Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2009

Dnde qued la justicia en el Departamento de Justicia de EE.UU.?
El caso de los espas del lobby sionista

James G. Abourezk
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Las grandes noticias de la semana pasada fue la defeccin del senador republicano Arlen Specter a los demcratas; la solicitud de bancarrota de Chrysler Corporation, y, finalmente, el retiro del juez David Souter de la Corte Suprema de EE.UU.

Una noticia mucho ms pequea que compiti con esas sensacionales historias fue que el Departamento de Justicia de EE.UU. retir las acusaciones de espionaje contra dos ex agentes de AIPAC [Comit de Asuntos Pblicos EE.UU.-Israel, el principal lobby sionista de EE.UU., N. del T.] La historia era tan pequea que apenas mereci un centelleo en el radar meditico, y no provoc absolutamente ningn comentario en las noticias de la televisin y en los programas de entrevistas.

As se hacen relaciones pblicas inteligentes. Se anuncian las malas noticias el da en el que nadie se dar cuenta.

Steven Rosen y Keith Weissman haban sido acusados en 2005 del crimen de espionaje; especficamente de entregar a Israel informacin secreta que haban recibido de Larry Franklin, quien era entonces analista poltico en el Departamento de Defensa de EE.UU., y trabajaba para Douglas Feith y Paul Wolfowitz.

Franklin se declar culpable de entregar informacin de mximo secreto sobre Irn a Rosen y Weissman, y fue sentenciado a 12 aos y 7 meses de crcel, una condena que est cumpliendo actualmente.

En el artculo del New York Times que detalla la decisin del Departamento de Justicia de abandonar las acusaciones contra Rosen y Weissman, los fiscales afirmaron que el juez federal presidente, T.S. Ellis III, haba subido tanto el nivel necesario para que la fiscala probara su caso contra los dos que no crean que podran satisfacerlo. El juez dijo que los fiscales slo podran imponerse si podan probar que Rosen y Weissman saban que su distribucin de la informacin podra daar la Seguridad Nacional de EE.UU. Fue suficiente para que estos retiraran las acusaciones.

Nadie en la central del Departamento de Justicia particip en el anuncio, pero fue hecho por los propios fiscales, presumiblemente el fiscal federal a cargo de la demanda.

He tenido una cierta experiencia en tribunales con fiscales federales. Lo que s sobre cmo operan es que si no tienen un caso, presentan tantas acusaciones que llegan a obligar al desgraciado acusado a declararse culpable por lo menos de una o dos de ellas.

Ahora quisiera volverme al caso de Sami Al-Arian, quien era profesor universitario en Florida. Sami es palestino, nacido en Kuwait. Y por qu no naci en Palestina como todo buen palestino? Porque es muy probable que sus padres hayan sido expulsados de Palestina cuando los israeles emprendieron su limpieza tnica de ese pas a fin de crear un Estado exclusivamente judo.

Al Arian fue acusado en 2005 en una acusacin de 50 cargos, esencialmente una pltora de acusaciones de terrorismo. El juicio dur seis meses, con unos 80 testigos y 400 transcripciones de conversaciones telefnicas y faxes interceptados. Y al final del caso de la acusacin, los abogados de Al Arian terminaron su alegato sin ofrecer ninguna evidencia o testigos en su defensa. Despus de 13 das de deliberacin, el jurado absolvi a Al Arian de 8 de 17 cargos y lleg a un punto muerto por desacuerdo en los otros, en los que 10 contra 2 estuvieron a favor de la absolucin. Dos de los co-acusados de Al Arian fueron totalmente absueltos.

Impvidos, los fiscales del Departamento de Justicia dijeron que consideraban un nuevo juicio de Al Arian por las acusaciones en las que el jurado qued en un punto muerto, una de las cuales comportaba cadena perpetua.

En lugar de seguir luchando, Al Arian acept declararse culpable de un cargo de conspiracin para contribuir servicios o para beneficiar a Yihad Islmica Palestina (que es calificada de organizacin terrorista, pero la que el FBI admiti durante el juicio, nunca haba realizado un ataque fuera de Israel. EE.UU. ha calificado de terroristas a una serie de grupos por la liberacin de Palestina a pedido de Israel grupos que nunca han atacado a EE.UU.).

Al Arian ha pasado aos en reclusin solitaria a la espera de su juicio. Como parte de su acuerdo de aceptacin de culpabilidad la fiscala acept no acusar a Al Arian de ningn otro crimen, y Al Arian acept una deportacin acelerada.

Sin embargo, casi fue vuelto a acusar cuando se neg a testimoniar contra otra organizacin palestina. Inici una huelga de hambre, peligrosa para un diabtico, pero finalmente los fiscales aceptaron que el acuerdo lo exima de testimoniar en otros casos.

Uno hubiera pensado que, despus de la decisin del jurado, el lmite establecido por el jurado en el caso de Al Arian hubiera sido tan elevado que la fiscala finalmente lo habra dejado tranquilo. Pero aparentemente existe una diferencia entre un patriota palestino y estadounidenses que espan para Israel. Un grupo tiene un poderoso lobby en Washington, y el otro no tiene nada, excepto la presin de ese poderoso lobby para que se persiga con acusaciones criminales o con todo lo que se encuentre a mano a todo activista palestino.

La pregunta es: Se puede encontrar justicia en el Departamento de Justicia?

..

James G. Abourezk es un abogado que practica en Dakota del Sur. Es ex senador de EE.UU. y autor de dos libros: Advise y Dissent, y co-autor de Through Different Eyes. Este artculo tambin aparece en la edicin actual de Washington Report For Middle East Affairs. Para contactos con Abourezk escriba a: [email protected]

http://www.counterpunch.org/abourezk05042009.html






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter