Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-05-2009

Entrevista al analista poltico Thierry Meyssan
Del G20 a Durban II, las cartas tapadas

Silvia Cattori
Rebelin

Con la crisis econmica y financiera como teln de fondo, del G20 a Durban II, cumbres y conferencias internacionales tienen lugar una tras otra sin que los medios dominantes nos expliquen gran cosa sobre su importancia ni lo que realmente se decide en esos encuentros. Silvia Cattori recogi los anlisis de Thierry Meyssan sobre la reorganizacin del mundo que se est produciendo. l estima que, a la sombra de Obama, viejos conocidos han retomado el poder. Luego del parntesis de la guerra en Irak, Washington vuelve a su proyecto de guerra contra el terrorismo y de globalizacin forzosa.


Silvia Cattori: Cules eran los objetivos de Estados Unidos en el reciente G20 de Londres? En qu medida fueron alcanzados? Se logr el apoyo de una mayora de dirigentes polticos?

Thierry Meyssan: Las dos cumbres de jefes de Estado y de gobierno del G20, en Washington y posteriormente en Londres, consagraron la supremaca de la finanza anglosajona y establecieron las premisas de un gobierno econmico mundial bajo el liderazgo anglosajn.

La tercera cumbre ser en Nueva York, y se desarrollar al margen de la Asamblea General de la ONU; lo cual es una forma humillar a esa asamblea y de confirmar la existencia de un directorio econmico de los 20, equivalente del directorio del Consejo de Seguridad, al margen de las instituciones de la ONU.

Sin embargo, a pesar de los abrazos en pblico, no hubo ningn acuerdo poltico entre los miembros del G20. Las declaraciones finales enumeran principios generales que no comprometen a nadie y acciones precisas adoptadas todas al margen de la cumbre y que en ningn caso conciernen a todos los participantes a la vez[1]. Por lo tanto, es posible que la cumbre de Londres no resulte ms que una farsa.

La poltica financiera y econmica de la administracin Obama es elaborada por un complicado sistema de organismos. Y est en total continuidad con la de la administracin Bush[2]. Hay que recordar que los planes Bush-Paulson fueron presentados al candidato Obama y aprobados por ste ltimo antes de ser sometidos a la aprobacin del Congreso. El secretario del Tesoro, Tim Geithner, sucesor de Henry Paulson, ya vena trabajando con Paulson desde haca meses. Geithner empez su carrera escribiendo los textos econmicos de Henry Kissinger. En pocas palabras, el cambio no existe ms que en la propaganda electoral de Barack Obama.

El presidente del Consejo Econmico Nacional de Estados Unidos es Lawrence Summers, el mismo economista que organiz, en 1999, el desmantelamiento de las legislaciones implantadas durante la crisis de 1929 para tratar impedir nuevas crisis. En aquel entonces, su objetivo era favorecer una especulacin sin lmites para absorber las riquezas del mundo hacia Wall Street. Y actualmente sigue persiguiendo ese mismo objetivo a travs de los diferentes planes de salvamento, de estabilizacin, etc. que se le van ocurriendo.

El Comit de Consejeros Econmicos de la Casa Blanca, bajo la direccin de la historiadora Christina Romer, considera que la guerra contra Irak fue lo que provoc la crisis financiera. No report gran cosa a los anglosajones, pero los endeud muchsimo. Segn la seora Romer, una especialista en la crisis de 1929, la guerra, por consiguiente, no constituye una solucin para la crisis, sino una de sus causas. Contradiciendo los anlisis clsicos de sus colegas historiadores de la economa, la seora Romer afirma que no fue la Segunda Guerra Mundial lo que permiti que Estados Unidos saliera de la crisis de 1929, ni tampoco el New Deal de Roosevelt, sino la afluencia de capitales europeos que se produjo a partir de 1936 y del aumento de los peligros. Por lo tanto, sera conveniente provocar un fenmeno idntico en este momento.

Por su parte, el Comit de la Casa Blanca para la Recuperacin Econmica, bajo la presidencia de Paul Volcker y articulado con las autoridades britnicas, se preocupa por aprovechar la crisis para reestructurar las transnacionales y permitirles comprar por unas migajas la mayor cantidad posible de empresas. Los franceses ya han podido comprobar el amargo sabor de sus recomendaciones con el cierre de la fbrica Caterpillar de Grenoble. El gran jefe de esa transnacional es miembro de ese Comit de la Casa Blanca[3].

Inicialmente, el Consejo de Summers estara coordinando la aplicacin de esas estrategias. Pero todo recay, en definitiva, en el Consejo de Seguridad Nacional que dirige el general James Jones y donde el inevitable Henry Kissinger y su ex socio Brent Scowcroft supervisan las decisiones da a da. A la opinin pblica la mantienen distrada hablando de la diferencia de color de la piel entre Bush y Obama mientras que los mismos individuos siguiendo ejerciendo el poder, y ejercindolo de la misma manera.

Concretamente, durante los ltimos meses, los anglosajones orientaron la poltica de sus clientes (en el sentido imperial romano del trmino, o sea de sus protegidos) para que saquen a flote el sistema bancario internacional. Los Estados, y por lo tanto los pueblos, han tenido que pagar las prdidas de los banqueros anglosajones. En ciertos casos, los Estados han nacionalizado bancos parcial o totalmente creando as el equivalente de los fondos soberanos de los Estados petroleros. El sistema especulativo, que provoc la crisis, ha sido por consiguiente avalado y los Estados se han convertido en sus actores directos.

Para salvaguardar el nivel de vida de los anglosajones se adoptaron tres decisiones:

-En primer lugar, se reforzaron los medios del FMI y del Banco Mundial para exprimir al Tercer Mundo. Los pases pobres son los primeros que tendrn que contribuir a mantener los ricos a flote, si sus pueblos no son diezmados antes por la prxima crisis de los alimentos.

-En segundo lugar, se abri la cacera de capitales para lograr que los fondos depositados en los pases que no pertenecen al G20 emigren hacia Estados Unidos, el Reino Unido y sus parasos fiscales[4]. Para lograrlo, los anglosajones y su bobo til, Nicolas Sarkozy, proclamaron el fin del secreto bancario, o sea el fin de la proteccin de la vida privada. Est claro que todos los fraudes y abusos podrn continuar como antes, con la condicin de que se cometan a travs de los bancos anglosajones, en las Bahamas o en las islas anglo-normandas. Los suizos sern sin dudas las primeras vctimas de esta extorsin a gran escala.

-Finalmente, si no bastara con lo anterior, los anglosajones tienen previsto desestabilizar a algunos pases ricos para forzar la emigracin de los capitales que all se encuentran. Ya se hizo un experimento a escala natural en Grecia. La CIA y el MI6 enviaron por autobs a toda una serie de delincuentes reclutados en Kosovo y Albania para provocar desrdenes en los principales barrios de diferentes ciudades griegas. Inmediatamente se produjo una fuga de capitales.

Esto no es una poltica exclusivamente estadounidense sino ms bien una poltica anglosajona tendiente a salvar Wall Street y la City simultneamente. Los principales responsables econmicos de la administracin Bush (Geithner, Volcker, etc.) son miembros de la muy discreta Pilgrims Society, cuya asamblea anual en Londres se desarrolla bajo la presidencia de la reina Isabel II de Inglaterra mientras que el vicepresidente de la seccin estadounidense es Henry Kissinger.

Silvia Cattori: Piensa usted que el desarrollo de la crisis econmica provocar un declive rpido y duradero de la posicin de Estados Unidos en el mundo?

Thierry Meyssan: Yo no soy economista sino analista poltico. Pero eso no me impide responder a esa pregunta ya que la poltica econmica de Estados Unidos se encuentra hoy en manos de polticos y militares, no en manos de economistas.

Washington ha escogido la fuga hacia delante. Henry Kissinger ha afirmado que la crisis era una ocasin inesperada de terminar de imponer la globalizacin explotando el debilitamiento de todos los que se oponan a ese proceso. Esa forma de pensar es, a mi entender, un sntoma del hybris, o delirio de poder. Ese tipo de razonamiento ya ha llevado a ms de imperio hacia su propia destruccin. Washington quiere salir de la crisis rediseando el mundo a su propia conveniencia, pero sin cambiarse a s mismo. Eso puede llevar a una ruptura brutal.

La lgica de los imperios exige que todo comience por la rebelin de los vasallos y el despertar de fuerzas centrfugas. Eso podra ser un desgajamiento en el seno de la OTAN o de la Unin Europea, seguido de disturbios internos en Estados Unidos y de procesos de secesin. No es una prediccin sino una deduccin elaborada mediante la aplicacin de los modelos histricos a la situacin actual. Yo me limito a describir el sentido natural de la cada, aunque hay que tener en cuenta que los hombres siempre pueden escribir su propia historia. Pero esta deduccin tiene muchas probabilidades de hacerse realidad si se tiene en cuenta que los dirigentes estadounidenses siguen movindose en el mismo sentido y se niegan obstinadamente a interrogarse sobre su propio sistema.

Mi amigo el profesor Igor Panarin[5], un estudioso de los movimientos separatistas surgidos en Estados Unidos durante la ltima dcada, estima que estos han alcanzado una fase de maduracin. El profesor Panarin prev la primera secesin para el ao 2010 y la dislocacin de Estados Unidos al cabo de 5 aos para dar paso al nacimiento de nuevos Estados. Su reflexin se basa a la vez en el modelo de dislocacin de la URSS, en factores tnicos especficos de Estados Unidos y en conflictos histricos internos existentes en el seno de las sociedades anglosajonas.

Los regmenes tteres que Washington ha ido implantando en numerosos pases no sobreviviran al derrumbe de Estados Unidos. Asistiramos entonces a una profunda transformacin del paisaje poltico mundial, como sucedi con la desaparicin de la URSS.

Lo que estoy diciendo puede parecer surrealista, pero a principios de 1989 nadie prevea que el Pacto de Varsovia y la URSS iban a desaparecer a finales de 1991.

Silvia Cattori: En qu medida esa evolucin tendra repercusiones a corto y mediano plazo en el podero militar de Estados Unidos y con qu consecuencias?

Thierry Meyssan: Por el momento, Estados Unidos sigue ah. En la selva, un animal se hace ms peligroso cuando est herido. Ignoramos si los dirigentes estadounidenses son capaces de mantener la sangre fra que mostraron Mijal Gorbatchov y su equipo ante la muerte de su propia patria.

Por ser hijo de una sociloga que trabaj en programas de contrainsurgencia de la CIA en Indonesia, por haber sido recibido formacin de Zbignew Brzezinski en la universidad de Columbia y probablemente en el seno de la Comisin Trilateral, Barack Obama ha puesto su talento al servicio de la National Endowment for Democraty (NED), organismo creado por los neoconservadores para concretar las acciones de desestabilizacin externa de la CIA[6]. Es por eso que su bagaje personal lo llevar espontneamente a privilegiar la accin secreta. Y todo hace pensar que Washington est preparando varias de ellas, sobre todo en Amrica Latina.

Por lo pronto, vemos que mientras la prensa occidental se regodea en la seleccin del firts dogs [La mascota de la Casa Blanca. NdT.] y otras ancdotas para distraer al pblico, Estados Unidos se dedica a nuevas agresiones. Por ejemplo, grupos kosovares formados por la CIA han cometido actos de vandalismo en ciudades griegas. Otro ejemplo, los servicios secretos rumanos, bajo las rdenes de la CIA, acaban de realizar un intento de toma del poder en Moldavia, y nadie reacciona, aunque Rumania, la potencia subcontratada para cometer esa agresin, es miembro de la Unin Europea.

En todo caso, la mayora de los analistas piensa que George W. Bush nunca ejerci realmente el poder, sino que lo hacan otros que estaban detrs de l. No veo por qu el cambio de presidente habra cambiado esa realidad. En Estados Unidos el poder pertenece, en primer lugar, a los militares. Ellos tienen que hacer frente a la crisis financiera, les falta cerca del 25% de los recursos necesarios para concretar el presupuesto 2009 del Departamento de Defensa. Eso quiere decir no slo tienen que renunciar a la adquisicin de nuevo equipamiento sino que tampoco pueden renovar el anterior y, adems, van a tener que reducir muchsimo los acostumbrados presupuestos.

Al principio, Robert Gates y sus mentores, Brent Sowcroft y Henry Kissinger, decidieron no renovar los contratos de los mercenarios en Irak y detener los astronmicos programas de armamento. Despus, se vieron obligados a suspender el supuesto escudo antimisiles y el mantenimiento de la fuerzas nuclear de disuasin. Todo eso fue presentado como un gesto de buena voluntad hacia Rusia y como una iniciativa unilateral a favor de un mundo sin armas atmicas. Pero no ser suficiente si se mantiene la crisis financiera.

En el plano estratgico, es un momento de retirada. El Pentgono busca la manera de salir de Irak con la frente alta y trata de poner en manos de sus aliados el despliegue militar en Afganistn y Pakistn. De hecho, ese Estado de 173 millones de habitantes ya explot y va a ser imposible no intervenir all porque habr que supervisar en manos de quin va a caer la bomba pakistan.

Silvia Cattori: Cmo evolucionarn las relaciones de los pases occidentales con Irn y la pugna que han emprendido fuerzas militaristas, especficamente Israel y el ferviente apoyo de Francia, sobre la amenaza nuclear iran?

Thierry Meyssan: El proyecto de ataque contra Irn corresponda nicamente a la agenda de los partidarios del rediseo del Gran Medio Oriente, o sea el lobby petrolero y el movimiento sionista. Los neoconservadores inventaron el mito del programa militar iran y este fue repetido por una prensa incauta, que ya haba repetido anteriormente el mito de las armas de destruccin masiva de Sadam Husein.

Estuvimos al borde del bombardeo atmico contra Irn, pero esa opcin fue desechada por los llamados generales rebeldes en diciembre del ao 2007[7]. En 2008, Obama se puso al servicio de stos ltimos, como anunci pblicamente el general Colin Powell, y ellos lo ayudaron a instalarse en la Casa Blanca. As que no hay razones para pensar en un regreso a la opcin de atacar Irn.

Las conversaciones entre Washington y Tehern se desarrollan de forma simultnea a travs de varios canales y estn muy adelantadas. El Pentgono necesita el apoyo de los iranes en Irak y en Afganistn. Adems, Washington tiene que tratar de seducir a Tehern para apartarlo de Mosc y prevenir as que la influencia rusa se extienda por el Medio Oriente. Da lstima or como Nicolas Sarkozy y a Bernard Kouchner siguen fustigando a Irn cuando sus amos estadounidenses ni siquiera necesitan ya que ellos sigan ladrando en ese sentido.

Tambin resulta grotesco or como los dirigentes israeles siguen amenazando a Irn sin disponer de lo necesario para concretar sus amenazas. Con el apoyo de la administracin Bush por debajo de la mesa, Tel Aviv tena previsto bombardear Irn durante los Juegos Olmpicos.

Israel haba alquilado dos bases areas en Georgia y haba estacionado all sus bombarderos. Tcnicamente, tena la posibilidad de hacerlos despegar de Tbilisi para bombardear objetivos en Irn y traerlos de regreso a la Palestina ocupada, mientras que debido a la distancia y la autonoma de vuelo de esos aviones era imposible realizar esa operacin desde la Palestina ocupada. Pero Rusia, que firm un acuerdo de defensa con Irn[8], intervino en cuanto se le present la ocasin para destruir las instalaciones israeles en Georgia, y Estados Unidos no reaccion. Ms claro an, en respuesta a ltimas declaraciones israeles las autoridades rusas recordaron que todos los tcnicos de la central nuclear [iran] de Bushehr son rusos. En otras palabras, bombardear las instalaciones nucleares iranes equivale a matar ciudadanos rusos y a entrar en guerra con Rusia.

Silvia Cattori: En ese contexto general, qu papel est tratando de desempear Estados Unidos en el seno de la OTAN y qu obstculos pudiera enfrentar para llevar a cabo sus objetivos?

Thierry Meyssan: Para entender lo que est en juego hay que entender primeramente lo que est pasando desde hace 9 aos.

En el 2000, cuando la clase dirigente estadounidense arregl las elecciones e impuso a George W. Bush en la Casa Blanca, el proyecto era instaurar un nuevo siglo americano. Esa gente pensaba que Estados Unidos tena que aprovechar su ventaja militar para convertirse en un imperio global. Para concretar ese viraje, haban programado un shock sicolgico, un nuevo Pearl Harbor segn su propia expresin. Eso fue el 11 de septiembre. Aquel da, Henry Kissinger defini la guerra global contra el terrorismo[9].

Explic que el objetivo no sera castigar a los autores de los atentados sino destruir el sistema que obstaculizaba el predominio estadounidense, de la misma manera que la respuesta al ataque de Pearl Harbor no fue castigar a Japn sino destruir todo lo que pudiera oponerse al podero de Estados Unidos. Pero, durante el ao 2003, la administracin Bush-Cheney se apart del mandato que la clase dirigente estadounidense le haba dado. Decidi colonizar Irak e instrument la explotacin de ese pas por una empresa privada: la Autoridad de la coalicin en Irak, instaurada segn el esquema de la Compaa de Indias[10].

El general Brent Scowcroft fue el primer lder estadounidense que se opuso a ese proyecto[11]. Pero no lo hizo en nombre del derecho internacional, como Dominique de Villepin, sino porque aquel proyecto digno de tiempos pasados iba a desviar a Estados Unidos de la guerra contra el terrorismo.

Scowcroft fue el idelogo de los generales que se pronunciaron, en 2006, en contra del proyecto de ataque contra Irak. Ejerci una influencia preponderante sobre la Comisin Baker-Hamilton a travs de su hijo espiritual, Robert Gates, a quien logr poner a la cabeza del Departamento de Defensa. Es tambin el propio Scowcroft quien actualmente sirve de consejero a Obama en lo tocante a todas las nominaciones vinculadas a la defensa y a la poltica exterior. Y el general James Jones, consejero para la seguridad nacional, ha admitido personalmente que reciba rdenes diariamente, no del presidente Obama sino de los eternos cmplices Brent Scowcroft y Henry Kissinger.

Luego del parntesis 2003-2006 de la colonizacin, estamos ahora de regreso en el punto de partida que fue el 11 de septiembre. El objetivo asignado a la administracin Obama es la reanudacin de la guerra contra el terrorismo que el do Bush-Cheney nunca debera haber relegado al segundo plano.

A la OTAN, que Bush y Cheney no lograron movilizar contra Irak, se le pedir que contribuya a la guerra contra el terrorismo y posiblemente tambin a la supuesta prevencin de genocidios. Afganistn es uno de esos casos. Robert Gates y, posteriormente, Barack Obama han subrayado que si los europeos no van a Asia Central tendrn que enfrentar varios 11 de septiembre en sus propios territorios. Lo mismo sucede en el Ocano ndico, donde Estados Unidos est experimentado con un nuevo pretexto: la piratera. Desarrapados provistos de informacin excepcionalmente sensible y de armas de ltimo modelo abordan barcos de todo tipo, desde yates de veraneo hasta barcos mercantes cargados de armas, para animar a los aliados.

Recientemente se mont una historia digna de Hollywood, con el valeroso capitn Philips dispuesto sacrificar su propia vida para salvar a su tripulacin, antes de ser salvado l mismo por los comandos SEAL estadounidenses. En todo caso, el objetivo sigue siendo el mismo: encontrar una causa noble que justifique un despliegue militar capaz de destruir todo lo que se oponga al podero estadounidense. Los medios estadounidenses de difusin incluso comparan aquello con la Guerra contra los Brbaros, en la que Estados Unidos, el Reino Unido y Holanda se enfrentaron al Imperio Otomano. Fue con esa perspectiva que la OTAN emprendi a mediados de marzo la operacin Allied Protector frente a las costas del cuerno africano. Se trata de una ampliacin de la operacin Active Endeavour (control de Mediterrneo), que comenz despus del 11 de septiembre.

Silvia Cattori: Qu consecuencias tendr la crisis econmica mundial sobre la poltica de Estados Unidos en el Medio Oriente? Los regmenes rabes aliados de Washington van a proseguir su poltica de alineamiento a pesar de la aversin que sus pueblos sienten por Estados Unidos?

Thierry Meyssan: En el Medio Oriente, al igual que en otras partes, Washington no dispone ya de los medios que necesitan para su poltica y sus empleados van a tener que pensar en modificar sus planes.

La administracin Obama, que piensa poder controlar la crisis financiera, ha decidido congelar el Medio Oriente durante el tiempo necesario para la convalecencia de su propia economa. Sus protegidos tienen por lo tanto la garanta de poder mantenerse a corto plazo. Pero muchos de ellos piensan que Estados Unidos no podr reponerse y que van a verse abandonados, de la misma forma en que la URSS enferma abandon a los regimenes comunistas de Europa Oriental. Eso explica la actitud de ciertos actores que quieren negociar compromisos con el eje Tehern-Damasco-Hezbollah-Hamas mientras haya oportunidad de hacerlo. Pero se trata, por el momento, de la actitud individual de algunos oportunistas, no de un vuelco de regmenes.

Silvia Cattori: Cmo repercute todo esto, en su opinin, sobre la cuestin palestina?

Thierry Meyssan: Para poder llegar a la Casa Blanca, Obama constituy una coalicin heterclita que incluye tanto a los generales nacionalistas que se niegan a emprender guerras para servir los intereses israeles como a la faccin realista del movimiento sionista. Esa coalicin est conciente de que puede explotar por causa de la cuestin israel y sabe que cada uno de sus componentes est por lo tanto obligado a hacer concesiones y a llegar a un acuerdo.

Mantener la colonia juda en Palestina seguir siendo un objetivo importante para Estados Unidos, pero los israeles no pueden esperar una ayuda que vaya ms all. No pueden tratar de emprender ninguna aventura militar durante este periodo. Incluso obedecieron a la administracin Obama cuando esta les exigi que interrumpieran las operaciones contra Gaza al principio de la ceremonia de investidura, a ms tardar.

Ahora hay que enfocar las cosas desde otro ngulo: Cmo podr Washington seguir protegiendo a la colonia juda en Palestina de producirse revoluciones populares que derroquen al gobierno egipcio y a la Autoridad Palestina?

Silvia Cattori: Cul es su apreciacin sobre el choque que se produjo ayer entre Irn y los pases de la Unin Europea en la conferencia Durban II de las Naciones Unidas?

Thierry Meyssan: Uno de los principales objetivos de la conferencia de Durban era dar una calificacin al sionismo. En 1975, la Asamblea General de la ONU adopt una resolucin que sealaba que el sionismo es una forma de racismo y de discriminacin racial[12]. Durante la conferencia por la paz en el Medio Oriente celebrada en Madrid, la Asamblea General derog aquella resolucin en saludo a la nueva actitud de Israel[13]. Cuatro aos ms tarde, el asesinato de Yitzhak Rabin a manos de un fantico judo pona fin a toda esperanza de paz. Desde entonces se hizo necesario el restablecimiento de la resolucin de 1975 para combatir ese mal. Eso es lo que se intent hacer en Durban I y lo que debera suceder en Durban II.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, adopt una posicin previa que consiste en decir que todos los Estados miembros luchan contra el racismo y que, por lo tanto, ninguno es racista. Estados Unidos, que recuerda la humillacin que sufri el secretario de Estado Colin Powell en Durban I, decidi boicotear la conferencia. Francia design un embajador especial, el cabildero sionista Francois Zimeray[14], para que saboteara la conferencia, adems de la secretaria para los Derechos Humanos, Rama Yade, quien dedic toda su energa a ese fin. Varios gobiernos se haban puesto de acuerdo de antemano para abandonar la sala durante el discurso del presidente iran, y eso fue lo que hicieron sus embajadores.

Lo que vimos fue un extraordinario espectculo de intoxicacin. Antes de que el presidente pudiera terminar su primera frase, tres miembros de la Unin de Estudiantes Judos de Francia disfrazados de payasos crearon un disturbio en la sala. El show continu despus, cuando los embajadores de la Unin Europea abandonaron la sala. Todo fue para que el pblico occidental no se enterara de lo que iba a decir la delegacin iran.

Y qu dijo el presidente Ahmadinejad? No llam a borrar Israel del mapa ni neg el genocidio judo. Nunca lo ha hecho, contrariamente a lo que afirman las calumnias de la prensa atlantista [15].

No. Lo que hizo fue aportar elementos de reflexin[16]. Segn l, la creacin del Estado de Israel no fue una reparacin por los crmenes cometidos contra los judos de Europa durante la Segunda Guerra Mundial sino la continuacin de la ideologa racista que caracteriza no slo al nazismo sino tambin al colonialismo. Los judos de Europa fueron vctimas del racismo, como hoy lo son los palestinos, los afganos y los iraques. No se trata de asimilar el rgimen sionista al rgimen hitleriano dos realidades fundamentalmente diferentes sino, de manera mucho ms amplia, de abrir el debate sobre la ideologa occidental.

Despus de establecer ese punto, Mahmud Ahmadinehad denunci el papel del Consejo de Seguridad en la inmunidad de los crmenes racistas que se cometen en Palestina, en Afganistn y en Irak. Y concluy reclamando la supresin del derecho de veto de las grandes potencias en el seno del Consejo de Seguridad. Abog por [la creacin de] instituciones democrticas, en las que cada Estado disponga de un voto con el mismo valor, inclusive en el FMI y en el Banco Mundial, cuyo sistema de votacin es actualmente de carcter censitario. Para Ahmadinejad, la ideologa racista se expresa en el seno de la ONU mediante el sistema de jerarquas establecido entre los Estados, en cuya cpula se encuentran los 5 miembros del Consejo de Seguridad.

En definitiva, la actitud de los anglosajones y los europeos, quienes boicotearon la conferencia, crearon un disturbio durante su discurso y abandonaron la sala, demuestra que ellos rechazan [la creacin de] instituciones democrticas y confirma lo que dijo el presidente iran.

Silvia Cattori

Traducido al espaol por la Red Voltaire (30.04.2009):
http://www.voltairenet.org/article159890.html

Enlace con el original en francs (22.04.2009):
http://www.voltairenet.org/article159805.html



[1] Dclaration des chefs dtat et de gouvernement du G20, Dclaration du G20 sur la fourniture des ressources par lintermdiaire des institutions financires internationales, Dclaration du G20 sur le renforcement du systme financier, Rseau Voltaire, 2 de abril de 2009.

[2] Economa: Obama elige a los que han fracasado, por ric Toussaint y Damien Millet; Les artisans de la dbcle conomique continuent leur besogne au sein du gouvernement Obama, por Michel Chossudovsky, Rseau Voltaire, 11 y 8 de diciembre de 2008.

[3] Rvolte des ouvriers franais de Caterpillar, Rseau Voltaire, 31 de marzo de 2009.

[4] G-20: definiendo quien manda en los mercados financieros, por Jean-Claude Paye, Rseau Voltaire, 9 de abril de 2009.

[5] Pgina web oficial del profesor Igor Panarin.

[6] Las redes de la injerencia democrticapor Thierry Meyssan, Rseau Voltaire, 21 de noviembre de 2004.

[7] Washington decreta un ao de tregua global, por Thierry Meyssan, Rseau Voltaire, 10 de diciembre de 2007.

[8] Dclaration finale du deuxime sommet des pays riverains de la mer Caspienne, Rseau Voltaire, 16 de octubre de 2007.

[9] Destroy The Network, por Henry Kissinger. Artculo difundido en el sitio del Washington Post, en la noche del 11 de septiembre de 2001 au soir y posteriormente publicado en la edicin en papel de ese mismo diario correspondiente al da 12 de septiembre.

[10] Quin gobierna en Irak?, por Thierry Meyssan, Rseau Voltaire, 31 de mayo de 2004.

[11] Dont Attack Saddam It would undermine our antiterror efforts, por Brent Scowcroft, The Wall Street Journal, 15 de agosto de 2002.

[12] Rsolution 3379 de lAssemble gnrale de lONU (10 de noviembre de 1975).

[13] Rsolution 46/86 de lAssemble gnrale de lONU (16 de diciembre de 1991).

[14] Nicols Sarkozy, presidente de Francia nombra embajador especial a un cabildero proisrael, Rseau Voltaire, 3 de marzo de 2008.

[15] Reuters participa en una campaa de propaganda contra Irn, Rseau Voltaire, 20 de noviembre de 2005.

[16] Mahmud Ahmadinejad: El Consejo de Seguridad dio a los sionistas luz verde para proseguir sus crmenes , texto ntegro del discurso pronunciado en Durban, Rseau Voltaire, 23 de abril de 2009.

 

http://www.silviacattori.net/article818.html






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter