de las relaciones con Cuba a un cambio de la estructura poltica, econmica y social del pas, pues los cubanos no aceptarn ningn atentado contra su soberana ni cedern al lenguaje de la fuerza. Por otra parte, Washington normaliz sus relaciones con China, Vietnam, y en parte con Corea del Norte, sin expresar semejante exigencia. Demostrar una discriminacin hacia La Habana al respecto, adems de ser una tctica condenada al fracaso, socavara especialmente la credibilidad de la Casa Blanca en su voluntad de limar las asperezas entre las dos naciones.

Notas

(1) Jennifer Loven, Obama Allowing Travel, Money Transfers to Cuba, The Associated Press, 13 de abril de 2009.

(2) Ibid.

(3) John Dorschner & Monica Hatcher, Liberan a los viajes a Cuba, El Nuevo Herald, 13 de abril de 2009.

(4) Ibid.

(5) Marianela Jimnez, Costa Rica restablece relaciones con Cuba, The Associated Press, 18 de marzo de 2009.

(6) EFE, Funes anuncia que en su futuro Gobierno restablecer relaciones con Cuba, 18 de marzo de 2009; Marianela Jimnez, Costa Rica, El Salvador Promise Ties With Cuba, The Associated Press, 18 de marzo de 2009.

(7) El Nuevo Herald, Costa Rica y El Salvador reanudan lazos con Cuba, 19 de marzo de 2009.

(8) Anne Flaherty, Congress Vote to Ease Travel Restrictions, The Associated Press, 10 de marzo de 2009; Lesley Clark & Frances Robles, Senado suaviza controles sobre los viajes a Cuba, The Miami Herald, 11 de marzo de 2009.

(9) Wilfredo Cancio Isla, Presentan legislacin para facilitar las ventas agrcolas a Cuba, El Nuevo Herald, 27 de marzo de 2009.

(19) EFE, Congresistas de EEUU se renen con funcionarios cubanos en La Habana, 4 de abril de 2009.

(11) Andrea Rodrguez, Fidel Castro recibe a congresistas de EEUU, The Associated Press, 7 de abril de 2009.

(12) Wilfredo Cancio Isla, Congresistas demcratas viajan a Cuba a abrir dilogo, El Nuevo Herald, 2 de abril de 2009.

(13) Fidel Castro Ruz, Militares con criterios acertados, Cubadebate, 15 de abril de 2009.

(14) Fidel Castro Ruz, Con los pies sobre la tierra, Cubadebate, 5 de abril de 2009.

(15) Fidel Castro Ruz, Del bloqueo no se dijo una palabra, Cubadebate, 13 de abril de 2009.

(16) Andrea Rodrguez, Fidel Castro recibe a congresistas de EEUU, op. cit.

(17) The Associated Press, Clinton: US Waiting for Cubas Next Move, 16 de abril de 2009; El Pas, La hora de Cuba, 14 de abril de 2009.

(18) Salim Lamrani, Cuba. Ce que les mdias ne vous diront jamais (Paris: Editions Estrella, 2009).

(19) Ibid.

(20) Ibid.

(21) EFE, EEUU insta a Cuba a liberar presos polticos y mejorar en derechos humanos, 18 de marzo de 2009.

(22) EFE, Biden rechaza que Estados Unidos vaya a levantar el bloqueo sobre Cuba, 28 de marzo de 2009; Agence France Presse, Biden: pas de leve de lembargo contre Cuba, mais une politique diffrente, 29 de marzo de 2009.

(23) Agence France Presse, EEUU espera compromiso de Cuba en derechos humanos, 31 de marzo de 2009.

(24) CNN, Poll: Three-quarters favor relations with Cuba, 10 de abril de 2009.

(25) Agence France Presse, Mayora de estadounidenses quiere viajar libremente a Cuba, segn sondeo, 15 de abril de 2009.

Salim Lamrani es profesor encargado de cursos en la Universidad Paris Descartes y en la Universidad Paris-Est Marne-la-Valle y periodista francs, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Ha publicado, entre otros, Doble Moral. Cuba, la Unin Europea y los derechos humanos (Hondarriaba: Editorial Hiru, 2008). Su nuevo libro se titula Cuba. Ce que les mdias ne vous diront jamais (Pars: Editions Estrella, 2009) con un prlogo de Nelson Mandela.

Contacto: [email protected] ; salim.lamrani@parisdescartes.fr


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter