Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2009

Una muestra ms de la fidelidad de policas y jueces a la legalidad de Franco
La plaza es ma

Angel Rekalde
Nabarralde


De nuevo las calles vascas se convierten en campo de batalla. Por esta vez, slo de modo simblico. Fue Fraga quien acu la frase prepotente de "la calle es ma". Y est visto que no hemos salido de aquella disputa. Por detrs vienen sus herederos e insisten en reclamar la propiedad que, a juzgar por el revuelo representa mucho inters en juego.

Segn vemos, la ideologa, el imaginario, a falta de otros soportes, se discute en las placas que ponen nombre, y reconocimiento y significado conmemorativo, al callejero que pone orden y recorrido a nuestros pasos.

Un juzgado espaol, por ms que se titule de Bilbao, ha sentenciado que se retiren los nombres de Txiki y Otaegi de la plaza de Etxebarri. La juez argumenta en su condena que Txiki y Otaegi, fusilados por la dictadura franquista, eran "dos terroristas culpables de su pertenencia a banda terrorista" (sic; la redundancia es recurso de sentencia, de autoridad moral, diramos, de contundencia). Segn esto, el homenaje que les otorga esa plaza atenta contra el "derecho fundamental recogido en la Constitucin, como es el del honor y dignidad de las vctimas". Como deca Walter Benjamn, "ni siquiera los muertos estarn a salvo del enemigo si ste vence. Y no ha dejado de vencer nunca".

El nombre de la plaza en litigio fue recurrido por la Delegacin del Gobierno ante los tribunales. Una muestra ms de la fidelidad de policas y jueces a la legalidad de Franco, y la defensa de aquellos crmenes, ms all del paso de los aos, y de los regmenes, y de los cambios (si los ha habido). Que dos personas fusiladas por un Estado de terror, sin la menor defensa jurdica, sin garantas ni derechos, no sean consideradas vctimas por una juez, o por la Constitucin que invoca, dice mucho de la catadura moral de este sistema judicial a que nos han condenado.

Tiene bemoles que se nos hable de vctimas y verdugos a cuenta de un episodio siniestro donde los haya, la consumacin de unos asesinatos ante un paredn de fusilamiento, al alba, miles de buitres callados van extendiendo sus alas, maldito baile de muertos, toda Europa un clamor contra Espaa y hasta el Vaticano retir su apoyo incondicional a Franco, a manos de una pandilla de sicarios que nunca ha pagado por sus delitos, que los jueces jams han procesado, ni investigado, como jams revisaron los expedientes de desaparecidos y ajusticiados en las cunetas, o los Tribunales de Orden Pblico...

Otro dato inquietante de estas pendencias judiciales es comprobar cmo se construye sociedad -e imaginario colectivo- sobre soportes policiales: es el caso de los nombres de nuestras calles; pero tambin se ilegalizan partidos a partir de informes de la polica y la guardia civil (confesin de la fiscala mayor del reino); se cierran peridicos (recordemos Egunkaria) sobre la resaca del comisario de turno; nuestra prensa, medios de comunicacin y polticos de todo rumbo fundan sus declaraciones en filtraciones e informacin de rango policial, sin la menor cautela ni distancia ante las versiones de una polica que muestra estos instintos.

En fin, hablemos en plata, en cristiano. Sin zarandajas ni repollos jurdicos. Cuando la juez de marras habla de dignidad y reconocimiento, de derechos fundamentales, de vctimas y verdugos, tan slo est adornando y justificando lo que de hecho es su oficio: el dictar quin es culpable y quin inocente. A quin condeno y a quin absuelvo. Y lo que dice esa sentencia es que Txiki y Otaegi eran culpables, y quienes los fusilaron, inocentes. Que el tribunal les conden, y punto. Y les mat porque as eran los tiempos, y no vamos a entrar en ello. En resumen, que estn bien muertos.

Deca Bertold Brecht que, al final, ni nombres ni ruido, "de esas calles quedar lo que pas a su travs: el viento". Es posible. Para entonces estaremos todos muertos. Entretanto, viendo estas infamias, nos queda el escalofro.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter