Portada :: Amrica Latina y Caribe :: V Cumbre de las Amercas. Puerto Espaa 16-19 abril 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2009

Perdn, me quedo con el ALBA

ngel Guerra
La Jornada


 

Barak Obama perdi en la cumbre de Puerto Espaa la oportunidad idnea de censurar el genocida bloqueo contra Cuba y abogar por su levantamiento, nico punto que, aunque no estaba en la agenda, le fue reclamado unnimemente por los lderes de Amrica Latina y el Caribe. Con ese slo gesto, habra pasado honrosamente a la historia, cuando se han reunido como nunca en Estados Unidos condiciones y fuerzas polticas partidarias de suprimir el castigo a la isla. Su opinin pblica, incluso la de origen cubano, apoya esta postura que coincide con la de numerosos legisladores, entre ellos importantes lderes camarales demcratas y republicanos, destacados jefes militares en retiro, influyentes crculos empresariales y conocidos tanques pensantes. No hablemos de la oposicin de todos los gobiernos del mundo, exceptuado el fiel aliado sionista.

Pero Obama no parece darse por enterado. Ante el coro contra el bloqueo en Puerto Espaa, vyase a saber si cautivo de las obsesiones de asesores como el caverncola Jeffrey Davidow o neoliberales fundamentalistas como Larry Summers, oscil entre las actitudes evasivas y los injerencistas condicionamientos a la soberana y autodeterminacin del pequeo pas agredido, hostigado y cercado por la mayor potencia militar de la historia. En resumen, el joven, inteligente, carismtico y popular por ahora-, presidente de Estados Unidos no se decidi a adoptar la nica posicin que habra hecho creble su promesa de iniciar una nueva etapa en las relaciones con Amrica Latina. En primer lugar por su singular contenido simblico y adems porque la diplomacia estadunidense no llev al cnclave, si es que tiene alguna, otras opciones con que dar respuesta a las aspiraciones de los pueblos de la regin.

De la cumbre se ha cultivado una matriz meditica almibarada segn la cual, en un prodigioso acto de magia, el simptico y cordial inquilino de la Casa Blanca cambi en unas horas la nefasta imagen que Estados Unidos se ha ganado a pulso en los pueblos de Amrica Latina y el Caribe. Pero lo cierto es que aparte de las sonrisas, apretones de mano y buen talante mostrado ante las cmaras con sus homlogos, de all no sali un solo acuerdo que contribuya a solucionar y, ni siquiera a mitigar, el trgico panorama social que han causado las polticas aplicadas por Washington en nuestra Amrica desde inicios del siglo XIX. No es casual que Obama llamara a olvidar el pasado y que con excepcin del anfitrin Patrick Manning, a quien toc la ingrata tarea de hacerlo en solitario, el documento final no fuera firmado, como estaba previsto, por ninguno de los jefes de Estado y gobierno. No era posible lograr la aprobacin de un texto que intentaba pasar gato por liebre pues, aunque de manera vergonzante, contina recomendando las mismas polticas que han conducido a la actual debacle econmica y civilizatoria.

Hugo Chvez expres de la manera ms elocuente lo que muchos pensbamos del llamado de Obama a olvidar el pasado y pensar en el futuro cuando le obsequi un ejemplar en ingls de ese tesoro histrico y literario nuestroamericano que es Las venas abiertas de Amrica Latina, obsoleto segn expertos no identificados citados con sonrisita Colgate por la conductora de turno de CNN. Fue escrito hace 30 aos, dijo Y Evo Morales remach: sin nuestro pasado no se puede construir el futuro.

Es ese futuro por el que estn luchando los pueblos el que se perfil en la Cumbre de la Alternativa Bolivariana para Nuestra Amrica(ALBA), celebrada en Venezuela vsperas de la reunin de Puerto Espaa. All s se analizaron las causas profundas de la crisis actual, de carcter sistmico y estructural y no una crisis cclica ms. El Documento del ALBA para la Cumbre de las Amricas afirma: La crisis econmica global, la del cambio climtico, la alimentaria, y la energtica son producto de la decadencia del capitalismo que amenaza con acabar con la propia existencia de la vida y el planeta. Seala la necesidad de un modelo alternativo al capitalista basado en la solidaridad y no de competencia, y reafirma la integracin econmica, poltica y cultural latinocaribea como instrumento de la liberacin de nuestros pueblos.

La Cumbre de las Amricas, a la sombra ominosa de la OEA, es, por el contrario, una herramienta deliberadamente concebida con el propsito de la integracin subordinada a Washington.

aguerra_123@yahoo.com.mx



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter