Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2009

La peste segn Albert Camus

Edgar Borges
Rebelin


La literatura de la sencillez es esa que nos brinda, desde la palabra en clave de vida, la posibilidad de imaginar una realidad personal o colectiva (en lo primero descubrimos lo segundo). Esto ocurre cuando la justa composicin de las palabras est al servicio de una historia. Y de la vida.

El escritor francs Albert Camus (1913-1960) logr el difcil arte de escribir grandes historias sin complicaciones discursivas. Conexin similar que, en su tiempo, alcanz uno de sus maestros: Franz Kafka. Por estos das, con la campaa meditica en torno a la mal llamada gripe porcina, me da placer leer (y de nuevo descubrir) La peste, la inmortal novela que Camus public en 1947.

De La peste se han realizado mltiples interpretaciones. Me gusta ver la que asoma ese algo absurdo que a modo de trampa del destino nos surge (o lo inventamos) cada cierto tiempo en la historia. Y al final, cuando pasa el tiempo, nada cambia en nosotros. Por ello, aos ms tarde, retorna ese algo absurdo, quiz asumiendo una nueva (o vieja) forma. Y as lo sentencia el premio Noble en el final de su novela: puede llegar un da en que la peste, para desgracia y enseanza de los hombres, despierte a sus ratas y las mande a morir en una ciudad dichosa.

Los seres humanos andamos transitando una historia circular (creyndonos ciudadanos de esa ciudad dichosa). Unas veces pensamos (el esquema del pensamiento circular) que el problema (o la bendicin) es el dinero; otras sealamos al inmigrante (sobre todo en Europa y Estados Unidos); o aseguramos que la violencia humana nace con la televisin. Con igual obsesin la fe ha sido dirigida hacia soluciones mgicas como las que hoy entregamos a las nuevas tecnologas (ayer a las religiones). Albert Camus dibuja magistralmente esa ceguera humana que nos hace ver respuestas (o muros) en cualquier espacio externo a nuestra responsabilidad. Y vivimos (en crculo) buscando la culpa en el otro. Quin ser el siguiente miserable que tia de angustia nuestros das?

Hay en La peste una discreta invitacin a valorar la vida humana por su propio mrito (el liviano y trascendental peso de la existencia), ms all de los dogmas polticos o religiosos. Camus me hace pensar que al final de todas las pestes (crisis financiera, cerdos voladores y fantasmas disfrazados de dioses) siempre latir una pregunta dentro de cada existencia.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter