Portada :: Amrica Latina y Caribe :: V Cumbre de las Amercas. Puerto Espaa 16-19 abril 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-04-2009

V Cumbre de las Amricas
"Umuntu, nigumuntu, nagamuntu"

Jos Steinsleger
La Jornada


Fin de la cumbre (sic) de Trinidad y Tobago, fin de las cumbres de las Amricas. Con excepcin del anfitrin, ningn jefe de Estado suscribi la desfasada Declaracin de Puerto Espaa que, a lo sumo, fue adoptada por consenso. Cosa que en el lenguaje de la diplomacia quiere decir nada. Desde la primera conferencia panamericana (Washington DC, 1889-90) jams se haba presentado algo similar. Y no tanto porque en aquella ocasin la declaracin final se ley en ingls, sino porque a Washington le pareca inslito que pudiera hablarse otra lengua en un congreso al que asistieron 19 naciones latinoamericanas. Ni tampoco por la actitud del delegado de Mxico, quien tom el texto y lo tradujo en voz alta al espaol, sacando del apuro a los anfitriones.

Pero, como bien observ el profesor trinitario Norman Girvan, en Puerto Espaa aconteci algo desconocido en la prctica de las relaciones internacionales: que un jefe de Estado (Daniel Ortega) divulgue el contenido de la declaracin a ser adoptada a un Estado no asistente (Cuba) y que las opiniones sobre la Declaracin de alguien que no es jefe de Estado (Fidel Castro) tuvieran amplia repercusin meditica.

Algunos publicistas objetaron la tica del procedimiento. tica? Guarecidas desde 1948 bajo el paraguas panamericanista de la Organizacin de Estados Americanos (OEA), todas estas cumbres han encarnado la inmoralidad poltica, la ilegalidad y el intervencionismo imperialista. Por tanto, es lgico que de Teodoro Roosevelt a Barack Obama, cipayos de todo pelaje se nieguen conocer el pasado.

Segn los enviados de prensa, la cumbre fue un desmadre: horarios incumplidos, actividades caticas y presidentes que boicotearon una declaracin final que, al concluir el cnclave, segua fuera del alcance pblico. Obama se abstuvo de posar para la segunda foto oficial, Evo Morales se march minutos antes y la mayora de los 34 gobernantes no asisti a la clausura.

Washington pidi a Felipe Caldern (Mxico), Martn Torrijos (Panam), Stephen Harper (Canad) y Patrick Manning (Trinidad y Tobago) que dijesen algo bonito. La cumbre fue un xito!, exclamaron. Y en efecto, lo fue. Pero lo fue porque, finalmente, estaba claro que despus de 120 aos de lucha, los pueblos de Amrica Latina y el Caribe haban clavado una estaca en el corazn del panamericanismo monroista. En Trinidad y Tobago, la Amrica nuestra (que incluye la de ellos, aunque no como ellos la quisieran) sigui su marcha. El giro no fue de 180 grados, pero s cont con la inclinacin requerida para demostrar que el antimperialismo vive y que la prxima cumbre ser real, porque all estar Cuba para defender una causa que la rebasa.

Cul? Un da antes, en la minicumbre de la Alternativa Boliviariana para los Pueblos de nuestra Amrica (ALBA, Cuman, 17 de abril), el presidente Ral Castro manifest: Nuestras naciones no tienen la capacidad, por s solas, de transformar el orden econmico internacional, pero s el poder de sentar nuevas bases y construir sus propias relaciones econmicas.

Los puntos de la ALBA (Bolivia, Cuba, Honduras, Nicaragua, Dominicana, Paraguay, San Vicente y las Granadinas y Venezuela) destacan que el capitalismo es un mecanismo que est acabando con la humanidad y el planeta y que se requiere de la solidaridad en lugar de la competencia, eliminando las ... prcticas intervencionistas como las operaciones encubiertas, diplomacias paralelas, guerras mediticas para desestabilizar estados y gobiernos, y el financiamiento a grupos desestabilizadores.

La pasada cumbre fue, sobre todo, el ensimo triunfo poltico de la revolucin cubana. Y no slo porque la mayora de los gobernantes repudiaron el bloqueo imperial. Doce jefes militares retirados del Pentgono (en actividad hasta hace poco) se dirigieron a Obama confesando: En Cuba no habr contrarrevolucin en un futuro que sea previsible... la poltica actual de aislamiento de Cuba ha fracasado en cuanto a alcanzar nuestros objetivos.

Y a modo de cereza sobre el pastel, un regalito de Hugo Chvez a Barack Obama: Las venas abiertas de Amrica Latina, prosema poltico non de la literatura latinoamericana. Con el hipotlamo (o el neocrtex) atrofiado, un enviado de El Pas, de Madrid, calific el libro de Eduardo Galeano de parcial, y de discutible valor cientfico. Es posible. Despus de todo, Las venas... es una obra tan poco ordinaria, que tambin sirve de fuente para enfrentar las insidias del periodismo neogodo.

Por ltimo, en La Habana, una delegacin del gobierno de Sudfrica otorg en das pasados un premio a la obra internacionalista, solidaria y humanista de Fidel Castro. El galardn representa los ms puros fundamentos de la filosofa ubuntu, que se rene en el concepto zul umuntu, nigumuntu, nagamuntu: una persona es una persona a causa de los dems.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter