Portada :: Europa :: Revuelta en Grecia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2009

Un proyecto de ley para prohibir pasamontaas en lugares pblicos justo cuando se descubren ms casos de corrupcin
"Encapucharse es delito": Karamanlis trata de esconder escndalos

Pavlos Nerantzis
Il Manifesto

Traducido para Rebelin por Gorka Larrabeiti


Gracias a una mayora dbil, Costas Karamanlis puede tratar de tapar los escndalos de su gobierno; sin embargo, a partir de ahora quienes lleven puesto un pasamontaas se arriesgarn a que los arresten. Segn un proyecto de ley, presentado el pasado viernes en el parlamento, quien lleve un pasamontaas o incluso un pauelo, quien participe y acuda a lugares pblicos con el rostro cubierto o tapado, ser perseguido. Las penas previstas llegan a un ao de crcel sin posibilidad de reducciones, pues, segn Aliki Maragopoulou Jotopoulou, presidente de la Comisin nacional de derechos del hombre, y promotora del proyecto de ley, es probable que detrs [de estas acciones] haya una misma fuente de financiacin, y adems porque los enemigos del pas recurren al vandalismo para demostrar que en Grecia hay terrorismo. El objetivo de esta medida represiva es el movimiento estudiantil, protagonista de los hechos del pasado diciembre.

Han pasado cuatro meses desde que miles de estudiantes de escuelas media y superior, junto con universitarios, precarios y parados salieran a las calles despus del asesinato del joven Alexis Grigoropulos, que muri despus de que un polica le disparara. Muchos de ellos se manifestaban encapuchados para que no los identificara la polica, para que las cmaras de cientos de circuitos cerrados de televisin, herencia de las Olimpiadas de 2004, no grabaran sus caras y para protegerse de los centenares de lacrimgenos disparados. Se trat de una protesta espontnea pero al mismo tiempo poltica contra un mundo que en Grecia vive entre escndalos, corrupcin y decadencia de las instituciones.
Desde el primer da de la revuelta, el primer ministro griego opt por la mano dura: presencia masiva de fuerzas del orden que intervenan sin plan operativo; agentes encapuchados que en los enfrentamientos actuaban de modo poco claro; policas que disparaban, alimentando as la rabia de los jvenes. El gobierno dijo Karamanlis desde Bruselas no da marcha atrs ante la barbarie. Dos das despus, Jorgos Karatzaeris, lder de Laos (partido nacionalista de extrema derecha) dio con la solucin: Quien lleve capucha, independientemente de los motivos por los que la lleve, deber ser detenido.

Entonces, todo el mundo, comunistas del KKE incluidos, conden las acciones de los encapuchados. Para los conservadores los jvenes eran anarquistas y miembros de la izquierda radical, del Synaspismos. Para los comunistas, elementos ajenos al movimiento obrero, contrarevolucionarios y tal vez infiltrados de los servicios secretos. Que durante las manifestaciones y la rotura de escaparates hubiera agentes encapuchados porra en mano lo demuestran vdeos y fotos publicadas tambin en Il Manifesto. Durante los das de diciembre nadie poda sostener que los cientos de encapuchados fueran provocadores o black bloc. Eran los chicos de la puerta de al lado, que rompan por rabia, porque haban matado a un coetneo suyo, o porque estaban parados pese a los estudios de posgrado. As y todo, tambin la Coalicin de Izquierda (Synaspismos), nica fuerza poltica que entabl un dilogo con los jvenes rebeldes, se ha echado atrs.

Las fuerzas polticas, aparte de la izquierda radical, poco han entendido de lo que pas en diciembre. Ahora en el momento en el que un escndalo ms salpica a un diputado y a un antiguo ministro neodemcrata -acusado de haberse embolsado sobornos de compaas martimas- el gobierno conservador de la Nueva Democracia se lanza al ataque y se la toma con los pasamontaas de los jvenes rebeldes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter