Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2009

El terrorismo meditico endmico
Las Venas Pandmicas de Mxico

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin/Fundacin Federico Engels/Universidad de la Filosofa


Ya entendimos: el negocio del pnico mass media sirve para esconder la crisis y los fraudes electorales que vienen.

Ellos suean con infectarnos la vida con saliva de burcratas serviles a la carnicera neoliberal. En Mxico el terrorismo meditico inocula una epidemia usurera devastadora. El terrorismo meditico anda feliz entre los mercados farmacuticos, anda panzn, bien nutrido, con impunidad globalizada. Mxico suelta borbotones de impotencia, rabia y hartazgo. Una vez ms el caldo infecto de la demagogia neoliberal. Se hunde Mxico con el peso de la miseria y el crimen, el hambre, el desempleo, la injusticia galopante. La devastacin se exhibe impune en la prensa. Nosotros lo pagamos.

El terrorismo meditico se mira en el espejo de la saliva neoliberal, se arregla la corbata y nos presenta sus noticieros pintados con escndalos macabros que sobrevuelan los salarios, los periodos electorales y los intereses que ya pagamos millones de veces y aun debemos. Miseria, desnutricin, hospitales destruidos, escuelas desvencijadas, podredumbre y hediondez a diestra y siniestra. Depresin, mal humor, desesperanza, hartazgo, tristeza, melancola rabia... furia... odio. Cansancio y soledad. Obreros devastados, trabajadores humillados. Ancianos victimados con indolencia... enfermos carcomidos por la burocracia. Los nios miran atnitos el futuro que les heredamos. Es una monstruosidad.

A estas horas las condiciones sociales son ptimas para que el virus se expanda. Vivimos en sobrepoblacin e infestados de negligencia. Faltan recursos econmicos, son insuficientes los mdicos, la narco-violencia es incontrolable, el desempleo aumenta y la crisis nos ahoga hasta en lo ms ntimo. Los gobernantes espurios tardaron una eternidad criminal en reconocer los primeros casos de influenza porcina y para colmo muchos casos fueron mal diagnosticados. Los ms pobres estn ms desprotegidos, no estn bien alimentados, no pueden ir al doctor, imposible pagar medicamentos y en general no tienen posibilidad de atender su salud y su cuerpo para combatir cualquier virus y menos ste. No es poca cosa.

El producto de manoseo meditico es desolacin y desconcierto. La mezquindad hizo de las suyas y se pasea oronda perfumada de arrogancia humillante. Reinan los engaos y las promesas electoreras. Era de esperarse. La pachanga del pnico sembrada como negocio mass media, de curas cmplices, del poder ejecutivo, legislativo y judicial. El capitalismo en persona. El terrorismo meditico mostr de nuevo su desfachatez... mientras, los administradores de la violencia, consiguieron ms crditos, nuevas inversiones de empresas sacrosantas que vendrn infectarnos ms las heridas.

Nosotros sabemos que la guerra contra la pandemia debe ser una guerra contra el capitalismo, tambin.

Ac sabemos que la irresponsabilidad absoluta del gobierno espurio asegur el negocio de los laboratorios farmacolgicos que han sacado una tajada monstruosa. Y no hemos visto lo peor. Sabemos que el gobierno luce una incapacidad sospechosa y los informes sobre las muertes se manejan al antojo de la demagogia ms servil.

Sabemos que la epidemia actual de influenza porcina estuvo precedida de advertencias; que muchos expertos se desgaitaron y que hubo indiferencia criminal. Sabemos que el gobierno respondi con mano dura contra quienes se atrevieron a levantar voces de denuncia. Sabemos que el gobierno espurio se ha negado a acatar las advertencias y las normas de produccin y vigilancia epidemiolgica en granjas de produccin avcolas y porcinas. Como en Veracruz. Todo salpicado por la inoperancia del gobierno, del comercio y de la industria. Ya comienzan a acusarse los unos y los otros. Para eso pagan noticieros que por la noche infestan las cabezas con desolacin y miedo. Todo miedo. Condiciones excelentes para producir cualquier horror poltico. Promulg la cmara de diputados -ya pasa al senado- la autorizacin para allanar domicilios, telfonos y correos electrnicos...

Sabemos que las corporaciones fabricantes de medicamentos son dueas de la seguridad de miles o millones de personas. Reina el cinismo. Sabemos que la crisis sanitaria expresa la irracionalidad capitalista. En el ao 2000, el gobierno presupuest para salud el 5.8% del Producto Interno Pblico (PIB), muy poco si se compara con otros que de por s invierten sumas pauprrimas: Argentina, Colombia y Uruguay 8%. El porcentaje de los llamados pases desarrollados oscila entre el 15 y 20 % de sus respectivos PIB. Mxico ocupa segn la OMS el lugar 64 y ha empeorado. En Mxico hay ms de 40 millones de trabajadores muchos en el subempleo, con empleos precarios y salarios mseros... muchos carecen de toda clase de seguridad social.

Existen 220 laboratorios que se diputan un mercado con un valor anual de 12 mil 500 millones de dlares 10 de ellos acaparan el 90% del mercado nacional. Son los monopolios que manejan al gobierno espurio, imponen sus negocios como si fuesen polticas de salud e imponen condiciones de mercado para especular con medicamentos y precios. Son dueos de la salud de millones de seres humanos. Sabemos cmo el gobierno de Caldern usa la pandemia para inocular, ayudado por sus jefes mediticos, una epidemia de histeria capaz de esconder la bancarrota de la burguesa y los fraudes polticos que se avecinan. Ellos nos quieren asustados, divididos y desmoralizados. Nos quieren temerosos, desconfiados y abatidos. Para eso financian el terrorismo meditico. No hay terrorismo que valga contra un pueblo movilizado. Las epidemias son tambin un problema de clase.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter