Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2004

El diario El Mundo y Venezuela
Las operetas de Pedrojota

Antonio Doctor
Rebelin


Hace aos que leo la Carta del director con que Pedrojota obsequia a sus lectores en El Mundo del domingo, en las que sobre todo le gusta recrearse con su erudicin a travs de hacer paralelos histricos, generalmente para intentar reducir a los vericuetos del alma humana las tropelas de aquellos de los que gustara ser incondicional amigo y aliado (Bush, Aznar) pero en determinadas coyunturas no puede hacerlo para mantener la imagen de periodista independiente, que tanto cultiva. Tiene la costumbre de acordarse de la psicologa cuando trata de las figuras de la derecha y de la ideologa cuando trata de las de izquierda. Lo importante para l es que el capitalismo como tal quede a salvo.

Este domingo, 28 de noviembre, rompe todos sus moldes en De opereta en opereta y se desata sin freno contra Moratines, no sin echar mano primero de todas las descalificaciones a Chvez que le brinda lo ms insano y esquizofrnico de la oligarqua de Venezuela, que lo viene vociferando a travs de sus medios de comunicacin desde hace ms de dos aos. Algunas perlas que despus comentaremos:

Yo estuve en Venezuela tres semanas despus de aquel pattico 11 de abril de 2002, que ahora parece haberse convertido en fecha referencial para la izquierda espaola cual si el idiota de Carmona hubiera sido un nuevo Pinochet y el espritu de Allende estuviera reencarnndose en un milico zafio y demagogo como Chvez- y ya dej constancia en estas pginas de mi frustrante y balda intercesin por la libertad de prensa ante el recin repuesto lder de la Repblica Bolivariana.

As pues, el 11 de abril fue pattico y Carmona, un idiota. Si tenemos en cuenta que Carmona intentaba sustituir al jefe de una horda de asesinos, (como afirma ms adelante, lo que sucedi y lo que representaba Carmona, la calificacin de idiota solo puede aplicrsele para decir que fracas porque no supo hacer las cosas como tenan que hacerse. Por un lado, un escalofro me recorri la espina dorsal al pensar que es lo que esperaban de l y no supo hacer, por el otro, esa simple expresin es la forma ideada por Pedrojota para eludir la intervencin del pueblo, y por lo tanto una correcta interpretacin de los hechos. Magnifico periodista.

Pedrojota, como aade a continuacin, iba como comisionado de la Asociacin Mundial de Peridicos, que como todo el mundo sabe, la forman los dueos de los grandes medios, preocupados con la libertad, no para divulgar informacin, sino para enriquecerse con el tratamiento de la misma. Estaban preocupados con las medidas que pudiese tomar Chvez contra los grupos mediticos, precisamente los que haban participado activamente en el golpe, silenciando todo lo que suceda menos los pronunciamientos de los golpistas. Segn Pedrojota, adems de hacerles esperar, Chvez no los recibi con la cortesa y amabilidad que se debe tratar a tan altos representantes de la prensa.

Y lo que les dijo Chvez sobre la participacin del pueblo lo interpreta Pedrojota como una contextualizacin de los asaltos de las turbas armadas de su propio partido contra las sedes de peridicos y emisoras e incluso el asesinato de un fotgrafo por francotiradores bolivarianos. Termin echndonos del despacho dice Pedrojota. Yo habra empezado por ah.

Sigue: ...aquella comedia extrada del realismo mgico era en realidad la tragedia de una nacin subyugada por un Tirano Banderas de la peor calaa. Sobre los ltimos comicios: Ante los resultados no puedo sino encogerme de hombros, arrullado por el zumbido de la mosca que desde detrs de la oreja mantiene vivas las recurrentes sospechas de manipulacin y fraude.

De que escuela de periodismo se puede jactar Pedrojota cuando tras documentales tan serios como los que han salido sobre lo que sucedi el 11 de abril (La revolucin no ser televisada, Puente Llaguno, claves de una masacre) y tras comprobarse fehacientemente por todos los observadores del referndum y de las elecciones posteriores la ausencia de fraude, sigue falsificando los hechos y disparatando, inmune al ridculo? Y: dnde ensean que los groseros insultos a un jefe de Estado (que adems ha sido democrticamente elegido por el pueblo hasta 8 veces seguidas) son deontolgicamente correctos?

Contina su diatriba escogiendo momentos de la visita de Chvez a Espaa, silenciando los actos a los que asisti en la Universidad, en el Circulo de Bellas Artes y en la sede de CC OO y escogiendo solo lo que l cree ser morboso: Chvez blandiendo una espada, cantando una cancin a un periodista, mirando los agujeros de las balas de Tejero en el Parlamento, o tratando de palmotear a un huidizo hormigonero.. Ay, Pedrojota, no sabes cuanto encierra ese huidizo hormigonero, en cuanto paradigma de una clase obrera postrada y alienada, que es como t la quieres!

Despus salen Rubalcaba, Carod Rovira, Maragall, el hockey sobre ruedas, y el traspi del PSOE en la votacin sobre la reforma judicial. Y termina en plan sarcstico ...y el coronel Hugo Chvez y el comandante Fidel Castro plantearan el cambio de nuestro sistema de jueces ante una nueva asamblea de la Federacin Internacional de patinaje.

Esto ltimo, por la repeticin, me record a Rajoy en la televisin que para citar a Chvez dice el coronel Chvez con la clara intencin de descalificarlo, o Martn Prieto, en un virulento ataque a Chvez en El Mundo del da 25 tocando la tecla del origen militar de Chvez con la misma intencin. Ni siquiera se preguntan que pensaran de eso los coroneles y comandantes espaoles. La rabia les ciega.

Finalmente algo sobre las maneras. A medida que avanza la revolucin bolivariana y se va poniendo de manifiesto que es rechazando las recetas del FMI como se puede empezar a salir del horror en que vive casi toda Latinoamrica, la crtica se va centrando ms y ms en las excentricidades de Chvez, en su lenguaje directo y popular. Y ninguno de estos crticos se atreve a pasar el umbral de las formas e informarnos del contenido. Se detienen en las formas porque ya no pueden entrar al trapo. Cada da que pasa se reduce el campo de maniobra dialctica de la burguesa de este capitalismo en fase de descomposicin, que no puede hablarnos ms que de terror y competitividad. Su discurso se agot, y por eso, Rajoy, Acebes, aclitos y ahora hasta Pedrojota mantienen la crispacin y el enfrentamiento permanentes como arma poltica.

Si a un Zapatero y un PSOE que todos hemos conocido demasiado bien, y sabemos que no ofrece el ms mnimo peligro a la continuidad del sistema, los tratan como lo estn tratando desde que se hizo con el Gobierno: qu sera si tuviesen enfrente a un Chvez, dispuesto a dar la vuelta a la tortilla?




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter