Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2009

Con un pie en la tumba

Kevin Watkins
Pblico


Mariam Ali, una joven de 17 aos, ya estaba en coma cuando lleg en la parte trasera de un camin al Hospital General de Yamena, la capital de Chad. Embarazada de ocho meses, haba estado con convulsiones y presin arterial alta. Su madre necesit tres das para llevarla a la ciudad desde el pueblo donde viven, en una zona rural, a unos 80 kilmetros del hospital. Pero ya era demasiado tarde. Mariam falleci junto con su beb unos das despus. Muri por falta de medicamentos elementales y un poco de atencin prenatal, dijo Grace Kodindo, la doctora que trat de salvar a Mariam, quien aadi que esto no habra pasado nunca en Europa. Existe un proverbio en Chad que dice que una mujer embarazada tiene un pie en la tumba. Este adagio refleja claramente los terribles riesgos que afrontan las mujeres pobres en el mundo.

Estimaciones conservadoras muestran que ms de medio milln de mujeres en pases en desarrollo mueren cada ao durante el embarazo o el parto. Esto significa una muerte cada minuto. Mientras que en Gran Bretaa una de cada 5.100 mujeres corre el riesgo de morir durante el embarazo, en frica Subsahariana las probabilidades son de 1 entre 22. Millones de mujeres que sobreviven al parto sufren lesiones relacionadas con el embarazo que tienen repercusiones durante toda la vida. La mortalidad materna est estrechamente relacionada con los riesgos que llevan a 3,7 millones de nios a la tumba en su primer mes de vida.

La mayora de los certificados de defuncin deja constancia de que han sido vctimas de alguna de las cinco causas principales de muerte materna: eclampsia, hemorragia posparto, infecciones, trabajos de parto prolongados o complicaciones de abortos sin condiciones seguras. Sin embargo, las verdaderas causas son la pobreza y el desdn poltico. Se podra prevenir la mayora de las muertes maternas mediante servicios de salud bsicos. Un cuidado prenatal efectivo, la presencia de comadronas cualificadas y el tratamiento obsttrico de emergencia podran salvar millones de vidas. Dar a las mujeres la posibilidad de tener un mayor control de su fertilidad es otro factor que ayudara a reducir la mortalidad. Un tercio de las muertes maternas se podran evitar dando acceso a la planificacin familiar y a instalaciones seguras en caso de aborto.

Algunos pases han demostrado que se puede avanzar de forma acelerada en este sentido. La tasa de mortalidad materna ha estado disminuyendo en pases como Bangladesh, Nepal y Honduras, cuyos gobiernos han priorizado el entrenamiento de parteras y los servicios materno infantiles. Mozambique y Etiopa tambin han progresado en la buena direccin al haber puesto en marcha programas de formacin a gran escala de parteras comunitarias y trabajadores rurales de salud. Con todo, las cifras globales son impresionantes. Las tasas de mortalidad materna han variado poco en la ltima dcada. El mundo est lejos de alcanzar la meta establecida por todos los pases en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir en dos tercios la mortalidad materna. A pesar de ello, este tema atrae muy poca atencin poltica. En parte porque las vctimas son pobres, pero tambin porque persisten profundas desigualdades de gnero.

La falta de inversin, la mala gestin y el escaso compromiso para lograr la equidad en el sector de salud conlleva riesgos innecesarios para millones de mujeres vulnerables. Menos de la mitad de las mujeres embarazadas en el Sudeste Asitico y frica cuenta con atencin especializada en el momento del parto. La mayora recibe poca o ninguna atencin prenatal, especialmente si vive en un rea rural, es pobre o analfabeta. En la India donde ocurre una de cada cinco muertes maternas la economa proporciona servicios de programacin informtica al mercado mundial, pero, al mismo tiempo, ms del 60% de las mujeres rurales pobres tienen sus hijos sin atencin de personal cualificado. Incluso donde existen servicios de salud, el Gobierno cobra por los cuidados maternos e infantiles, concretamente, un impuesto por embarazo y nacimiento. Con esta medida se est excluyendo a los pobres y se refuerzan las desigualdades sanitarias. Para decirlo ms claramente, se est matando y mutilando a mujeres y nios vulnerables.

Los donantes internacionales podran hacer mucho ms para combatir la mortalidad materna. Para empezar, podran cumplir el compromiso del 2005 de duplicar la ayuda a frica Subsahariana, donde los clculos actuales muestran que existe un dficit de 13.000 millones de dlares de EEUU. Pero no es slo la ayuda econmica lo que cuenta. Cuando se trata de salud, los donantes prefieren las iniciativas de temtica sencilla, con gran visibilidad y fcil cobertura meditica, como el sida, la malaria y la vacunacin infantil. Este enfoque ya ha ido muy lejos y est desviando la atencin de un mayor desafo: el fortalecimiento de los sistemas de salud.

La provisin de sistemas efectivos de salud materno infantil requiere un enfoque global que vaya desde la oferta de centros sanitarios rurales hasta hospitales para enviar a los enfermos. Disponer de personal cualificado es la base de cualquier sistema de salud. Slo en frica subsahariana existe una escasez crtica de 1,5 millones de trabajadores especializados en salud. Lo que se necesita de los donantes es un compromiso a largo plazo de financiar, entrenar y apoyar institucionalmente a este sector.

Algunos donantes tambin necesitan repensar su aporte. Cobrar por servicios de salud materno infantil es tener una visin de corto plazo ticamente indefendible. Sin embargo, algunos donantes, incluido el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), continan siendo ambiguos respecto a la eliminacin de esos cobros. Definitivamente, esta es un rea donde el principio bsico de servicios nacionales de salud debe aplicarse claramente, de manera que todos los gobiernos proporcionen paquetes gratuitos de asistencia sanitaria para las mujeres embarazadas y los nio.

Kevin Watkins es Profesor de la Universidad de Oxford y director del Informe de Educacin para Todos en el Mundo de la Unesco.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter