Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2009

Entrevista a Aboubakr Khamlichi, miembro del partido marroqu Va Democrtica
Una mirada al Sahara desde Marruecos

Bachir Ahmed y Catherine Hernndez
Radio Guiniguada


Actualmente para todos los saharauis el nico partido interlocutor democrtico en Marruecos es Va Democrtica. Es el nico partido dentro de la esfera poltica marroqu que no est controlado o atado al poder con una postura a favor del Sahara que viene de los tiempos de Serfaty

AK: En Va Democrtica a partir de los aos 90 hemos pasado a trabajar de una forma legal despus de dos dcadas de clandestinidad en la organizacin marxista leninista Ila l-Amam. As hemos cambiado de nombre para entrar en otras formas de trabajo, pero seguimos representando una continuidad de la organizacin Ila l-Amam trabajando por los mismos principios. Para recordar, Ila l-Amam se declar por la autodeterminacin del pueblo sahraui desde 1972, o sea antes de la constitucin del POLISARIO y antes de que el Estado Marroqu empezara el proceso por la marroquinizacin del Sahara.

Va Democrtica en el tema de la autodeterminacin est con el pueblo saharaui?


AK: S, ya que constituye uno de los principales elementos de nuestro programa poltico, y lo manifestamos abiertamente dentro y fuera de Marruecos.

Sin ningn problema?

AK: Tuvimos al principio alguna cautela cuando empezamos a trabajar legalmente, en la organizacin Ila l-Amam, ya que ramos un movimiento clandestino; nuestras posiciones sobre el derecho de autodeterminacin del pueblo las manifestbamos en todas nuestros comunicados y artculos polticos. As desde 1995 -ao de la constitucin de Va Democrtica- nuestra posicin era clara pero tenamos otras prioridades que exigan nuestros primeros aos de organizacin, pero una vez superada esta fase y despus de haber podido conseguir la legalidad empezamos a manifestar nuestra posicin abiertamente en nuestro peridico, nuestras conferencias y actividades tanto al interior del pas como fuera.

Y ltimamente hemos sido invitados al palacio para participar en dos reuniones sobre el Sahara, que hemos rechazado en base a la ausencia de una verdadera voluntad para buscar una solucin justa.

Hay quienes hablan de que Marruecos est dando pasos importantes hacia la democracia, ha habido tales avances?

AK: En Marruecos desgraciadamente estamos muy lejos de un estado democrtico, y la Constitucin actual lo confirma ya que el artculo 19 otorga plenos poderes jurdicos, ejecutivos y legislativos a la persona del Rey. En segundo lugar las instituciones no tienen ningn poder, es el palacio el que sigue teniendo todos los poderes hasta ahora, y la ausencia de las libertades y la represin sistemtica de todos los movimientos contradicen dichos discursos. Y basta presentar los resultados de las ltimas elecciones legislativas en septiembre 2007, donde se dio la ms baja participacin -un 17%- para confirmar que no existe ningn indicio de democracia para el pueblo marroqu. Ahora, claro que la lucha de los movimientos sociales y democrticos empieza a conseguir ciertas conquistas.

La prensa suele exponer dos Marruecos diferentes, el que se vende como destino turstico y el del Atlas, de las aldeas berberes, donde la situacin es muy diferente.

AK: Y en las ciudades tambin, hay barrios populares donde hay mucha miseria, y los indicadores de la ONU sitan a Marruecos en el lugar 126 de pobreza. El nivel de analfabetismo es muy grande: mujer 60-65%, en el medio rural 80%, y casi 50% en el resto, y muy difcil el tema de la sanidad, del trabajo, y la renta per cpita tambin es muy baja.

Cul es la visin que la poblacin marroqu tiene actualmente sobre el Sahara?


AK: Creo que este tema con el tiempo ha perdido credibilidad a nivel del pueblo, ya hace tiempo que el pueblo no tiene inters ante esta situacin, no le importa el tema del Sahara. No son los aos 70 en que haba mucha propaganda y mucha ilusin, ya que despus con el tiempo el tema ha perdido credibilidad y el pueblo no habla de esto.

Es un problema del gobierno y los partidos polticos


AK: S, es sobre todo en el palacio, pero tanto el tema de la democratizacin como el del Sahara han perdido inters para la gente. Al pueblo ahora lo que le interesa es el trabajo, sus condiciones de vida, y ya son ms de 30 aos hablando del Sahara, es un tema muy desgastado, lo que le interesa ahora a la gente en la calle es su situacin familiar. El pueblo ahora no se interesa, no est muy afanado por hablar del tema del Sahara, ni del proceso democrtico, porque ya no tienen ninguna credibilidad.

Y por supuesto al rey no le interesa que se produzcan cambios en Marruecos


AK: Al palacio y toda la mafia que est alrededor y que aprovecha estas situaciones favorables para sus intereses. Sin embargo al mismo tiempo hay muchas movilizaciones, contra el encarecimiento de la vida por ejemplo, aunque esos movimientos no son suficientes en este momento para poder crear cambios, pero luchas hay siempre. La prensa libre ha sacado a la luz algunos temas muy graves pero han sido castigados muy fuertemente.

Hablamos con frecuencia de la violacin de lo derechos humanos en el Sahara por parte de Marruecos, pero es que en ese pas tambin se violan constantemente los derechos humanos.


AK: Desde los aos 70 tenemos un movimiento cada vez ms fuerte de defensa de los derechos humanos, no slo de los marroques sino de los compaeros saharauis, hay solidaridad con ellos desde la Asociacin Marroqu de Derechos Humanos que tiene mucha fuerza y es muy conocida, y generalmente los informes sobre derechos humanos en Marruecos se hacen en base a los datos que aporta la Asociacin; y adems la mayora de miembros somos militantes de Va Democrtica. Ya llevamos muchos aos en esta lucha, desde Hassan II. Es un trabajo muy importante y muy difcil, y la peor parte es la que se han llevado los saharauis con la represin militar y con tantos desaparecidos.
Pero sabemos que nada de esto se dice en Canarias y en Espaa, no slo por el trabajo de los consulados marroques sino sobre todo por los medios de comunicacin que son los que llegan a la gente y siempre sacan las mismas cosas y la misma opinin.

La relacin de Va Democrtica con los otros partidos en Marruecos existe?


AK: Con la izquierda radical aunque tienen otra postura sobre el Sahara, hemos constituido una coalicin poltica con tres partidos: el partido de Vanguardia, el Partido Socialista Unificado y el partido Congreso Itihadi. Y como en la Va Democrtica su principal accin es con los movimientos sociales, sindicales, de derechos humanos, de mujer, amazigh, pues ah luchamos junto a todos aquellas fuerzas vivas que comparten con nosotros dichos temas.

Otro asunto es el apoyo del gobierno de Marruecos a Israel respecto al asunto con Palestina.


AK: Las ms grandes manifestaciones de apoyo a Irak y a Palestina se han dado en Marruecos, a nivel de pases rabes son las ms grandes y suelen producirse de forma espontnea en todas las ciudades y pueblos de Marruecos, se organizan marchas de ms un milln de personas, pero efectivamente la poltica del rgimen marroqu tiene muchos vnculos subterrneos con Israel.

Aboubaker el-Khamlichi es miembro de la organizacin marxista-leninista Ila l-Amam desde 1973, co-fundador del partido Va Democrtica, miembro de la Unin Marroqu de Trabajadores (UMT), ex-prisionero poltico de 1985 al 1991
Radio Guiniguada fm 105.9 www.radioguiniguada.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter