Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2009

Carta de la campaa 350
Unmonos para librar al planeta del carbn

Bill McKibben
350.org


Queridos amigos,

Hay momentos en la historia de una nacin, y de un planeta, en los que puede ser necesario que algunos incumplan la ley para presentar el testimonio de un mal, llamar la atencin sobre l y luchar porque se corrija.

Hoy es uno de esos das.

Dentro de pocas horas, la primera de las grandes protestas de la era Obama, y el acto de desobediencia civil ms grande contra el calentamiento global en este pas, tendr lugar con el teln de fondo, no demasiado hermoso, de la central elctrica de carbn Capitol Hill, en Washington DC.

Yo mismo, y gente de toda condicin, correremos el riesgo de que nos arresten hoy y estoy pidiendo que estn con nosotros cuando las cosas sucedan.

Que permanezcan junto a los miles que se reunirn hoy en DC, mostrando al mundo que gentes de todas partes se unen para apoyar un futuro sin carbn: un futuro a salvo de los estragos del cambio climtico.

Esta es la declaracin que hay que firmar: http://www.350.org/Coal-Free/

Comparto la visin de un futuro libre de carbn y un clima seguro no solo en Washington DC, sino en todo el mundo. Me muestro solidario de la coalicin de ciudadanos que trabajan para lograr un futuro de energas limpias en todo el planeta.

Tambin tiene la opcin de aadir sus declaraciones personales de solidaridad con los activistas que estn en accin. Tratamos de conseguir el mximo apoyo posible en las prximas horas Puede firmar ahora?

Con el Presidente Obama y un nuevo congreso estadounidense, hay ms posibilidades que antes para una accin por el clima. Realmente se siente que Estados Unidos est cerca de dar un gran paso adelante: y esta protesta puede ayudar a crear el espacio poltico que requiere un paso as.

Estos son los antecedentes de la historia: Washington DC ha tenido su parte de grandes protestas a lo largo de los aos. La mayora de ellas centradas en la Casa Blanca, el National Mall o el Capitolio.

Pero el evento est a unas manzanas de la Casa Blanca, en la Capitol Power Plant: un smbolo sucio del negocio ms sucio que hay en la Tierra, la combustin de carbn.

En esa central elctrica, propiedad de nuestros senadores y representantes, se puede ver toda la inmundicia que se produce con el carbn. Hay partculas arrojadas al aire, desde donde llegan a los pulmones de los habitantes de Washington que disfrutan al respirar. Estn los beneficios que entrega a la industria del carbn, literalmente deseosa de aplanar montaas en West Virginia y Kentucky para incrementar sus grandes mrgenes. Pero sobre todo est el invisible dixido de carbono lanzado cada da a la atmsfera, que seca nuestros bosques, funde nuestros glaciares y vuelve cidos nuestros ocanos.

La central elctrica es solo un smbolo, por supuesto: una barra donde almorzar o una estacin de autobs en la lucha por la justicia medioambiental. Nos sentaremos frente a sus puertas una sola tarde, pero el mensaje es mucho ms grande: ha llegado el momento de empezar a calcular cundo empezar a cerrar todas las centrales elctricas de carbn del planeta. El xito no se producir enseguida, porque nos enfrentamos a una de las corporaciones ms ricas del mundo, pero tenemos que empezar a dar la vuelta a esa cisterna algn da: y maana es ese da.

Puede parece un momento raro para salir a la calle: al fin y al cabo, la nueva Administracin ha hecho ms en un mes para combatir el calentamiento global que todos los Presidentes anteriores en 20 aos. Pero lo cierto es que es el momento perfecto. Por una parte, nuestros lderes pueden escucharnos realmente: en los aos anticientficos de la administracin Bush, los activistas contra el cambio global concentraron sus esfuerzos en las administraciones estatales, sabiendo que el Gobierno Federal nunca cambiara de opinin. Ahora, si demostramos que hay una presin real del pblico, podemos dar al Congreso demcrata y a la Casa Blanca cierto espacio para actuar.

Todava es ms importante el hecho de que el tiempo en el que es posible no actuar se est agotando. La ciencia del clima ve las cosas cada vez ms oscuras en los ltimos 18 meses, pues la rpida fundicin del hielo del mar rtico en veranos de 2007 mostr a los cientficos que el cambio era ms rpido de lo que ellos pensaban.

Ese mensaje fue subrayado recientemente en las reuniones de la American Association for the Advancement of Science celebradas en Washington, cuando el investigador de Stanford Christopher Field dijo: "Bsicamente estamos viendo ahora un clima futuro que est ms all de todo lo que habamos considerado seriamente en las simulaciones de modelos climticos". Nuestro climatlogo ms destacado, James Hansen, de la NASA, ha dado a ese futuro un nmero: cualquier nivel de dixido de carbono en la atmsfera que supere las 350 partes por milln, ha demostrado su equipo, es incompatible con el planeta en el que se desarroll la civilizacin.

Puesto que ya hemos sobrepasado esa cifra el nivel de dixido de carbono est en 387 partes por milln la lucha est en marcha. Ciertamente, segn los clculos de Hansen, ser necesario que la combustin de carbn haya desaparecido del mundo en el ao 2030, y en Occidente mucho antes de esa fecha, si queremos regresar alguna vez a la cifra de 350. No es casual que el cientfico de la NASA James Hansen anunciara que estara dispuesto a ser arrestado. Lo mismo que Gus Speth, que dirigi el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, y el campesino y autor Wendell Berry, que ha contemplado la devastacin de su Kentucky natal.

Y lo que puede ser todava ms alentador: se me unirn ms de mil estudiantes universitarios que acaban de llegar de presionar en el Congreso a favor de una energa limpia. Acaban de terminar PowerShift '09: una convergencia climtica organizada por una coalicin independiente que promete ser un catalizador histrico de este movimiento. Estas dos tcticas complementarias son un signo muy bueno: un movimiento saludable es como un ecosistema saludable, marcado por una diversidad espectacular. Hay muchas maneras de ser un activista climtico: presionar, manifestarse, educar, etctera, etctera. Para m, al menos hoy, ser un activista climtico significa arriesgarme a ser detenido por desobediencia civil.

Librar el planeta del carbn, volver a conseguir la cifra de 350 ppm, ser el principal reto poltico y econmico en la vida de estos universitarios. Quienes tenemos ms edad no viviremos lo suficiente para ver la victoria final, pero podemos ayudar a que comience haciendo presin, escribiendo mensajes de correo electrnico y sentndonos en la calle una tarde de marzo.

nanse a m,

Bill McKibben

P.S. Por favor, enven este mensaje a todas partes. Si sus amigos y familiares comparten una visin de un futuro de energas limpias, libre del carbn y a salvo del cambio climtico, y seguro que alguno de ello la compartir, pdales que firmen nuestra declaracin de solidaridad haciendo clic aqu: http://www.350.org/Coal-Free/


http://www.globalizate.org/touc080309.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter